Especular “con” o “sobre” algo, usos correctos del verbo

Cuando se trata de una conjetura, el giro adecuado es “especular con” o “sobre algo” y no “especular algo”, según recuerda la Fundación Español Urgente de la Real Academia Española.


Fuente: Fundéu RAE

 Es frecuente encontrar frases como las siguientes: “Biden especula que Putin ha despedido o puesto en arresto domiciliario a algunos asesores”, “Llegaron a especular que el deportista está considerando retirarse” o “Empezó a especular que habría problemas en la relación de la cantante”.

Tal como señala el diccionario académico, cuando el verbo “especular” significa ‘hacer conjeturas sobre algo sin conocimiento suficiente’ es intransitivo, es decir, para introducir aquello que se supone es necesaria alguna preposición, que, tal como precisa el “Diccionario del estudiante” de la propia RAE, puede ser “con” o “sobre”.

También en RAE: “Boicot” y “boicoteo”, adaptaciones al español de “boycott

Este uso impropio apenas se encuentra más que en combinación con la partícula “que”, pues en otros casos sí se suele conservar la preposición: “Se especula con la vuelta del jugador”. Es posible que la supresión sea un cruce con otros verbos de significado cercano, como “considerar”, “suponer” o “creer”.

En consecuencia, en los ejemplos anteriores habría sido más adecuado “Biden especula con que Putin ha despedido o puesto en arresto domiciliario a algunos asesores”, “Llegaron a especular sobre que el deportista está considerando retirarse” y “Empezó a especular con que habría problemas en la relación de la cantante”.

Además en RAE: “Estreno”, mejor que “premier”, según Fundéu

Caso distinto es cuando este verbo significa ‘reflexionar en un plano exclusivamente teórico’, pues entonces sí es posible su empleo sin la preposición, aunque no sea el giro mayoritario, como por ejemplo en “Especulan cómo solucionar el problema”.

La FundéuRAE (www.fundeu.es), promovida por la Agencia EFE y la Real Academia Española (RAE), tiene como principal objetivo el buen uso del español en los medios de comunicación.

La fórmula “y/o” cae en desuso en el español, recomiendan no emplearla

Cuando dentro de una oración se pretende indicar que dos cosas son posibles o solamente una de ellas, se recurre a la fórmula “y/o”. Sin embargo, la RAE la considera innecesaria. Sepa las alternativas.

El desayuno incluye peras y/o manzanas. Lo que se intenta comunicar con esta frase es que hay tres opciones:

  1. Solo peras
  2. Solo manzanas
  3. Tanto peras como manzanas

Esta opción utilizada mayormente en el lenguaje escrito, aunque a veces también en la oralidad. Sin embargo, la Fundación Español Urgente de la Real Academia Española aconseja dejarla de lado, pues, en español, la conjunción «o» no implica que se tenga que elegir por fuerza una única opción.

Lea también: Los premios Óscar, ¿van con tilde y en plural?

“La fórmula «y/o» suele ser innecesaria e, incluso, puede resultar imprecisa”, según el análisis hecho en el programa radial Fundéu RAE.

Hay otras formas de expresar lo mismo de una forma más natural y, posiblemente más claro, como: peras, manzanas o ambas.

El «y/o» tiene su origen en el inglés en el siglo XIX, en los contratos marítimos, donde lo utilizaban para evitar posibles malentendidos.

Puede interesarle: La palabra etcétera y el mal uso de los puntos suspensivos

Lo que dice la RAE sobre tildar o no la palabra élite

La palabra de origen francés “élite”, se observa en español tanto sin tilde como con él. La RAE da su recomendación al respecto.

Tanto «élite», con tilde, como «elite», sin tilde, son grafías válidas, pero se prefiere la primera, según la Fundación Español Urgente de la Real Academia Española.

Puede interesarle: ¿Pastafrola o pastaflora?: RAE sorprende con su respuesta

Si bien el origen del término es francés, (escrito élite y pronunciado /elít/) se adaptó al español como llana, elite, pero el hecho de que se siguiera utilizando la grafía francesa hizo que la mayoría de los hispanohablantes la pronunciara de acuerdo con las normas del español, es decir, tal como estaba escrito, como un término esdrújulo: /élite/.

Lo explica el Diccionario Panhispánico de Dudas, donde se recuerda que “élite” es la pronunciación más habitual entre los hablantes del español, y, por ende, la recomendada por la RAE. La preferencia es la escritura esdrújula, es decir, tildando la primera e.

También en RAE: Decir “los personales de la empresa”, un error gramatical

La sección RAE del diario HOY tiene como fin promover el bueno uso del idioma español, con el sustento de lo que dicta la RAE, máxima autoridad de la lengua que, con el correr de los años, va cambiando algunas reglas y proponiendo adaptaciones, según la necesidad.

Emotivo: RAE presenta edición conmemorativa de Yo el supremo

La Real Academia Española, en coordinación con la Academia Paraguaya de la Lengua Española, anunció un homenaje al escritor Augusto Roa Bastos, con una edición conmemorativa de su obra Yo el supremo.

Calificada como una de las creaciones clave de la literatura latinoamericana del siglo XX, la obra Yo el supremo de nuestro compatriota Augusto Roa Bastos (+), recibe un merecido homenaje de la máxima autoridad de la lengua española: la RAE.

La elaboración de una edición conmemorativa estuvo a cargo de la RAE y de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), que agrupa a las 23 academias de España, América, Filipinas y Guinea Ecuatorial, bajo la coordinación de la Academia Paraguaya de la Lengua Española, que presentó la propuesta.

Lea también: La palabra etcétera y el mal uso de los puntos suspensivos

La novela apareció en 1974 y rápidamente tuvo una repercusión a nivel internacional, destacan las academias, al punto que fue valorada por la crítica como la obra maestra del premio Cervantes de 1989.

En Yo el supremo, su «dictador» se singularizó en el conjunto de los dictadores literarios latinoamericanos gracias al cambio de perspectiva narrativa que permite presentar al doctor Francia desde su intimidad, en la soledad de su poder, como intérprete de sus propios documentos y actuaciones, como juez de su propia vida y de los acontecimientos pasados y presentes, y a la vez defensor de su causa ante el juicio de los historiadores. Esta es la descripción que desde la ASALE.

Además, en RAE: Arsenal de armas: ¿por qué no es redundante?