Perú clasifica a trans como enfermos mentales, y genera ira de comunidad LGBTI

Un trastorno mental: el gobierno peruano enfureció a la comunidad LGTB al expedir un decreto sobre acceso a tratamientos de salud mental que clasifica bajo ese rótulo las identidades diversas de género.

Los colectivos de diversidad sexual convocaron para este viernes a una protesta frente al ministerio de Salud, en el centro de Lima, para exigir la derogatoria de la norma que, a su juicio, incentiva la discriminación y la violencia contra sus miembros.

La manifestación coincide con el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia.

- El decreto -

Mediante un decreto publicado el 10 de mayo, el ministerio de Salud actualizó el Plan Esencial de Aseguramiento en Salud (PEAS), una lista de los beneficios mínimos a los que tiene derecho un afiliado de la salud pública, mixta o privada.

Desde 2021 dicho plan incorpora las enfermedades mentales.

Ciñéndose a una antigua clasificación de enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el gobierno quiso ampliar la cobertura en salud mental a tratamientos derivados de la identidad de género, por ejemplo, casos de acoso, terapias de reafirmación u operaciones de reasignación de sexo.

Sin embargo, la clasificación que empleó en el decreto, conocida como CIE-10, describe la transexualidad como un “trastorno mental”, un término que la propia OMS eliminó en 2022 de su manual revisado de diagnósticos vigente desde ese año.

“El gobierno tenía una buena intención, que era ampliar el acceso (a cobertura), pero visibilizó un diagnóstico que ya no se debería usar”, señaló a la AFP Carlos Cáceres, vicedecano de salud pública en la universidad Cayetano Heredia.

- ¿Qué dice el gobierno? -

En un comunicado posterior al decreto, el ministerio de Salud aclaró que no considera como enfermedades la “diversidad de género y sexual”.

“Expresamos nuestro respeto a las identidades de género, así como nuestro rechazo a la estigmatización de la diversidad sexual”, señaló el organismo.

Según explicó en el mismo mensaje, al actualizar el PEAS utilizó la clasificación de la OMS que sigue vigente en Perú a la espera de que “se inicie la implementación progresiva” del nuevo manual de enfermedades, “tal como ocurre en otros países”.

- ¿Qué piensan los grupos de diversidad sexual? -

Más allá de la aclaración del ministerio de Salud, las organizaciones de derechos humanos y de diversidad sexual exigen la derogatoria de la norma.

“Estamos pidiendo derogar este decreto transfóbico, violento y que va contra nuestras identidades como personas trans en el Perú”, dijo a la AFP Gianna Camacho, vocera de la Coordinación Nacional LGTBIQ+.

“No somos enfermas mentales, ni tenemos ningún trastorno mental”, replicó la dirigente.

En un artículo publicado en su página web, la ONG Human Rights Watch (HRW) llamó la atención sobre los efectos de “este decreto sesgado y poco científico”.

“Patologizar de manera oficial a las personas LGBT (...) puede socavar gravemente los esfuerzos por mejorar la protección de los derechos basados en la orientación sexual y la identidad de género”, advierte la organización.

Perú no reconoce el matrimonio ni la unión civil entre homosexuales, ni permite que las personas trans incluyan en sus documentos su identidad de género.

- Un temor mayor -

En opinión de la comunidad LGTBI, la norma encierra un riesgo todavía mayor que el de la discriminación.

“Diciendo que soy enfermo me están patologizando, es el riesgo más grande porque abre las puertas para validar las terapias de conversión”, señala a la AFP el médico y activista Percy Mayta.

Dichas prácticas, que organismos de Naciones Unidas equiparan con torturas, no están penalizadas en Perú.

También HRW cree que el decreto “podría dar legitimidad” a las mal llamadas terapias de conversión y “agravar los  problemas de salud mental a los que se enfrentan las comunidades LGBT en el país”.

Ante esos temores, el ministerio de Salud insistió que la orientación sexual y la identidad de género “no deben ser sometidas a tratamiento o atención medica ni a las llamadas terapias de reconversión”.

Sin embargo, para los grupos LGTBI solo la derogatoria de la norma conjuraría los potenciales riesgos.

© Agence France-Presse

Polémica declaración de un senador uruguayo: “El ano del hombre no…”

El legislador uruguayo Guillermo Domenech, del partido conservador Cabildo Abierto, explicó su rechazo a extender derechos para los hombres gays con un insólito argumento, haciendo referencia al ano.

El senador uruguayo Guillermo Domenech dialogó con una radio local y sus declaraciones en contra de la homosexualidad generaron polémica. “No sé si el ano del hombre está preparado para ser penetrado”, afirmó.

