Hay que comer cinco frutas y verduras a diario

El Ministerio de Salud recomienda consumir cinco frutas y verduras diariamente, además de una alimentación variada y equilibrada, la correcta hidratación y la práctica de actividad física que, en conjunto, aportan beneficios a la salud.

Consumir a diario frutas y verduras ayuda a mantener la salud y también, es una estrategia preventiva contra las enfermedades no transmisibles. Lo ideal es inculcar el hábito saludable de consumir diariamente cinco frutas y verduras de diferentes colores desde temprana edad.

Lo recomendable es evitar las frituras, las preparaciones muy grasosas, y consumir alimentos frescos y saludables como las frutas y las verduras (crudas o cocidas), preferiblemente cinco porciones diarias y beber de dos a tres litros de agua. 

Momentos claves para lograr una hidratación saludable

¿Cómo adquirir el hábito de consumir agua a lo largo del día?

• Al despertarse en la mañana, un vaso (250 ml), puesto que contribuye a activar y limpiar los órganos.

• Antes de comer, un vaso (250 ml), ayuda a la digestión y facilita la asimilación de nutrientes.

• Antes de bañarse, un vaso (250 ml), regula la presión sanguínea.

• Antes, durante y después de realizar actividad física, para reponer líquido y electrolitos.

• Antes de ir a dormir, un vaso (250 ml), ayuda a prevenir calambres musculares en las noches y derrames cerebrales.

Por otra parte, la práctica de actividad física forma parte de un estilo de vida saludable, la cual debería ser un hábito diario desde la infancia, y mantenerse a lo largo de la vida.

La doble vida de los gays de Kosovo, condenados a la clandestinidad

Desde hace años, Flamur mantiene una relación secreta con un hombre de Pristina. En Kosovo, una sociedad ultrapatriarcal y conservadora que acaba de rechazar las uniones entre personas del mismo sexo, esta pareja gay está condenada a la clandestinidad. 


Fuente: AFP

“Es difícil llevar una doble vida”, dijo Flamur a la AFP. Este economista, de 34 años, eligió un nombre falso para hablar por los temores a ser estigmatizado.

Con el apoyo de Occidente, el primer ministro de izquierda, Albin Kurti, está impulsando las uniones civiles entre personas del mismo sexo, una novedad en un país de mayoría musulmana.

Pero el jefe de gobierno de este territorio que aspira a ingresar en la Unión Europea se enfrenta a una feroz hostilidad por parte de muchos sectores de la sociedad, incluso miembros de su propio partido Vetevendosje (VV).

Cualquier relación no heterosexual es una “depravación y degeneración moral”, dijo la diputada de VV Labinote Demi Murtezi, que lleva hiyab, cuando el Parlamento rechazó por abrumadora mayoría el proyecto de ley el mes pasado.

Más del 90% de los 1,8 millones de habitantes de la antigua provincia serbia nunca reconocida por Belgrado como independiente son musulmanes.

No hay datos recientes, pero un estudio de 2015 del National Democratic Institute (NDI), un centro de estudios estadounidense, reveló que Kosovo es el país más homófobo de los Balcanes. Más del 80% de los kosovares LGBT afirman haber sido insultados y el 29% denuncia violencia física.

Para Flamur, que lleva ocho años en pareja con su compañero de 27 años, “la sociedad en su conjunto no está preparada” para el cambio. El rechazo de la reforma “muestra claramente lo lejos que estamos de la igualdad de derechos en Kosovo”, afirmó.

– “No estoy casado” –

Su familia sabe cuál es su orientación sexual, pero cree que es solo una fase. Solo los más jóvenes de su familia “levantan la voz para exigir que se me acepte como soy”, contó.

Mientras tanto, la pareja toma todas las precauciones del mundo “para no hacerse notar”, mezclándose con amigos cuando salen en público, evitando publicar en las redes sociales desde lugares donde están solos.

Aunque pasan parte de la semana en casa del otro, no pueden vivir oficialmente bajo el mismo techo, dice.

El mayor problema “viene de los curiosos del trabajo que quieren saber por qué no me he casado si tengo más de 30 años”.

Albin Kurti no tiene intención de abandonar la lucha contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género y declaró a una televisión local que presentaría nuevamente el proyecto de ley al Parlamento “lo antes posible”.

Varios líderes religiosos, musulmanes, católicos, evangélicos y judíos, fueron los primeros en disparar contra la reforma, afirmando que “nunca aceptarán las uniones o convivencias entre dos personas del mismo sexo” y que “las palabras y la voluntad de Dios están siendo directamente burladas”.

