Una de las más grandes empresas de criptoactivos corre riesgo de ir a la quiebra

Core Scientific, una de las más grandes empresas de minería de criptoactivos a nivel mundial, se encuentra ante la posibilidad de quebrar debido al desplome prolongado de precios del bitcoin y el aumento de los costes energéticos.


Fuente: RT en Español

Un informe presentado días atrás ante la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. (SEC, por sus siglas en inglés) habla sobre el riesgo que corre la firma Core Scientific de ir a la quiebra.

El texto menciona que “dada la incertidumbre sobre la situación financiera de la compañía, existen dudas sustanciales sobre la capacidad de la empresa para continuar en funcionamiento por un plazo de tiempo razonable”.

Te puede interesar: Musk toma el control de Twitter con una limpia en la directiva

La empresa admitió que actualmente “es muy difícil” estimar sus necesidades de liquidez, mientras augura que los recursos en efectivo se agotarán hacia finales de este año o incluso más antes.

Hasta el 26 de octubre, Core Scientific disponía de 24 bitcoins y unos USD 26,6 millones en efectivo, mientras que el pasado 30 de septiembre la empresa gozaba de 1.051 bitcoins y unos USD 29,5 millones, confirmando así la diferencia existente.

Leé también: WhatsApp habilita nueva función para enviar documentos, GIFs y videos

El desplome prolongado del precio del Bitcoin y el aumento de los costes energéticos son algunos de los principales factores argumentados por la empresa para explicar la afectación en su eficacia operacional, así como el incremento del ‘hashrate’ de la red del bitcoin y la disputa legal con Celsius, la principal empresa estadounidense de préstamos en criptodivisas.

Ante esta situación, Core Scientific decidió no realizar ciertos pagos que debían desembolsarse a finales de octubre y a principios de noviembre, incluidas las transacciones por equipamiento. La compañía constató que en respuesta los acreedores podrían presentar demandas por los impagos.

Qué es el token digital y cómo activarlo para evitar que vacíen la cuenta bancaria

El llamado “token digital” es un factor de autenticación que brinda mayor seguridad a las transacciones bancarias realizadas de manera online, tanto desde el móvil como desde la web. En esta nota, te contamos en qué consiste.

Recientemente se dieron a conocer varios casos de vaciamiento de cuentas bancarias en nuestro país, teniendo como víctimas tanto a clientes de bancos privados como a los del Banco Nacional de Fomento (BNF).

Estos casos mayormente están vinculados al phishing, una modalidad de ciberestafa que se encuentra en auge y que consiste en el envío de correos electrónicos falsos como anzuelo para obtener datos confidenciales de los clientes, incluyendo usuarios y contraseñas.

A fin de evitar que se sigan registrando este tipo de episodios, varias entidades bancarias han empezado a implementar lo que se conoce como “token digital”, un segundo factor de autenticación que brinda mayor seguridad a las transacciones.

QUÉ ES EL TOKEN DIGITAL

El token es una herramienta de seguridad digital utilizada por los bancos y que tiene como finalidad poder brindar mayor seguridad a la hora de hacer transferencias o realizar pagos de manera virtual.

A través del Token digital, el cliente tiene la posibilidad de confirmar las operaciones que realice de manera fácil y segura, pues lo hace desde su teléfono móvil de manera exclusiva.

Nota relacionada: Token digital es confiable y seguro para evitar robo de cuentas, reitera BNF

LA AUTENTICACIÓN, LA CLAVE DE TODO

Para cualquier tipo de transacción que uno desee realizar, siempre se necesita de una clave de acceso o PIN de seguridad que la misma entidad bancaria provee, aunque los vaciamientos de cuentas demuestran que, en ocasiones, eso no es suficiente.

Mediante el token digital, uno activa un segundo factor de autenticación para sus operaciones, similar al que implementan plataformas como WhatsApp, Facebook o Gmail, que tienen la opción de incluir un “segundo paso” para acceder a las cuentas.

