Sacarán de calles a colectivos chatarras, y la otra cara: cada vez menos buses de G. 2.300

Desde este lunes, el Viceministerio de Transporte iniciará una serie de controles para sacar de circulación a aquellos ómnibus que tengan más de 20 años de antigüedad y no se encuentren en condiciones para seguir operando. La medida apunta principalmente a las líneas que se encuentran canceladas, como la Línea 18.

En conferencia de prensa, el viceministro de Transporte, Pedro Britos, anunció que alrededor de 120 funcionarios de la institución empezarán a realizar fiscalizaciones en el Área Metropolitana desde la próxima semana.

El control pretende identificar y sacar de circulación aquellos buses que cumplieron su ciclo de 20 años, además de aquellos que no cumplan con ciertos requisitos como certificación de ITV, funcionamiento de rampas para usuarios con discapacidad, seguro de pasajeros, etc.

De esta manera, se busca evitar que los ómnibus del transporte público que no se encuentren en condiciones de circular lo sigan haciendo a espaldas de las autoridades, con lo cual también se evitará exponer a los pasajeros a cualquier tipo de accidente.

Britos admitió que la cantidad de fiscalizadores con los que cuenta actualmente el Viceministerio de Transporte es “insignificante” e insuficiente para poder llegar a todo el Departamento Central, por ello primeramente se centrarán en la zona metropolitana.

De igual manera, adelantó que se está trabajando en proyectos tecnológicos que permitirán a la institución “tener ojos a través de la tecnología” y realizar controles más estrictos. Como ejemplo de ello mencionó la instalación de un sistema de cámaras en los refugios del MOPC.

Para la realización de estos operativos se ha solicitado el acompañamiento de la Policía Nacional y el Ministerio Público, esto considerando ciertos peligros a los que se exponen los funcionarios. “No vamos a ser cómplices de la irregularidad, pero tampoco queremos exponer a nuestros fiscalizadores a agresiones físicas ya que esta gente trabaja de forma organizada, se mueven en patota y son muy violentos”, acotó.

El viceministro de Transporte habló sobre el caso de la Línea 18 y confirmó que ya radicaron una denuncia formal ante la Fiscalía por los últimos incidentes que involucraron a choferes de la citada empresa de transporte, incluyendo el intercambio de disparos entre dos conductores y las constantes carreras de buses.

Recordó que esta empresa ya había sido cancelada y que todos los buses que circulan actualmente fueron repintados para burlar los controles. Así también, estarían operando de manera irregular sin contar con la habilitación correspondiente, seguro contra terceros, Inspección Técnica Vehicular (ITV) y tampoco el pago de tributos.

Se estima que alrededor de 120 buses que ya cumplieron los 20 años de antigüedad se encuentran circulando actualmente en el Área Metropolitana.


 

Persecución, vuelco, detenidos e incautación de marihuana

Efectivos antidrogas detectaron marihuana oculta en un camión que transportaba piedras trituradas. Un vehículo que actuaba de puntero volcó en el intento de huir.

El operativo que culminó con el objetivo cumplido se llevó a cabo en las inmediaciones de Maciel, departamento de Caazapá, donde agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas retuvieron un camión que aparentaba llevar solo piedras trituradas, pero entre ellas ocultaba marihuana.

Durante la persecución un automóvil de color rojo que hacía de puntero volcó y cayó a la cuneta en un intento por huir de los intervinientes. Los ocupantes lograron salvarse.

Los antidrogas detuvieron a cuatro personas, entre ellas, un suboficial primero de la Policía Nacional, quien iba en el coche. Todos quedaron a disposición del Ministerio Público.

Hasta el momento se desconoce la cantidad de marihuana hallada en el camión, pues el procedimiento sigue en desarrollo, no obstante sería una importante carga.

