Colados en el Vaticano: Senado pagó pasajes de dos Añetete en comitiva de Abdo Benítez

El presidente del Congreso, Silvio Ovelar, confirmó que la Cámara Alta le pagó el pasaje al Vaticano a los senadores Rodolfo Friedmann y Óscar Salomón (también de Colorado Añetete). Reconoció que él mismo concedió el pedido a sus colegas.

En conferencia de prensa ofrecida este miércoles, el titular de la Cámara Alta, Silvio Ovelar, fue abordado acerca de los motivos que tuvo el Senado para pagar los pasajes de Rodolfo Friedmann y de Óscar Salomón al Vaticano.

“El Senado siempre ha tenido la costumbre de pagar los pasajes de los senadores que acompañan comitivas presidenciales, porque siempre se ha creído que esas relaciones que se dan de carácter oficial benefician o pueden beneficiar al Congreso para relaciones futuras”, respondió Ovelar.

En cuanto a cuáles serían esos beneficios, Ovelar no supo contestar y se limitó a decir que la selección de los integrantes de la comitiva estuvo a cargo del propio Mario Abdo Benítez, quien recibió la invitación del jefe de Estado del Vaticano.

“Ambos colegas (Friedmann y Salomón) solicitaron ir en representación del Senado y yo les concedí, ¿les parece que sería fácil denegarles a los colegas quienes tendrían la posibilidad de hablar con la máxima autoridad de la cristiandad?”, se preguntó Beto Ovelar.

MARITO, ¿UN HOMBRE DE PALABRA?

Por otro lado, Ovelar reiteró que Abdo Benítez es un hombre de palabra y que debió haber existido un compromiso electoral con el exsenador Julio César Velázquez en época de campaña, para que hoy lo designe como consejero del IPS.

Sobre este punto le preguntaron si Abdo Benítez no dio su palabra de apoyar el juramento de Horacio Cartes como senador electo. “Yo recibí las instrucciones del candidato en ese entonces (Marito), de acompañar la aceptación de su renuncia y fuimos tres los senadores que tuvimos esa posición en ese momento: Galaverna, Bacchetta y yo, lamentablemente hubo una rebelión de los colegas que nos dejaron descolocados”, argumentó.

Reconoció que resulta lógico que se interprete que se incumplió con Horacio Cartes, pero certificó que esa no fue la línea marcada por Abdo Benítez.

 

Julio Velázquez como consejero de IPS: “Un compromiso electoral”

La designación de Julio César Velázquez como consejero del IPS responde a un compromiso electoral de Mario Abdo Benítez con el exsenador, según entiende el titular del Congreso, Silvio Ovelar (Colorado Añetete).

El presidente de la Cámara Alta, Silvio Ovelar (Colorado Añetete), aclaró que también tiene sus desacuerdos con las decisiones del Gobierno actual y se refirió al nombramiento de Julio César Velázquez como miembro del Consejo del Instituto de Previsión Social (IPS).

“La designación de hoy lógicamente obedece a un compromiso electoral que habrá tenido el candidato a presidente de la República en ese entonces, Mario Abdo Benítez”, dijo Ovelar en relación a Julio Velázquez, en contacto con la 730 AM.

Recordó que durante la administración anterior, Velázquez pertenecía al oficialismo pero que a poco de iniciar la campaña para las internas coloradas, cambió de equipo.

“Julio Velázquez hace un giro y con su movimiento decide acompañar la candidatura de Marito a las internas”, rememoró Silvio Ovelar, para terminar de explicar la disposición de Abdo de ubicar al exsenador en el IPS.

Señaló que hay decisiones que muchas veces toman los que conducen o lideran procesos, independientemente a que él no esté de acuerdo.

 

Gobierno, ANR y Fuerzas Armadas: ¿Abdo busca replicar la trilogía stronista?

A sabiendas que hizo proselitismo, el hermano del vicepresidente Hugo Velázquez (vicealmirante Carlos Veláz­quez) fue escogido comandante de la Armada, quebrando así el pacto de ética respecto a la injerencia militar en la política. Surgen sospechas sobre el retorno de la trilogía stronista, que se caracterizó por la alianza entre el Gobierno, el Partido Colorado y las Fuerzas Armadas.

