Verbo: La lectura de la vida, hecha teatro

La puesta en escena "Verbo" trajo consigo el regreso de leyendas vivas del teatro paraguayo a escena y removió sentimientos y emociones sobre las tablas de la Alianza Francesa de Asunción dando un bálsamo para el alma en tiempos donde la incertidumbre calan hondo en lo más profundo del ser.


Fuente: Aizar Arar (@AizarArar)

Hacer una lectura de nuestra vida no es algo sencillo. La cotidianidad, sus diversas situaciones y consecuencias mantienen la mente ocupada en lo externo, dificultando la tan necesaria introspección.

Con el paso de los años es posible comprender que el tiempo es el verbo único con el que se conjugan cada una de las oraciones que conforman la vida. Al tiempo lo hacen las etapas por las que atravesamos, las vivencias compartidas o en soledad, y de ellas adquirimos experiencia sin importar si son buenas o malas.

De cada experiencia nos nutrimos, ganamos sapiencia y nos enriquecemos psíquica y espiritualmente. No en vano se dice que cada persona es un libro abierto.

Con fuerza, emoción, dinamismo, y en plena pandemia, María Elena Sachero, Hedy González Frutos y Margarita Irún, tres grandes damas del teatro paraguayo se reunieron luego de años en escena con la obra Verbo, dirigida por Diego Mongelós.

Sentadas ante una gran mesa delicadamente arreglada y disfrutando de una merienda, las primeras actrices dieron cátedra de actuación y declamación en la puesta inspirada en ellas y sus vivencias a lo largo de su carrera.

La exquisita dramaturgia a cargo de Andrés Ovelar condensa la poesía y el arte escénico en una puesta entrañable que transita por la infancia, juventud y etapa adulta de las actrices, marcadas por su pasión por el arte.

“Federico es uno de los que mejor dibuja el arrebato de la pasión”, dice con total seguridad Hedy González Frutos, expresión que es aprobada por sus compañeras.

La pasión es la clave universal de todo y para todo pues sin ella el desarrollo de las cosas no tendrían sentido, una acción, un hecho, una meta, un sueño carecerían de sabor y valor. Prueba de esa pasión, es la reunión de las maestras en dicho espectáculo.

Hedy se refirió al laureado escritor Federico García Lorca, cuyo legado poético teatral marcó parte del camino de su vida y de Margarita. “Alma Ausente”, “La Casada Infiel” y “A las cinco de la tarde” o sus legendarias teatrales “Doña Rosita, la soltera” y “La Casa de Bernarda Alba” tomaron fuerte presencia en la obra.

Por supuesto la mítica “Bodas de Sangre” no quedó fuera, reviviendo el dramatismo y pasión propios de Lorca.

“Por los ojos se sale a la vida, por los ojos se seduce a la vida”, mencionó Hedy González Frutos enfatizando sobre esa conexión especial entre dos personas que se inicia por la mirada.

Este fragmento sirvió para un breve comentario acerca de los ojos de María Elena y una breve anécdota. Y es que dicen que un conocido actor y de gran trayectoria en teatro, cine y Tv, vivía “cautivado” por su mirada.

“Más sabe el diablo por viejo que por diablo”, dice un refrán acerca de la estrecha relación entre el paso del tiempo y la sabiduría. Este planteamiento también fue abordado en la puesta y la maestra Hedy conmovió con un texto sobre el lenguaje de las manos.

El papel y la tinta, su olor y todo lo que nos lleva a los recuerdos del verdadero libro, también se hicieron presentes, logrando que más de uno vaya a su infancia o adolescencia junto a sus maestras, a esos tiempos en que la tecnología en clase se limitaba apenas a una máquina calculadora.

Los recuerdos de Hedy y su padre, Margarita y los sueños con su abuela Matilde y su vieja máquina de coser o un viaje en la playa, María Elena y su relación con el piano. Distintos pasajes de la vida de cada una llenaron de nostalgia y sensibilizaron el espectáculo, permitiendo al público conocerlas aún más.

