La Red Infonet no cobrará alquiler de POS y miniPOS los meses de marzo y abril

La Red Infonet de Bancard, fiel a su misión de acompañar a los comercios que utilicen sistemas de cobro electrónico, en este momento de emergencia sanitaria no cobrará el alquiler de los dispositivos POS y miniPOS, por las facturas emitidas con fecha de los meses de marzo y abril del 2020.

Asimismo, comunica a los comercios que cuentan con deudas pendientes que tienen garantizados los servicios de POS y miniPOS. La Red Infonet comprende la situación que está pasando el país, por lo que asegura la utilización del servicio de cobro electrónico a todos sus aliados sin importar el tamaño del negocio, sean micro, pymes o grandes empresas.

Insta a los comercios y usuarios a utilizar los sistemas de cobro electrónico, ideales hoy en el marco de las normas sanitarias establecidas por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPBS). La Red tiene disponible materiales instructivos sobre el uso, buenas prácticas y limpieza de POS, y de tarjetas electrónicas, llegando con esta capacitación a todos los comercios a través de materiales audiovisuales y gráficos

Estas normas sanitarias son útiles tanto para los comercios como para los usuarios de tarjetas.

Otra de las acciones que está impulsando la Red Infonet es la adopción inmediata de facturas 100% digitales para todos los comercios. Una experiencia digital segura, que disminuye los riesgos de contacto persona a persona ayudando y cuidando nuestro entorno.

 

Peluquerías, restaurantes y comerciantes, ahogados por falta de ingresos

Si bien el BNF y la Agencia Financiera para el Desarrollo son responsables de atender a las Mipymes, los cuentapropistas hoy no saben qué hacer ya que dejaron de generar ingresos y no creen poder aguantar más de un mes. Una encuesta hecha en marzo a varios sectores muestra que una amplia mayoría no tiene estrategias para cubrir las deudas y solo unos pocos cuentan con colchón económico.

Una encuesta elaborada por el equipo del economista Manuel Ferreira en marzo a 362 personas de diferentes sectores económicos revela que los cuentapropistas se encuentran afectados en la oferta y la demanda. Algunos ejemplos son las peluquerías, locales gastronómicos, vendedores ambulantes y comerciantes en general.

Entre los ambulantes, el 94 % de los encuestados tiene cuentas por pagar y sus deudas se encuentran en bancos y financieras (40 %), casas de créditos y cooperativas (20 %) y en un menor porcentaje en usureros y otros. El 74 % no posee estrategias para enfrentar la situación.

En cuanto a las peluquerías, el 100 % de las encuestadas posee cuentas, principalmente en bancos, financieras y cooperativas. Una inmensa mayoría (92 %) carece de estrategias para lidiar con el problema y solo el 8 % recurriría a sus ahorros.

“El BNF y la AFD aquí son los responsables de atender a las MIPYMES. Pero no se divulga oficialmente cuanto se está dando, cómo y dónde”, explicó el economista Pablo Herken. Sobre el punto hizo una comparación con Argentina y Chile, en done sí se informa a diario la cantidad de crédito otorgado y el número de empresas atendidas.

Respecto a los comerciantes, todos están endeudados y el 61 % de ellos, con bancos y financieras. Un 48 % de los empleados de este sector gana el salario mínimo, un 26 % más del mínimo, un 22 % cobra por comisión y un 4 % menos del mínimo.

Además, los propietarios, en un 63 %, no conocen otra manera de generar ingresos y casi la mitad estima que podría aguantar como máximo un mes. Apenas un 7 % llegaría a los tres meses.

GASTRONOMÍA

El 85 % del sector gastronómico arrastra cuentas. Un 39 % en los bancos y financieras. Un 39 % de los empleados gana por comisión, un 33 % por día y solo un 22 % por mes, mientras que un minúsculo 6 % por semana.

El 100 % de los trabajadores tiene cuentas y ninguno posee estrategias para enfrentar la crisis, ni planes alternativos de empleos.

 

Confeccionistas proponen medidas económicas de aplicación inmediata al Gobierno

La Asociación Industrial de Confeccionistas del Paraguay (AICP) hizo llegar al Ejecutivo una serie de medidas para paliar la crisis económica generada por el COVID-19.

La Asociación Industrial de Confeccionistas del Paraguay (AICP) solicitó al Gobierno, vía nota formal, una batería de medidas extraordinarias para el mantenimiento de 200.000 puestos de trabajo del sector.

El gremio cree que la Ley de Emergencia no será suficiente para poder mantener los empleos y recordó que el 80% de los trabajadores del rubro son mujeres madres cabezas de familia.

“En la cadena de producción textil, una empresa emplea hasta 600 bordadoras de una localidad. Solo en Yaguarón, hay 5000 familias que tienen micro talleres en sus casas y son lideradas por mujeres con niños”, lamentó Diego Daud, presidente del gremio de confeccionistas.

Algunas de las medidas son reglamentar el teletrabajo (Home Office) con remuneración del 70% de salario, la concesión de Vacaciones Adelantadas, sin pago de seguro social y con antigüedad suspendida, y acordar mantener la nómina, pagando el 40% de la remuneración a cada trabajador que está en inactividad.

Además el gremio insta al Equipo Económico a analizar incentivos de carácter fiscal (no prorrogas de plazo) como disminución del IVA, IRE, IRPC, para aquellas empresas que estén al día de sus obligaciones, y que el BCP regule la inserción de productos de crédito en forma inmediata, a través de la Banca Privada y el BNF.

 

Pymes, al borde de la quiebra: "Esto va a tener el mismo destino del Titanic"

Desde el sector de las pequeñas y medianas empresas exigen medidas concretas al Gobierno para afrontar el ‘parate’ económico durante la cuarentena sanitaria.

Gustavo Giménez, miembro de la Federación Mipymes, manifestó su preocupación en conversación con la radio 650 AM respecto a la falta de ingresos a dichas empresas. El impacto es muy fuerte como en todos los sectores, pero particularmente se resiente en el área de eventos, ya que reprogramar uno no es algo fácil.

El emprendedor instó que esta semana se den soluciones concretas para salvar al sector de un derrumbe. “Ahora mismo no tenemos nada, ninguna ayuda, ninguna herramienta. Hasta ahora de lo que se está hablando es de refinanciación pero la problemática no es sencilla. Es preocupante la situación, esperamos que se pueda ayudar a las empresas que realmente están necesitando”, acotó.

A su vez, Iván Airaldi, representante de las Pymes en Alto Paraná, sostuvo en conversación con la misma emisora que el impacto de esta crisis es muy negativo, ya que los dejó sin flujo de caja y al borde de la quiebra.

“No tenemos apoyo de los bancos lastimosamente. Una profunda decepción de estos entes con quienes trabajamos por muchos años. Esto va a tener el mismo destino de Titanic en algún momento, pero vamos a seguir luchando. El gobierno tiene las herramientas pero no actúa, lo único que hace es propaganda. Nadie te da respuesta, vos llamás y nadie sabe nada”, criticó.

Pidió tomar en serio la problemática porque si una empresa chica quiebra, no podrá pagar a otra más grande, la cual también se verá afectada. Además, con el cierre de las firmas, el Estado no podrá recaudar en materia de impuestos.