El segundo factor de autenticación impide que una persona que obtenga el usuario y la contraseña acceda fácilmente a la cuenta, pues requiere de una verificación adicional en el proceso (por ejemplo, un envío de SMS o email).

CÓMO SE UTILIZA EL TOKEN DIGITAL

Para confirmar cualquier operación, el usuario solo deberá presionar un botón en caso de utilizar la aplicación del banco, sin tener que ingresar una clave o PIN. Si el proceso es vía web, solo necesitará el celular donde activó su token digital para escanear un código QR que aparecerá en pantalla.

En los servicios bancarios, el token digital es un factor de seguridad que solo puede ser utilizado en un teléfono celular, lo cual significa que el cliente que lo active necesariamente debe contar con su smartphone en todo momento y tener instalada la app del banco con el que opera.

Por ejemplo, si un ciberdelincuente logra obtener datos confidenciales y acceder a la cuenta, de igual forma necesitará tener el teléfono celular de la víctima para transferir el dinero a otra cuenta, justamente por la activación del token.

Leé también: Tras vaciamiento de cuentas del BNF, Policía da tips para evitar caer en ciberestafas

CÓMO ACTIVAR EL TOKEN DIGITAL

La mayoría de las entidades bancarias utilizan la misma modalidad de activación del token digital.

1- Primeramente, se debe ingresar a la aplicación móvil del banco y buscar la opción “Activar token digital”.

2- Tras aceptar las bases y condiciones, se deberá introducir el número de teléfono utilizado en dicho móvil para el envío de un SMS con el código de activación.

3- Una vez recibido el mensaje de texto, el código debe ser introducido en la casilla habilitada para el efecto. Una vez completado este paso, se elige un mecanismo de validación (llamada telefónica o vía sucursal) para finalizar el proceso.

4- Luego de recibir la llamada o acudir a la sucursal del banco para validar todos los datos introducidos, el token digital quedará activado.

Microsoft invierte “miles de millones” en OpenAI, de ChatGPT

Microsoft invertirá "miles de millones" para ampliar su asociación con el especialista en inteligencia artificial OpenAI, creador del robot conversacional ChatGPT, un temido chatbot que podría usarse para hacer trampa en las universidades y colegios, según un comunicado conjunto de las dos empresas difundido el lunes.


Fuente: AFP

En un blog de la compañía tuiteado por el director ejecutivo, Satya Nadella, el gigante tecnológico anunció una “inversión multimillonaria para acelerar los avances de la IA” que serían “compartidos con el mundo”.

ChatGPT de OpenAI causó sensación en internet cuando se lanzó en noviembre, permitiendo a los usuarios experimentar con su capacidad para escribir ensayos, artículos y poemas.

Pero los profesores están alarmados. ChatGPT está prohibido en universidades y centros de enseñanza y en ciudades como Nueva York y Washington se ha debatido sobre si constituye una amenaza para el futuro del trabajo administrativo.

OpenAI, con sede en California, también creó DALL-E, un programa que puede dibujar rápidamente imágenes e ilustraciones.

Los medios de comunicación calculan que Microsoft ha invertido en OpenAI 10.000 millones de dólares.

Te puede interesar: El futuro de TikTok en EEUU es incierto tras una prohibición gubernamental

“AGRESIVO”

El anuncio llega menos de una semana después de que Microsoft informara que despedirá a 10.000 empleados en las próximas semanas y redistribuirá la inversión a nuevas prioridades como la inteligencia artificial.

Además de ChatGPT, los “miles de millones de dólares” invertidos por Microsoft podrán beneficiar a otros softwares desarrollados por OpenAI, como Dall-E 2, que permite generar imágenes bajo demanda gracias a la inteligencia artificial, o GitHub Copilot, asistente de programación informática.

OpenAI prevé lanzar una versión de pago de ChatGPT, que debería ofrecer respuestas más rápidas y la posibilidad de interactuar con más frecuencia con el robot conversacional.

Esta colaboración permitirá a Microsoft utilizar softwares ya desarrollados por OpenAI “en sus productos destinados a los particulares y a las empresas”.

