Una tarde en la villa 31

La mayoría de los extranjeros que vive en la Villa 31, un emblemático y estigmatizado asentamiento de Buenos Aires, es de nacionalidad paraguaya. En sus pasillos y paredes se encierran historias de compatriotas forzados a migrar para buscar otras oportunidades. La mayoría logró rehacer su vida a razón de trabajo y sacrificio, pero también están quienes tomaron el camino de la violencia y las drogas, principalmente los más jóvenes.

Por Aldo Benitez de La Nación

Uno de los pasillos que lleva a la Villa se abre entre la estación de ferrocarril y la terminar del ómnibus de Retiro. Es una zona “chic” de Buenos Aires, que tiene, por ejemplo, al hotel Sheraton dando la bienvenida a la ciudad, apenas a unos 40 metros de donde se levanta la Villa. De acuerdo al último censo oficial que tienen en la Argentina de 2010, la población en este lugar era de unos 27.000 habitantes. Hoy, seis años después, las autoridades locales creen que se tiene 40.000 habitantes en toda la Villa.

Este pasillo que interna dentro de la Villa tiene unos 6 metros de ancho y parece no tener fin. Las casas están hacinadas y pinta un cuadro muy parecido a lo que se tiene en la Chacarita, en Asunción, pero a diferencia de lo que uno encuentra en “la chaca”, en la Villa 31 prácticamente cada casa tiene su propio negocio. Como el espacio es pequeño, los habitantes se ingenian para montar sus puestos de venta o de servicio, en donde se puede encontrar de todo y para todo. Pasado el mediodía, el movimiento se intensifica. Los trabajadores de puestos de comida rápida ya están preparándose para la noche. Bajan las mandiocas, limpian sus puestos, preparan los choripanes, mientras desde alguna ventana suena una cumbia que se mezcla con una música paraguaya.

Al avanzar unos metros, un pasacalles que cuelga entre carteles, hierros y banderas, felicita por el sexto aniversario del Barrio San Martín, uno de los últimos barrios que se formaron dentro del asentamiento. Las casas en este lugar no tienen más de 5 metros de frente, pero pueden llegar incluso a 20 metros de fondo. Como no hay espacio para tener patios ni veredas, las construcciones van hacia arriba y algunas viviendas llegan incluso a tener hasta dos pisos. Por lo general, la planta baja se usa para instalar un negocio, el primer piso para la vivienda y desde el segundo piso generalmente se alquila para otras personas que llegan a la Villa.

De los cerca de 40.000 habitantes que tiene hoy la Villa 31, al menos la mitad son extranjeros. De esta cantidad, la amplia mayoría representa a la colectividad paraguaya. Según los últimos datos oficiales, los paraguayos representan prácticamente el 48% de todos los extranjeros que vive en la zona. Luego siguen los bolivianos, con el 28%, mientras que el 20% corresponde a los peruanos. Existe apenas un 2% que corresponde a ciudadanos de otras nacionalidades. La otra mitad de los habitantes son argentinos, pero un buen porcentaje de estos también ya son hijos de paraguayos.

Los números estadísticos parecen estar acorde a la realidad que se observa al recorrer esta Villa. Es casi normal ver a niños con las camisetas de Cerro Porteño y Olimpia jugar por estas calles, levantando el polvo del cemento. Hay jarras sudadas de tereré para aplacar el calor casi en cada casa o negocio, y mucha gente trabaja en la gastronomía tradicional paraguaya, ofreciendo chipa, mbejú y la infaltable sopa paraguaya, que por cierto, tiene mucha demanda.

De acuerdo con los datos que manejan en el Consulado paraguayo en Buenos Aires, actualmente 890 mil ciudadanos paraguayos ya tienen su DNI argentino, es decir, la cédula de identidad argentina. “Conforme a las estadísticas de Migraciones de este país, actualmente existen 890 mil ciudadanos paraguayos con DNI, precaria o definitiva” señala Carlos Alfredo Closs, cónsul de Primera en contacto con La Nación. Explica que eso de precaria se refiere a un primer documento que sirve por dos años, hasta que se pueda tramitar el DNI definitivo.

“Hay que agradecer la generosidad del pueblo argentino para con nuestra gente. Aquí es muy fácil tener la documentación necesaria para poder trabajar, adquirir derechos” dice Closs. Añade que actualmente mucha gente está retornando a Paraguay pero por razones particulares. “Acá a los paraguayos se les considera como una fuerza laboral muy importante. El paraguayo te trabaja en la albañilería, en la recolección de basura, en sectores en que muchas veces no se consigue una mano de obra eficiente. Tenemos muchos paraguayos que han logrado una muy buena posición en diferentes ámbitos, pero siempre en base al trabajo” expresa Closs.

