Parlasur insta a la Argentina a respetar tratado y a dejar de vender energía al Brasil

Mediante un proyecto de declaración, el Parlasur insta a la Argentina a respetar el tratado de Yacyretá y a no vender la energía al Brasil, tal como lo denuncia la margen paraguaya desde septiembre pasado.

El parlamentario paraguayo del Mercosur, Ricardo Canese, elaboró el proyecto de declaración por el cual insta a los estados parte a respetar el tratado de Yacyretá y la soberanía hidroeléctrica de nuestro país, además del tratado Asunción,

Al contar la Argentina con solo el “derecho preferente de adquisición”, el Paraguay puede recibir y aceptar oferta de terceros, correspondiéndole a la Argentina apenas el derecho de igualar la mejor oferta recibida en nuestro país, pero no la prerrogativa absoluta de disponer como quiera.

Así lo explica el documento que además recuerda que en la Unión Europea, ninguno de los países exportadores de energía, Francia o los nórdicos, son escamoteados en sus derechos de exportación.

La propia Entidad Binacional Yacyretá viene denunciando desde finales de septiembre que la Argentina reinició el proceso de transacción comercial con el Brasil, a través de la empresa Cammesa, con la venta de la energía producida por la central.

“Haremos el máximo esfuerzo para defender lo que nos corresponde o llegar a transacciones comerciales ventajosas para ambos, que deberían plasmarse en una nueva nota reversal que sea cumplida por todos”, señala el comunicado de la EBY.

 

Tratamiento integral de fibrosis quística logra media sanción en el Congreso

Con la ley se podrá implementar un programa de detección y tratamiento integral para los pacientes y para ello está prevista la creación de un centro especializado y una ingeniería presupuestaria específica para que sea viable y los más de 200 pacientes accedan al tratamiento requerido y otros sean diagnosticados a tiempo.

El proyecto de ley que crea el Programa de Atención Integral a personas con fibrosis quística Ley Lorelí ya cuenta con media sanción en la Cámara de Diputados y una vez en vigencia permitirá incorporar al Sistema Nacional de Salud la cobertura de las prestaciones para el diagnóstico temprano y tratamiento a tiempo.

El diputado Raúl Latorre explicó que la fibrosis quística es una enfermedad que afecta tanto a jóvenes como a niños y debido a las limitaciones no se cuenta con los elementos para que estos lleguen a la edad adulta bajo tratamiento.

Con la ley se podrá implementar un programa de detección y tratamiento integral para los pacientes y para ello está prevista la creación por ley de un centro especializado y una ingeniería presupuestaria específica para que no sea letra muerta y accedan al diagnóstico y tratamiento requerido.

“Tenemos que dar una nueva mirada a las enfermedades catastróficas, las poco frecuentes”; afirmó el legislador.

En Paraguay existe un registro de aproximadamente 200 pacientes con el diagnóstico y en una amplia mayoría son niños. Los fondos para el programa serán fortalecidos con lo recaudado en cuanto a expendio de bebidas alcohólicas.

“No se aumentaron los impuestos sino que se están reasignando aquello que ya estaba, unos 39 mil millones de guaraníes que serán suficientes para dotar de recursos a los centros especializados y también para determinados medicamentos e insumos que contribuirán con el tratamiento así como una batería diagnóstica para mejorar la respuesta que damos a esta enfermedad”, indicó.

Marcelo Cabrera es un adolescente con diagnóstico de FQ desde los tres meses de nacido y hace 12 años se encuentra radicado en Argentina donde sigue tratamiento. Como paciente solicitó que los legisladores aprueben la ley para que todos los pacientes puedan quedarse en el país para tratarse.

“Vi sobre la ley Lorelí y quiero que se pueda firmar para que todos los paraguayos puedan tratarse en su tierra y no solo hablo sobre mí sino por todos los que pasan por esto”, puntualizó.

La Ley Lorelí fue impulsada por la asociación de padres de niños con este diagnóstico. Lorenzo Melgarejo, padre de la niña Loreli manifestó que aguardan la decisión de los senadores y manifestó que la aprobación de la normativa será de mucha ayuda para las familias por el alto costo que implica la compra de los medicamentos para el tratamiento, uno de ellos supera los G. 30 millones.

 

Club en San Bernardino vertía efluentes cloacales al lago Ypacaraí

El Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades) constató que el Club Náutico Puerta del Lago vertía directamente sus efluentes cloacales al lago Ypacaraí.

El Mades informó que fiscalizaron el Club Náutico Puerta del Lago por verter sus efluentes cloacales directamente al Lago Ypacaraí a través de un caño, el cual fue retirado por los trabajadores del lugar tras ser sorprendidos.

El caño utilizado para tirar los residuos al lado había sido cubierto con piedras trituradas y tierra intentando ocultar su presencia.

En el sitio, los intervinientes además encontraron cinco cámaras sépticas con un líquido con tono gris oscuro, lo que supone que no se realizaron los debidos tratamientos para los efluentes cloacales generados en el club social.

Al momento en que los fiscalizadores empezaron a labrar acta de procedimiento, los trabajadores del Club indicaron que las cámaras serían vaciadas por una empresa privada contratada para ese tipo de trabajos.

 

Darán G. 22.000 millones al Parlasur en el 2020: “Debe desaparecer”

La diputada Kattya González espera que en el 2023 ya no se elijan miembros del Parlasur y que se realice simplemente una representación delegativa. Mantener a los 18 integrantes, cuyas funciones son meramente declarativas, demandará G. 22.000 millones el próximo año.

Como un Parlasur de cortesanos, con gastos absolutamente desproporcionados respecto a las funciones que desempeñan y al impacto que tienen en la vida cotidiana, describió al diputada Kattya González al bloque.

“Esto es parte de lo que significa para el ciudadano mantener a esta institución que debe desaparecer, en el 2023 los los parlasurianos ya no deben ser electos, se impone la representación delegativa”, opinó la diputada.

Esto implicaría que entre los senadores y diputados electos cada cinco años, se designe a los miembros del Parlasur, sin necesidad de que tengan un salario extra por sesionar seis veces al año.

En el presupuesto del 2020 se contemplan 22.000 millones de guaraníes para cubrir los salarios de los 18 integrantes.

Cada legislador parlasuriano recibe de sueldo la suma de 32.774.000 guaraníes mensuales, se reúnen una vez al mes en Montevideo, y tienen los mismos beneficios que los congresistas del Poder Legislativo.

También se benefician con provisión de pines de oro (55.000.000 Gs), pasajes aéreos (100.000.000 gs), seguro médico (324.000.000 gs) maletín de cuero (10.800.000 gs).