Tres detenidos por crimen de guardia en surtidor

Efectivos de Investigación de Delitos allanaron una vivienda, donde incautaron varios objetos y detuvieron a tres personas sospechosas de crimen de un guardia durante el asalto a una estación de servicios de Alto Paraná.

El procedimiento se llevó a cabo en un domicilio ubicado en el Km 10, Lado Monday y estuvo a cargo del fiscal Andrés Eduardo Arriola, por orden de la jueza Teresita Cazal.

Del lugar incautaron dos motocicletas, una campera de cuero, un buzo con capucha y un par de zapatillas. Además, siete celulares, seis cartuchos sin percutir calibre 38, tres puñales y una notebook, todos ellos, derivados al depósito del Ministerio Público.

En el operativo detuvieron a Luis Alberto Giménez (29); Jorge Luis Giménez (27) y Maximino Silva, presunto conductor de la motocicleta el día del atraco.

El miércoles pasado arrestaron a Hugo Pereira Velázquez, presunto autor del disparo que acabó con la vida del empleado del servicentro.

Estas personas son sospechosas de participar del asalto a la estación de servicios Barcos y Rodados de Alto Paraná, donde asesinaron a Freddy Alberto Meza Miranda (20), guardia de seguridad de la empresa GEC.

Según los relatos, uno de los delincuentes forcejeó con el guardia al intentar reducirlo, tras lo cual llegó el cómplice quien efectuó el disparo fatal. Posteriormente ambos escaparon con dos millones de guaraníes .

 

Quíntuple crimen: padre de imputados anuncia huelga de hambre

Los padres de Marcelo Gabriel (23) y María Araceli Sosa Díaz (22) piden justicia para sus hijos, al asegurar que son inocentes y que desde el inicio colaboraron con la investigación, aunque no hayan declarado ante la Fiscalía.

Con la 970 y la 650 AM hablaron el señor Felix Gabriel Sosa y la señora Aidée Carolina Díaz. El hombre anunció que dejará de comer para que la justicia lo escuche y libere a sus hijos imputados y encerrados por supuestamente ser cómplices del asesinato de Dalma Rojas Rodas (25), sus hijos Cristian Santino Barrios Rojas (6) y Saulo Pío Nahir Rojas (4), su madre Elva Graciela Rodas de Rojas (51) y su padre Julio Rojas Delvalle (52).

“Mis hijos son inocentes. Si en la semana no le liberan a mi hija, voy a hacer huelga de hambre, al extremo voy a ir. Araceli es la compañera de trabajo de Bruno. Marcelo trabaja en otro lugar, a unas cuadras del trabajo de ellos. Yo confío en que mis hijos son inocentes. Su problema fue estar en el lugar incorrecto. Mi hija en todo momento colaboró con la Policía”, argumentó el ciudadano.

A su vez, Aidée Carolina dijo que la fiscal no tuvo en cuenta que sus hijos no poseen antecedentes y no les dio la oportunidad de ser escuchados. “Ellos querían declarar pero la defensora fue la que les dijo que no lo hagan. Ahora contratamos ya a un abogado”, dijo.

“Nosotros sabemos cómo criamos a nuestros hijos. Yo soy chacariteña, pero mi madre me crió con el sudor de la frente. Tenemos una familia educada y bien formada. Siempre rezamos al levantarnos de la cama”, indicó.

Ambos padres resaltaron que temen por la vida de su hijo por las supuestas amenazas que le habría hecho Bruno Marabel, principal sospechoso de este caso.

 

¿Pacto satánico? Crimen secuencial en la casa del horror, la nota del abuelo es clave

Bruno Marabel (19) habría matado de manera secuencial en un lapso de cinco días a los miembros de la familia en la “casa del horror”. El abuelo de los dos niños también asesinados intentó pedir ayuda para sus nietos, dejando notas de auxilio.

Son varias las conjeturas respecto a cómo, cuándo y por qué se produjo el macrabro quíntuple asesinato en el interior de una vivienda ubicada en el microcentro de la ciudad de Asunción.

