Estudio a gran escala no encuentra el "gen gay", pero no lo descarta

Al igual que ser alto o bajo, que te gusten los hombres o las mujeres no está definido por un solo gen, sino por múltiples regiones del genoma y, como cualquier característica humana compleja, por múltiples factores no genéticos.


Fuente: EFE

Un amplio estudio científico descartó que se pueda pronosticar a través de la genética el comportamiento sexual de un individuo y su posible atracción por las personas de su mismo sexo, aunque no desechó definitivamente la existencia de un "gen gay" que lo determine.

"(Debemos) resistirnos a las conclusiones simplistas, porque los fenotipos de conducta son complejos, porque nuestro conocimiento genético es rudimentario y porque tenemos un largo historial de mal uso de los resultados genéticos con propósitos sociales", afirmó en conferencia de prensa Andrea Ganna, investigador del Hospital Genético de Massachusetts (EEUU).

Ganna encabezó el equipo científico del Laboratorio Europeo de Biología Molecular, en el Instituto de Medicina Molecular de Finlandia que llevó a cabo el estudio, realizado entre casi medio millón de personas y que encontró que las variaciones genéticas de un individuo no tienen por qué pronosticar de manera significativa su comportamiento homosexual o heterosexual.

"Nuestras conclusiones amplían el conocimiento de los elementos en el comportamiento homosexual", declaró el investigador, que también da clases en la Escuela de Medicina de Harvard, al tiempo que insistió en rechazar las "conclusiones simplistas".

Durante la conferencia de prensa, Ganna evitó responder en uno u otro sentido si la homosexualidad es una característica genética o una opción de comportamiento.

El equipo internacional encabezado por Ganna examinó la información genética de más de 470.000 personas que dijeron haber tenido un comportamiento homosexual.

Los autores analizaron las respuestas de la encuesta y llevaron a cabo estudios de asociación de genomas en el UK Biobank y la firma 23andMe, que ofrece análisis genéticos al público en general.

Pero los investigadores no hallaron patrón alguno entre las variantes genéticas que pudieran usarse para pronosticar o identificar de manera significativa el comportamiento sexual de una persona, en lo que hipotéticamente se ha dado por llamar el "gen gay".

En un artículo relacionado, Melinda Mills, del Departamento de Sociología en la Universidad de Oxford (Reino Unido), apuntó que "la evidencia de que la orientación sexual tiene un componente biológico podría moldear la aceptación y la protección legal" de esa conducta.

Del 4 al 10 % de los individuos en Estados Unidos dan cuenta de algún comportamiento homosexual, por lo cual esa evidencia, si la hubiese, podría afectar a "una proporción considerable de la población", agregó Mills.

Muchos genes con efectos pequeños en las personas podrían contribuir en conjunto "a las diferencias individuales en la predisposición al comportamiento homosexual", según los investigadores que describieron patrones genéticos que son similares con muchos rasgos de personalidad, conducta y características físicas.

En el estudio, solo cinco variantes genéticas resultaron vinculadas "significativamente" con el comportamiento homosexual, y otras miles de variantes aparecieron como involucradas, pero en conjunto esas variantes tuvieron efectos pequeños y quedaron lejos de componer un pronóstico, según los investigadores.

Esas cinco variantes incluyen una relación con la regulación de las hormonas testosterona y estrógeno, así como diferencias específicas de cada género.

"Cuando los investigadores combinaron los efectos de esas variantes, el impacto combinado fue tan pequeño -menos del 1 %- que este 'puntaje genético' no podría usarse de manera confiable para predecir el comportamiento homosexual de un individuo", aseguró Mills.

"El uso de estos resultados para el pronóstico, la intervención o una supuesta 'cura' (de la homosexualidad) es totalmente imposible", añadió la socióloga, especializada en la relación entre genética y comportamiento.

En el estudio participaron, además, científicos de Suecia, Holanda, Dinamarca, Australia, y varias universidades de Estados Unidos y el Reino Unido.

 

Cuando excrementos y basuras no iban al río y arroyos... y en Asunción el verano era una fiesta

La forma de pasar el verano cambió a través del tiempo y muchos añoran aquella época en la que se podía salir a ‘veranear’ sin tener que viajar lejos. Desde la redacción del Diario Hoy conversamos con el historiador y promotor cultural, Fabián Chamorro.

A través de su cuenta de Twitter, Chamorro, compartió con sus seguidores una fotografía en la que se ve a un grupo de personas en el verano de 1959. “Cuando se podía “veranear” en Asunción. En la foto, vecinos de la capital a orillas del arroyo Mburicao”, escribió.

