Riesgo mortal en IPS: “Estamos preocupados e inmersos en las burocracias”

El director médico del Hospital Central del IPS, doctor Óscar Franco, expresó su preocupación por las falencias que existen en la institución en materia de prevención contra incendios, ya que esto arriesga la integridad de los miles de pacientes que acuden a diario.

Entre 7 mil y 10 mil personas acuden a diario al complejo hospitalario Santo Domingo, donde se encuentra el Hospital Central del Instituto de Previsión Social (IPS). Esta estructura presenta serias falencias en las normas de prevención contra incendios y pese a los reiterados reclamos hechos desde la Municipalidad de Asunción, la previsional sigue sin corregir los problemas que pueden terminar siendo mortales.

“Todos estamos preocupados e inmersos en las burocracias de las licitaciones. Nos llevó mucho esfuerzo la pandemia, se enlentecieron los procesos. Por supuesto que todo requiere mantenimiento y ahí es donde hay ciertos desajustes. Es una preocupación porque muchas licitaciones que tienen que ver con la prevención están retrasadas”, reconoció el doctor Óscar Franco al ser consultado por la radio 650 AM.

Luego del trágico incendio del Ykua Bolaños, el IPS adecuó su estructura con una gran inversión, según recordó el entrevistado, con las puertas cortafuegos, el sistema de previsión para que el fuego no vaya a sitios de evacuación, la instalación de un tanque de agua para las mangueras, entre otros. “Eso lleva un tiempo y requiere de mantenimiento, en eso hay desajustes por múltiples factores. Están iniciados los trabajos pero retrasados”, agregó.

Franco comentó que la previsional ya tenía una licitación adjudicada para la readecuación de la infraestructura pero hubo una protesta, por lo que se volvió a la etapa de evaluación de ofertas. “En el 2019 el edificio del hospital cumplió 50 años y las acciones de mantenimiento son procesos necesarios. Existe un plan para ir readecuando todos los pisos empezando de arriba hacia abajo, pero eso quedó todo parado lastimosamente”, puntualizó.

LAS FALENCIAS DETECTADAS EN IPS

El Departamento de Prevención Contra Incendios de la Municipalidad de Asunción detectó, a partir del proceso de verificación de las instalaciones, que el Hospital Central del IPS no cuenta con un sistema de extinción de incendio hidráulica, que funciona mediante rociadores. Este tipo de sistemas de prevención además de ser una obligación establecida en una ordenanza municipal, responde un estándar internacional establecido por la NFPA, Asociación Nacional de Protección contra el Fuego, que estipula el alto nivel de eficacia, cerca del 88%, de este tipo de sistemas en la prevención contra incendios.

La inspección municipal también detectó que varias gavetas contra incendios ubicadas en los pasillos de IPS central estaban en mal estado y que las puertas de emergencia permanecen cerradas y sin mantenimiento convirtiéndose en un peligroso cuello de botella en casos de emergencia.

Estas graves falencias de seguridad ponen en alerta a las autoridades municipales ya que en caso de desatarse un incendio en semejante hospital las consecuencias son impredecibles. En estas condiciones el Hospital Central, que recibe diariamente a unas 10 mil personas, se convierte en un potencial Ykua Bolaños pero multiplicado por 10.

En varias áreas del hospital, como neonatología, pediatría, terapia intensiva y otros el personal de blanco y los pacientes están prácticamente librados a su suerte ya que el edificio no cuenta con un sistema que permita la extinción del fuego por rociadores, un sistema que ataca instantáneamente el foco de incendio mientras se inicia el proceso de evacuación.

Condenan a dueño de un bar por polución sonora

Un precedente en materia de ruidos molestos quedó sentado hoy, tras la condena a dos años de cárcel al propietario de un bar asunceno.

César Campiz Leguizamón, dueño del local Moe, fue hallado culpable de los hechos punibles de contaminación de aire y emisión de ruidos dañinos.

El Tribunal de Sentencia integrado por Laura Ocampos, Cándida Fleitas y Mesalina Fernández condenó a Campiz a bajo el condicionamiento de ciertas reglas de conducta.

La fiscal del caso es Lorena Ledesma, quien lo acusó y demostró la participación del empresario en la polución sonora.

Lea también: Criptominería: piden garantía para los lícitos, tarjeta roja a los ilegales

El hecho sucedió en el bar Moe, situado en el barrio San Pablo de Asunción. La denuncia fue presentada por vecinos, hartos de no poder dormir a causa de la música a todo volumen.

