Emprendedores se lanzaron al mercado en plena pandemia gracias a Fogapy

Muchas personas convierten las situaciones de crisis en una oportunidad para realizar un gran cambio en su vida. Ese es el caso de Ruth Sánchez (27), una joven ingeniera agrónoma que tras el aislamiento a causa del coronavirus decidió construir su propio establecimiento lácteo llamado Las Chivitas, en la compañía San Juan Potrero, en San Ignacio (Misiones).

El sueño de Ruth de dirigir su propio negocio estuvo en su mente desde que se recibió de ingeniera agrónoma hace dos años. Para ella, la incertidumbre económica que significó el encierro durante los primeros meses del 2020 fue clave para el lanzamiento de su emprendimiento, siempre apoyada por su esposo Marcos Meffert, odontólogo, que también tuvo que dejar de ejercer su profesión debido a las restricciones sanitarias.

“Luego de graduarse elaboré un proyecto y un plan de negocios, pero las expectativas eran altas y necesitábamos que algún banco nos apoye para poder accionar. Después, vino la pandemia”, relató Sánchez que, tras analizar la complicada crisis y sin saber cuánto duraría, recorrió bancos y financieras sin mucho éxito. Los intereses de los créditos ofrecidos resultaron muy elevados para el matrimonio que llevaba un bebé muy pequeño en brazos. Decidieron ahorrar y esperar nuevas propuestas crediticias.

Tras la liberación de los créditos de emergencia vía Fogapy, Ruth afrontó el riesgo y solicitó el monto para comenzar con su empresa. “'Lo único que no para es el rubro de alimentos', pensamos mi marido y yo. Obtuvimos un préstamo con una excelente tasa del 7,5 % con un año de gracia. Al inicio, quisimos pedir 200 millones, pero con un 60 % de eso fue suficiente para levantar el galpón y comprar dos cabras lecheras”, contó la joven.

Así, en agosto del 2020, obtuvieron los primeros litros de leche que rápidamente se agotaron. En cuestión de meses crecieron sostenidamente y compraron más cabras de la raza Saanen, animales de alta genética que producen dos litros de leche por día cada uno. “Ahora contamos con un tambo con diez boxes, galpones de hierro, una sala de ordeñe con azulejos, pisos antideslizantes, una ordeñadora de hasta cuatro bajadas y un laboratorio. Todo esto sin volver a sacar un crédito”.

Según Sánchez, el éxito de Las Chivitas se debe al valor agregado que obtienen a través de realizar etapas de producción, desde el procesamiento de la leche en su tambo, la creación de la materia prima, el envasado, hasta la distribución. “Pasteurizamos la leche y el queso. Más adelante la idea es hacer yogurt, queso italianos y gourmet”, aseguró.

La agrónoma sostiene que el secreto fue no perder la calma y no quedarse quietos, buscando la forma de innovar. Con miras al futuro, la marca Las Chivitas pretende seguir ganando mercados a nivel nacional con la visión de exportar sus productos, elaborados en medios controlados e higiénicos, cuidando la alimentación de los caprinos, el sistema de pastoreo y el respeto al medioambiente.

Por su parte, Bruno Defelippe, presidente de la Asociación de Emprendedores de Paraguay (Asepy), indicó: “Las Chivitas es el claro ejemplo del impacto que Fogapy tuvo en los emprendimientos paraguayos. Sin esta herramienta financiera ellos no habrían contado con el capital necesario para iniciar su proyecto. Es fundamental volver a fondear Fogapy y asegurar que estos recursos sigan potenciando emprendedores y ayuden a crear empleos”, añadió.

Recalcó que es importante contar con un instrumento que permita el financiamiento con capital semilla a nuevos proyectos. “Esperamos contar con el apoyo del Legislativo para asegurar que esto se haga realidad”, puntualizó.

 

El Corredor de Exportación alcanzó 94% de ejecución en el tramo 1

La construcción del tramo 1 del Corredor de Exportación que va desde la ciudad de Natalio hasta la colonia 7 de Agosto, en el departamento de Itapúa, construida por el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), alcanzó 94% de ejecución.

Los trabajos actuales consisten en obras de arte como cunetas revestidas, pontillones y alcantarillas de acceso a propiedades, además de un puente de 70 metros lineales sobre el río Tembey.

