Paraguay inicia la Semana Santa con Domingo de Ramos

Una pequeña imagen de Jesús sobre un burro recorrió este domingo el microcentro de Asunción acompañada por las autoridades eclesiásticas, con el arzobispo Edmundo Valenzuela, y un pequeño grupo de fieles, de unas 100 personas, enarbolando las tradicionales palmas del Domingo de Ramos.


Fuente: EFE

Los fieles se congregaron en el Oratorio de Nuestra Señora de la Asunción, conocido como Panteón de los Héroes, donde Valenzuela bendijo las palmas, trenzadas con hojas de pindó, nombre de esa planta en idioma guaraní, y pronunció un pequeño sermón en defensa de la familia tradicional.

La bendición dio paso a la procesión y los presentes salieron a la calle para acompañar la talla religiosa, escoltada por palmas y ensalzada con cánticos, hasta la catedral.

Mientras el grupo marchaba por el centro de Asunción, desde los restaurantes aledaños los clientes tomaban sus desayunos sin prestar demasiada atención a la procesión.

Esta actitud de indiferencia hacia la festividad también la han observado este año las vendedoras de palmas que cada Domingo de Ramos se instalan en la explanada de la catedral.

Isabel Sosa trenza y vende palmas desde los nueve años y aseguró a Efe que este año había notado un descenso en el comercio.

"Este año se vende menos, viene menos gente a la misa. No sé porqué, pero hay poca gente", comentó.

La misma percepción compartió Mary Duarte, otra de las comerciantes, que ha visto un descenso de participación en la misa del Domingo de Ramos.

"No hay gente, no es como el año pasado que había muchísima gente. Este año no hay", aseguró mientras trataba de vender de sus productos a los más rezagados.

Duarte no era la única que, con la procesión concluida y la misa ya empezada, conservaba bastantes existencias.

Al igual que ella, el resto de vendedores de la explanada exhibía sus palmas en el suelo, sin muchas perspectivas de que se agotaran.

Este negocio no se rige por la ley de la oferta y la demanda, al menos en la venta al público, y solo hay un precio único para las palmas: 5.000 guaraníes, el equivalente a unos 0,80 centavos de dólar.

Esta uniformidad responde a que muchos de los vendedores son de la misma familia, como dijo Sosa, que heredó este oficio "de generación en generación".

Esta mujer aseguró que solo necesita "unas pocas horas" para entrelazar las hojas de palma y elaborar "distintos modelos".

"Soy profesional ya en esto", sonríe orgullosa.

Las palmas del Domingo de Ramos todavía verdean, ya que las hojas de pindó se recogieron hace unos días, y se colorean con las flores que completan el trenzado.

"El material es la palma, la ruda, el romero, la siempreviva y todos los accesorios que lleva. Tiene que tener siete cosas, pero es caro y no le ponemos todo a veces", justificó Sosa.

Duarte, la otra vendedora, añadió que estas hierbas también "son remedios", tan populares en la cultura paraguaya, y sostuvo que, una vez bendecidos, pueden utilizarse "para el mal tiempo, para las criaturas (niños), para todo sirve…".

Dentro de la catedral, Valenzuela leía ya el Evangelio con la Pasión de Cristo, mientras fuera seguían llegando algunos fieles.

Justo Pastor se presentó con sus dos nietas, a las que además de comprarles las palmas, les agasajó con pororó de maíz.

"Venimos cada año en la catedral porque quieren ver el burrito, por eso les traigo. Les compro la palma siempre porque es nuestra tradición", compartió Pastor con Efe.

Esta tradición marca "el inicio de una semana muy importante para los cristianos", como es la muerte y la resurrección de Jesucristo, como dijo a Efe otra de las asistentes a misa, Raquel Centurión.

El Viernes Santo, miles de paraguayos se desplazarán hasta la ciudad sureña de San Ignacio de Misiones, para visitar los retablos elaborados con vegetales, en un escenario conocido como Tañarandy o "Tierra de los Irreductibles".

