Perreo, pixelar y criptonita ingresan en el diccionario de la RAE

Big data, descarbonizar, videoarbitraje y supervillano son algunas de las palabras que fueron añadidas al diccionario de la Real Academia Española (RAE), anunció la institución este martes.


Fuente: AFP

Esta actualización de la herramienta consultada por millones de hispanohablantes incluye 4.381 innovaciones, entre palabras nuevas y actualizaciones de acepciones, explicó en rueda de prensa el director de la RAE, Santiago Muñoz Machado.

Además, “incorpora por primera vez en su historia la posibilidad de consultar sinónimos y antónimos en su edición en línea”, detalló la RAE en una nota de prensa.

Como viene siendo costumbre en años recientes, el diccionario adoptó términos relativos a las nuevas tecnologías y las redes sociales, como big data, pixelar, sexting -enviar imágenes sexuales a través de un dispositivo electrónico- o banner, pancarta que aparece en las páginas en línea.

La RAE incorpora palabras gracias a “la observación atenta de nuestro entorno” y de los grandes temas de la actualidad, según dijo Elena Zamora, directora del Instituto de Lexicografía, de allí que asuma términos como descarbonizar o enchufable -para los automóviles eléctricos- ante el cambio climático.

También añade palabras provenientes del mundo del cine y la televisión, como supervillano, sonidista o criptonita, en su acepción de “persona o cosa que neutraliza o merma las cualidades principales de algo o de alguien”.

Como las actualizaciones se trabajan con las academias de la lengua latinoamericanas, se incluyen palabras comunes en esos países, como perreo, el baile que se hace a ritmo de reguetón; swing criollo, un baile popular costarricense; u ojota, como se conoce un calzado de verano en Argentina y Uruguay.

Otros términos que se añaden son sinhogarismo, chunda-chunda -como se conoce en España a una música fuerte y repetitiva-, posturear o videoarbitraje y su sinónimo, VAR.

Lo que responde la RAE sobre el modismo “coquette”

Una palabra muy utilizada en el campo de la moda es, sin duda, “coquette”, empleada para aludir a los colores pastel, a lazos, moños y otras cosas.

Ante la consulta sobre algún término adecuado en español para reemplazarlo por la palabra coquette, la Fundación Español Urgente informó que, no existe una adaptación para este vocablo.

“De mantener el término coquette, lo adecuado es resaltarlo con cursiva (o comillas si no se dispone de este tipo de letra) porque se trata de un extranjerismo sin adaptar. Esta última forma es la usual cuando se alude a estilismos, diseños o modas que tienen estos rasgos concretos”, expresa la respuesta.

Lea también: Arsenal de armas: ¿por qué no es redundante?

Otra opción, según la RAE, es utilizar la traducción literal “coqueta” o “coqueto”, sin embargo, no es la aceptada por los estilistas.

La estética coquette es una tendencia de moda que ensalza la femineidad mediante el uso de ropa con encajes, volados, colores pasteles y lazos. La palabra viene del francés “coqueta”. El inicio de esta estética en principio se remonta a TikTok hacia el 2022.

Puede interesarle: ¿Montar en bici o montar una bici?

La sección RAE del diario HOY tiene como fin promover el bueno uso del idioma español, con el sustento de lo que dicta la RAE, máxima autoridad de la lengua que, con el correr de los años, va cambiando algunas reglas y proponiendo adaptaciones, según la necesidad.

Desembocar y especializarse, las preposiciones correctas

A menudo se recurre a preposiciones incorrectas para acompañar a las palabras desembocar y especializarse. Sepa qué indica la Real Academia Española.

La preposición en, y no sobre, es la indicada con especializar(se) para expresar para qué está especialmente preparado algo o alguien: especializarse en algo, no especializarse sobre algo, según explica la Fundación Español Urgente de la RAE.

Lea también: La palabra etcétera y el mal uso de los puntos suspensivos

Para introducir aquello en que se está versado, se emplea la preposición en, explica el diccionario académico. Por ejemplo: «El dramaturgo se especializó en personajes difíciles de comprender».

Por otro lado, para introducir el lugar en el que un río o una calle termina, el giro adecuado es desembocar en, no desembocar a. Por ejemplo, el raudal desemboca en el río Paraguay, no sobre.

Se cree que el uso impropio se debe a la idea implícita que tiene desembocar de llegar a un sitio o a una situación.

Además, en RAE: Arsenal de armas: ¿por qué no es redundante?

La sección RAE del diario HOY tiene como fin promover el bueno uso del idioma español, con el sustento de lo que dicta la RAE, máxima autoridad de la lengua que, con el correr de los años, va cambiando algunas reglas y proponiendo adaptaciones, según la necesidad.


La palabra etcétera y el mal uso de los puntos suspensivos

A la hora de escribir la palabra etcétera, sea completa o abreviada, a menudo se comete el error de agregarle puntos suspensivos, sin embargo, esta adición es incorrecta. Sepa por qué.

«Los inspectores les comunicaron a los titulares de los puestos de fruta, verduras, ropa, calzado, etc… que tendrán que instalarse más arriba» y «Asimismo se ocuparán otros espacios del recinto, como vestuarios, zonas para camerinos etc…» son ejemplos del error que se comete al agregar puntos suspensivos después de la palabra etcétera.

Los puntos suspensivos pueden aparecer al final de una enumeración o lista con el mismo valor que etcétera, por lo que debe evitarse, por redundante, la aparición conjunta de ambos elementos; según explica la Fundación Español Urgente de la Real Academia Española.

Puede interesarle: Arsenal de armas: ¿por qué no es redundante?

Además, y por convención, etc. (que ha de llevar siempre punto) y etcétera se separan del anterior elemento por una coma. Sin embargo, cuando etcétera o etc. cierran una enumeración, pero el enunciado continúa, lo apropiado es escribir coma después, incluso si forma parte del sujeto.

Así, la puntuación apropiada de las frases anteriores habría sido «Los inspectores les comunicaron a los titulares de los puestos de fruta, verduras, ropa, calzado, etc., que tendrán que instalarse más arriba» y «Asimismo se ocuparán otros espacios del recinto, como vestuarios, zonas para camerinos, etc.».

También es redundante y se desaconseja, al menos en la lengua formal, escribir varias veces seguidas etcétera o etc., como en «Se califica un examen, el número de trabajos entregados, el comportamiento, etcétera, etcétera».

También en RAE: El clásico, en minúscula y sin comillas