¿'Satánicos' o coleccionistas?: Entran a capilla y roban imagen de San Lorenzo y un crucifijo

Esta madrugada, la capilla de San Lorenzo de Zanja Pyta (Villeta) fue visitada por indeseables. La encargada del lugar constató que se llevaron la imagen del santo patrono y un crucifijo.

La suboficial Liz Larroza de la Subcomisaría de Tacuruty, explicó que la denuncia del robo fue realizada en la mañana de este martes.

Sostuvo que la imagen robada de San Lorenzo, pertenece a la compañía de Zanja Pytã, ubicada a 6 kilómetros de la Ruta Ramal Nueva Italia-Guarambaré.

Según la encargada, ayer después de la celebración cerró la capilla y esta mañana un vecino se dio cuenta de que la puerta principal estaba forzada.

“Es la primera vez que ocurre este tipo de caso. Es una capillita que fue donada por la comisión vecinal”, indicó la suboficial en comunicación con HOY Digital.

Sostuvo que hasta el momento, no se sabe las intenciones del robo. “Nadie vio nada, ni escuchó nada”, agregó

Por último, comentó que además de la imagen de San Lorenzo de aproximadamente 1 metro de altura, también se llevaron un crucifijo de la misma estatura.

La presidenta de la Capilla, Mariela Ortellado, indicó que la imagen ya tiene más de 20 años y es de mucha valía y significación para toda la comunidad.

“Lo único que estamos pidiendo es la devolución de nuestro santo patrono. Tenemos fe y confianza de que pronto volverá a su casa”, precisó.

 

Sicarios interceptan a médico frente a IPS de Pedro Juan y lo asesinan a balazos

VIDEO.Un médico fue asesinado hoy en Pedro Juan Caballero, en un nuevo episodio de sicariato que continúa sumando víctimas.

El doctor José Centurión se trasladaba en una camioneta, cuando fue interceptado por pistoleros, El mismo fue socorrido rápidamente, pero las heridas sufridas ocasionaron su muerte prácticamente en el lugar del ataque.

El episodio se verificó sobre la avenida Brasil, a metros de la sede médica del Instituto de Previsión Social.

Los atacantes habrían operado desde una motocicleta, y las primeras muestras recogidas en el lugar hablan de que el arma utilizada para acabar con la vida del profesional médico es una de calibre 9 milímetros.

OTRO MEDICO ASESINADO

El 27 de marzo pasado había ocurrido un atentado en el que perdió la vida también un médico: Sandro Ajelandro Arredondo. El mismo se encontraba en compañía de Fernando Olmedo Calonga, expiloto del extinto jefe narcotraficante Jorge Raafat, acribillado por un comando presumiblemente de la facción Primer Comando Capital de Brasil.

Arredondo también se desempeñaba como médico en el Instituto de Previsión Social de la capital amambaiense. Investigadores del episodio indicaron entonces que el médico no tenía antecedente alguno, y que posiblemente fue una víctima que no era el objetivo de los pistoleros.

 

Funcionarios del Registro Civil pagan hasta alquiler de oficinas por falta de recursos

El mantenimiento de las oficinas del Registro Civil corre por cuenta del bolsillo de los funcionarios que ante la falta de presupuesto se encargan de las compras y pagos necesarios para el funcionamiento de los servicios que prestan. Solicitan a las autoridades mejores condiciones laborales y salariales.

Los oficiales públicos que se desempeñan en las oficinas del Registro Civil atraviesan por una situación de precariedad hasta el punto que ellos se encargan del pago de los servicios públicos como luz y agua así como el alquiler de los lugares donde prestan servicios.

Además, al bajo presupuesto de la institución se suma las condiciones de trabajo y la necesidad de mejoras salariales, indicó la doctora Nilda Gómez, secretaria de Conflictos del Sindicato de Oficiales del Registro Cilvil recientemente conformado.

Gómez indicó que desde la organización apelarán a las autoridades nacionales a que reviertan esta situación y crear mejores condiciones laborales para el buen desenvolvimiento de los oficiales en las oficinas de todo el país.

 

Escrache con pasacalles: mujeres sugieren frenar el morbo y contener a víctimas

Una iniciativa de mujeres organizadas apunta a frenar la violencia contra las mujeres que también se ejerce a través de mensajes agresivos con la colocación de pasacalles. Invitaron a cambiar la reacción de verlo como algo normal y chistoso e interpelarse sobre el daño que puede provocar en la víctima y no viralizar el hecho.

La colocación de un pasacalles con un mensaje agresivo es una manifestación que busca humillar a una persona que queda expuesta debido a que inmediatamente son viralizados siendo este un tipo de violencia, la psicológica.

La persona que se sienta afectada por este tipo de situaciones puede buscar una sanción legal, es posible ya que la persona agresora que se esconde detrás del mensaje puede llegar a ser identificada, señala la abogada Michi Moragas, activista por los DDHH.

