No pega, no despega, pero corta. ¡Y cómo!

La Vicepresidencia es una garrocha para tratar de saltar a la Presidencia. El que ocupa dicho cargo ya lo considera una licencia habilitante para fijar su mirada hacia el Pala­cio de López. Es una manera de obligado ascenso. Si fuera jugador de fútbol, sería algo así como de reserva a pri­mera. Prácticamente todos lo intentaron. Ninguno alcanzó su objetivo. Los casos más resaltantes fue­ron los de Ángel Roberto Sei­fart (gobierno de Juan Car­los Wasmosy) y Luis Alberto Castiglioni (Nicanor Duarte Frutos).


Fuente: La Nación

Ningún presidente en ejercicio se jugó por su antiguo compañero de fór­mula. Wasmosy apostó por el ingeniero Carlos Facetti, en tanto que Duarte Frutos se jugó por su ministra de Edu­cación y Cultura (entonces), doctora Blanca Ovelar. En el 2017, Horacio Cartes, que tenía como vicepresidente a Juan Afara, lanzó la precan­didatura de Santiago Peña. No incluimos a Julio César “Yoyito” Franco, del Par­tido Liberal Radical Autén­tico, pues por razones extre­mas (Marzo Paraguayo) fue vicepresidente de Luis Ángel González Macchi, colorado.

La figura del vicepresidente de la República fue instituida en la Convención Nacional Constituyente que se reunió de diciembre de 1991 a junio de 1992 en el salón auditorio del Banco Central del Para­guay (BCP). Contrariamente al recurrente error de políti­cos, analistas y comunicado­res, no es el segundo del Poder Ejecutivo. El Artículo 226 de nuestra ley fundamental es incontrastablemente explí­cita: “El Poder Ejecutivo es ejercido por el Presidente de la República”. Y lo ejerce de “manera única y exclusiva” como lo reafirma uno de los integrantes de la Comisión Redactora para salvar cual­quier duda al respecto. En el artículo siguiente (el 227) se deja de manifiesto: “Habrá un Vicepresidente de la Repú­blica quien, en caso de impe­dimento o ausencia tempo­ral del Presidente o vacancia definitiva de dicho cargo, lo sustituirá de inmediato, con todas sus atribuciones”.

La experiencia relatada en el primer párrafo tenía presagios de repetirse en las internas partidarias simultá­neas del 18 de diciembre del 2022. Por eso Hugo Velázquez se apresuró. Tenía que ganar de mano a los proyectos posi­bles del jefe de Estado, Mario Abdo Benítez. Por ende, pri­mero construyó un discurso y, luego, trató de armar un equipo. Desde el primer día, allá por setiembre del año pasado, sus misiles verbales buscaron impactar con pre­tensiones demoledoras en el líder del movimiento Honor Colorado, Horacio Cartes, y el precandidato a la Presi­dencia de la República por dicha agrupación interna de la Asociación Nacional Repu­blicana, Santiago Peña. Fue­ron necesarios apenas unos meses para que el Vicepre­sidente y sus marquetineros políticos se percataran de que era una estrategia errada. No había tenido ninguna reper­cusión ni dentro del partido ni dentro de la sociedad. Salvo algunos que querían posicionarle en los medios de comunicación al servicio del poder acompañaron al Vice­presidente en su campaña de agravio, de injuria y de insulto. Alguien ya escribió en alguna sección de nues­tro diario que las agresiones verbales denotan impoten­cia. Sobre todo, impo­tencia intelectual para articular un discurso proactivo, atrayente por sus propuestas y originalidad. Y, también, impotencia al no conseguir incorporar recur­sos electorales preponderan­tes del coloradismo.