El funcionario, que hace dos años trabaja en el lugar, dice que para enero próximo, el consulado en Buenos Aires va a tener habilitado dos ventanillas con sistema informatizado para la renovación de cédula o la obtención de antecedentes policiales con el departamento de Identificaciones. Considera que esto es un paso importante para los compatriotas, ya que con eso se podría obtener la cédula en menos de 15 días, una documentación que lleva casi 90 días poder tener con el sistema actual.

Un contingente de hombres llega a la Villa cerca de las 18.00 desde la zona de la terminal de Retiro. Es muy fácil determinar que se trata de un grupo grande de paraguayos que trabaja en la albañilería; mochila o bolsón al hombro, kepis, termo de tereré en la mano y chistes en guaraní mientras hacen la caminata para llegar a sus casas. Según Nelson Bordón, un paraguayo que tiene 47 años y que hace 27 se mudó a Buenos Aires buscando nuevas oportunidades, una gran parte de los paraguayos que vive en esta Villa se dedica al trabajo de albañil.

El principal motivo para trabajar en la construcción es la buena paga que dan en el sector. Un ayudante albañil puede sacar hasta 450 pesos por día, lo que en nuestra moneda representa unos G. 135.000. Un maestro albañil gana entre 600 y 800 pesos al día, es decir, entre G. 180.000 a G. 240.000 por jornada de trabajo. Una suma absolutamente impensado en obtener en nuestro medio.

De los 27 años que lleva viviendo Nelson Bordón en Argentina, 22 hace que está en la Villa 31. Recuerda que cuando llegó al lugar, en 1994, había apenas 60 casas en su zona. Su vivienda está ubicada a unos metros de la autopista Arturo Illia, conocida como Autopista Norte, uno de los principales accesos al centro de Buenos Aires. Bajo la estructura de la Autopista, en los últimos años, centenares de familia fueron construyendo casas y expandiendo la Villa 31. El gobierno de la ciudad de Buenos Aires anunció meses atrás que estas personas serían desalojadas y reubicadas, pero hasta ahora, en el lugar, no creen que esto pueda ser posible.

Nelson Bordón nació en San Juan Bautista, Misiones. Trabajó en principio como albañil, oficio que momentáneamente dejó para dedicarse de lleno a su negocio, una despensa en donde vende los más variados productos paraguayos. El nombre de su local es “Productos de Paraguay”, y si bien se puede insinuar que le faltó originalidad para el nombre, lo que no se pone en duda es la seguridad con la que Nelson Bordón se expresa sobre la Villa 31.

“La Villa 31 es mi hogar. Aquí es como en todos lados, están lo que trabajan y están los que se van por mal camino. A mí nunca me molestaron los vagos, porque yo me dedico a lo mío, hago mi trabajo, me dedico a mi familia (junto a su esposa tiene dos hijos que son argentinos) y no le molesto a ellos” señala Nelson Bordón. Su hija, Audelina, tiene 12 años y se dedica a la música. Ya sacó un disco con temas que ella misma compuso, la mayoría, canciones de tinte patrióticas.

Cuenta don Nelson Bordón que, junto a vecinos de la época, y como para mantener intacto la tradición paraguaya, en 1997 empezaron a construir una pequeña capilla con la imagen de la Virgen María. Poco después la denominaron Capilla “Caacupé”, en honor a la santa patrona de Caacupé.

Como la historia de Nelson Bordón hay cientos en este lugar. Pero está la otra historia también de los paraguayos que viven aquí y que pone en guardia a las autoridades policiales argentinas. El submundo de la delincuencia, de la mano con el de la droga, es una situación imposible de ocultar en la Villa 31, algo que también se da en cualquier otro barrio porteño o asunceno pero con otras características.

En abril pasado, un juez federal ordenó un megaoperativo dentro de la Villas 31 y 31 bis. El procedimiento, difundido por los medios, dejó como saldo la incautación de 30 kilos de marihuana, cerca de 20.000 dosis de paco (un tipo de droga fabricado con restos de cocaína y de bajo costo) y la confirmación de que gran parte del mundo narco dentro de la Villa es manejada por un grupo de paraguayos, conocido como “los sampedranos”, ya que son oriundos de San Pedro. La intervención se llevó a cabo meses después de una serie de asesinatos en la Villa entre este grupo y otro (cuyos integrantes son peruanos) que peleaban por el control del circuito de la droga.

