Tras desayuno con obispos, Abdo se fue por la puerta de atrás

El presidente Mario Abdo Benítez compartió un desayuno con los obispos después de la misa central y posteriormente se retiró por la puerta trasera para evitar dar declaraciones.

Luego de la crítica homilía del monseñor Ricardo Valenzuela a la “desvergonzada corrupción”, la injusticia y otros flagelos, el jefe de Estado, Mario Abdo Benítez, compartió un ameno desayuno con los obispos, por espacio de una hora aproximadamente.

Periodistas de todos los medios esperaron pacientemente la culminación del encuentro para obtener un par de palabras del presidente, acerca del mensaje pronunciado durante la celebración eucarística, sin embargo, no fue posible.

Mientras salían a hablar algunos ministros y representantes del Gobierno, Abdo Benítez utilizó otra salida para retirarse y así poder escapar del acecho de la prensa, para no tener que dar ninguna declaración.

El monseñor Ricardo Valenzuela habló después del desayuno y comentó que solamente hablaron de Caacupé, anécdotas y temas genéricos, pero que no conversaron sobre lo que fue la homilía en sí. Aclaró que el sermón también alcanzó “en parte” a Abdo pero no enteramente, ya que su administración recién comienza.

 

Aplauden que Iglesia reconozca abusos

La ministra de la Niñez, Teresa Martínez, valoró que el monseñor Ricardo Valenzuela reconozca y pida perdón por los abusos sexuales que salpican a la Iglesia Católica.

El primer paso para solucionar un problema es reconocerlo, para después poder enfrentarlo, según consideró la ministra de la Niñez, Teresa Martínez, luego de la misa central de Caacupé celebrada esta mañana en medio de una multitud.

“En todo lo que se quiera cambiar, lo primero es reconocer el problema y comenzar a trabajar sobre eso”, dijo Martínez en breve charla con la 780 AM.

Señaló que el abuso sexuales a menores de edad por parte de sacerdotes, pastores y religiosos en general, es una realidad que afecta a varios países del mundo y que todos los estamentos de la sociedad deben luchar contra eso.

Durante su extensa homilía, el monseñor Ricardo Valenzuela tocó entre los primeros puntos los abusos a menores cometidos por representantes de la Iglesia y pidió perdón por todos los casos, al tiempo de instar a denunciar siempre.

Reiteró que la Iglesia no es un lugar para delinquir y que son más los que dan sus testimonios de vida sobre el evangelio.

 

Buscan a niño desaparecido en San Lorenzo

Un menor de siete años está perdido desde ayer a la mañana en San Lorenzo. Los familiares piden ayuda para encontrarlo.

Se llama Santiago Cabañas, tiene siete años y se lo vio por última vez ayer viernes en en la vereda de su casa , en el barrio Lérida de Reducto, San Lorenzo, según indicaron sus familiares.

El chico es rubio, de ojos verdes y vestía una remera amarilla, un short azul y zapatillas negras al momento de su desaparición.

En caso de haberlo visto o de conocer algún dato, se solicita comunicarse al 0983 125 151, con los padres del niño.

 

Monseñor condena impunidad, "desvergonzada corrupción", autoblindaje e inseguridad

La homilía de la misa central de Caacupé lanzó críticas contra el tráfico de influencias, la justicia pronta y barata, la corrupción y varios otros males de la sociedad. El monseñor Ricardo Valenzuela pidió perdón por los casos de abusos de menores que salpican a la Iglesia Católica.

En presencia de miles de de devotos, entre ellos, altas autoridades del Gobierno, el monseñor Ricardo Valenzuela aprovechó la homilía para expresar importantes mensajes y reclamos sobre la situación del país.

No obstante, antes de los cuestionamientos a la clase política optó por reconocer los errores de sacerdotes y religiosos y pidió perdón por los abusos de menores y otros delitos. “Una vez más pedimos perdón, rogando que los delitos se denuncien ante la justicia”, afirmó.

Seguidamente condenó los casos de tráfico de influencias, las protecciones mutuas, la falta de oportunidades para un empleo digno, la violencia, los homicidios, los secuestros y la inseguridad.

“Basta ya, a la desvergonzada corrupción e impunidad a la que se ha llegado, la ley no es igual para todos, es sabido que los políticos tiene sometidos a los jueces y fiscales, mediante organismos manejados por ellos mismos, estamos al borde de la justicia por mano propia”, dijo el monseñor Valenzuela.

También manifestó su rechazo hacia los que pretenden enseñar a los niños a ir contra su propia naturaleza y a los que buscan sustituir los valores familiares por el individualismo y el libertinaje.

El monseñor criticó además el exagerado consumo de bebidas alcohólicas de los conductores que consecuentemente causan fatales accidentes de tránsito o dejan personas discapacitadas de por vida.

Valenzuela animó a los fieles cristianos a empeñarse a los cambios radicales que necesita la sociedad de forma urgente y pidió a los jóvenes alejados de la Iglesia, que retornen y se conviertan en auténticos discípulos de Jesucristo.