Olvidó en el cajero su tarjeta con la contraseña escrita y le vaciaron la cuenta

Un hombre olvidó su tarjeta de débito en un cajero automático y dos mujeres aprovecharon que la clave estaba escrita por el plástico para vaciarle la cuenta.

El fiscal Celso Morales indicó a radio 1000 AM que están en plena tarea de identificación de dos mujeres que sustrajeron dinero de una cuenta bancaria de un hombre que había olvidado su tarjeta de débito en un cajero automático.

La víctima del hurto tenía la clave del PIN escrita en la parte posterior de la tarjeta, lo que facilitó la tarea de las damas que procedieron a retirar altos montos de dinero en dos ocasiones.

Las autores se exponen a penas carcelarias de hasta cinco años por la comisión del hecho punible de hurto.

El fiscal recomendó a los usuarios de tarjetas que tomen los recaudos correspondientes sobre el resguardo de la clave de seguridad para evitar estos casos.

 

Dos "linces" detenidos tras denuncia por supuesta extorsión a conductor

Dos agentes que prestan servicio en el Grupo Lince de la Policía Nacional fueron detenidos este fin de semana luego de ser acusados de extorsión. Según la denuncia, los uniformados se apropiaron de un vehículo y exigieron al propietario la suma de G. 15.000.000 para devolvérselo.

Juan Carlos Giménez denunció que el sábado en horas de la noche se encontraba movilizándose a bordo de su vehículo particular -un Toyota IST- cuando fue interceptado por dos oficiales de la Unidad Táctica Motorizada - Grupo Lince.

Según el relato, los efectivos policiales lo acusaron de estar transportando crack dentro del automóvil y por ello tenían pensado demorarlo. Al no ceder a sus pretensiones, el denunciante habría sido retenido por un lapso de aproximadamente dos horas, ínterin en el que habría sido agredido físicamente y amenazado con arma de fuego.

En un momento dado, el conductor fue obligado a descender del rodado por los agentes del Grupo Lince. Para poder devolvérselo, los mismos le habrían exigido el pago de unos G. 15 millones.

El hecho se registró sobre las calles Ramón Zubizarreta casi Vicente Suárez, en el barrio Trinidad de Asunción.

En entrevista con Radio Uno, la agente fiscal Karina Cerón habló sobre este caso y manifestó que, tras tomar conocimiento del hecho, se procedió a la detención de los dos agentes, quienes fueron identificados como Ángel Rigoberto Fariña y Rodrigo Pérez Pesoa, ambos suboficiales de la Policía Nacional.

La acusación formal contra ambos es por la supuesta comisión de los hechos punibles de transgresión a la Ley de Drogas, extorsión y persecución de inocentes.

La fiscal confirmó que con ayuda de otro agente policial que es compañero de los detenidos se pudo hallar nuevamente el vehículo, el cual se encontraba la vivienda particular del suboficial Fariña.

Los agentes del Grupo Lince actualmente se encuentran recluidos en la Comisaría 12º, a la espera de prestar declaración indagatoria ante la Fiscalía en horas de la mañana.

 

Destacan rápida acción policial para recuperar auto en 5 días

Un comerciante de Asunción sufrió el robo de su vehículo y formuló la denuncia ante el 911. El Departamento de Automotores entró en acción y en cinco días recuperó el rodado.

Don Pedro Agüero es un sacrificado comerciante y trabajador, propietario de un local en Asunción, quien desafortunadamente fue víctima de robacoches.

“Esta persona pasó al baño y de venida posiblemente agarró mi llave, de repente me acordé de que mi teléfono estaba en el auto, no encontré mi llave y ahí me llevé el susto de mi vida”, comentó Agüero.

Efectivos de la Comisaría 18 Metropolitana recibieron la denuncia y derivaron el caso al Departamento de Automotores, cuyos agentes iniciaron una inmediata investigación.

El Ministerio del Interior detalló que en un plazo de cinco días se pudo recuperar el vehículo hurtado mediante el uso de la tecnología, en un operativo del que también participó la víctima.