Uno de los macabros planes del régimen dictatorial de Alfredo Stroessner fue conformar una trilogía con el Partido Colorado y las Fuerzas Armadas.

Si bien esta unidad granítica entre la política y el militarismo en Paraguay se consolidó con Stroessner, posee sus antecedentes con otros referentes de la historia paraguaya como Higinio Morínigo. En este contexto se dio el debilitamiento de los demás partidos políticos, de acuerdo con el analista político Horacio Galeano Perrone.

En entrevista con la radio 970 AM, el experto recordó que antes de llegar al poder de la República, Alfredo Stroessner era comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y se alió con el Partido Colorado, ofreciéndole a la nucleación política el manejo del Gobierno. “En ese momento los colorados se sintieron muy felices porque llegó un bobo que les decía que quería solo tres ministerios para los integrantes de la Fuerza Armada”, rememoró.

TUVO CUATRO GOBIERNOS

Galeano Perrone destacó que el dictador primero logró la consolidación del poder militar, al tenerlo completamente controlado. Sin embargo, no se quedó allí. El segundo paso fue ir tras el Partido Colorado, al cual pudo someter; surgió en ese contexto la tesis de “Fuerzas Armadas, Gobierno y Partido Colorado”. El tercer gobierno de Stroessner fue la consolidación económica del país y el último se caracterizó por la declinación y el derrocamiento.

¿VUELTA A LA MISMA PRÁCTICA?

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, al reincorporar por decreto al vicealmirante Carlos Veláz­quez como comandante de la Armada abrió las puer­tas para el retorno de la inje­rencia política dentro de las Fuerzas Armadas, como en tiempos de la dictadura stronista, cuando había una directa intromisión de los personeros del régimen en el sector castrense.

Veláz­quez es hermano del vice­presidente de la República, Hugo Velázquez, y había abandonado la milicia por más de un año a pedido pro­pio y en ese periodo aprovechó para hacer abierta campaña proselitista. Sin embargo, fue nom­brado como comandante de la Armada por el jefe de Estado de manera irregular, al pare­cer en violación al estatuto militar.

 

¿Vuelven generales con pañuelo colorado?: Jefe de Armada hizo campaña partidaria

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, al reincorporar por decreto al vicealmirante Carlos Veláz­quez como comandante de la Armada abrió las puer­tas para el retorno de la inje­rencia política dentro de las Fuerzas Armadas, como en tiempos de la dictadura stronista, cuando había una directa intromisión de los personeros del régimen en el sector castrense.


Fuente: La Nación

Veláz­quez es hermano del vice­presidente de la República, Hugo Velázquez, y había abandonado la milicia por más de un año a pedido pro­pio. Sin embargo, fue nom­brado como comandante de la Armada por el jefe de Estado de manera irregular, al pare­cer en violación al estatuto militar.

Sobre esta situación, el gene­ral retirado Carlos Liseras lanzó una voz de alerta por el efecto que puede tener la decisión presidencial en la moral del cuadro activo. “La moral es muy importante. Si se hace una reincorporación que no está acorde con las normas legales vigentes, el personal dentro de las Fuer­zas Armadas se desmoraliza porque no se está cumpliendo con lo que dice la ley. Ante esa figura, el militar en activi­dad cómo va a cumplir la ley si los superiores no lo están haciendo”, advirtió.

Liseras calificó también el hecho de “grave” al no darse cumplimiento a la ley del estatuto militar, la cual establece las etapas que se tienen que respetar necesa­riamente. “En el caso de que no se hayan aplicado las nor­mas legales vigentes, estamos frente a una situación grave ante la falta de instituciona­lidad y más aún cuando esa falta de institucionalidad toca a una institución mili­tar, en la que la carrera o el plan de carrera es fundamen­tal para que se mantenga la moral del personal en acti­vidad”, destacó.

