Cómo el sobrepeso afecta en el dolor de espalda

La lumbalgia representa un problema de salud pública a nivel mundial, que desde el 2014 empezó a llamar la atención por el impacto socioeconómico debido a los altos costos en el tratamiento y porque para quienes la padecen, resulta limitante a la hora de desempeñarse en el ámbito laboral, a causa de los dolores. Su prevalencia aumenta con los años, es decir, un porcentaje importante de la población adulta mayor padecerá de dolores de espalda a consecuencia del envejecimiento.

 

La obesidad y el sobrepeso también aumentan el riesgo de padecerla, pues implican gran carga mecánica en la columna vertebral. Además de que tiene mucha recurrencia, eso quiere decir que, si te duele una vez te volverá a doler.

Al respecto, la Lic. Silvia Cuevas, kinesióloga del Departamento de Kinesiología y Fisioterapia de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA, manifestó que la Lumbalgia o dolor de espalda afecta generalmente el área baja de la espalda (columna lumbar) y tiene muchas aristas a tratar, primero la causa, que no siempre se debe a un daño estructural, sino que pueden incidir además el sobrepeso o la edad, por lo que el abordaje debe ser multidisciplinario.

“Por ejemplo, si hablamos de un adulto mayor con obesidad evidentemente hay una cuestión que debe ser tratada primeramente y es la obesidad. En ese caso, el paciente debe tomar medidas para tratar su sobrepeso, por ende, abordar la lumbalgia sin tener en cuenta la obesidad sería incorrecto”, sostuvo.

El peso es un factor importante sumado al estado general físico, el estrés, la alimentación. “Si nos llega un paciente con obesidad, debe tratarse primeramente con el profesional adecuado para esa enfermedad, pues si no es tratada correctamente, con el tiempo puede acarrear otras enfermedades. Ya la parte del ejercicio y el acondicionamiento físico nos toca a los kinesiólogos, o si el paciente tiene alguna lesión a tratar, pero debe ser un trabajo y compromiso conjunto”, señaló.

La columna es un sostén que nos permite caminar, estar parados, sentarnos y hacer nuestras actividades diarias. Y el dolor no solamente trae consigo inflamación sino pérdida de movilidad, de flexibilidad, que son cuestiones que aparecen con el envejecimiento.

“Por eso es importante conocer el entorno físico y biopsicosocial del paciente para poder tratarlo. La kinesiología está abocada a tratar geriatría más que nada, y somos parte del equipo multidisciplinario al tratar ese tipo de pacientes”.

La Facultad de Ciencias Médicas de la UNA a través de su Hospital de Clínicas, ofrece el servicio de Escuela de Columna, que busca ser una respuesta a ese tipo de pacientes, siempre y cuando tenga un diagnóstico establecido y se hayan identificado banderas rojas que puedan indicar otros problemas, ya sea renal o neurológico.

“Una vez remitido a Kinesiología le damos un tratamiento de acuerdo a las características que presente el paciente, porque el dolor es una de las características, después están la falta de movilidad o de estructura y otras cuestiones que servirán de parámetro a la hora de elegir el tratamiento adecuado para cada paciente”.

Remarcó que para acceder al tratamiento lo primordial es determinar a qué se debe el dolor. Porque los dolores de columna no siempre son del sistema musculoesquelético, y si se trata de un dolor persistente y el paciente manifiesta otros síntomas, hay que acudir al facultativo.

“Luego están las situaciones laborales, existen diferentes tipos de trabajo que exigen más a la columna, y eso debe determinarse de acuerdo al caso para ver qué modificaciones podrían hacerse”, indicó.

La única manera de cuidar a la columna es mantenerse activo

La kinesióloga insistió en evitar el sedentarismo realizando actividad física como caminatas, ya que el ejercicio cardiovascular no solo cuida la espalda sino el corazón también. Y cambiar los hábitos alimenticios y viciosos por unos más saludables.

“El deporte es salud, entonces la persona puede hacer lo que esté a su alcance para mantenerse activo y saludable, lo que ayudará a la columna”.

En cuanto a la rutina de ejercicios, dijo que, hoy en día internet nos ofrece una variedad de plataformas con guías de ejercicios para mantenernos activos. Siendo la caminata uno de los ejercicios más completos. Tanto la OMS como las diferentes organizaciones sanitarias sugieren entre 30 a 45 minutos diarios mínimo de actividad física para prevenir incluso otras complicaciones.