Que el movimiento Fuerza Republicana no crece es evi­dente. No evaluamos única­mente por el veredicto tem­poral de las encuestas. Se nota, además, desánimo en sus filas. Hasta el atrabiliario director de Yacyretá, Nica­nor Duarte Frutos, recono­ció días atrás que la precan­didatura de Hugo Velázquez no crece de acuerdo con las expectativas oficialistas. Según el instrumento cien­tífico de medición de prefe­rencias, no solo no crece, sino que decrece. Claro que aten­diendo a los antecedentes de este expresidente de la Repú­blica sus opiniones varían de acuerdo con su humor o la importancia que le conce­den en el proyecto. Así que si mañana recupera su sitial de privilegio del cual fue apar­tado puede vociferar, sin nin­gún empacho, que están 30 puntos arriba.

¿Por qué se apuró Hugo Velázquez para procurar instalar su candidatura a la fuerza? Porque nunca fue el candidato de los integrantes del círculo íntimo del presi­dente de la República quie­nes, en algún momento, hasta pensaron en el (ex) ministro de Salud Pública y Bienes­tar Social Julio Mazzoleni. Acuérdense de que en un acto público, el presidente Mario Abdo Benítez había señalado que tenía (Maz­zoleni) 98% de aceptación. Había superado la popula­ridad del mismísimo único líder de Marito, el dic­tador Alfredo Stroess­ner. Luego estaban sus fichas de siempre: Eduardo Petta y Arnoldo Wiens. En marzo del año pasado, Petta fue destituido y reemplazado por Juan Manuel Brunetti. Y volvieron a especular con la fórmula Wiens-Brunetti. Pero, por ahora, se mantiene Velázquez.

La (pre)candidatura de Velázquez no pega, no prende, no despega. Pero corta. Y cómo. Aparte de las parcelas pequeñas, dentro del Gobierno se distribu­yeron campos de grandes extensiones. Uno a cargo exclusivamente del presi­dente de la República y sus familiares políticos: Engi­neering Saeca, de Juan Andrés Campos Cervera. Y la otra mitad de la torta es para el vicepresidente de la República. Es decir, las empresas dirigidas por su amigo y financista Alberto Raúl Palumbo, quien se embolsó en contrataciones con el Estado –de acuerdo a las investigaciones de La Nación– una suma que hace saltar las calculadoras: 614.000 millones de guara­níes. La campaña de Hugo Velázquez no pega, no des­pega, pero corta como cuchi­llo corso: al entrar y al salir.

TSJE falla a favor de senadores liberales y seguirán dentro del PLRA

El Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) emitió un fallo favorable en relación al caso de los cuatro senadores liberales que días atrás habían sido “expulsados” del PLRA.

El Tribunal Electoral de la Capital Segunda Sala este miércoles emitió una resolución mediante la cual repone en su condición de afiliados al Partido Liberal a cuatro senadores.

Se trata de Dionisio Amarilla, Hermelinda Alvarenga, Édgar López y Noelia Cabrera, quienes decidieron accionar ante la máxima instancia electoral a raíz del dictamen del directorio del PLRA.

Te puede interesar: PLRA suspende afiliación de cuatro de sus senadores

Cabe recordar que, en su última sesión, las autoridades liberales encabezadas por el presidente del PLRA, Hugo Fleitas, tomaron la determinación de “expulsar” del partido a estos legisladores.

El argumento esgrimido para adoptar esta drástica decisión es que estos parlamentarios se prestan sistemáticamente a un supuesto “juego antidemocrático”, según las palabras del propio Hugo Fleitas.

Leé también: El argumento de Fleitas para expulsar a 4 liberales: “No hacen oposición”

La determinación de la Justicia Electoral es que Amarilla, Alvarenga, López y Cabrera permanezcan dentro del padrón del PLRA, hasta tanto se resuelva cuestión a nivel interno.

Senador de EE.UU. se desmarca de intromisión y califica caso Kattya como “asunto interno”

El senador Marco Rubio, quien se encuentra de visita en nuestro país, fue abordado sobre el caso Kattya González. Al respecto, respondió que es un asunto interno de Paraguay y que no le corresponde emitir una opinión acerca de lo ocurrido.

