Su religión no les permite: recurren a la justicia para evitar ir a clases los sábados

Dos estudiantes de Medicina de la Universidad Nacional de Itapúa (UNI) presentaron un recurso de amparo con el objetivo de no ir a clases los sábados. Según argumentaron, la iglesia a la que pertenecen les obliga a dedicar ese día de la semana exclusivamente a la adoración.

Arturo Alfonso y Vanessa Balbuena son alumnos del primer y segundo año, respectivamente, de la Carrera de Medicina de la UNI, cuya sede se encuentra en la ciudad de Encarnación.

Ambos se acercaron el día miércoles hasta el Palacio de Justicia, de la 3º Circunscripción Judicial, en compañía de su representante legal para presentar un recurso de amparo a través del que solicitan no acudir a clases los días sábados.

El abogado Rogelio Rivas explicó a Itapúa Noticias que sus defendidos se han amparado en el derecho a la libertad religiosa y de culto establecido en el Art. 24 de la Constitución Nacional, algo que inclusive se encuentra protegido a través de tratados internacionales.

Ambos estudiantes pertenecen a la Iglesia Adventista del Séptimo Día, una secta protestante que establece el sábado como día sagrado destinado exclusivamente para la adoración, situación que -según argumentaron- les impide ir a la universidad.

En entrevista con Telefuturo, tanto Alfonso como Balbuena contaron que ya van perdiendo varios exámenes y clases a raíz de esta situación, por ello intentaron convencer a las autoridades universitarias para que les permitan tener un permiso especial, pedido que finalmente les fue denegado.

“Tratamos de negociar, hicimos notas, hablamos con el decano y con el consejo universitario planteando hacer otros trabajos en compensación o dar clases de refuerzo otros días de la semana”, indicó uno de los alumnos al canal.

Según mencionó el abogado defensor, este es el primer caso de este tipo que se registra en el departamento de Itapúa, aunque recordó que en la capital ya existen precedentes de estudiantes de Medicina de la UNA que habían presentado acciones judiciales y tuvieron curso favorable a sus pedidos.

 

Joven que derribó columna y muralla dio positivo al alcotest

El conductor que esta madrugada sacó de raíz una columna de la ANDE y derribó la muralla del Regimiento de Infantería frente al club Olimpia, dio positivo al alcotest.

Ricardo Ramón Morel Fariña (22), trasladado a departamento de Investigación de Delitos, sección Criminalística para la prueba de alcotest, dio positivo con el 0,52 mg/l y quedó demorado en la Comisaría 6ª.

El hombre protagonizó un accidente de tránsito a las 2:40 de esta madrugada sobre la Avda. Mariscal López, en su intersección con la Avda. General Santos.

El conductor circulaba por Mariscal López cuando perdió el control del volante, subió a la vereda, sacó de raíz una columna del tendido eléctrico y derribó gran parte de una muralla del Regimiento de Infantería.

A pesar de que no hubo heridos, debido a que por el horario y la lluvia nadie circulaba por el lugar, el hombre fue aprehendido por exposición a peligro del tránsito terrestre.

La asistente fiscal, Luján Alegre, por instrucciones del fiscal de turno Eugenio Ocampos, ordenó que la camioneta Toyota Hilux quede en la Comisaría 6ª.

La representante del Ministerio Público fijó fecha de audiencia para el próximo 27 de noviembre, a las 9:00.

 

Villamayor dice que la delincuencia es un problema social: “Tenemos una sociedad enferma”

El ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, considera que el país tiene una sociedad enferma que necesita tratarse, ya que esto genera delitos como: homicidios, asaltos, y enfrentamientos. Aseguró que la Policía no puede impedir que la gente sea violenta.

A más de 100 días del Gobierno de Mario Abdo Benítez, su principal hombre de confianza, Juan Ernesto Villamayor, habló acerca del rol del Ministerio del Interior en cuanto a los flagelos que aquejan al país.

Al respecto, mencionó que los hechos como: enfrentamientos después de los encuentros deportivos, casos de violencia intrafamiliar, y homicidios múltiples como el ocurrido en la “casa del horror” son cuestiones que la Policía nunca podrá evitar, porque el origen del conflicto es otro.

“El Ministerio ha detectado que tenemos una sociedad enferma, la sociedad tiene que tratarse, más del 50 % de los delitos son de violencia intrafamiliar”, reveló Villamayor, en entrevista con la 970 AM.

Aclaró que la Policía puede cooperar en restablecer el orden pero no puede impedir que la gente sea violenta, pues ahí deberían intervenir otras instituciones del Estado.

“Si después de un partido de fútbol de acuerdo al resultado pueden salir mil personas a las calles a destruir casas y vehículos, o a abrir fuego de una hinchada a la otra, o si alguien es capaz de matar a cinco integrantes de una familia durante cinco días y al sexto día hacer una fiesta, el problema es otro y no lo resuelve solo la Policía”, enfatizó el secretario de Estado.

No obstante, Villamayor informó que desde su administración se está buscando fortalecer todos los cuadros policiales y ampliar el volumen de personal activo, al servicio de la ciudadanía.

 

Desean más productos importados: comerciantes bloquean el Abasto

Un grupo de comerciantes de productos frutihortícolas cerró esta madrugada el acceso al Mercado de Abasto, en protesta a la prohibición vigente para importar productos como papa, tomate y cebolla. Según manifestaron, la producción nacional no logra abastecer la demanda.

Desde las primeras horas de este viernes, un pequeño grupo de comerciantes decidió hacer un bloqueo que duró alrededor de 6 horas en los principales accesos del Mercado de Abasto, ubicado sobre la Avda. Defensores del Chaco de Asunción.

Héctor Adorno, importador de productos frutihortícolas, manifestó a Radio Monumental que decidieron impulsar esta medida de fuerza debido a que reciben mucha presión de parte del Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (SENAVE) y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Según indicó, desde dichas instituciones estarían poniéndoles trabas y restricciones para importar productos como papa, tomate y cebolla de países vecinos bajo el argumento de tratar de frenar el contrabando imperante.

Adorno aseguró que los productos nacionales no son aptos para comercializarse debido a su baja calidad, además de que no logran abastecer la gran demanda existente. Sobre este punto, sostuvo que lo que no se puede cubrir legalmente se compensa con productos ingresados de contrabando.

Los días lunes, miércoles y viernes se lleva una carga diaria de 1.500 bolsas de papa al Mercado de Abasto, aunque dicha cantidad no es suficiente para satisfacer la demanda, según indicó. A su criterio, se necesitan entre 7 a 12 cargas por día para cumplir con los clientes.

“El 90% es contrabando y el 10% es producción nacional”, indicó el entrevistado a la 1080 AM, al tiempo de mencionar que los productos se han encarecido a raíz de la falta de mercaderías en el Abasto.

Los comerciantes de dicho mercado piden al SENAVE que les conceda la autorización requerida para poder importar productos frutihortícolas a fin de poder comercializarlos allí y cubrir la demanda existente.