“La conciencia de la muerte es la posibilidad de poder abrazar la vida”, sentenció González Frutos, enmarcando la idea misma de la obra y la existencia misma: Disfrutar el momento sin pensar mucho en el ayer ni el mañana, pues tarde o temprano la vida se acaba.

El gran Pablo Neruda es otro de los laureados artistas que tiene destaque en este magnífico Verbo, imponiéndose con joyas de su arte, como ‘Amigo’ y ‘Oda al día feliz’, esta última elegida como cierre de la la obra, en la que Sachero desató risas y entre las tres despertaron ganas de abrazarlas.

Natalia Cálcena y Mario González Martí participaron como “pasadores de letra” de las damas, demostrando profesionalismo al no dejar escapar ningún detalle. La aparición de ambos fue además simbólica, al representar a los hijos, sobrinos, nietos y alumnos, eternos aprendices de vida de las distinguidas señoras.

El también maestro Alejo Jiménez completó con sobriedad y elegancia musical, el espectáculo genialmente producido por Leti Fleitas, quien nuevamente hizo gala de su amor y pasión hacia la producción, aún en tiempos difíciles. El vestuario a cargo de Belén Fretes, a tono con la finura de las protagonistas.

Diego Mongelós por su parte, atraviesa por una buena racha en lo que va de este 2021. Tras dirigir la exitosa Hemingway en el Arlequín Teatro se lanzó a esta aventura en la que trajo del retiro a Hedy y a María Elena, para reunirlas una vez más en escena junto a Irún.

El también actor y docente dejó en claro con este trabajo que es uno los más regios y destacados de la nueva camada de directores y dramaturgos.

Verbo es, sin duda alguna, una de las obras más entrañables de nuestro amado teatro paraguayo.

Anatomía: “Exorcismo” y reflexión desde el teatro experimental

Un “exorcismo” de emociones y fuertes cuestionamientos a los estereotipos sociales y culturales, es lo que propone “Anatomía”, obra de teatro experimental dirigida por Raquel Martínez, que finalizó temporada recientemente en Estero Bellaco.

Por Aizar Arar (@AizarArar)

“Cada cuerpo es distinto, bello y complejo en su diversidad genuina. Su esencia radica en su corporalidad, elaborada a base de experiencias de vida de cada persona. Alegrías, tristezas, miedos, amores y más. La pregunta es, ¿qué tipo de corporalidad construimos?”

Tras un fin de semana en noviembre del 2023 con seis funciones, como parte de la clausura de la Carrera III del Taller Integral de Actuación (TIA), Raquel Martínez, volvió con una segunda temporada acompañada de gran parte del elenco original, esta vez ya no como escuela, sino como obra profesional.

Inspirada en el emblemático cuadro de Rembrandt, “Lección de Anatomía”, la reconocida actriz, directora y docente, da vida a un espectáculo visceralmente desgarrador e intimista que desnuda verdades y realidades condenadas durante años por la sociedad conservadora a fin de preservar “la moral”.

Raquel da una vez más rienda suelta a su rico bagaje artístico caracterizado principalmente por la fusión de la poesía con el cuerpo, para contar no una, sino varias historias ocultas dentro de cada individuo, ayer, hoy y siempre. Historias que tienen que ver con lo interno, con íntimo, con lo humano.

A través de movimientos en distintas calidades y niveles, relatos simples pero con fuertes mensajes acerca del autodescubrimiento, el despertar sexual, las relaciones y el amor de pareja, los actores y las actrices en escena conducen al público a una “lección de anatomía” en la que el arte es la premisa.

Con mucha creatividad y dinamismo, paseando por un carrusel de emociones, desde la tensión, la algarabía y la melancolía, la puesta se mantiene fiel a su espíritu transgresor, rompiendo tabúes sobre el aborto, la masculinidad y la sexualidad, instando a la reflexión acerca del “contexto acartonado” en el que vivimos a pesar del evolutivo paso del tiempo.

