Paraguay es uno de los países con mayor cantidad de muertes por accidentes en moto

A diario los siniestros viales se cobran la vida de tres personas, mayoritariamente motociclistas.

Por Carolina Vanni y Paúl Fernández.

Joaquín Valdés tenía 20 años cuando falleció camino a su trabajo, conduciendo la moto que sacó a cuotas de la empresa La Red, representante de Leopard. Vivía en una compañía de J. Augusto Saldívar y su empleo quedaba a 10 km –Sumidenso, en el km 21 de la Ruta 1–.

Como el trayecto era corto entre su casa, facultad y trabajo, Joaquín no se preocupó por las documentaciones ni por llevar el casco puesto.

Doña Teodora Rojas –madre del infortunado– dijo que dos meses antes del siniestro su hijo pagó una coima de G. 100.000 a un policía de tránsito que lo cazó sin el casco ni las documentaciones. Había prometido comprar el protector, que quizás si lo tenía puesto, ahora él estaría vivo.

El Paraguay es uno de los pocos países de América que adecuó su legislación a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El objetivo era disminuir las muertes en siniestros viales. Si bien se trata de normativas de primer mundo, las cifras de fallecidos en percances de tránsito siguen siendo elevadas, especialmente en cuanto a motociclistas.

8º EN EL MUNDO

En el Paraguay, la principal causa de muerte de las personas de 19 a 35 años no está relacionada a enfermedades, sino a los accidentes de tránsito. Según los datos de la OMS correspondientes al 2016 –publicados en diciembre del 2018–, Paraguay es el 6º país a nivel regional con más fallecidos a causa de los siniestros viales, con una tasa de 22,7 muertes por cada 100.000 habitantes.

Es también el 2º en la región por muerte de motociclistas y el 8º en el mundo por la misma causa, en vista que los registros indican 11,7 motoristas muertos por cada 100.000 habitantes. Aunque los fallecimientos de automovilistas bajaron en el 2016, la muerte de peatones tuvo un importante aumento y se situó en 5,1 por cada 100.000 habitantes, lo que sitúa al país como 7º en la región por esta causa.

LEGISLACIÓN

María Eugenia Silveira Rodrigues, asesora de las Enfermedades no Transmisibles de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), dijo que se hizo un estudio del aumento de la mortalidad de motociclistas, cuya tendencia va aumentando cada año. Indicó que cuanto más suben los ingresos de los habitantes, las cifras de los fallecidos van en crecimiento.

Sin embargo, el análisis realizado por la asesora de la OPS es que no solo el incremento de los ingresos incide en el aumento de las cifras, ya que habría otros factores que recaerían en la alta mortalidad en siniestros viales.

“Paraguay es uno de los pocos que adoptaron la mayoría de las recomendaciones de la OPS en su legislación; sin embargo, las cifras de fallecidos siguen altas”, lamentó. Aunque no confirmó, sospecha que la falta de control, o tal vez la corrupción, sea el responsable de mantener elevadas las cifras de muertos.

COMPARATIVO

La situación de Paraguay resulta peculiar para las autoridades de la OMS/OPS, en vista que la mayoría de las recomendaciones fueron adoptadas por la nación guaraní; sin embargo, se sitúa entre las naciones con mayor número de motociclistas muertos (ver infografía).

Por ejemplo, países que no tienen legislación sobre el uso obligatorio de casco tienen menos muertes de motociclistas. Colombia es uno de ellos, con 9,7 fallecidos por cada 100.000 habitantes; así como Uruguay, que tiene 6,1 muertos por el mismo número de personas.

Honduras y Jamaica tampoco tienen legislación para la obligatoriedad del uso de casco; sin embargo, las cifras de muertes están por debajo de las de Paraguay, y se sitúa en 4,1 y 2,9 por cada 100.000 habitantes.

ALARMANTE CIFRA

Según los registros la Agencia Nacional de Tránsito y Seguridad Vial (ANTSV), anualmente se apuntan 1.900 siniestros viales, lo que deja un promedio diario de 5 incidentes, en los cuales 3 personas pierden la vida.