“Hace muchos años atrás se podía ir a los arroyos de la capital para paliar el calor. Había por ejemplo uno que era muy popular, se llamaba Salamanca, cruzaba lo que hoy es la cancha del Club Cerro Porteño. Eso era antes de la guerra del Chaco”, inició el historiador a nuestra redacción.

Según relató, la capital del país era pequeña y tenía una vista hermosa que se conectaba con varios arroyos que iban al río Paraguay. “La gente pasaba las tardes en los arroyos de Asunción, porque los horarios de trabajo eran de 06:00 a 12:30 aproximadamente, entonces daba el tiempo para buscar un lugar donde refrescarse”, explicó.

En cuanto al cambio radical que actualmente se presenta en los veranos paraguayos, Chamorro indicó que eso se debe a que la ciudad creció y se quedó sin esos chorros de agua. “No se supo cuidar”, aseguró.

Como ejemplo puso al emblemático arroyo ‘Mburicaó’, en donde hasta a lavar la ropa acudía la gente. Sin embargo, la realidad de hoy es otra comentó el promotor cultural, quien responsabilizó a la contaminación como causa de la falta de arroyos. “La poca conciencia que tiene el paraguayo respecto a ese tipo de recurso hizo quede contaminado”, concluyó.

 

Body Positive: el valor como persona va mucho más allá del talle de ropa que se lleva

La actividad física y la alimentación equilibrada junto con la aceptación de cada uno en el talle que posee forman parte del movimiento "Body Positive" que se inició en respuesta al prototipo de "mujer flaca= mujer linda". Rosita García forma parte de esa respuesta y cuenta su experiencia con la que ya inspiró a muchos al cuidado en la búsqueda del bienestar.

Mirarse al espejo y decirse: “Soy hermosa, valgo mucho más que el talle de ropa que llevo”, aceptarse, cuidarse y buscar el bienestar físico y mental es a lo que apunta el movimiento Body Positive (Cuerpos en Positivo) que en cada década va tomando notoriedad y adherentes haciendo frente al mandato social de que verse flaca es verse linda.

Rosita García es una joven que sin darse cuenta se convirtió en inspiración para muchas personas que optaron por el ostracismo por no verse delgados, altos o esbeltos como el prototipo de belleza impuesto.

Maquilladora y cosmetóloga durante un tiempo compartió en redes los cambios que fue viendo con el entrenamiento y la comida saludable y sin caer en cuenta ya la gente empezó a escribirle agradeciéndole el aliento o contándoles alguna experiencia.

“La idea es que las personas siempre se acepten como son y tomando una actividad física de su elección, implementando la buena alimentación y llevando un estilo de vida saludable”, afirmó la joven.

Para Rosita uno un antes y un después y fue el día de su cumpleaños en que se sintió agitada con solo subir un piso de escaleras. “Dije basta y mi cumpleaños fue un sábado y ese lunes empecé a entrenar y ya pasaron cuatro años”, recordó.

El bajar de peso desde su experiencia fue con buena alimentación y la actividad física que eligió el crossfit. “El punto es aceptarse como una es, alta, bajita, rubia, blanca, delgada o no y disfrutar de la vida es buscar el equilibrio y el cuerpo empieza a sentirse mejor por las endorfinas que se liberan estando en movimiento”, señaló.

Rosita animó a que si uno se siente cansado, sin ganas y despierta todo adolorido no decaiga y ese día sea en el que inicie el cambio. “Yo hago ejercicios para cuidar mi salud, para subir la escalera sin cansarme, para hacer mis paseos, irme a un cerro y disfrutar, no es mi trabajo, no gano dinero haciendo eso, es otro estilo de vida y cada uno tiene el suyo”, agregó.

El privarse no forma parte de la rutina de mejoramiento en el camino al bienestar sino el equilibrio. Si hay un cumpleaños y habrá asado o pizza, no hay problema con disfrutar de ese menú, pero teniendo en cuenta el cuidado en la alimentación en la previa incluyendo frutas, verduras y una buena hidratación.

Body Positive es crear conciencia sobre la salud igual aceptándose, es una cuestión de cuidado de la salud tanto del cuerpo como de la mente.

El trabajo en lo emocional fue importante en el proceso de cambio que vivió Rosita. “Todo está en la cabeza, el cuerpo hace lo que la mente cree es una de las frases que usamos para entrenar. Es aceptarse con los 1,60 de estatura y saber que no tendré 1,75 como x persona o que por genética tengo que entrenar un poco más o comer un poco menos. Es quererte, aceptarte y vestirte en la que forma que te guste. Es mirarte al espejo y decir ‘yo soy hermosa, valgo mucho más que cualquier talle de ropa’ y es cuando empezás a iluminarte y brillar”, reflexionó.

