La economía en tiempo de coronavirus: "¿Vale la pena pagar el HBO Plus o Netflix?"

La economista Gloria Ayala Person, manifestó que este es el momento de priorizar gastos y desechar aquellos que no son de primera necesidad. Sostuvo que los mayores afectados por esta crisis, son los de clase medida, ya que son los que actualmente están sin ingresos por la situación del Covid-19.

“Un enorme grupo de clase media está con cero ingreso. Va a cambiar la calidad de vida y la manera de plantear las cosas. El señor virus vino, apretó el botón de reinicio y estamos ante una realidad distinta”, comentó la economista Gloria Ayala Person, en comunicación con la 1080 AM.

Dijo además que este grupo de personas, debe estar emocionalmente capacitada para accionar de forma efectiva luego de que se reactiven formalmente las actividades.

“La persona probablemente sea más prudente, comprando solamente las prioridades. Aquello que parecía una necesidad, había sido no era. Las decisiones van a ser un poco lentas, el consumo se verá afectado”, siguió Ayala Person.

También recalcó que se deberá tener solidaridad económica para apoyar a las pequeñas empresas y destacó la importancia del ahorro para hacer frente a situaciones como estas.

“Si hay una lección que tenemos que aprender es que el ahorro no es una opción, sino una prioridad. El que menos gana es el que más necesita ahorrar y planificar”, expresó.

Añadió que a la hora del presupuesto, se deberá agregar en resaltador lo verdaderamente prioritario. “Lo saludable de endeudamiento es el 25% del ingreso neto. El resto de lo que quedó, para gastos fijos. Es muy buen momento para preguntarse ¿Vale la pena pagar el HBO Plus o Netflix? Aunque parezca solo 20 mil, cuando vamos juntando billete por billete eso suma”. Es momento de ponerle lupa a todo este tipo de cosas”, agregó.

 

Vender ganado ahora es una pérdida: sugieren esperar y hacer préstamos para aguantar

El economista Manuel Ferreira recomienda a los ganaderos no vender en este momento, ya que los precios del mercado son extremadamente bajos. Sugiere recurrir a préstamos para mantener la liquidez financiera y hacer frente a los gastos, mientras pasa la crisis.

El mercado ganadero se encuentra hoy en total desequilibrio y los precios así lo reflejan, por lo que hoy no hay negocio en la venta de vacunos y antes bien, representa una pérdida grande.

Así lo interpreta el economista Manuel Ferreira Brusqueti, otrora ministro de Hacienda. “No vale la pena vender ganado, porque recibiríamos un precio extremadamente bajo”, afirmó y emitió unas recomendaciones para el sector.

Lo primordial en tiempos de crisis es mantener la liquidez, es decir, tener dinero en el bolsillo para enfrentar los gastos básicos y los acontecimientos que se avecinan con la pandemia del Covid-19, cuya duración es incierta.

Para llegar a esto recuerda todos los bancos, financieras y cooperativas ofrecen la posibilidad de refinanciar las deudas, con lo cual, además de cubrir los pasivos se podría contar con recursos para subsistir durante la sequía de ingresos.

“Acérquense a sus bancos, hablan con ellos y propónganle propónganle un esquema de vencimiento con al menos seis meses para hacer el primer pago, esta liquidez, les va a servir para cumplir los principales pagos que van a tener que hacer frente: salarios y gastos familiares, con eso creemos que se puede aguantar”, comentó Ferreira.

Estas medidas sumadas al proyecto de ley de emergencia del Ejecutivo que contempla varias medidas para auxiliar a todos los sectores, servirán para sobrevivir financieramente a la pandemia.

 

Cámara de Alimentos y Bebidas reafirma su compromiso de asegurar la cadena de abastecimiento

La Cámara de Alimentos y Bebidas de Paraguay (CABE) reafirma su compromiso de asegurar la cadena de abastecimiento a la población, la protección del empleo y las medidas de prevención ante el COVID-19 impuestas por el Gobierno Nacional.

En el marco de una reunión llevada a cabo entre la ministra de Industria y Comercio, Liz Cramer, y miembros de la Cámara de Alimentos y Bebidas de Paraguay (CABE),ante las medidas asumidas por el Gobierno en relación a la pandemia del COVID-19, se ratificó el esfuerzo y compromiso de las empresas miembros de CABE, así como el cumplimiento de todas las disposiciones para asegurar la cadena de abastecimiento de bebidas y alimentos a la población, de manera segura y eficiente.