Pero existe un subregistro, dijo la asesora de la OPS, María Eugenia Silveira Rodrigues, porque no todos los percances se denuncian gracias al arreglo entre las partes. Generalmente esto obvia la consulta médica que luego lleva a la muerte por traumatismos de órganos internos.

Datos del Ministerio de Salud indican que 62.000 pacientes son atendidos cada año en la red de salud pública como consecuencia de algún tipo de lesión en siniestros viales. El doctor Agustín Saldívar, director del Hospital de Trauma, indicó que el mayor número de pacientes que llega al hospital es motociclista, de los cuales el 35% no tenía el casco puesto correctamente.

Algunas víctimas quedan sin secuelas graves, pero el 80% realiza algún tipo de tratamiento y un gran número pasó por alguna cirugía porque tuvo fractura expuesta. Se estima que el Estado –mediante los impuestos pagados por los contribuyentes– gasta alrededor de G. 300 millones por cada paciente traumatizado que ingresa a la Unidad de Terapia Intensiva (UTI). El promedio de internación en UTI es de 12 días.

URGEN MEDIDAS

Las instituciones encargadas de velar por el cumplimiento de las leyes estudian las medidas que se pueden aplicar para frenar la alta tasa de mortalidad a causa de los siniestros viales, lo que sitúa al país entre los primeros no solo a nivel regional, sino además en el mundo.

En ese sentido, el asesor de la ANTSV, Alberto González, indicó que desde el organismo trabajan en la reglamentación de la ley de tránsito, así como también en otros aspectos que ayudarán a un control en la expedición de licencias.

Además, se insistirá con campañas para mejorar la comunicación que permitan a la ciudadanía conocer a cabalidad la normativa vigente.

“Mucha gente desconoce la ley, y es allí donde entra en infracción”, dijo González al hablar de la necesidad de mejorar la comunicación.

Asimismo, con la aplicación de las multas electrónicas se pretende disminuir los casos de coimas, que muchas veces dejan impune a los infractores.

Preocupante estadística se mantiene

Los registros del 2015 indican que 1.157 personas murieron ese año a causa de accidentes de tránsito, mientras que en el 2016, un total de 1.202 personas fallecieron por la misma causa. Esto representa 17,54 muertos por cada 100.000 habitantes (2016), según los registros de la ANTSV, mientras que la OMS tiene otra estadística, cuya cifra asciende a 1.529 muertos en ese mismo año, dando como resultado 22,7 fallecidos por cada 100.000 habitantes.

Según los datos del Observatorio Iberoamericano de Seguridad Vial, el 80% de las defunciones fueron de hombres y el 20% correspondía a mujeres. Las cifras de personas fallecidas de entre 20 a 34 años siguen siendo altas, a lo que se suma un reporte anual de 300 personas que quedan con alguna discapacidad permanente, dijo González.

“En el 2017 hubo 1.198 fallecidos y el 52% eran de motociclistas”, dijo el asesor de la ANTSV, Alberto González, al indicar que en los últimos 10 años, la cifra de fallecidos a causa de siniestros viales en el Paraguay se mantiene entre 1.100 a 1.200 por año. La mayor cantidad de accidentes se registran en Asunción y Central y el 52% de las muertes es en la vía pública.

Una camiseta de Cerro Porteño, la curiosa “evidencia” de la Policía en un procedimiento

Un reporte de la Policía Nacional en las redes sociales causó todo tipo de reacciones debido a que una de las evidencias presentadas era la camiseta de Cerro Porteño. Los comentarios apuntaron a sí era necesario poner la prenda o sí en realidad servía la exposición en el marco del hecho investigado.

La camiseta azulgrana apareció en el marco de un operativo de detención y aprehensiones con incautaciones tras un allanamiento en el barrio Santa Ana de Asunción.

El hecho investigado es de un homicidio doloso, donde resultó víctima un hombre. Fueron aprehendidos tres hombres, todos mayores de edad, quienes cuentan con prohibiciones varias.

Puede interesar: Diputados envían apoyo por históricas inundaciones en Brasil

Además fueron incautadas armas blancas, armas de fuego con cartuchos sin percutir, aparatos celulares, radio Wolkie, gramos de cocaína tipo crack. gramos de cocaína, gramos de marihuana, dinero en efectivo, balanza digital, documentos varios, entre otros indicios, como la camiseta de Cerro Porteño, exhibida por la Policía Nacional en sus redes sociales.