Otro de los elementos fundamentales en cada trabajo de Martínez y que no es excepción en esta ocasión es la ausencia de una sala convencional de teatro, ya que la protagonista de la exitosa “Damiana” busca siempre habitar espacios no habituales para hacerlos escenarios de imponentes espectáculos que resaltan por su belleza arquitectónica y en la mayoría de las veces, por su soledad.

Para “Anatomía”, la artista eligió el espacio cultural Estero Bellaco, ubicado en el Centro Histórico de Asunción, una antigua fábrica textil, cuyas maquinarias entre otros objetos de época permanecen en el recinto, alimentando la obra con belleza, nostalgia y misterio.

Son necesarias muchas más “lecciones de anatomía”, a través del arte, cualquiera sea su forma y disciplina, ya que solo ella permite inspección pura, real y bella de la vida y sus distintos colores. Parar, pensar, explorar, soltar, abrazar y volver a empezar las veces que sean, para encontrar un equilibrio y llegar a la plenitud personal.

Leé también: El director Yorgos Lanthimos “es mi musa” y no al revés, dice Emma Stone


“La Habitación Blanca” en Sala La Correa

La obra teatral “La Habitación Blanca” vuelve a escena con funciones sábado y domingo en Sala La Correa (Gral. Díaz c/ Hernandarias), a las 20:30. Las entradas anticipadas tienen un costo de 50.000 Gs.

Se trata de la exitosa obra escrita por el dramaturgo español Josep Maria Miró, en esta ocasión, dirigida por Agustín Núñez, que en el 2023 se estrenó en el Centro Cultural de España Juan de Salazar, como parte del festival del Mes de Teatro Hispano - Paraguayo.

La historia presenta el reencuentro de Carlos, Lía y Manuel con la señorita Meche, su maestra de la infancia. A medida que los recuerdos afloran, se enfrentan a las complejidades de sus vidas adultas, abriendo interrogantes y reviviendo antiguas heridas. Nadie, ni siquiera la querida maestra, puede escapar al impacto de este encuentro con el pasado.

“La Habitación Blanca” propone un viaje emocional hacia los paisajes íntimos de la niñez, explorando los sueños y aspiraciones de la infancia contrastados con la realidad de la vida adulta. “Es un relato que habla de la inevitabilidad del crecimiento, los sacrificios realizados y los recuerdos que se entierran en el camino”, mencionan desde la producción.

Integran el elenco Natalia Cálcena, Diego Mongelós, Mario González Martí y Techi Pereira. Agustín Núñez es además responsable de la escenografía y Martín Pizzichini se encarga de la iluminación.

El vestuario es de Víctor Flores y Natalia Cálcena. Las entradas anticipadas pueden ser adquiridas a través del WhatsApp contactando al (0974)867549. También estarán disponibles en la entrada de la sala a un costo de Gs. 60.000.

Te puede interesar: Unas “Reinas” suben a escena en Casa Mayor


Unas “Reinas” suben a escena en Casa Mayor

La obra teatral “Reinas” sube a escena este sábado 18 y domingo 19 mayo, a las 20:30, en Espacio Casa Mayor (Malutin casi Guido Spano). La misma aborda la realidad de un grupo de señoras de la tercera edad a través del humor.

De la mano de la compañía Equipo Teatro, la puesta se centra en seis señoras, (en realidad cinco), que viven en una residencia para adultos.

“Las historias de sus andanzas juveniles y la problemática de la edad adulta, encarada con una chispa divertida que roza el humor negro, crearán situaciones desopilantes a lo largo del espectáculo”, menciona la trama.

La obra, según la producción, no se queda en solo en la comedia, “sino en vivencias absolutamente cotidianas de la tercera edad y sus aristas más divertidas e hilarantes en un show imperdible”.

Con libreto y dirección de Patricia Reyna, actúan Javier Lacognata, Derlis Esquivel, Ronald Maluf, Hugo Matto y Juan Carlos Cañete.

Las entradas tienen un costo de 60.000 Gs., y pueden ser adquiridas en boletería y de manera anticipada contactando al (0991)322 213.

Leé también: