Los Emmy marcan un nuevo mínimo histórico de audiencia

Los Ángeles (EE.UU.). Los Emmy celebraron el domingo su entrega anual de premios con una gala virtual debido a la pandemia, pero el ingenio con el que sortearon el coronavirus no atrajo al público, ya que los galardones más importantes de la pequeña pantalla cosecharon un nuevo mínimo de audiencia.

La consultora Nielsen señaló que 6,1 millones de espectadores vieron el domingo los Emmy en EE.UU., lo que supone un nuevo descenso respecto al mínimo histórico que se registró en 2019, cuando los galardones televisivos tuvieron una audiencia de 6,9 millones.

Con o sin pandemia, los grandes premios en general, y los Emmy en particular, llevan varios años de caída en su audiencia televisiva acumulando mínimos históricos sin freno.

En cualquier caso, la Academia de la Televisión, que cada año organiza los Emmy, y ABC, la cadena que los emitió el domingo en EE.UU., podrán presumir de una gala que, pese a la complejidad técnica de una singular ceremonia sin público y con muchísimas conexiones en directo, no registró ni un solo error reseñable.

Con Jimmy Kimmel como presentador en un vacío Staples Center de Los Ángeles (EE.UU.), la 72 edición de los Emmy se vivió dentro de la industria audiovisual como un campo de pruebas por el coronavirus para lo que pueda pasar en el futuro en otras galas de premios como los Óscar, los Grammy o los Globos de Oro.

En la parte puramente competitiva, “Watchmen” fue la gran vencedora de la noche con once galardones y fue coronada como mejor serie limitada.

Por detrás se situó “Schitt’s Creek”, que consiguió nueve estatuillas y que hizo historia al ganar todos y cada uno de los premios principales de comedia (incluidos los de mejor serie, mejor actor para Eugene Levy y mejor actriz para Catherine O’Hara).

“Succession”, que fue elegida como la heredera de “Game of Thrones” al triunfar como mejor serie dramática, y “The Mandalorian”, la primera producción televisiva no animada de “Star Wars”, también salieron con las manos llenas con siete Emmy por cabeza.

“Succession”, “Watchmen” y una histórica “Schitt’s Creek” conquistan los Emmy

Los Ángeles (EE.UU.). Era la noche para conocer a la heredera de "Game of Thrones", pero, aunque los Emmy virtuales por la pandemia coronaron hoy a "Succession" como mejor drama y a "Watchmen" como mejor serie limitada, la absoluta triunfadora fue "Schitt's Creek", que arrasó en todos y cada uno de los apartados de comedia.

Esta modesta serie canadiense hizo historia al llevarse los premios a mejor comedia, actor (Eugene Levy), mejor (Catherine O’Hara), actor de reparto (Dan Levy), actriz secundaria (Annie Murphy), mejor guion cómico (Dan Levy) y mejor dirección en una comedia (Andrew Cividino y Dan Levy).

Nunca antes una serie había conseguido todos los premios principales de comedia y ninguna se había anotado tampoco tantos galardones en una sola ceremonia de los Emmy (nueve en total contando los de las galas previas).

Este fue el colofón ideal para las seis temporadas de “Schitt’s Creek”, una comedia sobre una adinerado clan que se reinventa tras arruinarse y cuyo origen también queda en familia, ya que sus creadores son Eugene Levy y su hijo Dan.

“Nuestra serie, en su punto central, va de los efectos de transformación que tiene el amor y la aceptación. Eso es algo que necesitamos ahora más que nunca antes”, dijo Dan Levy sobre esta comedia que ha sido muy reconocida por su tratamiento respetuoso de la comunidad LGBT.

Y Eugene Levy aplaudió a su hijo por haber convertido “Schitt’s Creek” en “una celebración de la inclusividad, un castigo a la homofobia y una declaración del poder del amor”.

PUÑALADAS FAMILIARES FRENTE A LOS DRAGONES

La despedida en 2019 de “Game of Thrones”, la serie más premiada en la historia de los Emmy (59 estatuillas), dejó este año la pista despejada para los candidatos a mejor drama, una corona que acabó reclamando hoy la shakesperiana y muy adictiva “Succession”.

