Viceministra buscará respuestas a crisis educativa en contexto sanitario

Alcira Sosa Penayo es la nueva viceministra del Ministerio de Educación y Ciencias. Asume en reemplazo de Robert Cano y asegura que aunque para este contexto cueste desarrollar planes alternativos, buscarán la forma de brindar respuestas satisfactorias.

“La gestión pública siempre fue desafiante y el proceso en medio de una pandemia genera incertidumbres”, admitió Sosa a Radio Nacional del Paraguay.

Alcira Sosa, quien trabajará con Juan Manuel Brunetti al frente de la cartera educativa señaló que “para muchos desafíos no siempre hay respuestas correctas”.

“Las decisiones en estos casos se toman a diario y mucho más aún si una cuestión como la pandemia ocurre a nivel mundial”, indicó, para luego enfatizar en la vuelta a las aulas.

Sobre eso mencionó que “se ha cumplido con un procedimiento de bioseguridad”, pero que la dinámica de la crisis sanitaria hizo que el MEC permita que los padres elijan la modalidad de enseñanza.

“El 70% de las familias optó por el retorno a las clases de sus hijos. Las decisiones son suyas”, aseguró Sosa.

En cuanto a la matriculación del alumnado a nivel país, Alcira Sosa explicó que para finales de marzo se tendrá la cifra exacta de inscriptos para la clase presencial y virtual, así como la migración del sector privado al estatal.

 

Colapso sanitario: "Estamos en una guerra desde hace una semana"

El doctor Roque Silva, director de la XI Región Sanitaria (Central), manifestó su preocupación ante la situación del COVID-19 en el país. Asimismo, lamentó el aumento de pacientes jóvenes entre 20 y 40 años de edad.

“Realmente pasamos un mal fin de semana, tenemos muchos pacientes jóvenes de entre 20 a 40 años de edad esperando una cama en UTI en sala de reanimación de las urgencias, y lo más preocupante de todo es que no tenemos en dónde derivarlos; nuestras camas en sala común y terapias están colapsadas”, indicó el doctor Roque Silva.

Enfatizó que el 50% de los jóvenes afectados por COVID-19 se encuentran en una situación complicada, de los cuales la mitad de ellos no tienen ninguna enfermedad de base.

Por otra parte, mencionó que aproximadamente unos 15 médicos y 20 enfermeros se encuentran en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI). “Estamos en una guerra desde hace una semana, estamos haciendo malabarismos para darle un lugar a la gente y evitar ese colapso que se vio en otros países. Estamos haciendo todo lo humanamente posible para evitar llegar a esa extrema situación”, exclamó.

Ante la situación actual, el doctor Silva pidió a la ciudadanía que aporte "su granito de arena" cumpliendo con las medidas sanitarias como el uso de tapabocas, distanciamiento físico, lavado de manos.

     

    El Chaco también adolece carencias por la alta tasa de casos de covid-19

    En el Hospital Integrado del Instituto de Previsión Social de Benjamín Aceval, la demanda de pacientes contagiados de covid-19 es alta y ello genera ineficientes respuestas en cuanto a salas disponibles y medicamentos.

    Luis Aveiro, director de la citada dependencia sanitaria comentó a Radio Nacional del Paraguay que las camas están casi completamente ocupadas.

    De las 23 camas que se tienen para internaciones, 20 están ocupadas. De estos usufructos, 18 corresponden a pacientes con covid-19 y dos pediátricos.

    Aproximadamente son treinta las personas que a diario acuden al hospital, diversificados entre casos positivos, sospechosos y en algunas ocasiones, incluyendo a todo un núcleo familiar.

    A pesar de la alta complejidad del centro hospitalario, el aumento de contagios puso al mismo en un estado de saturación, ya que algunos soportan la enfermedad en cuadros de gravedad.

    Aveiro explicó asimismo que ante la creciente de pacientes, varias cirugías programadas debieron ser dejadas sin efecto. El Integrado es un centro de referencia para las localidades de Benjamín Aceval, Cerrito, Villa Hayes, Mariscal Estigarribia, Filadelfia y Pozo Colorado.

     

    Ñemby inició negociación para comprar 30.000 dosis de vacunas anticovid

    Lucas Lanzoni, intendente de Ñemby, anunció que el Municipio tiene previsto comprar unas 30.000 vacunas anticovid, por lo que ya iniciaron las negociaciones con los distintos proveedores para gestionar dicha compra.

    El intendente indicó que varios municipios integran un consejo donde se tomó la decisión de comprar las dosis de la vacuna contra el Covid-19 por iniciativa propia. “Estamos en comunicación constante con Ciudad del Este, Encarnación y Villa Elisa. Nuestra intención es importar las vacunas como Municipio atendiendo que Ñemby fue afectada por la enfermedad. No estamos ajenos a buscar una solución”, expresó.

    Señaló que tienen garantías de que las empresas con las que están contactando son las mismas que están proveyendo vacunas a otros países y a su criterio, el Gobierno Nacional no pondrá trabas para dichas compras, ya que muchos están infectados.

    Especificó que la intención es comprar unas 30.000 dosis, priorizando a los adultos mayores para la vacunación.

    “Hemos contactado con varios proveedores y todavía no tuvimos retorno. Una vez que oficialicemos, vamos a comunicar la vacuna que traeremos. El costo de las importaciones lo solventaremos con fondos municipales, dejaremos de hacer plazas, asfalto y empedrados para priorizar las dosis”, afirmó.

    Cabe mencionar que las localidades de Ciudad del Este, Pedro Juan Caballero, Encarnación, Villa Elisa y Naranjal son algunos de los municipios interesados en comprar la vacuna de Sinovac.