Esto significa que los elementos de ChatGPT podrían integrarse en aplicaciones como el servicio de correo electrónico de Outlook o el motor de búsqueda Bing.

“Como ChatGPT es una de las tecnologías de inteligencia artificial más innovadoras de la industria, Microsoft está siendo claramente agresiva en este frente y no se quedará atrás en lo que podría ser una inversión potencial en IA que cambiará el juego”, estimó el analista Dan Ives de Wedbush Securities en una nota.

Leé también: Waze introduce una nueva función para alertar sobre “rutas peligrosas”

Fundada a finales de 2015 por el propietario de Tesla Elon Musk, uno de sus primeros inversores, entre otros, OpenAI está dirigida por Sam Altman, un empresario de 37 años y expresidente de la aceleradora de empresas emergentes Y Combinator.

La empresa ha contado con el apoyo financiero de colaboradores como el cofundador de LinkedIn, Reid Hoffman, el inversor Peter Thiel y Musk, quien formó parte de la dirección hasta 2018, pero se fue para enfocarse en Tesla, la compañía de vehículos eléctricos.

La empresa emergente también cuenta con un equipo de científicos informáticos e investigadores dirigidos por Ilya Sutskever, un exejecutivo de Google especializado en aprendizaje automático.

OpenAI tenía alrededor de 200 empleados en 2021, según una consulta realizada directamente en ChatGPT.

Facebook e Instagram podrían permitir mostrar pezones en las redes

El Consejo asesor de contenidos de Meta dictaminó que las normas actuales se basan "en una visión binaria del género" y contienen restricciones "extensas y confusas".

Las plataformas de Meta* tienen que “cambiar su enfoque respecto al control de desnudos” y definir “unos criterios claros” para determinar las ocasiones en que pueden censurar ese tipo de imágenes, de manera de garantizar “que se trate a todas las personas de una manera coherente con las normas internacionales sobre derechos humanos, sin discriminación por sexo ni género”, dictaminó este martes el Consejo asesor de contenidos.

El dictamen, que pide se revisen las pautas para los moderadores de Facebook e Instagram, es de carácter recomendatorio. Se basa en dos casos, de 2021 y 2022, cuando Instagram eliminó publicaciones en las que se veían los pezones descubiertos de personas que se identificaron como transgéneros no binarios.

“El Consejo asesor de contenidos ha anulado las decisiones originales de Meta de eliminar dos publicaciones de Instagram en las que aparecían personas transgénero y no binarias con el torso desnudo. También recomienda que Meta modifique en sus normas comunitarias la política sobre desnudos y actividad sexual de adultos, para que se rija por criterios claros que respeten las normas internacionales sobre derechos humanos”, detalló el organismo en un comunicado.

Según se detalló, las pautas internas para los moderadores de Meta en relación con las políticas sobre desnudos y actividades sexuales son más amplias que las normas establecidas para el público, lo que genera confusión tanto en los usuarios como entre los propios moderadores, que pueden cometer un error al decidir eliminar alguna publicación y no otra similar.

Las excepciones en cuanto a fotos con pezones femeninos incluyen actos de protesta, imágenes de nacimientos y contextos médicos y de salud. No obstante, las políticas existentes afectan “de manera desproporcionada” los derechos de expresión de las mujeres, personas transgénero y no binarias en las redes sociales de la compañía, y “repercuten de forma negativa” en esos contextos. “Por ejemplo, repercuten de forma negativa en contextos en los que las mujeres, por tradición, pueden llevar el torso desnudo. Asimismo, las personas que se identifican como LGBTQI+ pueden verse afectadas de manera desproporcionada”

“Meta debe esforzarse por desarrollar e implementar políticas que resuelvan todos estos problemas”, concluyó el Consejo asesor, tras señalar que “la falta de claridad” a la hora de censurar o permitir la publicación de ciertas imágenes “genera dudas entre usuarios y revisores y la hace inviable en la práctica”.