Para poder desempeñar su función social en este contexto, la seguridad y el cuidado de los empleados es una de las prioridades. Las empresas miembros de CABE adecuaron sus operaciones para mantener el suministro prioritario de productos necesarios para la población, con la dotación indispensable. Reforzaron las medidas de prevención y condiciones de higiene para el cuidado de sus colaboradores y la cadena de valor, activando protocolos para asegurar el cumplimiento de las medidas sanitarias para mitigar la propagación de COVID-19.

CABE considera fundamental seguir colaborando con las autoridades, adecuándose a las medidas y recomendaciones emitidas por los organismos pertinentes, poniendo como prioridad el cuidado de las personas, de los empleos y el abastecimiento a la población.

“Agradecemos a la industria de bebidas y alimentos del Paraguay que se encuentra trabajando comprometidamente en este difícil contexto para satisfacer las necesidades de abastecimiento de la comunidad de estos productos esenciales, de la manera más segura y eficiente. Celebramos que las empresas del sector hayan adecuado sus operaciones para mantener el suministro necesario y reforzar las medidas de prevención y seguridad de su cadena de valor y por sobre todas las cosas, valoramos el compromiso de mantener los puestos de trabajo. Promovemos también mantener un diálogo permanente y un trabajo intersectorial con otros ministerios y sindicatos para trabajar más unidos que nunca frente a esta excepcionalidad que nos toca vivir y poder salir más fortalecidos como país”, expresó la ministra Liz Cramer, quien también hizo hincapié en que las empresas grandes sostengan la cadena de pagos y puedan pagar lo antes posible a proveedores y especialmente a MiPymes.

ACERCA DE LA CABE

La CABE (Cámara de Alimentos y Bebidas de Paraguay), promueve el desarrollo de la industria de alimentos y bebidas en el país, la economía de mercado, garantizando la seguridad alimentaria, la información al consumidor y el bienestar de las personas. Garantiza el cumplimento de las normas y demás regulaciones inherentes a la industria, orientadas a garantizar la seguridad alimentaria y el bienestar del consumidor.

Asimismo, impulsa el desarrollo sustentable y crecimiento de la industria de alimentos y bebidas con prácticas efectivas de la ética demostrada especialmente en el cumplimiento de las leyes sanitarias, fiscales, laborales, medioambientales y de competencia. Aporta y colabora en el desarrollo de políticas públicas que fomenten el mejoramiento y protección de la salud en general, la alimentación y nutrición en particular de la población paraguaya.

CABE está compuesta por Bebidas del Paraguay, Unilever, PepsiCo, Nestlé, Paraguay Refrescos S.A. y Arcor.

 

Fondos millonarios para crisis por Covid-19: ¿quién controlará la plata?

El proyecto de ley de emergencia prevé que las rendiciones de cuentas de los US$ 1.600 millones (monto tope) se realicen recién dos meses después de concluido el periodo de ejecución, sin que nadie vea el proceso. Para el Instituto de Derecho y Economía Ambiental todo debería hacerse por una plataforma de datos abiertos en la que la ciudadanía vigile cada movimiento.

“Todo el proceso debe estar a disposición en formato de datos abiertos, para hacer un efectivo control y detectar casos de corrupción”, opinó el abogado Ezequiel Santagada, del Instituto de Derecho y Economía Ambiental en charla con nuestra redacción.

Recordó que el Mitic dispone de personal y presupuesto para desarrollar una plataforma así. Es más, cuenta con un préstamos del BID, para un proyecto denominado agenda digital, con el que se podría poner en práctica esta alternativa.

Consideró además que las autoridades encargadas de gestionar los recursos, deberían presentar declaraciones juradas actualizadas de bienes, para evitar cualquier especulación con el manejo del dinero.

Otra crítica al proyecto es que permite a la Auditoría General del Poder Ejecutivo realizar el “control” a posteriori, o sea, “controla” al mismo poder del que e parte con posterioridad a que los hechos de corrupción hayan ocurrido.

Se estipula también que los organismos del Estado presenten una rendición de cuentas dos meses después de concluido el periodo de emergencia, un tiempo suficiente para un posible “maquillaje” de los números.

“Así como está planteado parece estar diseñado para diluir los controles y facilitar la impunidad de quienes eventualmente incurran en hechos de corrupción”, estimó Santagada.

El proyecto de emergencia prevé préstamos de organismos internacionales de hasta 1.600 millones de dólares, sin embargo, el ministro de Hacienda, Benigno López, aclaró que todavía se están ajustando detalles y pidió comprensión a la ciudadanía.