Secundarios se manifiestan contra notas reversales

Estudiantes de tres colegios y sus respectivos docentes se manifestaron en la Plaza de Armas en repudio a las notas reversales de Yacyretá y en advertencia al próximo Gobierno.

Secundarios y maestros de los colegios privados: Cristo Rey, San José y Santa Teresa de Jesús se congregaron esta mañana frente al Congreso, en protesta por la promulgación de las notas reversales de Yacyretá, mediante las cuales Paraguay asume una deuda que desciende de G. 18.000 a G. 4.000 millones.

El presidente del Centro de Estudiantes del San José, Diego Heisecke, señaló que a nuestro país le obligan a admitir una deuda que no le corresponde.

“Nosotros no nos podemos quedar atrás, por eso, con la cabeza en alto rechazamos esto”, expresó Heisecke.

Por otro lado advirtió que esta manifestación también va dirigida a la presidencia entrante de Mario Abdo Benítez, a fin de advertir que los jóvenes estarán atentos a cualquier error que se pueda cometer.

La nota reversal se basa en el acta de entendimiento que suscribieron en mayo de 2017 el presidente de la República, Horacio Cartes, y su homólogo argentino, Mauricio Macri.

Con este acuerdo se logra la reducción de la deuda total de Paraguay por Yacyretá con Argentina. De US$ 18.900 millones, ahora queda en US$ 3.375 millones.El pago de la deuda será a 30 años de plazo, con 10 años de gracia.

 

Después de 30 años, río Pilcomayo llega a General Díaz en tiempo de bajante

El MOPC confirmó la llegada de las aguas del Pilcomayo a General Díaz. El hecho es considerado histórico, porque se da después de 30 años en esta época del año, que se caracteriza por la bajante.

La Comisión Nacional del Río Pilcomayo abrió el 17 de julio pasado el canal principal del río Pilcomayo, luego de los trabajos de limpieza y canalización. Finalmente hoy, 24 días después de esta apertura, las aguas alcanzaron la zona de General Díaz, en plena época de bajante.

El recorrido del río fue por Presidente Madera y luego por el canal Harry, que dista a 16 kilómetros de la localidad General Díaz, adonde finalmente llegó.

Con este histórico paso que se da después de tres décadas en tiempo de bajante, se cree que las condiciones serán ampliamente auspiciosas para la siguiente temporada, en la que la obra continuará con la próxima empresa que resulte adjudicada en la licitación.

Durante esta última etapa la Consultora de Ingeniería Alto Paraguay SA se encargó de fiscalizar los trabajos del periodo 2017-2018. Esto incluyó: Lote 1 en el sector de la Embocadura – San Antonio y el Lote 2 que corresponde al Sector de San Antonio – Gral. Díaz.

El Pilcomayo realiza un camino de 270 kilómetros desde la embocadura, regando vastas zonas del Chaco paraguayo, lo que a su vez favorece a los productores de la región.

 

Festín de cargos: director de RR.HH. de Diputados desconoce resolución para nombramientos

El jefe de Recursos Humanos de la Cámara de Diputados Julio César Arévalo, justificó designaciones de directores de comisiones en concepto de “cargo de confianza”. Sin embargo, dejó en evidencia que ignora los alcances de la resolución 563 del propio colegiado legislativo.

El artículo 2 de la resolución 563 de la Cámara de Diputados, que fue aprobada por unanimidad por el pleno, dispone que las direcciones de comisiones no son consideradas como cargos de confianza por lo que no se puede designar a funcionarios al arbitrio de los legisladores, utilizando como excusa la “confianza”, lo cual le fue recordado por la periodista de la 650 Miriam Soilán a Julio César Arévalo.

Luego de enterarse de la resolución, Arévalo dijo que no es así y que los cargos son de “libre disponibilidad” del presidente de la Cámara de Diputados. Sobre la posibilidad de que asuman directores que no conocen los cargos en los cuales fueron designados, expresó que desconoce esa situación y que normalmente piden asesoramiento “una o dos semanas”.

Agregó que los designados van a ser sometidos a evaluaciones y que el presidente de la Cámara de Diputados Miguel Cuevas, será el que verifique el cumplimiento de las funciones de cada uno de los directores.

Con respecto al dispensario médico, sostuvo que también se evaluará el trabajo que realice cada uno de los profesionales ya que, al tener más de 25 funcionarios, se debe contar con una dependencia sanitaria.

Agregó que los médicos que prestan servicios en el dispensario realizan recorridos en la Chacarita para atender a los habitantes de la zona ribereña pero reconoció que, por ejemplo, el odontólogo no cuenta con una silla para desempeñarse.

“El personal de blanco se rige por su ley. Tienen un horario que cumplir que dice que pueden trabajar acá tantas horas”, expresó el jefe de RRHH justificando los dos días laborales a la semana. Indicó que los profesionales serán redistribuidos a otras dependencias como penitenciarias y otros lugares donde se necesita atención médica.

 

"No pongas peros, hacete los controles a tiempo porque una detección precoz sí puede salvarte del cáncer"

Siete años atrás, Gilda Salgueiro recibió una diagnóstico de cáncer de mama e inició una serie de cirugías, cambios de tratamiento y de especialistas y desde su experiencia, insiste en la importancia de buscar siempre una segunda opinión, no ponerse excusas para iniciar un tratamiento y finalmente disfrutar la vida al máximo.


