Presentan recurso para evadir pago de multa por contaminar Laguna Cerro

La firma Waltrading SA, procesada por la contaminación de la Laguna Cerro presentó un recurso ante el Tribunal de Cuentas para no pagar la multa impuesta en su momento por el delito ambiental.

El monto que se le fue ordenado a pagar en concepto de multa fue de 20.000 jornales mínimos.

A eso se le impuso la presentación de un plan de remediación de la laguna ubicada en Limpio, y que a causa de que vierten allí sus desechos prácticamente secaron el cauce.

Asimismo, el color del agua se volvió rojiza a consecuencia de la contaminación. No obstante, la empresa dedicada al rubro de los cueros chicanea para no cumplir las disposiciones legales.

Ante esa acción, los trámites ahora están paralizados y se dilata el proceso de recuperación de la laguna, en donde fueron hallados restos de cuero en estado de tripas.

Waltrading recoge agua del riacho San Francisco utilizando una motobomba. Dicha agua es vertida a la Laguna Cerro.

Supuestamente, la captación de agua se realiza para diluir el material en suspensión y oxigenar, pero para esta acción la firma no cuenta con ningún tipo de documentación o permiso.

 

Mala nutrición y obesidad guardan estrecha relación con la pobreza, afirma médico

La obesidad es un problema de salud pública como enfermedad crónica y requiere de la intervención de especialistas para un buen seguimiento de cada caso.

Los aspectos biológicos, genéticos y étnicos además de la influencia individual pueden derivar en obesidad, una enfermedad muy compleja que se presenta como un inconveniente social y económico, explicó el Profesor Doctor Elvio Bueno, coordinador del Departamento de Endocrinología y Metabolismo del Hospital de Clínicas.

El profesional afirmó que existen familias que tienen más predisposición a la obesidad que otras. Pero, eso en la prevalencia global de la obesidad no tiene gran impacto como el medio ambiente, como hábitos alimentarios y déficit de actividades físicas. La obesidad es una cuestión individual, es un problema de salud pública y un problema social.

“Las poblaciones menos favorecidas económicamente tienen mayor prevalencia de obesidad, en contraste con aquellas con un buen pasar económico. Estos últimos reciben educación, tienen mayor disponibilidad de alimentos sanos y espacios físicos donde desarrollar actividades físicas”, señaló.

La obesidad es uno de los elementos que favorece la aparición de Diabetes tipo 2, ya que genera un trastorno hormonal en el que se da una resistencia a la acción de la insulina, que es la hormona que regula el nivel de glucosa en la sangre. Esa rebeldía es mayor en la medida del sobrepeso.

“La obesidad es una enfermedad crónica, es un problema de salud pública. Las personas que tienen sobrepeso u obesidad deben saber que es una enfermedad como la diabetes, la hipertensión; son enfermedades crónicas de las cuales raramente uno se cura del todo, es decir, que cuando uno llegó a sobrepeso o a la obesidad e intenta bajar de peso, existe una reacción hormonal del organismo, una serie de mecanismos que se disparan, tratan de devolver a esa persona al peso original y eso no depende de la voluntad. El problema es que dentro de su organismo se disparan una serie de dispositivos hormonales que hacen que trastornen la sensación de saciedad”, detalló Bueno.

Recomendó que cuando la persona con sobrepeso u obesidad intenta bajar de peso debe buscar asesoramiento profesional, nutricionistas, médicos clínicos o endocrinólogos para hacerle el seguimiento crónico al problema.

Factores de riesgo desde el nacimiento

La obesidad tiene factores de riesgo que se debe identificar al momento del nacimiento de un niño. El especialista explicó que un recién nacido tiene o no la posibilidad de desarrollo de la obesidad en la edad adulta. Por ejemplo, si el papá y la mamá son obesos importantes y gestan una criatura, ese gestante tiene una tendencia genética al desarrollo de la obesidad cuando llegue a la adultez.

Dentro del útero de la madre puede contribuirse al fenómeno de la obesidad; por ejemplo, si la madre ya estaba con sobrepeso u obesidad, puede desarrollar diabetes gestacional. Ese niño producirá exceso de insulina para metabolizar la glucosa de la madre y esa producción de insulina hace que dentro del útero de la madre el niño nazca con más de 4 kilogramos. La hiperinsulinemia que se dio de entrada durante el periodo de desarrollo en el útero, eso genera un riesgo de sobrepeso u obesidad desde el nacimiento.