Moe contaba con habilitación municipal para operar como bodega, pero funcionaba como restaurante, karaoke y discoteca. Pese a las multas aplicadas por la comuna, continuó por el mismo sendero.

Para los jueces del caso, esta condena ayudará a sentar un precedente y hará que los propietarios de este tipo de negocios piensen dos veces antes de actuar.

US$ 86.000 al contado para comprar avioneta: Tobías ‘peló' su historia, Fiscalía duda

Un pago en efectivo de USD 86.000 por una cuota es hasta ahora uno de los elementos que justifica la propiedad de una avioneta a nombre del jugador Tobìas Vargas.


Es la información que se dio a conocer en el ámbito de la pesquisa en torno a la aeronave que capotó la semana pasada en Loma Plata, Chaco. La máquina fue vendida por una empresa del rubro acondicionadores de aire.

En las entrevistas del jugador con la fiscalía, también le preguntaron el origen del dinero que facilitó la adquisición del avión. Vargas aludió a su condición de jugador profesional de futbol, que le permitió -dijo- ganar importante suma de dinero. Actualmente el jugador presta servicios a un club de la liga limpeña.

Sin embargo el protocolo legal exigido por el Ministerio Público, manda que para justificar una transacción, es menester presentar documentos que expliquen el origen del dinero utilizado.

Otra pregunta problemática que plantearon en la audiencia preliminar al futbolista, es si cual era el origen del dinero (dólares) que estaban en el avión siniestrado. No trascendió hasta ahora si hubo respuesta alguna en torno al tema, y si fue satisfactoria para los investigadores.

El día que cayó la avioneta murieron el piloto Luis Alberto Franco, alias `señor de los cielos’ (37) y Carlos Alberto Morínigo Mendoza (43). Franco contaba con antecedentes ppr narcotráfico.

Te puede interesar: Desde el lunes exigirán certificado REDAM para registrar escrituras de compraventa

Nueva donación de órganos brinda segunda oportunidad de vida a pacientes

Ayer, en horas de la noche, se realizó con éxito el operativo de ablación de órganos con fines de trasplante que se irán concretando en el trascurso del día.

Los familiares de una mujer de 43 años con muerte encefálica, debido a un traumatismo de cráneo-encefálico grave, permitieron la ablación de sus órganos y tejidos, otorgando una segunda oportunidad de vida a pacientes que aguardaban un trasplante.

El procedimiento de ablación, resultó en la obtención de dos riñones, dos córneas y huesos.

Puede interesarle: Desde hoy, padres morosos no pueden realizar escrituras públicas

La asignación de los riñones correspondió a un paciente de 40 años del hospital Central del IPS y a una paciente de 28 años del hospital nacional de Itauguá, dicha asignación se realizó basándose en criterios de Histocompatibilidad, edad, tiempo en diálisis y prueba cruzada donante – receptor Cross Match.

Las córneas fueron captadas por la fundación Fernando Oca del Valle y los tejidos óseos por el CENQUER, dichos tejidos fueron enviados a los respectivos bancos de tejidos para su estudio y se espera su posterior implante en los próximos días.

El personal de coordinación y ablación del INAT y del hospital de Trauma participaron con éxito en el operativo.

La disposición de los profesionales de enfermería, la Unidad de Terapia Intensiva (UTI), el quirófano, los anestesistas y la dirección del centro asistencial resultó fundamental en la culminación satisfactoria de este procedimiento médico trascendental.

Los implantes se realizarán en el curso de esta mañana.

Cualquier persona, en algún momento de la vida, podría necesitar un trasplante de órganos, o tal vez un familiar cercano o un amigo. Por ello, es importante reflexionar sobre la importancia de ser donante de órganos.

Según la “Ley Anita” 6170/18, toda persona mayor de 18 años es considerada donante de órganos posterior a su fallecimiento. Si alguien no desea donar, debe manifestarlo por escrito al INAT. Es muy importante que los familiares y amigos sepan la decisión que ha tomado uno de ser donante, y que ellos apoyen y respeten la decisión.

Desde el INAT, se alienta a tener mayor apertura respecto a la donación de órganos y tejidos, para ayudar a salvar y a mejorar muchas vidas.

Lea también: Criptominería: piden garantía para los lícitos, tarjeta roja a los ilegales