Otros ítems desarrollados corresponden a la ampliación de dos puentes existentes, movimiento de suelo, pavimentación, calles colectoras, muros de protección de taludes y contrataludes.

La ejecución de esta carretera -que en total tendrá 143,2 Km de longitud- se divide en tres frentes:

- Tramo 1: Natalio - 7 de Agosto (50 km) a cargo de Benito Roggio E Hijos S.A. con una inversión G. 271.516 millones.

- Tramo 2: 7 de Agosto - Río Ñacunday (46,5 Km) que le corresponde a Ecomipa S.A. por G. 358.038 millones.

- Tramo 3: Río Ñacunday - Los Cedrales (46,7 km) lo construye Ilsung Construction CO. LTD. y el contrato es por G. 321.527 millones.

Se trata de una obra clave porque conectará las ciudades de Natalio (Itapúa) y Los Cedrales (Alto Paraná), zonas de alta producción agrícola. Además, gracias a este proyecto, se mejorará la conectividad de la red vial con la hidrovía del río Paraná, y se tendrá una mayor eficiencia para las exportaciones de toda esta región del país.

 

Foz de Iguazú inicia cuarentena estricta y exige test Covid a paraguayos

A partir de la medianoche comienzan a regir nuevas medidas restrictivas en Foz de Iguazú, a fin de reducir los contagios de Covid-19. Los extranjeros deberán presentar test de Covid-19 para ingresar. Reforzarán controles a vehículos con chapas paraguayas.

Desde las 00:00 del 27 de febrero hasta las 05:00 del 8 de marzo, se dispone la suspensión de actividades no esenciales. De 20:00 a 5:00 regirá la prohibición de circulación y de venta y consumo de alcohol.

Se exigirá test negativo de Covid-19 a todos los extranjeros, principalmente a los conductores de vehículos con chapas paraguayas.

Además, se suspenden las clases presenciales en escuelas estaduales públicas y privadas, incluso en las que tienen convenios con el Estado de Paraná, cursos técnicos en universidades públicas y privadas.

También se cancelan por 30 días las cirugías programadas en unidades públicas y privadas, a fin de asegurar el stock de medicamento anestésico y reducir la demanda de camas hospitalarias.

El documento también dispone que las empresas adecuen los horarios laborales a los que figuran en el nuevo decreto y que se intensifiquen los controles de fiscalización de las medidas.

 

¿Empresas obligarán a sus empleados a vacunarse? Uruguay inició el debate

Uno o más contagios dentro de una empresa pueden poner en riesgo la productividad laboral y una vacunación de todo el personal podría evitar este problema. Bajo esta premisa el Ministerio del Trabajo de Uruguay inició el debate entre sindicalistas y empleadores, sobre posibilidad de que la inmunización sea una exigencia.

Pablo Mieres, ministro de Trabajo del Uruguay, comenzó una serie de reuniones entre empresarios y sindicalistas, a fin de como mínimo exhortar a la vacunación masiva contra el Covid-19 e incluso convertirla en una obligación, según revelan medios uruguayos, entre ellos, el Universal.

Por ahora esta iniciativa tropieza con barreras legales, como por ejemplo, la decisión del Ejecutivo de que la vacunación sea voluntaria. Esto impide a las empresas a exigir a sus empleados que se apliquen las vacunas.

“No estaría mal que, como parte del debate, se pudieran incluir cláusulas de salud en los próximos convenios colectivos”, dijo el ministro.Consideró que en la próxima ronda del Consejo de Salarios se podrían incorporar estos puntos.

Argumentó que un trabajador que no se vacuna directamente puede poner en riesgo la continuidad de la actividad y repercutir al mismo tiempo en el resto del personal, generando como efecto una interrupción en la productividad.

Las posibilidades irían aumentando recién con el transcurso de los meses, ya que de momento la disponibilidad es insuficiente para toda la población, como para implementar la obligatoriedad.

“Esperamos que al 30 de junio el horizonte esté bastante más clarificado. El Gobierno tendrá que elaborar una pauta, lo tenemos que conversar con el Ministerio de Economía y el presidente”, adelantó.

En Paraguay la vacunación también es voluntaria y si el sector productivo quisiera convertirla en una exigencia para sus empleados, también tropezaría con las mismas piedras.