 

Recién nacidos fueron trasladados del hopital Calle'í por inundación de instalaciones

El desborde del arroyo San Lorenzo durante la tormenta de la mañana contribuyó a la inundación de las instalaciones del Hospital Calle'í y obligó al traslado de pacientes del servicio de Neonatología a ser trasladados a servicios cercanos donde permanecerán al menos 24 horas, atendiendo que la lluvia continuará y se podría repetir el ingreso de agua a las salas de internación.

Cinco pacientes del servicio de Neonatología fueron trasladados a otros hospitales cercanos tras la inundación del edificio del Hospital de Calle’í en San Lorenzo. Tres de ellos quedaron internados en el Hospital Regional de Luque y otros dos en el Hospital Nacional de Itauguá.

Con escurridores en mano, mamás, papás, familiares y personal de blanco realizaron el esfuerzo por retirar el agua que corría por los pasillos y llegó a las salas de internación del centro asistencial.

El doctor Luis Prats, director del hospital afirmó que los pacientes permanecerán durante 24 horas en los servicios a los que fueron trasladados debido a que continúa la alerta de tormenta y por consiguiente el riesgo de que nuevamente el agua ingrese al edificio.

“El agua no viene de goteras, ingresa por la crecida del arroyo San Lorenzo que ingresa desde atrás, pudimos retirar toda el agua con la ayuda de Essap, los bomberos y personal de nivel central”, afirmó Prats.

Indicó que durante su administración y ya con las nuevas instalaciones del centro asistencial es la primera vez que se encuentran con una situación similar sin embargo, la inundación de todas las dependencias del edificio data de años atrás cuando la cantidad de agua caída es copiosa como ocurrió esta mañana.

 

Laboratorio del exterior descartó como hantavirus los tres casos de Capiatá

Los estudios se llevaron a cabo en tres casos sospechosos, provenientes del distrito de Capiatá que fueron enviados al Laboratorio Center for Disease Control and Prevention CDC de Atlanta, EEUU. El doctor Guillermo Sequera, director de Vigilancia de la Salud afirmó que los casos no tenían las características clínicas para hantavirus ni los pacientes provenían de la zona endémica que es el Chaco, donde habita el roedor transmisor.

Las muestras de los tres caso sospechosos de hantavirus de Capiatá, que fueron enviadas al Laboratorio Center for Disease Control and Prevention CDC de Atlanta, EEUU descartan que se trata del virus hanta, confirmó el doctor Guillermo Sequera, director de Vigilancia de la Salud del MSP.

De acuerdo al informe, las muestras dieron negativo a las siguientes determinaciones: Laguna Negra, Virus Sin Nombre y Andes Hantavirus. Para el efecto se utilizaron antígenos específicos y se llevaron a cabo estudios de MAC ELISA. Los estudios se llevaron a cabo en tres casos sospechosos, provenientes del distrito de Capiatá.

Ayer se recibió la información y reiteró que era posible que no fueran el virus que en principio dio positivo a uno de los laboratorios en el sector privado, pero que los valores eran mínimos para confirmar la enfermedad, destacó Sequera en contacto con la 970 AM.

“Estábamos seguros que no era hanta porque existen tres elementos y una de ellas es la clínica que tiene la enfermedad que es cuando afecta los pulmones o qué parte del cuerpo y los casos no eran compatibles con hantavirus. Teníamos sí un resultado positivo por laboratorio estos valores eran leves, no contundentes y el tercer elemento es el contexto epidemiológico; Capiatá no es una zona donde habita el roedor, hay ratones en la ciudad pero no son los que transmiten el virus”, agregó.

En cuanto a los casos, indicó que el primero fue el que revistió mayor gravedad y se comprobó que tenía un Síndrome de Guillain Barré, una enfermedad poco frecuente que afecta el sistema nervioso y el hantavirus no produce ese cuadro; uno de los otros dos era un virus sincicial respiratorio, neumonía, fiebre y la última tuvo fiebre un día y luego nada, explicó el profesional.

Agregó que los tres cuadros no tenían una clínica común sí, que había ratos en el barrio y esto demuestra la necesidad de control de roedores en la zona.