Sobre su experiencia de animar a que otros inicien el proceso de aceptación con bienestar y salud, Rosita afirmó sentirse feliz. “Se siente bien saber que saqué del sofá a las personas que en vez que quedarse en la casa se animaron y salieron a hacer alguna actividad. Estoy muy feliz porque eso a mí me cambió la vida. No fue fácil cambiar ese chip de elegir entre una ensalada en vez de papas fritas, gaseosa sin azúcar en lugar de la regulares o jugo o agua, trastrabillé muchas veces pero se puede”, recordó.

En el camino los que no la abandonaron fueron su mamá y su papá quienes son su sostén y sus mejores amigos y fueron los que la apoyaron en todo momento y mirando el recorrido hecho, la joven tiene como objetivo seguir inspirando a otras personas y que estas cuiden de su salud que es lo primero para disfrutar cada etapa de la vida.

“La salud es lo primordial, disfrutar de los hijos, de los nietos, viajar, pasearse, caminar y por experiencia se que no hay como el bienestar, el sentirte bien te hace ser otra persona, no importa el talle de ropa que lleves, el sexo si sos nena, nene, si sos alta, bajita, si sos mamá con dos, tres o cinco hijos o si no tenés ninguno y decidís disfrutar de tu pareja o de tus perros. Disfrutar, sentirte bien y cómodo es algo que no tiene precio”, señaló.

Lo importante es que se sienta motivada al hacerlo y que le ayude a mantener el cuerpo en movimiento y vencer al sedentarismo que es el que entorpece los músculos y la mente, agregó la joven. Puede ser el baile, un deporte, caminar, correr.

No importa cuándo se empieza ni con qué actividad, el momento es propio y el ritmo también.

Rosita en breve tendrá su web en la que lanzará “45 días con Rosita” y en esos días aprender a comer y a hacer alguna actividad física, no se trata de dietas ni entrenamientos estrictos sino aprender a cambiar el estilo de vida para inspirar a más gente. Y como emprendedora, Rosita lanzó su línea de ropa deportiva con todos los talles disponibles desde el P hasta el XXL.

 

El emotivo mensaje de Denise Hutter en el Día del Orgullo LGBTI: "Empatía, nos falta tanto"

Denise Hutter compartió un emotivo mensaje en conmemoración al Día Internacional del Orgullo Homosexual. La periodista y conductora de radio y Tv pidió empatía en Paraguay.

Posando junto a su pequeño hijo Ignacio y con un conmovedor texto, Denise dedicó un post en su perfil en la red social Instagram, a la fecha celebrada por la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros/transexuales e intersexuales).

La mediática citó varias manifestaciones del arte celebradas e incluso usufructuadas por miles de personas, pero resaltando la doble moral al no reconocer los derechos de los autores homosexuales.

“Seguro que en tu casa tenés o te encantaría tener un cuadro de Migliorisi, y que lamentaste la noticia de su muerte. Seguro que reíste con algún humorista paraguayo o que fuiste al teatro y aplaudiste de pie el trabajo de un actor. Seguro admiraste alguna casa diseñada por Pindú o pagaste fortunas por lucir el vestido de algún talentoso modisto paraguayo”, empieza su texto.

“Probablemente estés leyendo esto desde tu iPhone y en tus playlists tengas temas de Queen, R.E.M. o Elton John. Es terriblemente contradictorio que pienses que toda esa gente capaz de emocionarte con su arte y su trabajo no merece los mismos derechos que vos tenés”, prosiguió.

Hutter lamentó que muchos practiquen una falsa tolerancia e impidan a la comunidad LGBTI ser feliz.

“Es doloroso que te escondas detrás de un "respeto, pero no comparto" para no contratar a una persona que creés homosexual o para prohibir que se acerque a tus hijos”, aseveró.

La también actriz sostuvo que en Paraguay falta mucho empatizar con los demás, principalmente en lo que respecta a la diversidad sexual y de género.

“Es falta de empatía caminar de la mano con tu pareja por la calle sintiéndote feliz, cuando hay personas que por hacer lo mismo podrían ligar insultos, burlas o agresiones. Y que eso no te importe, no te indigne, no te haga hervir la sangre de rabia. No porque vos seas el/la homosexual, sino por empatía. Empatía. Nos falta tanto”, finalizó.