Realidad de los guardiacárceles: caen en la tentación ante deficiente salario, alegan

La crisis penitenciaria no solo se da a nivel de hacinamiento y superpoblación de reclusos sino también en lo que respecta a los guardiacárceles. La escasa cantidad de funcionarios, el bajo salario y otra serie de cuestiones hacen que la labor de los mismos sea deficiente, permitiendo que ocurran irregularidades dentro de las cárceles.

José Espínola, delegado del Sindicato de Trabajadores Penitenciarios del Interior, en entrevista con Radio Uno sostuvo que actualmente se encuentran en una “emergencia penitenciaria” a nivel de personal debido a la falta de guardiacárceles.

Según refirió, es necesario contratar como mínimo 30 personas para cada penitenciaría del país, de manera a cubrir las necesidades que hoy existen en este ámbito y poder custodiar a los reclusos.

En el caso del penal de Tacumbú, sostuvo que son pocos los trabajadores que tienen a su cargo resguardar la seguridad interna. De los aproximadamente 44 funcionarios que trabajan allí, varios deben cumplir otras funciones como acompañar a los reos a sus comparecencias judiciales o a los hospitales en caso de que necesiten atención médica.

Respecto a la cuestión salarial, detalló que un guardiacárcel contratado está ganando entre G. 1.800.000 y G. 2.000.000, mientras que el nombrado gana una cifra que ronda los G. 2.200.000. Por su parte, los más antiguos ganan cerca de G. 3.800.000.

Considerando esta realidad, cuestionó el hecho de que ganen poco dinero teniendo un cargo tan importante dentro de las cárceles. “El salario es ínfimo, tenemos viáticos que están atrasados, casi un año que no nos pagan”, puntualizó el sindicalista.

Actualmente los funcionarios penitenciarios se jubilan luego de 40 años de servicio y 65 años de edad, por ello Espínola considera que “salen prácticamente semi cadáveres” de la actividad laboral. De manera a cambiar esta situación, piden la aprobación del proyecto de Ley Orgánica Penitenciaria para poder acceder a este beneficio a los 30 años de edad.

Otro de los pedidos que realizan desde este sector es lograr el escalafón de salarios por antigüedad, de manera a equiparar el ingreso mensual de los guardiacárceles en base a sus años de servicio.

El delegado del Sindicato de Trabajadores Penitenciarios recordó que el proyecto de Ley Orgánica Penitenciaria -que está próximo a ser presentado en el Congreso- exige la creación de una “escuela penitenciaria” para que los guardiacárceles puedan recibir una formación especial antes de empezar a trabajar.

Espínola señaló que varios guardiacárceles, ante las dificultades económicas y la falta de ayuda de las autoridades, en ocasiones se ven forzados a “caer en la tentación” y pedir dinero a los reclusos. “El más débil cae, va y toca la puerta de alguien, pide 100.000 y se le da 1.000.000. Te salva la vida pero ya tenés un compromiso con ese interno”.

Sobre el ingreso de drogas en las cárceles, considera que esta situación se da justamente por la falta de suficientes custodios en las penitenciarías. En ciertos casos cuando hay una gran cantidad de personas en días de visita, los guardias se ven rebasados y realizan “un chequeo rápido”, lo cual da pie a que se puedan meter estupefacientes en los cinturones, la comida o inclusive dentro del cabello o de las partes íntimas en el caso de las mujeres.

Esta mañana se llevará a cabo una audiencia con el ministro de Justicia y, dependiendo del resultado de la misma, desde el sindicato de guardiacárceles analizarán las próximas medidas a ser tomadas, ya sea una movilización o inclusive una huelga general.

 

Policía, con las manos atadas: insta a dejar de pagar a limpiavidrios y cuidacoches

Ante la falta de una figura legal y una dotación de agentes para vigilar los puntos conflictivos, la Policía Nacional insta a la ciudadanía a no pagar a los limpiavidrios y cuidadoches, y denunciar los atropellos cometidos por estos trabajadores informales.

El comandante de la Policía Nacional, Walter Vázquez, reconoció que están con las manos atadas respecto a cómo actuar ante la problemática que se arrastra hace muchísimo tiempo. En charla con la prensa, dijo que falta recurso humano para cubrir las zonas conflictivas y tampoco se posee una figura legal para enviar a la cárcel a estas personas.