Hasta el momento el principal sospechoso es Bruno Marabel, quien era esposo de la fallecida Dalma Rojas Rodas (25), cuyo cuerpo fue encontrado el pasado lunes en el interior de una fosa junto a los cadáveres de sus hijos Cristian Santino Barrios Rojas (6) y Saulo Pío Nahir Rojas (4) y su madre Elva Graciela Rodas de Rojas (51).

En el caso del padre de Dalma, Julio Rojas Delvalle (52), fue hallado en la parte principal de la vivienda y estaba cubierto con cemento, ropas, madera y hojas de papel.

La víctima dejó notas de auxilio en papeles de servilletas, guardadas en su riñonera, para que se salven los más pequeños de la casa. En uno escribió “AYUDA NIÑOS” y en otro las letras “D. B.”, que podrían ser las iniciales de Dalma y Bruno, aunque no se descarta que signifiquen otra cosa.

“Si es que se confirma que actuó solo, existe la posibilidad de que no los hay matado el mismo día, porque existe un lapso mínimo de cinco días. Puede haberse dado en manera secuencial y no todos al mismo tiempo, eso se afianza con la nota del papá de Dalma que intentó escribir”, dijo la fiscal del caso Esmilda Alvarez respecto a esta fuerte hipótesis que se maneja.

Con relación al motivo del horrendo crimen múltiple, en charla con la 730 AM sostuvo que son dos hipótesis las que se manejan actualmente: una pasional y otra con fines económicos. Aunque no descartó tampoco que pueda deberse a un pacto de satanismo, tal como mencionaron las otras personas investigadas en calidad de cómplices. Bruno al parecer manifestó que debía cumplir una promesa (tatuarse la imagen de San La Muerte) por un beneficio que había obtenido.

La fiscal contó por otra parte que la familia asesinada contaba con frondosos antecedentes, ya sea por denuncias intrafamiliares o por casos de estafas.

Ahora queda esperar el análisis a las imágenes de circuito cerrado de un kiosco que está en inmediaciones de la “casa del horror”. El Ministerio Público espera que el video pueda dilucidar más lo que habría ocurrido en la vivienda.

 

Cámaras de un kiosco aportarán datos de quíntuple homicidio

El asesinato de cinco personas en una vivienda del microcentro presenta todavía muchas incógnitas a pesar de las declaraciones y los elementos recogidos. La Fiscalía ahora cuenta con las imágenes captadas desde un kiosko, cuyas cámaras son las únicas que funcionan en la cuadra.

La fecha de los homicidios y la posibilidad de que se hayan cometido en días diferentes son todavía un misterio para el Ministerio Público, teniendo en cuenta las declaraciones de una de las detenidas, quien dijo haber visto con vida al padre de Dalma, un día antes del karaoke organizado en la casa.

En tal sentido, la fiscal Esmilda Álvarez aclaró que todavía no escuchó personalmente a los procesados y que deberá corroborar cada una de las afirmaciones en su momento.

No obstante, entre algunas de las diligencias realizadas reveló que se tuvo “la suerte” de encontrar un kiosco que sí dispone de cámaras de seguridad, a diferencia del resto de la cuadra.

“Es factible tener con eso una posibilidad de contrastar ciertas informaciones que van surgiendo”, comentó a la 970 AM la fiscal Álvarez.

También se examinarán los celulares de los detenidos en presencia de un juez penal de garantías y de las partes, a fin de preservar el derecho de los implicados.

Asimismo ya tomaron declaraciones de los docentes y directores de la escuela a la que iban los niños asesinados. También obtuvieron el registro de asistencia para comprobar hasta qué día acudieron a clases.

Bruno Javier Marabel Ramírez (19), supuesto exnovio de Dalma María Rojas, es el principal sospechoso del múltiple homicidio. También están procesados como cómplices: Alba Rosalía Armoa Núñez (18), actual pareja de Marabel; a María Araceli Sosa Díaz (23), compañera de trabajo de esta última, y a Marcelo Gabriel José Díaz (23), hermano de María Araceli.