¿Sabemos usar la tecnología que nos acompaña a diario?

En un momento de incertidumbre y cambio como el que estamos viviendo, algunas cosas que dábamos por sentadas se están tambaleando. Es cierto que las crisis siempre sacan a relucir lo mejor y lo peor de las personas.

No son pocas las historias de heroicidad que estamos viendo en los peores momentos de esta nueva situación que nos ha traído la pandemia. En contraposición a estas bonitas historias que renuevan la fe en la humanidad, encontramos otros muchos ejemplos de egoísmo y bajeza moral que nos permite plantearnos hacia dónde nos dirigimos como especie.

En medio de toda esta reflexión de profundo calado y difícil resolución, encontramos otras muchas cuestiones de naturaleza más prosaica pero que nos afecta de forma significativa en nuestro modo de vida. Muchas personas se han visto en una situación inimaginable hace pocos meses y han descubierto capacidades propias hasta ahora desconocidas. Hemos descubierto, incluso, que existe una nueva forma de hablar en un lenguaje siempre evolutivo y adaptable.

Algunos han aprendido a cocinar, otros han descubierto que pueden estar solos y sentirse a gusto, muchos han encontrado nuevos modos de disfrutar, alternativas de ocio, aficiones inéditas o insólitos modos de comunicación. No son pocos los que, sin embargo, han descubierto carencias evidentes que, hasta entonces, no habían cuestionado.

La tecnología como talón de Aquiles

Se ha hablado mucho de las nuevas tecnologías en las últimas décadas. Se ha planteado siempre como una herramienta democratizada a la que tiene acceso la gran mayoría de la población y de la cual se hace un uso cotidiano muy normalizado.

Esta situación de distancia social y aislamiento ha venido en una época en la que esta tecnología democratizada nos permite relacionarnos y trabajar sin necesidad de salir de casa. Esto nos ha dado tranquilidad y compañía a partes iguales. ¿Ha sido así? Este ha sido uno de los grandes descubrimientos en muchos casos, no estaba tan generalizado el conocimiento del uso de las herramientas tecnológicas.

Son muchos los que se han visto de golpe ante el ordenador con la exigencia de completar un trabajo a distancia y no han sabido cómo hacer frente a este nuevo reto. La puesta al día del conocimiento acerca de la tecnología de uso cotidiano se ha ido dejando de lado en muchos casos bajo la premisa de no ser necesario. El día que ha sido imprescindible no estábamos preparados.

Quien no sabe es porque no quiso aprender

Es muy fácil acceder al conocimiento a través de cursos, tutoriales gratuitos y manuales específicos. Solo los interesados en la tecnología, los curiosos o los que se han visto empujados al aprendizaje por necesidad, han tomado la precaución de apostar por el conocimiento. Otros muchos han formulado distintas excusas y se han ocultado bajo un pretexto para dejar pasar la oportunidad.

Los nativos digitales lo ven desde otro ángulo de modo general, sin embargo, los adultos nacidos en los años 70 y 80 que han visto nacer esta nueva era, deben poner interés en el aprendizaje para hacer frente a los cambios como los vividos actualmente.

 

Crean app para que conductores generen ingresos en tiempos de pandemia

Una aplicación móvil que permite facilitar el traslado de cargas, paquetes, electrodomésticos y muebles surge como una alternativa en tiempos de pandemia por COVID-19, en que el distanciamiento social es fundamental. La app permite además generar ingresos a sus conductores que pueden operar con vehículos de varios portes.

Según datos del Ministerio de Trabajo, el pico máximo de desempleo en nuestro país se dio a mediados de mayo durante la pandemia COVID-19, con 130.000 desempleados por unas 8.000 empresas que solicitaron el cese temporal o definitivo de sus actividades. En este contexto, llega una alternativa para generar ingresos a través de una aplicación móvil denominada: Camio, que funciona para hacer entregas de todo tipo y tamaño.

“Algo muy interesante para la gente que quiere seguir moviendo su negocio es que puede realizar sus entregas con la aplicación al mejor costo porque tenemos registradas motos, autos, camionetas o camiones. Las personas que tengan un vehículo del tipo que sea, puede registrarse y trabajar con nosotros y esperar que le caiga una alerta; por ejemplo, un televisor, que, en vez de pedir un camión, se pide un auto para abaratar costos. En ambos casos, las personas ganan”, señala Rodolfo Da Costa, uno de los creadores de Camio.

¿Cómo funciona? Se describe el tipo de carga, de dónde saldría y cuál sería el destino, con una(s) foto(s) y descripción de lo que se transportará. De ser necesario, se puede seleccionar que el driver (conductor) vaya con un ayudante. Además, se puede seleccionar el tipo de vehículo que más se adecue a lo que se necesita mover. Se puede monitorear el progreso y establecer comunicación con el chofer por medio de un chat integrado en la aplicación.