Mito del embarazo: ¿Se debe comer por dos?

La correcta alimentación durante el embarazo es muy importante para el crecimiento del bebé, no obstante, la pregunta de toda mujer es, si debe comer por dos durante la gestación. A continuación, en detalles sobre cuales son los hábitos alimentarios que se debe tener en cuenta para evitar complicaciones durante este periodo.

La creencia de que una mujer embarazada tiene que alimentarse por dos es un mito instalado dentro de la cultura. De ninguna manera se debe duplicar las porciones de comida por llevar un niño dentro, por el contrario, es importante comer lo más saludable posible y cuidar las porciones.

“Si bien es verdad que el bebé se irá nutriendo en base a la alimentación de la madre, aun así no es necesario un incremento exagerado de calorías”, explicó la Lic. Bethania Machuca, nutricionista de la Dirección de Vigilancia de Enfermedades No Transmisibles.

La profesional afirmó que la ganancia de peso durante el embarazo es inevitable, pero este aumento se debe controlar para evitar complicaciones en el periodo de gestación y el parto.

Durante el embarazo es importante tener un incremento de peso según el índice de masa corporal (IMC) pregestacional:

Si el IMC es < 18,5 (Bajo peso), la ganancia de peso recomendada es 12,5 a 18 kg.

Si el IMC es 18,5 a 24,9 (Adecuado), la ganancia de peso recomendada es 11,5 a 14 kg.

Si el IMC es 25 a 29,9 (Sobrepeso), la ganancia de peso recomendada es 12,5 a 18 kg.

Si el IMC es > 30 (Obesidad), la ganancia de peso recomendada es de 6 a 8 kg.

Si es un embarazo gemelar, la ganancia de peso recomendada es de 15 a 20 kg.

El aumento de peso gestacional es un factor de pronóstico importante en los desenlaces de salud a corto y largo plazo, tanto para mujeres en edad fértil como para su descendencia.

El sobrepeso y la obesidad durante el embarazo pueden ocasionar serios problemas, como enfermedad hipertensiva asociada al embarazo denominada preeclampsia.

Puede predisponer igualmente a una diabetes gestacional y generar un posoperatorio más difícil (en el caso de las cesáreas), factores que pueden poner en riesgo la salud fetal y de la embarazada.

En caso de estar excedida de peso, recurrir al médico para que éste la derive con el nutricionista, quien establecerá una alimentación equilibrada que contenga todos los nutrientes necesarios para favorecer el control de peso materno, y contribuya al desarrollo y crecimiento fetal. Misma recomendación va para las que cuentan con el peso por debajo de los valores normales.

Recomendaciones

“Mantener un estilo de vida saludable durante el embarazo es un factor clave para el buen desarrollo del bebé”, afirma la Lic. Machuca.

Resaltó que lo más importante en este período es que mujer en estado de gravidez mantenga una alimentación saludable con un aporte calórico adecuado que este puede variar en un total de 1700 a 2000 calorías al día, según su actividad diaria, si realiza o no ejercicios físicos.

Además es importante el aporte de macronutrientes como proteínas, carbohidratos y grasas y como también de micronutrientes tales como calcio, hierro, ácido fólico entre otros.

Es aconsejable que la embarazada tenga una alimentación balanceada, rica en vitaminas y minerales para conservar las defensas altas, practicar actividad física moderada, tener suficientes horas de sueño, evitar el humo de tabaco, alcohol e instancias de violencia verbal y física, así como situaciones de estrés.

Antojos

Con respecto a los antojos que muchas mujeres refieren tener durante el embarazo, si los mismos no son controlados pueden acarrear varios problemas de salud como diabetes gestacional, problemas de presión alta, altos niveles de triglicéridos y colesterol, sobrepeso y obesidad.

Por eso es muy importante elegir alimentos que aporten nutrientes y saciedad.

Tips para controlar los antojos

* Enfocarse en alternativas saludables. Procurar elegir métodos de cocción como horneados, al vapor, asados o hervidos. También optar por alimentos más naturales y menos procesados.

* Aliviar el estrés. Es importante encontrar una nueva forma de manejar el estrés. Por ejemplo, salir a caminar, meditar o escuchar música.

* Beber más agua. El agua da saciedad y por sobre todo hidrata. Llevar consigo una botella de agua durante todo el día.