Por otro lado, los niños de muy bajo peso que nacen prematuros pueden tener riesgos de rebote, º nacen con bajo peso y después el organismo se adecua y empiezan a tener una serie de fenómenos hormonales que hacen que desarrollen obesidad y sobrepeso en la adolescencia y luego en la adultez.

“Los dos extremos, niños con más de 4 kilogramos para la edad gestacional y los niños con muy bajo peso tienen un riesgo de desarrollo de obesidad y sobrepeso. La prevención inicia en identificar los niños que nacen con el riesgo. El pediatra que identifica esa situación le debe indicar desde el primer momento, tanto a la madre y padre, que son obesos, que la criatura que nació con más de 4 kilogramos o nació prematuro, tiene riesgo alto de desarrollar obesidad en la edad adulta”, indicó.

Desde el primer momento el niño debe ser acostumbrado a una dieta saludable que incorpore verduras, frutas, lácteos con baja cantidad de grasa, comidas sin grasa y alejarlos de los hábitos sedentarios, bebidas muy dulces, azucarados y comidas rápidas.

Ahí empieza la prevención de la obesidad, con la identificación de factores de riesgos desde el nacimiento, finalizó el endocrinólogo.

Trabajo en conjunto

El Departamento de Endocrinología y Metabolismo en coordinación con la Unidad de Obesidad, tiene habilitada la línea telefónica (0983) 617-833 para agendamiento. Los pacientes, el día de la consulta dada, recibirán el llamado de los médicos o se les enviará mensaje, con las indicaciones a seguir.

 

Madre de los Argüello Larrea pide a su único hijo que sigue vivo dejar el EPP y entregarse

Beatriz Argüello, madre de uno de los miembros del EPP abatidos el sábado, pidió a su otro hijo Luciano Argüello Larrea que pueda entregarse a las autoridades y abandonar el grupo criminal, de manera a que por lo menos pueda visitarlo en la cárcel.

En entrevista con Telefuturo, la madre de Ricardo Argüello, integrante del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) abatido el sábado en Concepción, habló sobre sus hijos y dijo que hasta el momento ya tuvo que enterrar a tres de ellos.

Además de Ricardo, también llegaron a caer en combate Benicio y Jony Argüello Larrea, cuyos cuerpos fueron hallados en la zona de Lorito Picada, departamento de Amambay, en junio de este año. Se presume que ambos fueron asesinados tras ingresar al territorio de otros grupos criminales dedicados al narcotráfico.

“Añeñanduvai hina, ambyasyvoi ko che memby”, expresó la mujer al dar cuenta del dolor que siente tras sufrir una nueva pérdida en su familia.

Según mencionó la mujer, Ricardo anteriormente trabajaba en una estancia y era él quien la mantenía económicamente antes de partir para unirse a la banda criminal del norte.

Al consultársele sobre quién habrían influenciado a su hijo para sumarse al EPP, doña Beatriz refirió: “Ndaikuaai maaãpa la ogueraha’akue chupe”.

Respecto a la muerte de su hijo durante un enfrentamiento con miembros de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), dijo haberse enterado cuando mamá le llamó para avisarle tras ver la noticia por televisión.

Aprovechó la ocasión para dirigirse a su hijo Luciano Argüello Larrea, quien es el cuarto hijo que integra el EPP y que aún sigue con vida, para pedirle que pueda entregarse a los militares porque “si va a la cárcel por lo menos podrá ir a visitarlo”.

 

Exigen 22 mil millones más para el presupuesto del Hospital de Clínicas

Funcionarios del Hospital de Clínicas exigen una importante inyección económica a su presupuesto financiero. Hasta el momento, el sector continúa con la medida de fuerza.

El pedido que hacen al Ministerio de Hacienda es que se haga una inyección de 22 mil millones de guaraníes más.

Actualmente, el presupuesto que maneja el funcionariado es de 436.000 millones de guaraníes. Lo que piden debe ser asignado a la Universidad Nacional de Asunción, institución de la que depende el Hospital.

Derlis Torres, integrante del sindicato de funcionarios de Clínicas contó a Radio La Unión que “siempre se nos recorta el presupuesto y por eso salimos a reclamar”.

“No tenemos sobrante”, se quejó. El Ministerio de Hacienda, a través de Oscar Llamosas, titular de la cartera advirtió que actualmente no hay forma de dar respuestas positivas al pedido.

Mientras se sigue evaluando el planteamiento, personal administrativo continúa en vigilia frente al Hospital. Exigen pagos por insalubridad, título, horario nocturno y cumplimiento del contrato colectivo.

Asimismo reclaman una segunda gratificación por la emergencia sanitaria, aumento del seguro médico y nivelación salarial para todo el funcionariado.