En enero pasado, en apenas un mes, seis personas fueron asesinadas en el marco de esta micro-guerra, según los reportes periodísticos argentinos. El último asesinado fue un paraguayo que tenía apenas 14 años. Estaba acompañado de su hermano mayor, quien habría sido el objetivo de los sicarios. Posterior a este hecho, las autoridades argentinas decidieron reforzar los controles en la zona de la Villa 31. La Policía Federal tiene actualmente un destacamento debajo mismo de la Autopista. Esta unidad es conocida como Cuerpo de Prevención Barrial y está en contacto directo con la gente que vive en las Villas. En la Villa 31, seis uniformados salen a hacer recorridos cuando termina la tarde.

Para Miguel Angel Denis Barrios, un caaguaceño que está hace 12 años viviendo en la Villa 31, dice que la inseguridad es solamente para quienes se meten en ese mundo. “Ellos se “arreglan” con sus reglas entre ellos. Acá el trabajador vive tranquilo. Ustedes tuvieron problemas para entrar? Alguien les molestó?” dice al equipo de La Nación. Don Miguel Angel llegó a la Villa luego de pasar por un mal momento personal y económico en Caaguazú. Cuenta que una vez que estuvo aquí, empezó a trabajar en las carnicerías, transportando carne, chura y menudencias en carretilla o en sus hombros, durante horas, pero que esto le sirvió para armar una familia, tener hoy en día dos negocios en la Villa y ayudar a su hijo mayor a recibirse de odontólogo en Paraguay.

Miguel Denis Barrios dice que ahora están viendo la forma de formalizarse ante la AFIP, la autoridad argentina encargada de cobrar los impuestos. “Nos dijeron que es importante y que va a traer beneficios para nosotros” señala, mientras reniega la guampa con los colores de Olimpia con el que se sirve un sorbo de tereré. Agrega que desde hace un año más o menos, los precios de varios productos empezaron a subir, lo que hizo que haya menos circulante de dinero y por ende, un golpe a los bolsillos de los trabajadores. No obstante, afirma que en Buenos Aires sobra trabajo para quien realmente quiera trabajar. Igual, más allá de todo, para don Miguel Denis Barrios volver al país es una cuestión que no sale de su cabeza y menos de su corazón. “Pienso en eso todo el día” cierra.

La asunción de Mauricio Macri como presidente de la Argentina, hace un año, trajo igualmente preocupación entre los compatriotas sobre su política migratoria, especialmente, por las supuestas medidas que iba a aplicar para expulsar a los indocumentados. Sin embargo, hasta hoy, desde el Consulado mismo y los propios habitantes de la Villa 31 señalaron que no conocen de algún caso en el que se haya deportado a un paraguayo por no tener la documentación en regla. “Hasta ahora no sabemos nada, pero igual, hay que estar atentos, si esta gente dice que tenemos que irnos, nos vamos” razona don Nelson Bordón.

Se termina la tarde en la Villa 31. Los puestos de comida ya tienen a punto el choripan con las cervezas y gaseosas bien frías. Cientos de paraguayos cruzan la estación del tren y la terminal e ingresan al pasillo para ir a la Villa 31, esperando que al día siguiente en lo posible no haya lluvia, para poder trabajar en la albañilería. Un sofocante calor sacude a la noche de Buenos Aires, una ciudad que se convirtió en el país de cientos de paraguayos que no encontraron en su propia tierra la oportunidad de un futuro mejor.

Niña víctima de bala perdida abre los ojos y llora, y perfilan sitio donde estaría el autor

La niña de 13 años que sufrió herida de bala perdida en la cabeza, abre los ojos y llora cuando se le habla, pero no da otras señales de conciencia, informaron profesionales médicos y familiares de la misma.

La madre de la pequeña, Andrea Duarte, señaló que su hija abrió los ojos y lloró cuando le dijo algunas palabras, y que eso da esperanzas a la familia de que su evolución está siendo favorable.

Médicos por su parte expresaron que la paciente se encuentra estable, y que el personal encargado de su tratamiento está desplegando todo para garantizar la mejoría de la niña.

El lamentable episodio se había registrado el 23 de enero pasado, en la ciudad de Pedro Juan Caballero. El proyectil cayó y atravesó el techo de zinc de la vivienda, justo en el sitio en donde la adolescente entró para calzarse sus zapatillas.

Te puede interesar: Obtienen imágenes del atentado: sicarios dispararon sin bajarse del auto

LA AUTORIA

Por otro lado en la policía que destinó un equipo para investigar la autoría del hecho, señalaron que el autor del disparo estaría en un radio de 300 metros del sitio en donde se verificó el suceso.

Vecinos de la zona confirmaron que a la hora en que se reportó lo ocurrido con la menor, se oyeron varios disparos en una dirección aproximada que se dio a los investigaadores.

Te puede interesar: Triste noticia: fallecen los cuatrillizos que nacieron ayer en IPS

Sin embargo en el ente policial declinaron confirmar si la pesquisa tiene elementos como para esperar se llegue el culpable de haber hecho el disparo.