Los comentarios se dispararon al instante, especialmente con la interrogante sí era necesaria la exposición de la camiseta como parte de las evidencias. Además, de las sucesivas apariciones de la prenda azulgrana en los operativos policiales de detenciones.

Lea también: Nuevo embajador argentino se presenta ante Peña

Incluso, en X existe una cuenta bajo el nombre de “CCP Presos”, que se encarga de mostrar las veces que aparece una indumentaria azulgrana en los reportes policiales.

¡La pequeña Gaby se presentó a su servicio de guardia!

La pequeña se puso el uniforme de la Policía y se presentó en la Academia Nacional de Policía donde se vivió un enternecedor momento. Gabriela Abigail anhela convertirse a futuro en Policía, a fin de honrar la memoria de su papá fallecido, quien prestaba servicios en la Comisaría 15ª en Cordillera.

Gaby se presentó en la Academia Nacional de Policía “Gral. José E. Díaz”, donde compartió una amena merienda con el omandante de la Policía Nacional Crio. Gral. Carlos Humberto Benítez y su esposa Dra. María Dolores de Benítez, presidenta de la Asociación Rosa Poty.

Recorrieron todas las instalaciones del Alma Mater, interactuando con cadetes de la unidad, convirtiéndose ella en instructora por un día.

Fue partícipe de este significativo momento el director general del Instituto Superior de Educación Policial (ISEPOL) Crio. Gral. Luis Goiburú, el jefe de la Unidad Académica de la Academia Nacional de Policía “Gral. José E. Díaz” Crio. Ppal. MCP. Rafael Candia.

Su historia se hizo viral luego de que, en la previa de su cumpleaños se vistió de uniformado a fin de honrar la memoria de su papá fallecido, quien prestaba servicios en la Comisaría 15ª, del distrito Primero de Marzo, en Cordillera.

Gabriela Abigail padece de lupus y anhela convertirse a futuro en Policía, como lo fue su padre.

Entregan una importante carga de medicamentos e insumos al Hospital Nacional

El Hospital Nacional de Itauguá recibió este jueves una nueva carga de suministros médicos que incluye medicamentos esenciales e insumos varios para la atención hospitalaria y ambulatoria de los pacientes.

La carga entregada incluye inmunoglobulinas y albuminas por un monto de G. 597.800.000, fórmulas por valor de G. 66.495.905 y para el tratamiento de las diabetes como insulinas, glucómetros, metformina glimepirida por G. 10.943.280.

También fueron distribuidos para el hospital especializado sueros (Ringer, Fisiológico,Dextrosa) por valor de G. 111.762.800, medicamentos esenciales como ibuprofeno, paracetamol, dipirona por G. 141.486.430 así también insumos de uso general como apósito, batas para cirugía, paquete para cirugía por un monto de 40.200.620 de guaraníes.

El monto total de la carga distribuida hoy asciende a G. 2.344.946.255.

Cabe mencionar que en otros dos envíos realizados esta semana, el Ministerio de Salud entregó bombas de infusión, hilos de sutura de varios tamaños, algodón, cánulas de aspiración, compresas de vientre, electrodos, sueros, guantes, jeringas; así como medicamentos oncológicos, antibióticos, tanto en vía oral como en vía parenteral, analgésicos y medicamentos del Programa de Salud Mental. El valor de los insumos asciende a cinco mil novecientos cincuenta y ocho millones cuatrocientos ochenta y siete mil quinientos diez guaraníes (G. 5.958.487.510).

Desde el Ministerio de Salud se informó que estas entregas se suman a los esfuerzos del Ministerio de Salud por garantizar que los hospitales del país cuenten con los recursos necesarios para la respuesta a los pacientes.

La provisión de insumos está a cargo de la Dirección General de Gestión de Insumos Estratégicos en Salud (DGGIES), que utiliza un sistema de gestión integral de suministro de tecnología sanitaria. Este sistema abarca la selección, estimación, adquisición, recepción, almacenamiento, distribución a los centros de atención, promoción de uso racional, fármaco y tecnovigilancia.