Esta serie de HBO, acerca de las puñaladas y traiciones en una familia que posee un conglomerado mediático, se hizo en total con siete Emmy, incluido el de mejor actor (Jeremy Strong).

Además, Jesse Armstrong, el creador de “Succession”, dio uno de los discursos más políticos de la velada.

“Quiero no dar las gracias al presidente Donald Trump por su horrible y no coordinada respuesta al coronavirus, quiero no dar las gracias al presidente Boris Johnson por hacer lo mismo en mi país (Reino Unido), quiero no dar las gracias a todos los gobiernos nacionalistas que están haciendo lo opuesto a lo que necesitamos ahora, y quiero no dar las gracias a todos los magnates de los medios que hacen tanto por la gente en el poder”, afirmó.

“WATCHMEN”, UNA EXITOSA REFLEXIÓN SOBRE EL RACISMO

Extender en la pequeña pantalla el legendario cómic de Alan Moore y Dave Gibbons parecía una apuesta muy arriesgada, pero “Watchmen” de HBO confirmó hoy que ha sido una de las grandes sensaciones televisivas de la temporada y su explosiva y ambiciosa reflexión sobre el racismo en EE.UU. le dio el Emmy a la mejor serie limitada.

“Watchmen” partía como gran favorita con 26 nominaciones y acabó siendo la serie más premiada de estos Emmy con 11 distinciones, incluida la de mejor actriz de una serie limitada o película para la pequeña pantalla (Regina King).

“Tengan claro que su voto en las próximas elecciones cuenta”, aseguró King, que vistió una camiseta con la imagen de la joven afroamericana Breonna Taylor que murió a disparos de la Policía.

Con un argumento relacionado con la masacre racista de Tulsa (EE.UU.) en 1921, “Watchmen” ha conectado con las reivindicaciones antirracistas de Black Lives Matter que han marcado el pulso de EE.UU. en los últimos meses.

Y por eso Damon Lindelof, el cerebro de “Watchmen” y que ha estado detrás de otros fenómenos televisivos como “Lost” (2004-2010), dedicó su premio a las víctimas y supervivientes de aquella matanza de afroamericanos.

Además, Lindelof lanzó un consejo a todos los que trabajan en la televisión: “Dejad de preocuparos por la cancelación de vuestra serie y pensad en qué hacer para que la renueven”.

TRIUNFO DE HBO, BUEN DEBUT DE DISNEY+

Impulsada por “Watchmen” y “Succession”, HBO fue la compañía más distinguida en estos Emmy con 30 premios (a partir de 107 nominaciones) y superó así a Netflix, que desembarcó con unas impresionantes 160 candidaturas pero que al final se tuvo que conformar con 21 galardones.

Disney+ tuvo un notable estreno, ya que se embolsó ocho galardones en su debut en la televisión gracias, sobre todo, a los siete reconocimientos de “The Mandalorian” (“Star Wars”).

En cambio, la cruz de los novatos fue para Apple TV+, cuya enorme apuesta de “The Morning Show” pasó prácticamente desapercibida salvo por el Emmy al mejor actor dramático de reparto para el espléndido Billy Crudup, quien derrotó a nada menos que tres candidatos de “Succession” en su categoría.

Por último, Jennifer Aniston figuraba como aspirante con galones a la mejor actriz dramáticaThe Morning Show”, pero el premio fue finalmente para Zendaya, cuyo deslumbrante trabajo en “Euphoria” la convirtió en la ganadora más joven de esa categoría en toda la historia de los Emmy (24 años recién cumplidos).

Zendaya y Jeremy Strong, mejor actriz y actor de drama en los Emmy

Los Ángeles (EE.UU.). Zendaya ("Euphoria") y Jeremy Strong ("Succession") se coronaron este domingo como mejor actriz y actor de serie dramática en la 72 edición de los Emmy, que se está celebrando hoy en Los Ángeles (EE.UU.) de manera virtual por el coronavirus.