Domenech forma parte del partido Cabildo Abierto, el ala más conservadora de la coalición de gobierno. Es por eso que en diversas oportunidades ha demostrado su postura en el Congreso, basándose en sus creencias religiosas y en contra de la comunidad LGBT y temas de género.

En las últimas horas, el senador fue invitado al programa Fácil Desviarse (FM Del Sol), según recoge el portal argentino TN, y al ser consultado sobre sus polémicas posturas volvió a referirse al tema de manera hostil. “El homosexual es homosexual y se acabó, es un problema personal de él, una conducta con la que yo disiento y está condenado desde Levítico hasta Romanos 1″, sostuvo haciendo referencia a distintas partes de la Biblia.

“Los que tenemos una formación cristiana creemos que tienen una conducta equivocada, lo cual no quiere decir que no respetamos a la persona porque incluso los mandamientos exigen eso: amar al prójimo como a ti mismo. Amas a las personas, su conducta es equivocada en ese aspecto, como puede estar nuestra conducta equivocada en otro aspecto”, relacionó.

Fue entonces cuando dijo una polémica frase que generó revuelo. “No sé si el ano de un hombre está preparado para ser penetrado, me parece que no. Se ve que no. Pienso que tiene un fundamento en la naturaleza de las cosas”, sostuvo.

Cuando los entrevistadores cuestionaron estos dichos y le dijeron que el sexo anal no se practica solo entre hombres, señaló: “Discrepo, no está anatómicamente preparado para eso. Quizás es otra perversión”.

Domenech aseguró también que está en contra de que a los niños se les genere “confusión” sobre los “roles sexuales”. “Necesitan madurar su conciencia sexual, lo ha dicho siempre la psicología. Los niños no tienen conciencia de su sexo a los cinco, seis o siete años”, dijo.

Consultado acerca de si considera que puede haber otros géneros, el senador expresó. “La verdad es que no. Puede haber conductas que no se ajusten al patrón. Esas cosas no tengo por qué promoverlas cuando el niño tiene cinco, seis o siete años. Tengo que dejar que el niño madure”.

En el mismo sentido, insistió: “Uno es hombre o es mujer. Yo me puedo creer mujer o me puedo creer Batman. Lo que es, es; lo que no es, no es. Lo que pasa es que partimos de principios lógicos distintos”, dijo, ante el repudio de los periodistas.

Además, hizo referencia a la comunidad trans. “Para mí no hay una mujer trans. Es un hombre que se viste de mujer. Si le hacen una autopsia dentro de 5000 años o le hacen un estudio genético, va a surgir que es hombre o es mujer. Una cosa es la conducta que yo tengo y otra cosa es lo que soy. Yo soy lo que soy. Ahora, me puedo imaginar mil cosas distintas, me puedo creer Einstein, pero, ¿por qué le tengo que decir mujer a alguien que se disfraza de mujer?”, cuestionó. Uno de los conductores le dijo que lo debía hacer para ser educado y Domenech retrucó: “Quizás lo tenga que tratar porque esa persona está teniendo un problema psiquiátrico”.

“Eliminarle no debería ser delito”: Toñito Gaona denuncia homofobia y amenaza

Toñito Gaona denunció a un hombre por discriminación y amenaza. El farandulero lamenta que se siga incitando al odio a personas de la comunidad LGBTIQ+ en Paraguay.

A través de su cuenta en Instagram, el mediático Toñito Gaona, dio a conocer el mensaje de odio que recibió por parte de un hombre que incitó a su eliminación, únicamente por su condición sexual.

“Ayer tuve que dejar constancia de una amenaza que recibí”, resaltó el instagramer en un post donde adjuntó la captura del comentario de Pablo Gallo Martínez, un ciudadano de profesión abogado, egresado de la Universidad Nacional de Asunción.

“Hay veces en que eliminarle a una persona de este mundo no debería ser un delito”, mencionó el sujeto quien es ‘Magister en Derecho con calificación ‘Summa Cum Laude’, según un post en su cuenta en Instagram.

“Esta amenaza la tomé en serio porque el que hace es un abogado. La marcha realizamos para que este tipo de acciones dejen de pasar en Paraguay y en el mundo”, acotó Gaona, agradeciendo el apoyo que recibió por parte de muchas personas.

El abogado comentó precisamente en el post de Toñito acerca de su reciente experiencia como una de las figuras invitadas en la reciente marcha y festival por el Día Internacional del Orgullo, organizada por SomosGay.

Te puede interesar: Dahiana Bresanovich niega acusaciones de sumarios argentinos


El Salvador de Bukele cierra espacios a la diversidad sexual

Tomadas de la mano, Andrea y Fiorella acuden a una misa improvisada en el garaje de una casa en San Salvador. Allí no temen ser discriminadas, dicen, por una sociedad que cierra, cada vez más, los espacios a la diversidad sexual.