 

Pronostican una semana muy calurosa

La Dirección de Meteorología pronostica una semana calurosa en todo el país.

La meteoróloga Celia Sanguinetti pronostica que el amanecer de hoy se presenta cálido a nivel nacional, hacia la tarde el ambiente se tornaría caluroso con temperaturas máximas entre 33 y 37°C para la región Oriental y Occidental. También se prevé cielo mayormente nublado con vientos variables.

Entre el lunes y el martes, las temperaturas mínimas rondarían entre 21 y 24°C, mientras que, las máximas entren 34 y 38°C a nivel nacional.

En cuanto a las lluvias, estas se presentarían hoy y en los próximos dos días en forma de chaparrones en el norte y este de ambas regiones, tanto que, en el resto del país es baja la probabilidad.

¿Qué hacen los intendentes con los recursos del Fonacide para educación?

Con el objetivo de promover la rendición de cuentas de recursos públicos destinados a educación a nivel municipal, la campaña Más Transparencia de Juntos por la Educación insta a la ciudadanía a ingresar a las fichas distritales para conocer cuánto dinero recibe su comunidad para infraestructura y alimentación escolar y exigir a los intendentes que realicen audiencias públicas para rendir cuentas.

Óscar Charotti, director ejecutivo de Juntos por la Educación, explicó que la Ley 5590/16 obliga a las municipalidades a convocar audiencias públicas, a más tardar, el 15 de febrero de cada año para rendir cuentas sobre la aplicación y ejecución de los rubros del Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo (Fonacide) relacionados con inversiones en infraestructura y alimentación escolar.

Sin embargo, muchos municipios no satisfacen estos requerimientos, tal como señala Faraón Galeano, director de la escuela básica 7025 Ngalec Qom de Benjamín Aceval: “En 2020, solamente una vez nos entregaron el kit; en 2021 y 2022 no entregaron almuerzo escolar”.

“En el 2019, la municipalidad de Benjamín Aceval no cumplió  con los requisitos legales y, en consecuencia, en el 2020 no recibió el desembolso de Fonacide. En dicho periodo, Benjamín Aceval necesitaba 39 aulas y no se construyó ninguna. Además, se debía alimentar a 1926 estudiantes, pero solo 337 alumnos recibieron alimentación escolar”, lamentó el director ejecutivo de Juntos por la Educación.

“En el 2021, el intendente de Benjamín Aceval ejecutó apenas un 4 % en infraestructura, frente a una necesidad de construir 13 baños, solo fue construido un baño. Mientras que los fondos para alimentación escolar tuvieron una ejecución del 0 %, es decir, los niños se quedaron sin comida”, dijo.

En este sentido, Mariano Bareiro de la Federación de Entidades Vecinalistas del Paraguay (FEDEM) sostuvo: “La rendición de cuentas por parte de los intendentes a la ciudadanía es el arma más poderosa para la participación ciudadana, la transparencia y la lucha contra la corrupción”, enfatizó.

Leé más: Niños rezan para tener un aula, mientras el MEC hace caso omiso al pedido: “Se burlan de nosotros”

Otro caso que tampoco realizó la rendición de cuentas a la ciudadanía es el intendente de Lima del departamento de San Pedro, quien en  el 2021 ejecutó solo el 44 % del monto destinado para infraestructura educativa, construyendo apenas 3 aulas de las 20 aulas que se requerían. “En este caso, además damos cuenta de la insuficiencia de recursos, ya que a pesar de haber ejecutado el 71 % del monto asignado a alimentación escolar, de 1751 estudiantes solo recibieron alimentación 114 niños”, recalca Charotti.

Para conocer más detalles y la información completa sobre estos casos expuestos o de otros municipios están disponibles las Fichas Distritales, como parte de la campaña Más Transparencia, impulsada por Juntos por la Educación y FEDEM. www.observatorio.org.py/ficha-distrital/1/2

Sobre Juntos por la Educación 

Es una organización sin fines de lucro, independiente a cualquier gobierno, que no recibe dinero público y se financia con aportes de empresarios comprometidos con el país y con una educación pública inclusiva e integral que haga posible la convivencia en valores solidarios y que ayude a responder los desafíos del país y de su inserción en el mundo.

Asimismo, Juntos por la Educación, a través del Observatorio Educativo Ciudadano, pone a disposición información sobre la inversión del Fonacide y los requerimientos de infraestructura y equipamientos en los 255 municipios del país. Las personas pueden ingresar a la web, elegir el distrito que deseen y conocer en detalle cuánto dinero recibe la municipalidad en concepto de Fonacide y cuáles son las necesidades.