En un evento sin público y con los invitados saludando desde sus casas, la joven Zendaya (24 años) se ha llevado algo parecido a la mayor ovación de la noche tras imponerse en una reñida categoría contra veteranas de la interpretación como Jennifer Aniston, Olivia Colman, Laura Linney, Sandra Oh y Jodie Comer.

“Admiro a todos los que trabajan en esta industria”, ha expresado la actriz emocionada desde su hogar, acompañada de los gritos y aplausos eufóricos de su familia.

Zendaya se convertía en ese momento en la actriz más joven en ganar el Emmy a la mejor interpretación dramática y por ello su discurso ha sido una especie de presentación ante sus compañeros de Hollywood, donde ha entrado con paso firme.

“Gracias por elegirme para vuestra historia y espero que continúen orgullosos de mi participación”, dijo la protagonista de “Euphoria”, la serie revelación de HBO en la que encarna a una adolescente con problemas de adicción que vive en una pequeña localidad estadounidense donde la mayoría de sus compañeros de instituto esconden secretos personales.

Por su parte, Strong se impuso en el apartado masculino por “Succession”, una ficción también de HBO que narra los desencuentros de una familia desestructurada dueña de un imperio de medios audiovisuales y de entretenimiento.

El actor ha dado uno de los discursos más breves y comedidos de la noche antes de besar a su pareja, con quien veía la gala desde su hogar,

Jason Bateman (“Ozark”), Billy Porter (“Pose”), Brian Cox (“Succession”), Steve Carell (“The Morning Show”) y Sterling K. Brown (“This Is Us”) eran los otros nominados en la categoría masculina.

La 72 edición de los Emmy se está celebrando hoy en el Staples Center de Los Ángeles (EE.UU.) con un evento virtual presentado por Jimmy Kimmel pero sin famosos invitados ni alfombra roja debido a la pandemia del coronavirus.

John Leguizamo plantea un boicot a los Emmy por la falta de latinos nominados

Los Ángeles (EE.UU.). El actor y director John Leguizamo aseguró que no verá los Emmy, que se celebran este domingo, por la ausencia de intérpretes latinos y de series con temática latina entre las categorías principales de las nominaciones.

“Si no tienes gente latina, no hay razón para mí para verlo”, aseguró al portal Yahoo Entertainment.

“Es increíble que nuestras historias no se estén contando y solo hay una razón para eso (…). Los ejecutivos no nos ven, no nos entienden, no se preocupan por nosotros”, añadió.

“Somos menos del uno por ciento de las historias que se cuentan en las plataformas y las cadenas. Eso es apartheid cultural”, sostuvo el artista nacido en Colombia y que ha desarrollado toda su carrera en Estados Unidos.

Leguizamo ganó un Emmy a la mejor a la mejor actuación de un programa de variedades o musical por “John Leguizamo: Freak” (1998) y fue candidato en otras tres ocasiones, dos de ellas muy recientes: mejor actor de reparto de una serie limitada por “Waco” (2018) y por “When They See Us” (2019).

El latino presentó a principios de mes “Critical Thinking”, su primera película para cine como director y en la que cuenta la historia de unos jóvenes latinos de un barrio muy humilde que encuentran en el ajedrez una salida a los peligros de la calle.

En una entrevista con Efe en marzo, Leguizamo consideró que la industria audiovisual “no está cambiando lo suficiente o lo suficientemente rápido” para lograr una representación diversa e incluir en ella a los latinos.

“Si sabes que los latinos son el 20 % de la población y representan el 25 % de la taquilla, ¿por qué somos menos del 4 % de las caras delante y detrás de las cámaras?”, dijo.

“No está bien y necesita cambiar rápidamente (…). Están agarrando nuestro dinero pero no nos están dando historias”, agregó.

Leguizamo explicó que con “Critical Thinking” quería mostrar “una historia positiva” sobre los latinos lejos de “estereotipos que hacen daño” como la habitual caracterización de los hispanos como narcotraficantes.

“Me encantan las historias latinas y siento que no hay suficientes. Durante treinta años he estado proponiendo historias latinas a estudios y cadenas de televisión. Y siempre les gusta el guion pero nunca le dan luz verde”, aseguró.