Friedmann es la pieza averiada del sistema que hay que extirpar, sostiene

Enrique Riera, senador nacional sostiene que el salvataje que hicieron con el ex gobernador, procesado por lesión de confianza agrieta la democracia y la institucionalidad.

"Esa debilidad es peligrosa. El estado de derecho que garantiza la constitución tiene una palabra que es la previsibilidad", indicó a La Nueva República el parlamentario colorado.

Riera sostiene en base a eso que "ante un hecho dado debe haber un resultado. Seis casos diferentes terminaron con celeridad pero con causales menores", recordó.

Añadió que "en este caso hay fotografías, videos, audios y una denuncia que vino de adentro mismo del sistema. Pero el Estado funciona a favor de unos pocos", indicó.

Riera protestó por el hecho de que "Friedmann es la cara visible de un Estado que hay que cambiar", porque de lo contrario "se va a obstaculizar el desarrollo del país".

"En el artículo 201 de la Constitución, ante este tipo de hechos se habla de manera imperativa. Y cuando se trata de corrupción, hambre y miseria, el país está por encima de la política", manifestó.

Subrayó que "me resulta imposible entender la postura del Frente Guasu, que trazó una línea para suponer que esto se trataba de una cuestión Cartes - Nicanor", alegando que esta nucleación política entiende que es una maniobra tramada para permitir que ambos ex presidentes juren en el Senado.

"Estamos afectando al estado de derecho saliendo a favor de la impunidad. Esto desorienta a la gente. Friedmann es una pieza averiada en el sistema y hay que sacarlo", insistió.

También mencionó que "unos pocos imbéciles pagamos impuestos para que otros pocos vivan como reyes" y lamenta que la Corte Suprema de Justicia no intervenga.

"Tienen miedo a los coletazos, los ministros de la Corte no se quieren involucrar", explicó y dijo que "este modelo de política nos priva de un mejor futuro".

"Ni siquiera sobra para invertir en salud o educación. Apenas dejan el 5% del dinero público para eso pero se paga impuestos para que un tipo como Rodolfo facture más de cien millones de dólares con plata del Estado", recalcó.

 

"Toman por estúpidos a la gente y el país va camino al retroceso"

Esas fueron las declaraciones de Enrique Bacchetta, senador de la nación al respecto del caso Rodolfo Friedmann, quien se salvó de ser despojado de su investidura parlamentaria.

En charla exclusiva con La Nueva República, programa que se emite en Canal GEN, Bacchetta consideró que los votos para salvar al ex gobernador "dan asco".

"Aquí no se trata de liberales o colorados. Hubo licitaciones amañadas, privaron la posibilidad a otras empresas de competir y usó indebidamente sus influencias", indicó.

Bacchetta asimismo indicó que lo hecho por Friedmann supone "un daño patrimonial a la institución que dirigía" y que el caso es más delicado de los anteriores que derivaron en pérdidas de investidura.

"Es increíble como mis colegas no tienen el mismo criterio ni la misma vara de medición. Su caso es demasiado obvio, pero los senadores quieren cambiar las reglas de juego en seis partidos diferentes", mencionó en relación a las otras destituciones.

Rodolfo Friedmann se salvó de ser despojado de su condición de senador, luego de que en la semana anterior, su caso sea sometido a votación, en el que primó la moción de postergar el estudio con 23 votos a su favor.

"Eso representa una inestabilidad institucional total. Toman por estúpidos a los compatriotas y a nosotros mismos", aseguró y advirtió que "no será el senado que impulse medidas más drásticas contra el gobierno" por adolecer de falta de acciones.

Dijo que "la gente está podrida. Todos los poderes del Estado corremos riesgo si continuamos conduciéndonos de esta manera. Que defiendan esta situación le genera asco a la gente", afirmó.

Asimismo, el parlamentario abogó por un Paraguay "consolidado democráticamente". "Se deben fortalecer las instituciones y sea del partido que fuese, si hizo algo mal, debe irse", agregó.

 

El caso Friedmann arriesga el futuro político del Partido Colorado

El senador Enrique Riera no duda de que la corrupción manifiesta del ex gobernador Rodolfo Friedmann podría implicar un descrédito a la hora de pensar en las elecciones del 2023.

