Unos 70 pacientes oncológicos quedaron sin la posibilidad de continuar el tratamiento de radioterapia en el INCAN luego de que el único equipo colapsó