“Jaha jagueru me dijeron, me animé, nos fuimos y de repente vimos mi vehículo en ruta, se bajaron con pistola en mano y le detuvieron a cuatro personas”, contó aliviado don Pedro, quien felizmente cuenta de nuevo con su vehículo.

 

Lesión en genitales de Arrom no fue por tortura: ¿Martí usó Rifocina para exagerar?

Se va cayendo la versión de Juan Arrom y Anuncio Martí, ya que el primero no sufrió el agrandamiento de su testículo por golpizas, sino por causas patológicas. En tanto que surgen las sospechas por el uso de Rifocina en el caso del segundo. Ambos no sufrieron lesiones en la nariz ni fueron golpeados en la cabeza, según la pericia.

María Alejandra Peralta, directora del departamento de DD.HH. de la Fiscalía, indicó a la radio 780 AM que existen varias inconsistencias entre las lesiones que Juan Arrom y Anuncio Martí narran que sufrieron, las que constan en el acta de la Junta Médica y las que se verificaron mediante una pericia.

“Es imposible que Juan Arrom no sepa que tenga una enfermedad preexistente”, dijo respecto a las supuestas lesiones en los genitales que asegura haber sufrido.

En ese sentido, el médico forense Pablo Lemir indicó a la misma emisora que Arrom ya padecía de una enfermedad conocida como varicocele, que es el agrandamiento de las venas dentro de la piel floja que sostiene los testículos, por lo que el hombre tenía un testículo más grande que el otro.

El experto de la Fiscalía remarcó que por lo tanto no se ajusta a la verdad el informe firmado por el grupo de 13 médicos que lo revisaron luego de su hallazgo tras presuntas torturas. Entre los doctores figuran Esperanza Martínez, Jorge Querey, Héctor Lacognata, Enrique Bellasai, Edgar Giménez, etc.

“Los mismos afirmaron que el testículo derecho de Arrom estaba aumentado al doble de su tamaño, presuntamente por golpes recibidos“, sostuvo Lemir. Añadió que este error no habría sido voluntario sino que se dio por falta de seguimiento del caso, ya que posteriormente en la ecografía realizada durante la pericia se constató que el sujeto en realidad tenía un testículo más grande que el otro por su enfermedad.

Agregó que tampoco se constataron moretones en la parte baja del abdomen, golpes en la cabeza y hemorragia nasal, tal como denunciaron. “El informe no es falso, pero posee errores. Encontramos en el informe médico que tenía unos moretones y eso es fácil de visualizar, en el vídeo de su liberación, que no hay ningún moretón”, explicó.

En cambio confirmó que Martí sí tenía lesiones contusas a nivel de la región lumbar baja y tórax lado izquierdo. Arrom tenía a su vez excoriación (por rozamiento) en la frente y lesiones en ambas muñecas. Todas son superficiales y no afectaron órganos internos. No son lesiones que dejan secuelas a futuro y a una semana ya se curan, de acuerdo con el entrevistado.

Remarcó que tras la supuesta liberación de los criminales secuestrados, la Fiscalía solicitó el acceso físico para ver a los mismos, pero su abogado se negó y así implementó un cerrojo para la verificación oficial de la presunta tortura. “No había ningún fiscal o juez, por lo que no fue una pericia propiamente”, dijo sobre la intervención de los 13 médicos.

RIFOCINA

Hans Lindstrom, sobrino del ganadero Luis Lindstrom, asesinado por los epepistas en mayo del 2013 en el departamento de San Pedro, sumó su punto de vista en el caso y remarcó que es muy llamativo que los secuestradores hayan pasado todo el tiempo con Rifocina en mano.

Es por ello que consideró que las supuestas heridas de Juan Arrom en la cadera eran manchas de Rifocina para exagerar el aspecto de algún posible moretón. En ese sentido recordó que Martí tenía el spray en su mano cuando salió de la vivienda donde supuestamente fue retenido contra su voluntad.

“Estaba tan preocupado por sus notorias y gravísimas heridas “en todo el cuerpo” como decía el informe de 13 médicos, que no se despegó de su kit de primeros auxilios en toda la tarde de aquel traumático día del rescate”, refirió a través de su cuenta en Twitter.