El uniformado alegó que la culpa de que sigan aún los limpiavidrios y cuidadoches la tiene el propio ciudadano, por lo que instó a no abonar un solo guaraní por el “servicio” que dan estos. “Siempre digo que no les paguen más. Ellos se despiertan a las 10 de la mañana todavía con olor etílico y son grandes patrones. Pero los patrones de los limpiavidrios y cuidacoches son los ciudadanos (que les pagan)”, acotó.

Respecto a las amenazas o agresiones que ocasionan los limpiavidrios y cuidacoches cuando la víctima se niega a pagar, el comandante aconsejó que el afectado denuncie inmediatamente para que la Policía tome intervención y lleve al calabozo al agresor.

No obstante, reconoció que el problema es complejo, porque ante la falta de una figura legal para enviarlo a la cárcel, tras las seis horas de detención la Fiscalía de vuelta lo deja en libertad. Es por ello que expresó su deseo de que se implemente un trabajo interinstitucional.

 

Alcantarillado evitará que residuos se mezclen con cauce del Itay, según MOPC

La construcción del alcantarillado en el Parque Guasu Metropolitano permitirá evitar que los desechos cloacales se mezclen con el cauce del arroyo Itay, según aclaró el MOPC.

Lejos de convertirse en una cloaca a cielo abierto, la construcción de áreas de retención temporal en el Parque Guasu evitará que los residuos alcancen al arroyo Itay.

Así lo contempla el Plan Maestro de Alcantarillado Sanitario encarado entre el MOPC y la Essap, pues antes de la ejecución del proyecto, se prevé la conclusión de todos los colectores principales y secundarios del alcantarillado sanitario en la cuenta del arroyo Itay.

El objetivo es precisamente eliminar toda posibilidad de que las aguas negras se mezclen con el cauce del citado arroyo.

Los colectores estarán listos este mismo año, según el MOPC, mientras que las áreas de retención del Parque Guasu Metropolitano concluirán en dos años, una vez que el arroyo quede saneado.

 

Cumbre por crisis penitenciaria: "Reaccionamos solo porque se dio un hecho de venganza"

Las autoridades del Poder Judicial y del Poder Ejecutivo instalaron una comisión en busca de una solución a la actual crisis penitenciaria tras la matanza entre reclusos de la cárcel de San Pedro.

El ministro Juan Ernesto Villamayor señaló a la radio 970 AM que en la Cumbre de Poderes donde analizaron la crisis penitenciaria decidieron conformar una comisión de carácter urgente, que se reunirá de vuelta mañana miércoles.

En el encuentro se avanzó con la aplicación de las pul­seras electrónicas, la utilización de tecnolo­gías como videoconferencias, la modificación del artículo 245 del Código Penal refe­rente a la prisión preventiva y la urgente depuración de las causas penales.

Villamayor comentó que siempre existe una prioridad social para atender otros reclamos, como salud y educación, y que recién cuando ocurren casos llamativos en las cárceles se desvía la mirada. “Estamos accionando y reaccionando hoy como sociedad, solamente porque se produjo un hecho de venganza en la cárcel (de San Pedro, donde murieron 10 reos). Fue algo dramático que llamó la atención”, acotó.

El Secretario de Estado señaló que la población penitenciaria sin condena casi se triplicó luego del cambio de la Ley de la prisión preventiva, saturando exponencialmente el sistema carcelario. Esto se dio en el 2011 tras registrarse crímenes que causaron espanto a la sociedad paraguaya, recordó.

En tanto que detalló que son 121 brasileños los expulsados hasta hoy y que mañana la cifra aumentará a 122. Dijo que más del 50 % pertenece al crimen organizado. “Hay 400 integrantes del PCC (Primer Comando Capital), de los cuales 300 son paraguayos y 100 brasileños que no poseen órdenes de captura en Brasil”, agregó.

Por otra parte justificó que en todas las cárceles están los integrantes del Clan Rotela y PCC, por lo que no vio problema en la falta de respuesta al destituido director del penal de San Pedro, quien advirtió a sus superiores que iba a ocurrir un hecho lamentable entre ambas facciones criminales y pidió el traslado de varios reclusos. Así también dijo que la granja Porvenir era responsabilidad del director, no así del ministro de Justicia, JJ Ríos, quien sigue contando con el respaldo del Poder Ejecutivo.