"Estamos a un paso de llegar al socialismo que impera en Venezuela o al anarquismo de Bolivia", indicó Riera en entrevista exclusiva con La Nueva República, programa emitido por Canal GEN.

El senador sostiene que el caso que involucra al colega Rodolfo Friedmann pone en alerta el futuro del coloradismo para las futuras elecciones del 2023, dado que su conducta genera un descrédito en los referentes actuales.

"Si no recuperamos la bandera de la ética no vamos a tener futuro. Para el 2023 no tendremos un buen futuro", atinó a decir el exministro de educación.

Riera deplora la manera en que se salvó al ex gobernador de Guairá y afirma que esa situación pone de manifiesto que "estamos ante un Estado que privilegia a unos pocos".

"Esto que hicieron en el senado daña al país y al Congreso mismo. Este es un Estado que hay que cambiar. Fíjense que hoy sale en un diario que 380.000 jóvenes están sin trabajo y los senadores no entienden que la corrupción es el principal causante de pobreza, porque la plata no sobra", añadió.

Sostiene además que para fortalecer al Partido Colorado y recuperar su protagonismo en base a figuras creíbles "hay que dar espacios a los jóvenes".

"Se tiene que depurar el Partido. Detrás de este caso que representa Friedmann hay toda una estructura que cambiar y eso lo lograremos con gente preparada", advirtió.

Aclaró que "no necesitamos un premio nobel ni un tipo con mucha plata" pero sí volver a las raíces del Partido que es "formar valores" y que trabajen desde la política para servir a la gente.

"Si Friedmann quiere ganar plata que se vaya al sector privado. No puede andar facturando más de cien millones de dólares a costa del pueblo, porque nosotros pagamos los impuestos para que unos cuantos vivan de este boliche", indicó.

Contó que "en su momento hablamos con Mario Abdo Benítez y le pedimos que cambie al menos al 50% de su gabinete" y que si no lo hacía corría el riesgo de que caiga junto con todo el coloradismo.

"El problema que se da con Rodolfo es demasiado obvio y el senado no tiene las agallas para sacarlo. Nos distraemos en un tema como este mientras secuestraron a un karai guasu como Oscar Denis.Aquí ya nos e trata de color, se trata del país", subrayó.

 

Querey afirma que no pudo leer expediente de Friedmann: "Es un caso argel"

El senador Jorge Querey (FG) afirmó que el caso de Rodolfo Friedmann, quien ayer fue "salvado" por sus colegas en el Senado, es "complicado" y "argel" debido a todo lo que implica. Igualmente, admitió que no llegó a leer todo el expediente de la causa.

La Cámara de Senadores ayer decidió aprobar el aplazamiento indefinido del tratamiento del pedido de pérdida de investidura de Rodolfo Friedmann.

Entre los 23 senadores que votaron a favor del aplazamiento se encuentran los integrantes de la bancada del Frente Guasú, quienes llamativamente sumaron sus votos para “blindar” al exgobernador de Guairá.

En entrevista con Radio Uno, el senador Jorge Querey fue consultado sobre este tema y se excusó alegando que era “un caso complicado” y que optaron por tomar esa posición política.

“Complicado es (lo de Friedmann), es un caso argel, es una agenda política del partido de gobierno dentro de su litigio que llevan ellos, pero con trascendencia a toda la política nacional”, expresó.

Según indicó, le costó mucho interiorizarse sobre el caso y leer en detalle el expediente debido a que contaba con unas 100 hojas.

“Si se aceptaba eso (la pérdida de investidura), aceptábamos todo el documento y el documento afirmaba que el juramento de Friedmann y de (Mirta) Gusinky era ilegal”, puntualizó en relación al tema.

Querey aseguró que una decisión de esta índole trae consecuencias detrás, tanto en el ámbito político como jurídico, por lo que es difícil sentar postura al respecto.

El mismo sostuvo que el tema de la pérdida de investidura “es una decisión política” pero que “no te podes cagar en la legislación”, eso llevó a que la bancada del Frente Guasú tome esa decisión ayer en el pleno del Senado.

Querey confirmó que cuando se toma una decisión se toma colectivamente, aunque admitió que hubo un largo debate dentro de la bancada de Frente Guasú antes de llegar a un consenso. “No es un tema fácil”, acotó.