En ese sentido, instó a las autoridades responsables, en este caso al comandante en jefe y al ministro de Defensa Nacional, para que aclaren “profundamente cómo fue el sistema de la vuelta al ser­vicio de un personal ya reti­rado y si se aplicaron o no las normas”.

El general (SR) Alfredo Luis Machuca también habló sobre el tema y lamentó las irregularidades cometidas por el jefe de Estado. “Hay que decir que es irregular porque él (Velázquez) un año y un mes estuvo en la inacti­vidad a su pedido. Por tanto, la única figura que contem­pla nuestra Ley 1.115/97 del estatuto militar es la reincor­poración, y esa reincorpora­ción se inicia con una nota del afectado, y esa nota del afectado no existe”, expresó en declaraciones realizadas al programa “A Punto”, de la radio 970 AM.

Alegó que la nota de pedido “no existe de ex profeso para que no pase por la Junta de Calificaciones de Servicio porque iban a darle la figura de la reincorporación, y eso implica que sí puede ser rein­corporado, pero debe pasar a la cola de la remesa siguiente y eso es lo que no querían”, aseguró.

IRREGULARIDAD DEL DECRETO

El general Liseras, expresi­dente de la Justicia Militar, explicó que en el decreto pre­sidencial no se menciona la reincorporación. “Formal­mente, cuando se va a incor­porar a un personal, en este caso se aplica la palabra reincorpórase a las Fuerzas Armadas. Eso está estable­cido en el artículo 61 del esta­tuto del personal militar y se aplicó la derogación de un decreto por el cual el viceal­mirante Carlos Velázquez había pasado a retiro. O sea, se deroga ese decreto y, al dero­garlo, inmediatamente queda vigente el decreto por el cual él (Velázquez) se incorporó a las Fuerzas Armadas”, mani­festó.

El militar retirado señaló que el mencionado viceal­mirante retornó a las Fuer­zas Armadas de una manera “atípica”. “Es una manera atípica de volver a traerlo a las filas a un personal que pasó al cuadro de la reserva. Lo que pasa es que si se va a utilizar la figura de la incor­poración, que está en la ley, tiene que pasar a la cola de la remesa anterior. Entonces, si pasa a la cola de la remesa anterior, no va a poder lle­gar”, mencionó.

En otro momento se refirió a las facultades que tiene el presidente de la República. “Se está hablando de que la decisión del comandante en jefe fue constitucional para aplicar la vuelta al servi­cio. La Constitución, en su artículo 38, establece taxa­tivamente que: ‘El presidente de la República, en su carác­ter de comandante en jefe, tiene la atribución de remo­ver o nombrar en un cargo a los comandantes de las fuerzas públicas’. Eso signi­fica que el Presidente puede nombrar o remover del cargo al comandante de las fuerzas militares y al comandante de la Policía Nacional. Ahí tiene facultad discrecional, pero los comandantes de los gra­dos inferiores, que son de las fuerzas públicas, necesaria­mente tienen que regirse por el estatuto del personal mili­tar y en este caso no se aplicó la ley mencionada”, reiteró.

TEMOR ANTE NEFASTO PRECEDENTE

Fuentes militares se comuni­caron con la redacción para manifestar su abierto temor ante el precedente que sienta esta promoción del vicealmi­rante Velázquez. Explicaron que para las siguientes elec­ciones, un alto oficial que aspira a un premio de rango principal se declarará perse­guido, renunciará a la carrera, hará proselitismo abierto y descarado y luego será senci­llamente reintegrado ya como alto mando, relegando a todos los militares institucionalis­tas que supieron mantener su neutralidad en actividades políticas.

¿Vuelven generales con pañuelo colorado?

Militares descontentos con esta designación temen que se vuelva a la época de los oficiales con pañuelo colorado. Se que­jan porque los opositores “aliados” al gobierno de Mario Abdo Benítez no abrieron la boca para cuestionar este atropello.

Indican que podría ser tarde cuando se advierta que detrás de este episodio relacionado con el vicealmirante Carlos Velázquez, hoy comandante de la Armada por parentezco de un hermano político que hoy es vicepresidente de la República, podría escon­derse el resurgimiento del militarismo como tendencia política en el Paraguay.