Telegram bate récords de inscripciones tras nuevas reglas de WhatsApp

Unos 25 millones de usuarios se han inscrito en la plataforma de mensajería Telegram en las últimas 72 horas, afirmó este martes su fundador, el ruso Pável Dúrov, como reacción al anuncio de su competidor WhatsApp de que compartirá más datos con su casa matriz, Facebook.


Fuente: AFP

"Durante la primera semana de enero, Telegram superó los 500 millones de usuarios mensuales activos. Tras esto, continuó creciendo: 25 millones de nuevos usuarios llegaron a Telegram en las últimas 72 horas", aseguró Dúrov en su canal en la red.

"Se trata de un aumento significativo con respecto al año pasado", prosiguió, añadiendo que Telegram ya había tenido oleadas repentinas de inscripciones durante sus "siete años de experiencia en protección de la vida privada de sus usuarios", pero, "esta vez es diferente".

"La gente ya no intercambia su privacidad por servicios gratuitos. Ya no quiere ser tomada como rehén de los monopolios tecnológicos", añadió el multimillonario, de 36 años.

Sin mencionar a su competencia, hace referencia a WhatsApp, bajo el fuego de las críticas desde el jueves pasado tras haber solicitado a sus dos mil millones de suscriptores aceptar nuevas condiciones de utilización.

Aquellos usuarios que las rechacen no podrán acceder a sus cuentas a partir del 8 de febrero. El grupo busca de esta manera rentabilizar su plataforma permitiendo a los anunciantes contactar a sus clientes a través de WhatsApp, e inclusive vender sus productos de manera directa, como ya ocurre en India.

Este anuncio también tuvo consecuencias para otra aplicación de mensajería, Signal, que desde la semana pasada está en la lista de las más descargadas en las plataformas Apple Store y Google Play de varios países.

Fundada en 2013 por los hermanos Pável y Nikolái Dúrov, creadores antes de la popular red social rusa VKontakte, Telegram afirma que la seguridad es su prioridad y generalmente rechaza colaborar con las autoridades, lo que le ha supuesto intentos de bloqueos en algunos países, sobre todo en Rusia.

 

Así será el cambio en WhatsApp: tips para proteger nuestros datos

Desde Paraguay Ciberseguro explicaron en qué consistirá la nueva política anunciada por WhatsApp para el procesamiento de los datos de los usuarios y dieron a conocer una serie de recomendaciones para poder protegerlos.

Miguel Ángel Gaspar, director de la Fundación Paraguay Ciberseguro, expuso a través de su cuenta de Twitter que tanto WhatsApp, Facebook y YouTube son servicios que deben ser contratados mediante un acuerdo y una forma de pago. En ese sentido dice que los usuarios son materia prima y sus datos el producto final que se comercializa entre las plataformas, gobiernos y ciberdelincuentes.

Sobre el anuncio de WhatsApp que alarmó a más de una persona, el experto resaltó que solo es una oficialización de la política de la compañía tecnológica de Mark Zuckerberg implementada desde 2012 tras la compra de Instagram y luego el canal de mensajería, para que exista una integración de todas sus plataformas.

¿Qué es lo nuevo entonces?

Gaspar respondió que los nuevos términos de uso y la política de privacidad hacen foco en tres actualizaciones claves que van a afectar la forma en la que WhatsApp, y por lo tanto Facebook (e Instagram más adelante), procesarán todos nuestros datos que podrían compartir con otras empresas.

1) Cómo WhatsApp procesará a partir de ahora nuestros datos, no solo en el tratamiento, sino también en la administración de rutinas para nuevos servicios como mensajes temporales, horario de “no molestar”, compras desde la App, etc.

2) Cómo las empresas pueden usar los servicios alojados en Facebook para almacenar y administrar nuestros chats de WhatsApp.

3) Cómo WhatsApp pronto se asociará con Facebook para ofrecer integraciones más profundas en todos los productos. Aceptar estos cambios y seguir utilizando la aplicación después del 8 de febrero significa que toda esta información podría ser compartida a WhatsApp y a otras empresas de Facebook: información de registro de nuestra cuenta incluido el número de teléfono, datos de las transacciones, información relacionada con el servicio, información sobre cómo interaccionamos con otras empresas a través de WhatsApp, información del móvil y la dirección IP.

Por ejemplo, podrían usar nuestros datos para fines de seguridad, con lo que podrían acabar compartiendo tu IP con las autoridades o empresas privadas si fuera necesario, así como cualquier otro dato que nos haga identificables en caso de necesidad.

“Esto se agrava en nuestro país ante la ausencia de una Ley de Protección de Datos Personales cuando, por ejemplo, para los usuarios de la UE, estos cambios de política no se aplican ya que WhatsApp tiene que cumplir con los estrictos requisitos del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR)”, sostuvo.

¿Qué opciones tenemos?

El especialista recomendó elegir interactuar con otros servicios como Telegram, Signal o Confide. No tener las tres aplicaciones instaladas y abiertas en los dispositivos, sino más bien usarlas sobre demanda, dependiendo de la importancia de la información a ser compartida. Segmentar los círculos sociales, laborales, profesionales y evaluar plataformas distintas en función a la necesidad de privacidad (por ejemplo Gmail para temas más confidenciales).