Esta declaración conjunta de clérigos — que suelen tener opiniones dispares — “sorprendió” al analista político Rron Gjinovci. “Nunca hemos visto una unión tan grande contra la corrupción, por ejemplo”.

Albin Kurti fue amenazado en su cuenta de Facebook incluso por sus propios partidarios.  “¡Cuidado! No te quedarás en tu silla si la ley se aprueba”, dijo uno de ellos.

Incluso la presidenta de la Comisión Parlamentaria de Derechos Humanos, Duda Balje, está en pie de guerra. El matrimonio gay “no pertenece a nuestra cultura, a nuestra tradición”.

En este entorno hostil, la comunidad LGBTQ denuncia una “sociedad atrapada en el sistema heterosexual” que impide a los gays participar “en actividades económicas, políticas, culturales y sociales esenciales a causa de su identidad”.

En su plataforma Dylberizm abundan las historias de sufrimiento. Una joven lesbiana de 21 años cuenta que se siente “profundamente miserable” hasta el punto de considerar el suicidio. “Si mi familia se da cuenta, es capaz de echarme”, se lamentó.

Pero se alzan voces en defensa de los derechos LGBTQ. Como la de Blert Morina, una de las primeras personas abiertamente transexuales del territorio, que cree que el proyecto “está en consonancia con las aspiraciones de Kosovo de ser reconocido como un Estado democrático e inclusivo”.

Canadá pone fin a restricciones para que hombres homosexuales donen sangre

Canadá anunció el fin de las restricciones para que hombres homosexuales y bisexuales puedan donar sangre, con lo que se pondrá fin a un impedimento que se remonta a la crisis del VIH/sida de los años 80 y 90. 


Fuente: AFP

En su lugar, los donantes serán examinados para detectar comportamientos sexuales de alto riesgo, independientemente del género o la sexualidad.

“Con este nuevo enfoque, los Servicios Canadienses de Sangre introducirán un cuestionario de selección de donantes basado en el comportamiento sexual que se aplicará a todos los donantes de sangre y plasma”, dijo el departamento de Salud en un comunicado.

El cambio de política -que se aplicará desde septiembre- marca “un hito importante hacia un sistema de donación de sangre más inclusivo”, aseguró.

Esto se enmarca en una serie de cambios en el régimen de donación de sangre que se han estado aplicando durante la última década, que vio cómo los períodos de espera para las donaciones por parte de los hombres homosexuales se redujeron progresivamente de una prohibición de por vida a tres meses en 2019.

Eso significaba que los hombres que habían tenido relaciones sexuales con hombres, debían mantener abstinencia sexual y sólo podían donar sangre al menos 90 días después.

Con los años, los defensores de las minorías dijeron que la política era discriminatoria y no se basaba en la ciencia.

Una investigación citada por el Ministerio de Sanidad canadiense mostró que el riesgo actual de contraer el VIH a través de una transfusión de sangre, con todas las muestras analizadas, se estimaba “muy bajo”: 1 de cada 20,7 millones.

Asimismo, señaló que en los últimos años no se habían producido donaciones seropositivas.

La prohibición total de que los hombres homosexuales donen sangre se introdujo en 1992 tras un escándalo de sangre contaminada que hizo que miles de canadienses se infectaran con el VIH tras recibir transfusiones.

La Cruz Roja Canadiense, que gestionaba las donaciones de sangre en aquel momento, no había analizado ni examinado adecuadamente a los donantes.

Hasta 8.000 canadienses murieron, según una investigación pública. Los medios de comunicación canadienses informaron en su momento de que personas de Japón, Alemania y Reino Unido también se habían infectado por sangre o plasma enviados al extranjero.

Francia, España, Italia, Israel y Reino Unido han adoptado recientemente medidas similares para relajar las restricciones a las donaciones de sangre.

Cómo debe ser la habitación ideal para tener un buen descanso

Existen hábitos y elementos que son claves para que el sueño sea reparador, porque no solo se trata de tener un buen colchón.

El cuarto es ese lugar donde terminamos el día y lo empezamos. Si bien muchos no lo tienen en cuenta, ambos momentos son claves para nuestra productividad y buen humor del día que está por comenzar.

