¿Hay argumentos para rechazar dólares?