En el marco de su visita oficial a Paraguay, el senador republicano de Estados Unidos, Marco Rubio, mantuvo este miércoles una reunión con el presidente de la República, Santiago Peña, donde abordaron diversos temas de cooperación.

Tras la reunión, el senador Rubio brindó unas declaraciones a la prensa, donde fue abordado sobre los temas de conversación con Peña. Una de las consultas fue acerca de lo ocurrido con la exsenadora Kattya González.

Puede interesar: Vargas Peña: “El cartismo tiene una agenda país”

“Nosotros tenemos una política interna en EEUU, yo me concentro en eso. Eso son temas internos, esto es una democracia, esto es una República, eso le corresponde a los votantes y al pueblo de este país, a opinar sobre eso”, enfatizó el senador.

Por otra parte, dijo que su compromiso con la política de su país es a nivel del Congreso y que desde dicho ámbito está dispuesto a cooperar con el gobierno de Santiago Peña. “Vamos a regresar y vamos a seguir trabajando con el presidente y su equipo para ampliar esta relación y que sea beneficioso para ambos”, subrayó.

Asimismo, dijo que el interés de los Estados Unidos es un Paraguay que esté fuerte, que pueda progresar económicamente y que se entienda en el mundo, que ser aliado de EEUU, “es beneficioso para el pueblo y la vida diaria de los ciudadanos”.

Lea también: Lo que dejó la última sesión de la Comisión Permanente

“Este no es un gobierno que no está pidiendo dinero ni limosna, simplemente está pidiendo cooperación y ayuda en trabajar en nuevas oportunidades y en eso yo me enfoco”, agregó el senador republicano.

Vargas Peña: “El cartismo tiene una agenda país”

El periodista y conductor de radio y Tv, Enrique Vargas Peña, cuestionó la carencia de un plan en la oposición y resaltó que, en cambio, el cartismo sí cuenta con una agenda país mediante la cual fue construyendo.

El periodista Enrique Vargas Peña mantuvo un caldeado debate con sus colegas Javier Panza y Sara Moreno, en ABC Cardinal. Esto durante una discusión sobre la oposición y el cartismo, referente a qué planes presentan para el país.

En ese sentido, EVP resaltó que “el cartismo logró mayoría porque tiene una agenda país y llegó a esta posición de fuerza”.

El comunicador señaló que mientras el movimiento cartista plantea soluciones, en la vereda del frente, en la oposición, no ocurre lo mismo. “Es ahí mi crítica. El grupo Cartes piensa, y la oposición no lo hace”, acotó. “En la oposición están reventados porque se viven haciendo la paja, no tienen respuestas para nada. La oposición en el Paraguay no tiene idea de nada”, agregó.

Con relación a la posible instalación de la figura de la reelección, Vargas Peña se preguntó qué postura adoptará la oposición en el hipotético caso de que el cartismo proponga la reforma de la Constitución, atendiendo a que anteriormente la crítica hacia el rekutu presidencial guardaba relación con la forma en que se pretendió hacer, es decir, la enmienda. “Hay que tener argumentos para responder al cartismo y oponerse a la reelección vía reforma”, lanzó.

El periodista y presentador Javier Panza no compartió la postura de su compañero de trabajo y le solicitó no enfocarse en lanzar críticas hacia la “reventada oposición”, sino más bien abocarse a analizar y cuestionar a las figuras que están en el ejercicio del poder.

A su vez, la periodista Sara Moreno consideró que para Vargas Peña, Cartes ya era una especie de “Mesías o Dios” por la forma en que se refería a él y su movimiento.

Ambos, tanto Panza como Moreno, coincidieron en que la propuesta de HC -según la visión que poseen- no es un plan país, sino más bien es un modelo empresarial.

En respuesta, EVP indicó que solo describe hechos, y subrayó que sus colegas están muy equivocados al deducir que es admirador de Horacio Cartes. También recalcó que la propuesta del oficialismo sí es un plan país por el impacto que tiene.

Es noticia hoy: Turbio negocio: investigan manejo de fondos del IPS en banco Atlas