Muchas personas ya la están utilizando desde hace cinco meses y casi un año de adaptación de la plataforma en el país.

“Inicialmente el servicio es gratuito porque se encuentra en etapa beta, pero más adelante se cobraría el 15% del movimiento de los drivers, pero es algo muy bajo comparado a servicios similares que cobran el 30% y más”, aclara Da Costa.

Además de Da Costa, son impulsores de esta iniciativa Alfredo Farr, Susana Godoy y Gregorio Godoy.

La aplicación puede ser descargada a través de este link http://www.camio.com.py o ingresando directamente a Google Play y App Store desde teléfonos móviles.

 

Whatsapp permite ahora videollamadas hasta con 50 personas

La aplicación de mensajería más usada en el mundo ahora posibilita a sus usuarios la realización de videollamadas en simultáneo, convirtiéndose en una opción válida en tiempos de teleconferencias.

Desde ahora, Whatsapp pone a disposición de sus usuarios la posibilidad de conectarse con otras personas enlazando con Messenger Rooms de Facebook (sala de mensajería).

De hecho, la compañía de Mark Zuckerber es propietaria de Whatsapp y puede usarse tanto desde el dispositivo móvil como desde la web a través de las computadoras.

Sin la necesidad de contar con una cuenta en Facebook, el usuario puede disponer no obstante de una cuenta en Facebook Messenger y crear su sala propia y conectar con hasta 50 personas.

Si la conexión se realiza desde el celular, el usuario debe ingresar a la pestaña de "Llamadas". Abajo, a la derecha aparecen dos íconos y uno de ellos tiene una camarita con un enlace.

Se pulsa allí y directamente conecta con Messenger. Inmediatamente salta un botón "Enviar enlace por whatsapp" que permite copiar el mismo al contacto que uno desea para establecer la videollamada.

El procedimiento es casi el mismo mediante la web desde una computadora. La opción viene a ser una importante herramienta de comunicación en tiempos de pandemia, en que las congregaciones de personas en el ámbito que fuese están prácticamente prohibidas.

Una vez que la pandemia de coronavirus explotó en el mundo entero, los organismos sanitarios recomendaron evitar las aglomeraciones por la fácil transmisión de la enfermedad, razón que obligó a muchas personas e instituciones a recurrir a métodos de comunicación virtual múltiple, incluso las entidades educativas.

Whatsapp y Facebook de esta manera amplían su espectro y permiten a sus usuarios una interacción mucho más entretenida y útil que suple de cierto modo el aislamiento obligatorio.

 

Juegos virtuales chilenos ganan popularidad en medio de la pandemia

En tiempos de cuarentena, muchas personas pueden sufrir estrés debido al aislamiento social, por lo que los juegos en familia surgen como una alternativa saludable para disminuir la ansiedad. Ante este contexto, la empresa chilena AHB Games expandió sus fronteras virtuales para ofrecer entretenimiento vía smartphones. La firma cuenta con el apoyo de ProChile, entidad que fue clave para su promoción más allá de las fronteras andinas.

El confinamiento social provocado por el coronavirus dan lugar al crecimiento de empresas por internet, servicios de delivery para las familias, trabajos a distancia, pero también un tremendo desafío para las compañías dedicadas al diseño de aplicaciones de entretenimiento. Un claro modelo es AHB Games, una startup propiedad de los chilenos Cristian Marzal y Jorge Araya, que han visto un aumento en sus descargas fuera de su país de origen.

Entre los juegos en línea de AHB Games figuran Cultura Chupística y Cultura Chupística 2, ambos para mayores de edad; y Mímica: Actúa y Adivina la palabra, dirigido a toda la familia y con el que se puede pasar el rato adivinando una consigna, a la vez que se aprende de cultura general. Entre los tres superan las tres millones de descargas.

"Una característica importante de los juegos es la forma orgánica con la que se descargan, ya que cada usuario lo debe jugar con otras personas, transformándose en un minipromotor del título para que otras lo conozcan y descarguen. Es por esto que se han mantenido en el tiempo y cada vez obtienen más descargas”, dice Jorge Araya.

El apoyo de ProChile ha sido fundamental, puesto que la empresa ha podido mostrar su trabajo en otras latitudes y establecer nexos con nuevos distribuidores. Otro factor que contribuyó a que los juegos se conozcan en toda la región es la alta demanda de entretenimiento de calidad durante la crisis provocada por la COVID-19.

Según las estadísticas de las tiendas de aplicaciones de países como España, Colombia y Perú, la adquisición de los juegos AHB Games ha experimentado un aumento de más de 200 %. Por ejemplo, Mímica pasó de 4000 a 15 000 nuevos usuarios a la semana.

La Oficina Comercial de ProChile en Paraguay anunció que las aplicaciones están, también, disponibles en el país. Las mismas pueden ser adquiridas desde las tiendas virtuales de Apple Store y Google Play.