Salud confirma que 100 respiradores fueron retenidos en EEUU y Brasil

En total 100 respiradores no llegaron al país por quedar retenidos primero en Brasil y otro en EEUU, según confirmó el Doctor Juan Carlos Portillo director de Servicios y Redes del Ministerio de Salud Pública.

Dos cargamentos que contenían 50 respiradores cada uno con destino a Paraguay fueron retenidos primero en Brasil donde se prohibió la salida de productos por lo que se declaró desierta la licitación de una compra por la vía de excepción por parte de un proveedor local que comunicó el inconveniente.

El sábado pasado, desde Cancillería se comunicó que un envío desde China que realizó una parada para completar el cargamento fue retenido por EEUU y quedaron confiscados 50 respiradores por parte del gobierno americano, afirmó el Doctor Juan Carlos Portillo, director de Servicios y Redes del Ministerio de Salud Pública, en declaraciones por la 780 AM.

“Tenemos la plata en mano, pero se dan muchas dificultades para tener los materiales aquí”, afirmó Portillo.

 

Coronavirus llegó al Chaco, se confirma un caso en Boquerón

La propagación del virus sigue y suman siete las zonas del país donde existen casos positivos. De los 69 casos detectados uno corresponde a Boquerón, Chaco.

​El coronavirus sigue expandiéndose en el territorio nacional y de los 69 casos confirmados uno corresponde a Boquerón, Chaco donde hasta ahora no se tenían casos de la enfermedad. Según el reporte diario de Salud Pública este se suma a los 33 de Asunción, 27 de Central, 3 de Alto Paraná, 2 de Cordillera, 2 en Misiones y 1 en Caaguazú.

La capital sigue concentrando la mayor cantidad de casos del virus desde el pasado 7 de marzo cuando se confirmó el primer caso en el país.

Las dos franajas etarias más afectadas son las que se encuentran entre los 20 y 24 años con 12 casos y de entre 50 y 54 años con 11 casos. Los niños que dieron positivo siguen siendo 3 y 8 los adultos mayores de entre 60 y 69 años.


 

Confusión por ingreso de 4 brasileños al país: venían para construir hospital, pero nadie sabía

Cuatro ciudadanos brasileños pudieron cruzar hoy la frontera e ingresar a nuestro país, mediante un permiso especial del Ejecutivo para trabajar en la construcción de los hospitales de contingencia del Covid-19. Sin embargo, no todas las autoridades fronterizas estaban al tanto y los retuvieron en Hernandarias.

Empleados de la empresa Metaway SA (tres hombres y una mujer) llegaron desde el Brasil a nuestro país esta mañana, con algunas dificultades para circular, ya que no mostraron un documento que confirme alguna licencia especial del presidente de la República para ingresar.

Si bien lograron cruzar el Puente de la Amistad, posteriormente quedaron retenidos en Hernandarias, donde la Policía no confiaba en la versión de los cuatros brasileños

No obstante, todo se trató de una falta de comunicación, pues la directora de Migraciones, Ángeles Arriola, confirmó que los cuatro están autorizados a ingresar, ya que participarán de las obras de los dos nuevos hospitales de contingencia del Covid-19, que ya se encuentran en ejecución.

“Son ingenieros, electricistas y albañiles, la lista me envió el MOPC”, explicó a radio Universo la directora y despejó así la duda en torno al caso.

De paso también aclaró que diariamente entran y salen otros 12 brasileños que están trabajando en la construcción del segundo puente que unirá Paraguay con Brasil. Ellos ingresan para cumplir con el horario laboral, pero al final de la jornada regresan a Foz de Iguazú, mientras que los cuatro brasileños que llegaron hoy permanecerán hasta que concluya la obra.

Los nuevos hospitales anunciados por el presidente de la República se encuentran en el predio del Hospital Nacional de Itauguá y detrás del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente “Juan Max Boettner” (Ineram). Cada uno dispondrá capacidad para 100 camas.

 

Negro panorama para el IPS: fondos de salud corren peligro ante baja de asegurados

Pedro Halley, gerente de Prestaciones Económicas del IPS, advirtió que los fondos de salud de la institución previsional corren peligro por la caída de recaudación que tendrán ante la suspensión de las actividades laborales y la consecuente baja de los aportantes.

En comunicación con radio Monumental, Pedro Halley comentó que el Poder Ejecutivo ya emitió el decreto que ordena al Ministerio de Hacienda a realizar la transferencia de 100 millones de dólares para la compensación por desempleo temporal y subsidio por reposos para sus asegurados.

El funcionario detalló que mediante esto, el IPS pagará un subsidio de hasta la mitad de un salario mínimo a los trabajadores suspendidos con salarios que vayan entre 18 jornales y 3 salarios mínimos. Es decir, dará la suma de 1.096.000 guaraníes a quienes ganen entre uno y seis millones de guaraníes al mes y se hayan visto afectados por las suspensiones laborales.

Halley aclaró que aún se desconoce si el monto será entregado por única vez o por los meses que dure la cuarentena. Al respecto, remarcó que todavía se espera la reglamentación de un decreto que regulará el funcionamiento del pago del subsidio al trabajador suspendido temporal o definitivo en su puesto laboral.

Lo que sí se establece de antemano es que el afectado no deberá hacer ningún trámite administrativo, sino que lo deberá hacer la patronal. El requisito para brindar este beneficio es que el aporte obrero patronal por ese trabajador se haya realizado hasta el mes de febrero.

RIESGO AL IPS

Este beneficio que brindará el IPS a los trabajadores afectados por el desempleo parcial implicará a su vez un detalle negativo para la institución en cuestión, por la baja de aportantes y la consiguiente menor recaudación en materia de pago de las patronales.

Actualmente en el IPS hay 1.500.000 asegurados, de los cuales 750.000 son cotizantes. De estos, el 90 % ingresa a ese paquete de posibles beneficiados con el pago del subsidio, de acuerdo con el entrevistado. Esto teniendo en cuenta que el 80 % de las patronales aportantes son microempresas que tienen a su cargo 10 trabajadores en promedio.

En el peor de los casos, la medida supondrá que el IPS pueda perder incluso más de la mitad de sus 750.000 aportantes, lo cual recortaría abruptamente los recursos para salud en el peor momento de la pandemia.

“Es algo extremadamente delicado. El programa de salud de IPS no tiene reservas, es movimiento de caja, en función a lo que entra. Si disminuye significativamente, tendrá un impacto importante en los recursos. El IPS está en una encrucijada, tenemos que sostener como sea el aporte pero tampoco podemos alejarnos de la realidad”, puntualizó Halley.