Personal de blanco de varios hospitales, afectado por la depresión y la ansiedad

Un estudio realizado por profesionales de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) a más de 400 personales sanitarios señala que casi el 42% reportó síntomas de depresión y casi el 48% de ansiedad. El personal de enfermería fue el más golpeado por la pérdida de sus colegas.

Integrantes de la Cátedra de Psiquiatría de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA llevaron a cabo un estudio titulado “Problemáticas de Salud Mental y Factores de riesgos psicológicos entre trabajadores de la salud paraguayos durante la pandemia de Covid-19”.

El mismo fue realizado para la sede central y la filial de Santa Rosa del Aguaray y contó con la participación de 432 personales sanitarios, incluyendo a médicos, bioquímicos, enfermeras y personal administrativo

La investigación abarcó a cinco hospitales de referencia del país: el Hospital de Clínicas, el Hospital General Paraguay-Corea de San Pedro, el Hospital Regional de Pedro Juan Caballero, el Hospital Regional de Coronel Oviedo y el Instituto de Previsión Social (IPS) de Coronel Oviedo.

El doctor Julio Torales, jefe de la Cátedra y Servicio de Psiquiatría del Hospital de Clínicas, explicó que se evaluaron datos sociodemográficos, exposición ocupacional al COVID-19 y también el estado de salud mental a través de 3 instrumentos y una serie de pruebas estadísticas.

Los resultados confirman una prevalencia de problemas psicológicos entre los participantes. Casi el 42% presentó síntomas de depresión, mientras que casi el 48% tuvo síntomas de ansiedad.

Puntualmente en los casos de depresión, aquellos que ya llegaban a un diagnóstico de depresión moderada a severa totalizan casi el 15%, lo cual significa que de todas las muestras, 42% tenía algún síntoma de depresión y el 15% ya llegaba al diagnóstico a través del instrumento de depresión moderada a severa.

En lo que respecta a los casos de ansiedad, el 48% ya tenía algún síntoma y casi el 13% ya tenía ansiedad clínica, moderada o severa. El caso de estrés post traumático ya llegaba a casi el 6%.

“Con esto estamos mostrando que hay enfermos que están cuidando a otros enfermos, entonces tenemos que darle importancia a la salud mental de los profesionales que están en primera línea de trabajo, no solamente profesionales médicos, sino que también enfermeros, los que se encargan de comunicación diaria, los que están en contacto directo con los pacientes y con el público externo, los bioquímicos, las nutricionistas, los kinesiólogos, todas las personas, porque acá muchas veces solo pensamos en el médico y nos olvidamos del resto”, expresó Torales.

El mismo señaló que fueron los médicos los que presentaron mayor cantidad de prevalencia en cuanto a la depresión y ansiedad, pero la mayor parte del estrés post traumático se vio en el personal de enfermería.

El estudio actualmente está en proceso de revisión por parte de pares extranjeros, para su consideración y posterior publicación en una revista científica.

Habilitan nuevamente el Parque Ñu Guasu tras el temporal

El Ministerio de Obras Públicas comunicó la habilitación del Parque Ñu Guasu, tras la clausura temporal por las intensas lluvias de las últimas horas.

“Tras un recorrido de verificación, se pudo constatar que las condiciones están dadas para recibir a los usuarios del Parque Ñu Guasú”, comunicó el MOPC.

La cartera estatal señaló que aún hay espejos de agua, pero igualmente las puertas se abren desde ahora para los visitantes.

La clausura temporal se dio debido a que el predio del parque quedó bajo agua este lunes, luego de un par de horas de intensas precipitaciones.

La medida fue adoptada para evitar riesgos por la gran cantidad de agua acumulada, que con el correr de las horas fue desapareciendo.

Esperanza de que Argentina ‘ataje’ a epepistas, temor de que huyan como Arrom y Martí

Esperanza y temor son los sentimientos que impera en familias de secuestrados, mientras en Argentina abordan la eliminación del estatus de refugiados que tienen activistas del EPP detenidos pero rápidamente liberados en el país vecino.