También insta a seleccionar mejor lo que se va a compartir en Internet y hablar de este tema con el círculo familiar, sobre todo si hay niños con celulares. Bloquear con herramientas antivirus o del sistema, las localizaciones, micrófonos, cámaras. etc. Y valorar la información personal.

Aquí las nuevas condiciones de WhatsApp

 

Whatsapp quiere compartir más datos con Facebook, los usuarios se inquietan

La famosa aplicación de mensajería Whatsapp fue objeto de críticas este jueves por pedir a sus 2.000 millones de usuarios aceptar nuevas condiciones de uso, que le permiten compartir más datos con su casa matriz Facebook.


Fuente: AFP

Los usuarios que se nieguen ya no podrán acceder a sus cuentas a partir del 8 de febrero.

En Twitter, numerosos usuarios se mostraban alarmados el jueves por haber dado su consentimiento sin haber leído en detalle los cambios.

El grupo pretende monetizar su plataforma permitiendo a los anunciantes ponerse en contacto con sus clientes a través de Whatsapp, o incluso vender directamente en la aplicación sus productos, como ya ocurre en India.

"La actualización de las políticas de confidencialidad son habituales en la industria y estamos proporcionando a los usuarios todas las informaciones necesarias para verificar los cambios que entrarán en vigor el 8 de febrero", indicó un portavoz del grupo en una declaración transmitida a la AFP.

Según la empresa, los datos que pueden ser compartidos entre Whatsapp y el ecosistema de aplicaciones de Facebook (incluyendo Instagram y Messenger) incluyen los contactos y la información del perfil, excepto el contenido de los mensajes.

Pero las nuevas condiciones difieren entre la Unión Europea y el resto del mundo. En el caso de la UE y del Reino Unido, solo se utilizarán para desarrollar las funcionalidades ofrecidas a las cuentas profesionales WhatsApp Business, explicó la empresa a la AFP.

"WhatsApp no comparte los datos de sus usuarios en Europa con Facebook con el fin de que Facebook utilice estos datos para mejorar sus productos o anuncios", aseguró un portavoz de la plataforma.

Preguntada por la AFP, la Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL), regulación francés de internet, recordó que desde 2017 se había iniciado una investigación sobre las consecuencias de la compra de Whatsapp por Facebook por 22.000 millones de dólares en 2014, incluidas las condiciones de transferencia de datos.

 

Microsoft dice que el ciberataque atribuido a Rusia expuso su código fuente

El gigante estadounidense del software Microsoft reveló este jueves que el reciente ciberataque masivo que EE.UU. atribuye a piratas informáticos rusos penetró más profundamente en su sistema de lo que creía, y expuso al menos parte de su código fuente.


Fuente: EFE

En un mensaje publicado en su blog, Microsoft subrayó que los piratas no consiguieron hacer ningún cambio en su código fuente, pero reconoció que tuvieron acceso a él, sin aclarar durante cuánto tiempo ni a qué programas correspondían los archivos impactados.

"Detectamos una actividad inusual en un número pequeño de cuentas internas y, tras revisarla, descubrimos que una cuenta (de un empleado) se había utilizado para visualizar el código fuente en una serie de depósitos del código fuente", indicó Microsoft.

La multinacional estadounidense afirmó que ese hecho no implica necesariamente "un riesgo elevado" para la seguridad de los programas de la compañía, porque su sistema "asume que los atacantes pueden conocer el código fuente" de los productos y no necesita que este sea secreto.

Además, Microsoft recalcó que su investigación del ciberataque no ha encontrado ninguna prueba de que los piratas accedieran a datos de los consumidores, ni de que usaran sus sistemas para atacar a otros.

Sin embargo, su anuncio es una nueva muestra de la gravedad del ciberataque masivo, que afecta desde hace meses a los clientes del a través de un popular programa de la empresa tecnológica estadounidense SolarWinds.

Ese programa, llamado Orion, lo usan para monitorear redes informáticas tanto el Gobierno de EE.UU. como cientos de grandes compañías, además de empresas que supervisan infraestructuras cruciales, como la red energética estadounidense.

El Gobierno estadounidense ha responsabilizado a Rusia del ataque y ha reconocido que sus responsables han comprometido "infraestructuras cruciales" en el país, tras adentrarse en los sistemas de los departamentos del Tesoro, de Estado, de Comercio y de Seguridad Nacional, entre otros.

El ciberataque podría haber comenzado en octubre de 2019 y todavía podría estar activo, según las autoridades estadounidenses, que consideran "enormemente difícil" restaurar por completo la seguridad en los sistemas afectados.

El presidente electo de EE.UU., Joe Biden, ha prometido tomar represalias "sustanciales" por el ciberataque una vez que llegue al poder, el próximo 20 de enero, aunque ha evitado atribuir directamente el ataque a Rusia por ahora, al argumentar que es el mandatario saliente, Donald Trump, quien debe establecer quién fue el autor.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, acusó este mes a Rusia de estar detrás del ciberataque, pero el propio Trump ha evitado hacer lo mismo e incluso planteó la posibilidad de que fuera China, algo que las agencias de inteligencia estadounidenses no creen.

El Kremlin ha negado cualquier implicación en los ciberataques.