Descansar, de eso se trata la cuestión. ¿Cómo debe ser entonces una habitación para poder dormir mejor? No solo hay que tener en cuenta la cama y el colchón, hay otros muchos detalles que pueden influir en nuestro sueño sin que lo sepamos.

La experta de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño, la Dra. Lynelle Schneeberg, ha compartido con la revista Forbes revista algunos consejos para asegurarnos de tener la mejor habitación para dormir mejor todo el año.

FALTA DE SUEÑO

Y es que como explica Schneeberg, la falta de sueño y no dormir bien puede aumentar el riesgo de depresión, subida de peso, y otros tantos problemas de salud. Así que si podemos hacer todo lo que está en nuestra mano para descansar las 8 horas diarias, nuestro cuerpo y mente lo agradecerán.

Antes que nada hay que aclarar que existen diferencias sustanciales entre dormir y descansar, ya que uno no implica al otro.

“Dormir es un proceso por el cual nuestro cuerpo recupera energía, se eliminan desechos que se acumularon durante el día. Se regulan hormonas, se refuerzan las defensas y, además, se consolida la memoria”, afirmó en una nota reciente con Infobae la doctora Agustina Furnari (MN 163.237), miembro de la Unidad de Medicina del Sueño de Fleni.

En ese sentido, la especialista señaló que, para descansar, “el sueño debe ser de una adecuada cantidad, que son las horas recomendadas según la edad y de buena calidad. Cuando una de estas condiciones no se cumple, no ‘descansamos’”.

RESPETAR EL SUEÑO

Ahora bien, ¿Qué necesitas para tener una habitación en la que dormir mejor? Lo primero a tener en cuenta, sobre todo ahora que el teletrabajo se ha vuelto ya una práctica habitual, es que no debes convertir tu habitación en tu oficina. Si puedes separar el lugar en el que trabajás del lugar en el que duermes, podrás descansar mejor. Así, nuestro cuerpo asociará la cama con dormir y no con trabajar.

Además, debes asegurarte de bloquear al máximo cualquier tipo de luz, y es que cuanto más oscura sea la habitación, mejor se duerme. Las persianas deben estar bajadas al máximo, y si además tienes unas cortinas gruesas, mejor que mejor.

No obstante, la doctora recomienda contar con una buena luz en la mesilla de noche para poder leer antes de dormir y tener siempre a mano las distintas cosas que puedan ayudar a cada uno a dormir más rápido. Si no son dispositivos móviles, mejor.

Por último, hay que procurar que la habitación se mantenga a una temperatura media, tanto en invierno como verano. Lo más recomendado son entre 18 y 21 grados para un sueño óptimo, no hace falta más.

22:45, el momento ideal para irse a la habitación

Con todo esto, solo tienes que preocuparte de dormirte antes de las 11 de la noche. Asi lo dicen los especialistas de Harvard. Si uno sigue esta recomendación también, se despertarás más descansado al día siguiente.

Dormir 8 horas diarias no es lo único importante, la hora a la que vamos a la cama también influye, o eso parece haber encontrado un nuevo estudio realizado por la Universidad de Exeter, Reino Unido. Por eso si se calcula que tenemos 15 minutos de lectura o meditación, 22:45 es el momento ideal.

ESTUDIO CIENTÍFICO 

Analizando durante 6 años a más de 88 mil personas, monitorizando sus patrones de sueño, la hora a la que iban a dormir, el tiempo que estaban despiertos y respondiendo a cuestionarios sobre su estilo de vida y salud, encontraron unos datos muy interesantes.

Un 3,6% de los sujetos que participaron en el estudio desarrollaron una enfermedad cardíaca, y hubo mayor incidencia en aquellos que reportaron que iban a dormir a medianoche o más tarde. Así, descubrieron que el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón aumentaba en un 25% para quienes seguían esta rutina.

Pero esto no fue todo, porque si pensábamos que ir a dormir muy temprano podría ser beneficioso, la realidad podría ser muy distinta. Los expertos hallaron que había un 24% más de riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca en aquellos que iban a dormir antes de las 10 de la noche, frente al 12% entre las 23:00 y las 0:00.

Entonces, ¿Qué hora para ir a dormir es mejor?

Entre las 22:00 y las 23:00 es lo ideal en comparación con el resto de periodos de tiempo. ¿Por qué? Porque se ajusta mejor al ritmo circadiano de nuestro cuerpo y no lo interrumpe y por tanto, reduce las probabilidades de que la salud cardiovascular se resienta, según explica el Dr. David Plans, responsable del estudio.