* Aumentar el consumo de proteínas: carne magra de pollo, de res o cerdo, frutos secos, huevos, entre otros.
Evitar tener hambre en exceso o ir de compras cuando haya hambre.

Cosméticos vencidos: ¿cuánto dura una crema para la cara?

Es importante leer las etiquetas de los cosméticos, además de cuidarlos para que rindan más. A continuación, consejos para reconocer si el producto aún se puede utilizar e incluso para prolongar su vida útil.


Fuente: TN-NOTICIAS

Ocupan lugar en estuches y estantes repartidos por el cuarto de baño y nadie sabe muy bien qué hacer con ellos. Se trata de los cosméticos vencidos, esos que aún se ven bien, pero cuya fecha de uso ya expiró. La pregunta es entonces: ¿Qué hacer con ellos?

Echar un vistazo al envoltorio o la caja puede ser de ayuda. Sin embargo, la fecha de caducidad no siempre es concluyente para establecer si el producto se volvió realmente inutilizable.

La Asociación de la Industria de Higiene Personal y Detergentes para la Ropa (IKW) de Alemania brinda algunos consejos para reconocer si el producto aún se puede utilizar e incluso para prolongar su vida útil.

Cómo reconocer si aún se puede usar una crema

Si un producto de belleza tiene una vida útil inferior a 30 meses, suele venir con una fecha de consumo preferente. En esos casos, en la etiqueta suele leerse: “Consumir preferentemente antes de”, o se ve un símbolo de un reloj de arena seguido de una fecha.

El símbolo de un pote de crema abierto permite reconocer que el producto tiene una vida útil más larga. Esto significa que el periodo en que puede usarse el producto comienza a correr una vez abierto el envase. Si dice “12 M”, significa que el producto puede utilizarse sin problemas durante 12 meses después de abierto.

Los aerosoles de gas presurizado o los productos sin agua, como los polvos volátiles, tienen una vida útil ilimitada. En caso de duda, la IKW aconseja comprobar si cambiaron de color y de olor o si se modificó su consistencia. Si es ese el caso, no queda más opción que eliminar el producto.

Cómo hacer que los productos duren más

En primer lugar, se recomienda abrir un envase solo cuando se vaya a utilizar el producto. Y usarlo luego lo más rápido posible, regularmente.

Hay que cerrar bien el envase después de cada uso y para no ensuciar o contaminar un producto, cremas, geles y pastas únicamente deberían ser manipulados con manos, pinceles o espátulas bien limpios.

Nunca diluir o mezclar productos cosméticos. Cuando se rellenan envases con repuestos, hay que asegurarse de que el contenido no se contamine.

Es importante almacenar los productos cosméticos en un lugar seco, fresco y oscuro. Esto rige sobre todo para los productos con una vida útil más corta.

Además, la IKW aconseja guardar los productos a los que les quedan pocas cantidades bien adelante en los estantes, de modo que se los vea primero y se los use antes. Esto sirve además para que el cuarto de baño esté más ordenado y no lleno de cosas que ya nadie usa.

Caminar una hora por día: previene enfermedades crónicas y aumenta la energía

Realizar caminata una hora por día, acompañarlo con una alimentación saludable, ayuda a prevenir enfermedades crónicas, aumenta la energía y el bienestar, además de muchos otros beneficios para el organismo.

Este hábito, como cualquier otra actividad física, como por ejemplo, pedalear, tareas domésticas, de jardinería y huerta, bailar, hacer caminar la mascota o pasear al bebé en cochecito, contribuye a mejorar la salud. Así también, ayuda a liberar tensiones, aumenta la energía y el bienestar, fortalece el corazón, además de controlar el peso corporal, reduce el riesgo de enfermedades crónicas como diabetes tipo 2 e hipertensión arterial y contribuye a prevenir la demencia y la osteoporosis, tonifica las piernas, los brazos, glúteos y abdominales. Esta práctica debe ir acompañada de una alimentación saludable, que incluye el consumo de cinco frutas y verduras todos los días, la reducción del uso de la sal y de azúcar, la correcta hidratación, entre otros. La recomendación es realizar caminata, u otra actividad física una hora diaria, evitando los horarios de extremo calor, entre las 10:00 y 17:00, puesto que la exposición al sol en estos horarios puede producir cefalea, náuseas, mareos, taquicardia y hasta desvanecimiento. Como consejo importante, antes de iniciar la caminata es importante realizar ejercicios de estiramiento, de modo a preparar los músculos y las articulaciones antes de la actividad física.