Lo que esperan familiares de secuestrados es que las autoridades de Argentina, mantenga el control sobre los epepistas, a fin de evitar eventual fuga.

El temor viene por el lado de la posibilidad de que se de, de vuelta, lo ocurrido con Juan Arrom y Anuncio Marti, quienes en una situación calcada a la actual, zafaron de la extradición y fueron a “parar” a Finlandia, dónde obtuvieron asilo político con estatus de refugiados.

Beatriz Denis, una de las hijas del secuestrado exvicepresidente Oscar Denis, señalo que hay esperanza de que Argentina garantice la cesación del estatus de los dirigentes epepistas, y los extradite a Paraguay.

Asesores jurídicos de los familiares de secuestrados, en tanto, alertaron que la actitud que en su momento tomo el presente brasileño Lula Da Silva, quien según los mismos, propició el escape de Arrom y Marti, primero a Uruguay y luego al país europeo.

En Argentina detuvieron el viernes pasado a José Mariano, María Rosa y Myriam Villalba Ayala, hermanos de Carmen, y Tania Tamara , que operaban en forma camuflada en el vecino país, como políticos del EPP, siendo esta agrupación de corte terrorista en Paraguay.

Te puede interesar: Peña reglamenta el decreto que reglamenta el Arancel Cero



La ministra argentina de Seguridad, Patricia Bullrich, dijo en rueda de prensa que el gobierno de Milei despojara del estatus de refugiados a los epepistas y luego los extraditarán a nuestro país.

La ministra acuso a los extremistas de izquierda de pertenecer a una banda criminal dedicada a secuestros, asesinatos y al tráfico de drogas. Esto último, coincide con informes de inteligencia militar y policial de Paraguay, que consigna que el EPP ya opera en el negocio narco, en coalición con otros esquemas delincuenciales nacionales y extranjeros.


Cuatro años y sin rastros de Yuyú: “Seguimos esperando un milagro”

El 15 de abril del 2020, la pequeña Juliette fue vista por última vez en Emboscada. A cuatro años de aquel día, su extraña desaparición todavía continúa generando muchas dudas. Su familia exige que la búsqueda de la menor no cese y pide a las autoridades justicia. La madre fue condenada por dos causas.

Juliette, más conocida como Yuyu, desapareció un día como hoy hace cuatro años de su casa ubicada en la compañía Isla Alta de la ciudad de Emboscada, en el Departamento de Cordillera.

Te puede interesar: Iniciativa parlamentaria busca acelerar extradición del Clan Villalba desde Argentina

Este agosto cumple 12 años, y su abuelo Rufino Zapata persiste y mantiene intacta la esperanza de hallar a la pequeña con vida, pese a que la causa y la búsqueda se paralizaron, según su denuncia.

Seguimos esperando un milagro. Si se buscaba en serio ya nos iban a dar una respuesta, pero seguimos como aquel primer día, no tenemos nada”, expresó Zapata a la radio 1080 AM.

El caso conocido como “la niña de Emboscada” llenó de preguntas a todos los paraguayos que hasta el momento siguen sin responderse. Momentos dramáticos y de incertidumbre giraron alrededor de su desaparición.

En su búsqueda, varios allanamientos se realizaron, pero todos sin éxito. Solo la madre de la pequeña. Lilian Zapata, fue condenada a 6 años de prisión por abandono y violación al deber del cuidado, y está recluida en el penal de Buen Pastor. En tanto, el padrastro Reiner Oberuber fue absuelto de culpa.

Rufino Zapara recordó que durante uno de los allanamientos en la vivienda de la menor, encontraron rastros de sangre que debían someterse al ADN para determinar si pertenecían o no a Juliette, sin embargo, la madre no colaboró.

“Se levantó sangre del establecimiento donde vivían, hay un ADN que se comprobó la abuela y el mío y hay una coincidencia del 90%, la mamá se negó al ADN. Hay que encontrarle a Yuyu”, concluyó.