Ante un crucifijo colgado en una columna bajo una hilera de banderitas multicolores, unos 15 miembros de la comunidad LGBT entonan cánticos, comulgan y escuchan pasajes de la biblia.

“Es un espacio seguro donde puedo asistir con mi pareja, ser bienvenida sin ser juzgada”, dice a la AFP Fiorella Turchkeim, una psicóloga de 30 años.

Para ella y Andrea Ordóñez, una farmacéutica de 30 años, la llamada Comunidad Santa María Magdalena, organización de inspiración anglicana que se define como “radicalmente inclusiva”, es “un respiro” en medio de un clima de “intolerancia”.

Tras ser reelegido por otros cinco años en febrero pasado gracias a su guerra antipandillas, el presidente Nayib Bukele ha adoptado una política conservadora, pese a que antes de llegar al poder decía apoyar las reivindicaciones de los LGBT.

Hace una semana, Bukele anunció el despido de 300 empleados del Ministerio de Cultura por promover “agendas” incompatibles con la visión de su gobierno, lo que varios funcionarios celebraron como una defensa de “la familia tradicional”, “la fe” y “la vida”.

Días antes, el Ministerio de Cultura había aprobado la presentación de una obra LGBT en el Teatro Nacional, cancelada abruptamente tras su primera función.

Los LGBT quedan “en situación de vulnerabilidad” cuando la gente escucha al presidente definirlos como “antinatural, antidios, antifamilia”, dijo a AFP Luis Chávez, gay que ejerce de pastor en la organización religiosa que se congrega desde hace unos dos años en la casa de una oenegé.

- ¿Retrocesos? -

Poco después de arrasar en los comicios, Bukele asistió en febrero, al igual que su homólogo argentino Javier Milei, a la mayor convención de conservadores de Estados Unidos, que ovacionó al expresidente Donald Trump.

Ese mismo mes, el Ministerio de Educación anunció que retiró de los textos escolares “todo rastro” de perspectiva de género, decisión aplaudida por grupos conservadores y criticada por activistas de derechos humanos.

Bukele está entrando “en este pequeño club de políticos de ultraderecha megarreaccionarios”, opinó el antropólogo Juan Martínez.

También en febrero, el Ministerio de Salud eliminó un protocolo con el que personas de diversidad sexual recibían atención “libres de estigma y discriminación” en un programa de prevención de VIH/sida, aseguró a AFP Aranza Santos, del Colectivo Alejandría LGBTQI+.

La AFP solicitó al gobierno comentarios al respecto, pero hasta ahora no obtuvo respuesta.

Con la bandera arcoíris en su espalda, Turchkeim acudió con su pareja a la marcha del Orgullo el pasado sábado en San Salvador para exigir el respeto a la diversidad sexual.

“Es preocupante (la postura oficial) por la persecución mediática que hay para la población LGBTQI”, expresó entre el bullicio de la música y las consignas de los manifestantes.

Según la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz, en El Salvador “8 de cada 10 personas LGBTQI+” sufre “discriminación en razón de su orientación sexual” o identidad de género.

- “No al closet” -

Turchkeim y Ordóñez son pareja desde hace dos años, pero sus familias no aceptan su relación. “Para evitar problemas”, dice la joven farmacéutica, no muestran su afecto en público.

Ordóñez cuenta que hace unos años integró un coro católico, pero el director del grupo la excluyó en una Semana Santa porque le dijo, aludiendo al lesbianismo, que era “una aberración”. “Fue un choque saber que no había espacio para mí”, recordó.

“Las personas de diversidad sexual están lastimadas por las iglesias tradicionales”, afirmó Chávez, tras explicar que aunque miembros de Santa María Magdalena acudían a la iglesia anglicana, en el templo improvisado se sienten más libres.

El gobierno y parte de la sociedad “quieren negar nuestra existencia y ante eso nos toca alzar la voz, exigir y luchar por nuestros derechos”, comentó a AFP Grecia Villalobos, activista de Concavis Trans, organización de defensa de derechos de personas transgénero.

“No vamos a permitir que se nos estigmatice, se nos discrimine y se nos vuelva a encerrar en los closet”, agrega Santos.

La lucha será larga. Turchkeim y Ordóñez planean casarse en agosto de 2025, pero deberán viajar a Costa Rica, donde las uniones de parejas del mismo sexo son legales desde mayo de 2020.

“Quisiéramos que fuera acá, pero pues claro... aquí es bien difícil”, se resigna Turchkeim.

© Agence France-Presse