En estos casos la víctima puede entablar una querella por difamación y calumnia. “Se puede hacer una acción penal si la persona que hizo puede ser identificable porque lo penal es una responsabilidad personal”, explica Moragas.

Un caso reciente que tomó estado público por ser viralizado en redes sociales nuevamente abrió el debate sobre los tipos de violencia y las reacciones de las personas frente a estos hechos que son normalizados y por lo general denigra el nombre de la persona nombrada.

Sobre el punto, la abogada indicó que lo que debe ocurrir para erradicar la violencia contra las mujeres es que la acción encuentre un entorno desfavorable que no tolere este tipo de actos.

La violencia no es un tema privado por lo que debería importar a todas las personas y considera que es una responsabilidad social la manifestación frente a este tipo de casos.

Destacó la importancia de que para estos casos se active la protección empresarial si el caso ocurre en el ámbito laboral, dando como ejemplo que existen muchas posibilidades de actuar y garantizar la protección de la persona afectada.

“Existe una obligación de protección en el entorno laboral de las empresas y esto no debería haber pasado, hay guardias, personas que entran y salen y se supo que estaba allí, lo ideal hubiera sido que se baje e iniciar una investigación interna porque se puede saber quién mandó hacer ese mensaje”, indicó.

Fuera o no una cuestión de jerarquías en caso que se trate de una persona del entorno laboral, la empresa debe brindar protección y realizar las sanciones correspondientes.

Para ello debe contar con un protocolo de protección en estos casos y cada empresa tiene la obligación de contar con uno y que se active ante estas situaciones.

“En estos casos lo que una quiere muchas veces es sentirse segura independientemente a la sanción o cárcel sino que sentar postura y que se sepa que los lugares no van a tolerar la violencia”, agregó.

Este tipo de violencia se tolera, es común, se toma como algo chistoso y la persona agredida siente que nadie se hará cargo de lo sucedido y es cuando el entorno debería mostrarse favorable y ser socialmente sancionador, agregó Moragas.

“No hay acción sin reacción”

Por su parte, Flavia Borja activista, feminista y secretaría de DDHH y Género del Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP) explicó que ante un nuevo caso de este tipo un grupo de mujeres organizadas decidió pronunciarse confeccionando un pasacalle con un mensaje de repudio frente a la agresión que decía: “Estamos hartas de las agresiones hacia las mujeres”.

“La acción está dirigida hacia la necesidad de que hablemos de un tema que es muy común y violento y del que no medimos el impacto que puede tener en la persona nombrada. Por eso nos movilizamos, reunimos el dinero y preparamos el pasacalle con el mensaje que colocamos en un lugar céntrico en respuesta al mensaje violento”, señaló.

Por lo general, los pasacalles que son utilizados para agredir hacen referencia al cuerpo, la sexualidad o la vida de las mujeres que son el principal blanco de este tipo hechos.

“Cada vez que alguien paga por un pasacalles para agredir estamos perdiendo todos como sociedad, porque genera en el colectivo un respaldo a la violencia porque es visto como algo común y les pasa a las mujeres y lo que creemos es que no le tiene que pasar a alguien cercano para darnos cuenta del mal que hace esto”, apuntó Borja.

Instó a que cada persona se interpele y se hay que interpelarse si a uno le gustaría o cómo se reaccionaría si le ocurre a alguien de su entorno o a uno mismo. “Entiendo que es un trabajo pero el rubro de la serigrafía podría interpelarse sobre el tema y pensar qué pasaría si aparece un cartel como el que preparó dirigido a las mujeres de su entorno. Queremos llamar la atención de todos de cómo reaccionarían ante esto”, agregó.

Borja indicó que la exponer públicamente así a una persona es una violencia que no deja moretones visibles pero sí afecta emocional y psicológicamente y crea inestabilidad en la víctima.

Las redes sociales son un espacio donde se alimenta mucho el morbo y abogó por el uso responsable de estos espacios y analizar si cada uno las utiliza con un objetivo noble o solo para hacerle mal a los demás.

Lo ideal es que se ponga de moda el apoyo, la defensa y el cuidado entre mujeres, indicó la periodista y que cada mujer pueda organizarse en el espacio que le toque estar.

“No te quedes para quitar la foto y compartir si ves un pasacalles con un mensaje violento, si podés quedarte que sea para bajar el cartel. La idea es que las mujeres nos apoyemos organizadamente en los espacios que nos toque y que sea cada vez con más fuerza, hacer contención colectiva a las personas víctimas de estos hechos, eso siempre será positivo. Las mujeres somos muy poderosas y podemos cambiar realidades, aportando ideas y respondiendo con mucho amor a esta violencia que nos mata todos los días”, puntualizó.