 

Nanawa está bajo agua: 600 familias afectadas buscan refugio, incluso en Argentina

Más de 600 familias ya fueron afectadas por la crecida del Río Paraguay en Nanawa, departamento de Presidente Hayes, según informe de GEN. Varios sitios ya se encuentran bajo agua, lo que hace prácticamente imposible transitar por el puente principal.


Fuente: La Nación

Los pobladores de la zona se movilizan en canoas, mientras otros lo hacen en carritos con caballos y motocicletas. Muchos tuvieron que viajar a Argentina.

Llamativamente, hay un único autobús que entra y sale de la ciudad, a pesar que el agua le llega hasta la mitad. Aún así continúa llevando gente al centro de Nanawa. Algunas personas personas ya van llevando sus cosas, buscando donde refugiarse. No obstante, algunos pobladores no quieren dejar sus hogares.

 

Campesinos marchan y repudian desalojo a invasores

La Federación Nacional Campesina realizó su vigésima sexta marcha en Asunción, exigiendo la reforma agraria y repudiando el desalojo a los invasores de los terrenos.

Las primeras movilizaciones comenzaron este jueves a las 8:00, en el Seminario Metropolitano, desde donde partieron haciendo un recorrido por la Avda. Kubitschek, Eusebio Ayala, General Aquino, Azara y Paraguarí hasta llegar a la Plaza Uruguaya a las 10:00 para el acto Central para hacer las reivindicaciones que se centran en la reforma agraria.

A las 11:00 se realizó la tradicional Olla Popular, en la que prepararon abundante comida para compartir con todos los que se acerquen al lugar.

 

8M: miles de mujeres gritan contra la violencia machista y la brecha salarial

Las mujeres tomaron este viernes las calles del centro de Asunción para protestar contra la violencia machista, la discriminación, la desigualdad laboral y la brecha salarial en el acto que culmina la jornada con motivo del Día Internacional de la Mujer.


Fuente: EFE

La movilización arrancó desde la Plaza Italia y se dirigió entre cánticos y proclamas hasta la plaza de la Democracia, donde se leyó un manifiesto en defensa de los derechos de todos los colectivos laborales de mujeres.

En la cabeza de la manifestación, un grupo de mujeres agitaban sus escobas, exigiendo una mejora de las condiciones laborales de las trabajadoras domésticas, uno de los grupos sociales más castigados por la desigualdad en Paraguay.

Les seguían grupos de mujeres campesinas e indígenas que reclamaban mayor atención por parte del Gobierno para proteger su derecho a la sanidad y la educación, trabajadoras sexuales que denunciaban la explotación a la que son sometidas y colectivos LGBTI que clamaban contra la discriminación que sufren a diario.

A la 'marea morada' también se sumó el colectivo de personas travestis, transexuales y transgénero, agrupado en la asociación Panambi, que exigieron el fin de la discriminación laboral que les condena a la prostitución.

Desde la organización lamentan las dificultades de la población transexual para acceder a un empleo digno y aseguran que apenas un 2% tienen un trabajo que no esté ligado con la prostitución, ya que no son aceptadas en otros puestos por su aspecto.

Tras la lectura del manifiesto, las mujeres se sumaron a un festival musical, en el que participaron grupos feministas como Evas Rock, Makana Sisters, Stefy Ramírez, Bárbara, María Ríos, Empanadas con Pank y Sarambi Apoha.

El lo que va de año, 9 mujeres han sido víctimas de asesinatos machistas en Paraguay, mientras que en 2018 se registraron un total de 59 feminicidios, cuatro más que el año anterior.

Un informe del Ministerio de la Mujer alertó en enero de que el 21,3 % de las víctimas de asesinatos machistas son menores de 20 años, mientras que un 37,8 % corresponde a mujeres de entre 21 y 30 años.