Fuente: Patricia Cañete/ Anto Eguren

Cáncer era una palabra que la escuchaba sin darle importancia y mucho menos sin imaginarse que algún día sabría en carne propia lo que traería consigo el peso de su significado. Un carcinoma ductal grado dos infiltrante fue el diagnóstico que siete años atrás recibió Gilda Salgueiro de 51 años.

“Cáncer de mama”. La primera reacción fue automática y sintió que su mundo se desplomaba y que tenía los días contados. Gilda proviene de una experiencia de haber tenido una madre fibroquística que pasó por ocho operaciones sin complicación alguna y ella también los tenía entonces le resultaba hasta chistosa la recomendación de realizarse el auto examen mamario para detectar alguna anomalía.

“Tenía tantos bolones, así les llamaba y pensaba cómo voy a saber entre tantos si alguno tiene algo malo”, recuerda. Pero llegó un momento en que las mamas se pusieron densas, pesadas, calientes y escamosas.

Se realizó los estudios y los resultados indicaron que tenía un exceso de estrógeno y muy poca progesterona y entonces, para equipar la cantidad de hormonas que su cuerpo producía, le recetaron progesterona no sin antes realizarse una mamografía y una ecografía mamaria que indicaban que todo estaba bien.

“Craso error. Me dieron tratamiento para un año pero al segundo mes tuve como una alerta porque el tratamiento me hacía sentir mal. Mi cuerpo lo rechazaba”, afirma.

Vuelta a consultar. Biopsia. Mastectomía. “La operación para mí no fue nada porque mi mamá se operó tantas veces que ni le di importancia”, recuerda.

“Infiltrante es que sale de la cápsula y puede ir a cualquier parte del cuerpo. Se me cayó el mundo porque el cáncer no formaba parte de mi vida y no podía creer lo que me estaba pasando, para mí cáncer era contar cuántos días me quedan”.

Optó por sacarse ambas mamas ya como prevención y fue cuando recurrió a una especialista que le recomendaron y esta le indicó quimioterapia. “No me parecía correcto, quería otra opinión y fui junto a otro especialista que nuevamente me pidió el examen hormonal antes de la quimioterapia y resultó que el tratamiento fue en forma oral con medicamentos, porque la causa del cáncer era hormonal, ni 1000 quimioterapias iban a eliminarlo”, relata.

Gilda recomienda buscar siempre una segunda opinión cuando se tiene un diagnóstico de cáncer, que siempre hay una llamada de atención a la que se debe dar importancia y actuar.

Siguieron las idas y vueltas a consultar. Los efectos colaterales de su medicación contemplaba el probable ensanchamiento del endometrio y posible cáncer. Una nueva cirugía para extraerlo por completo fue la indicación, el procedimiento quirúrgico presentó complicaciones y Gilda quedó en terapia intensiva.

Tras la experiencia en su última cirugía, ya optó por el vaciamiento completo porque el estrógeno seguía produciéndose en sus ovarios. Recibió un cambio de medicación y de esa situación pasaron siete años en los que Gilda se realiza los estudios y todo indica que el cáncer se fue.

“Ya pasaron siete años de eso y es la gracia de Dios y mi fe lo que me ayuda mucho, también los medicamentos, los amigos, el apoyo de todos, puedo decir que estoy muy feliz gracias a Dios mis análisis salieron todo bien la última vez y estoy con un tratamiento acertado”.

“Cuando hay una duda hay que buscar otra opinión, cuando no estás conforme, tu cuerpo reacciona rechaza, hay que buscar y tienen que ser especialistas porque existen los profesionales, los comerciales y otros que por error humano también se equivocan pero siempre hay que buscar otra opinión. El origen del cáncer se sabía en mi caso y si no me hubiera hecho este tratamiento no podría contar el cuento”, reflexiona.

Lamentó que sigan existiendo casos de mujeres que llegan a un tratamiento en último estado y en los que ya no hay nada que hacer para revertir la situación. “No hay que ponerse excusas, que el horario, que el trabajo. No. Las mujeres tenemos una ley que nos faculta para utilizar un día libre para hacernos los estudios necesarios y es la insistencia de las mujeres que pasamos por esto, la prevención es fundamental. Seas de una institución pública, privada, tenemos una ley que nos ampara”, señala.

Hoy, Gilda tiene como lema que la vida hay que vivirla, que decir que es corta por más gastada que esté la frase ella la vive al máximo y aclara que disfrutarla no significa dejarse llevar por los desenfrenos sino hacer cada cosa intensamente, disfrutando de los afectos, de los valores y buscar la paz con uno mismo, con los demás, no tener enemigos y aprender a perdonar.

Desechó de su alimentación lo que entendió que no es saludable y no suma a su bienestar y lleva una vida lo más natural posible en cuanto a alimentación y actividades al aire libre.

“Hay que evitar el estrés porque no hay algo que valga la pena como la vida para estresarse y aprender a perdonar porque no perdonar lleva también a enfermarse. Perdonar es costoso, lo sé pero no perdonar es mucho más costoso porque repercute en el cuerpo. La vida es un abrir y cerrar de ojos y entonces no hay nada mejor que pasarla bien”, puntualiza.