Menopausia y andropausia: etapas en las que la vida sexual se puede disfrutar plenamente

La disminución o el aumento del deseo sexual tanto en hombres como mujeres no es una regla cuando se llega a cierta etapa de la vida como la menopausia y la andropausia. Cada cuerpo reacciona de manera distinta y existen casos en que luego de este proceso aumenta la cantidad de relaciones sexuales en las mujeres.

Las etapas de la vida van tomando un rumbo en diferentes ámbitos y el día a día de cada persona sea hombre o mujer presenta cambios y una de etapas es la menopausia en la mujer que es la última menstruación y es cuando se presentan muchos cambios hormonales.

El proceso del antes, durante y después de la última menstruación es el climaterio y es cuando se presentan todos esos cambios hormonales en la mujer y es cuando se cree por lo general que el deseo sexual se acaba premisa que no necesariamente es correcta.

Muchas mujeres muy por el contrario sienten un aumento del deseo sexual y mantiene más relaciones sexuales. "Cada cuerpo es diferente y cada mujer en climaterio reacciona de manera particular en esta etapa", afirma el magíster Ariel González, sexólogo y psicólogo clínico.

En el caso de los hombres, lo que ocurre es la bajada de la producción de testosterona, que algunos urólogos llaman andropausia y que otros dicen que en realidad no existe ya que el hombre sigue produciendo testosterona toda su vida, solo que en menor cantidad.

"Lo importante es llevar una vida sana tanto física, mental y socialmente, para que estando en pareja o no, cada etapa de la vida sea un momento para disfrutar plenamente de la sexualidad", indica González.

La disfunción eréctil no tiene edad

La disfunción eréctil es la incapacidad de conseguir una erección en el hombre o de mantenerla por el tiempo que dure la relación sexual y esta condición no tiene exclusividad de tiempo y edad, le puede ocurrir a cualquier hombre.

Existen causas orgánicas y psicológicas que facilitan su manifestación; en la primera serían las enfermedades crónicas como la hipertensión, diabetes, hipotiroidismo, cáncer y otras y en la segunda causa pueden ser la inexperiencia sexual, miedo al fracaso, ansiedad de desempeño, citó el profesional.

"Puede afectar a cualquier hombre de cualquier edad y hoy día existen muchos tratamientos que ayudan a curar la disfunción eréctil o a sobrellevarla de mejor manera por lo que es importante acudir al profesional especializado", puntualiza.

 

Fantasías, fetiches y mitos: sexólogo revela método para que el disfrute sea mutuo

El hablar de sexo y fantasear con la pareja, la importancia o no del tamaño el miembro viril, la infidelidad y el uso de juguetes sexuales en los encuentros íntimos son aristas de las relaciones sexuales detalladas por el sexólogo Ariel González, quien afirma que cada persona debe aprender y vivenciar su sexualidad para que el placer sea sano e integral. Fantasías, fetiches y mitos: cómo hablar con la pareja sobre los deseos ocultos.

El ritmo de vida es un elemento importante y puede influir en lograr un disfrute de la intimidad sexual de una pareja. El no caer en al monotonía no es necesariamente optar por nuevas posiciones sino inclusive cambiar de escenarios en los encuentros sexuales diversificando ambientes y lugares, sugiere el sexólogo Ariel González.

Hablar, fantasear y expresarse con la pareja es una recomendación a tener en cuenta para mantener el disfrute y que este sea mutuo. “Es importante hablar de sexo con la pareja, fantasear con la pareja, expresar lo que se desea, ya sea vía mensajes de texto, llamadas o cara a cara, pero en esencia, decir lo que se quiere y negociar juntos qué conductas desarrollar y que el placer sea mutuo”, señala González para HOY.

Al hablar de disfrute se relaciona con el orgasmo tanto femenino como masculino y la creencia general es que el proceso femenino es más complejo, sin embargo, el especialista afirma que si bien existen características fisiológicas similares, las diferencias anatómicas se deben tener en cuenta y al mismo tiempo entender el orgasmo y lo cierto es que las mujeres en lo que necesitan más tiempo, biológicamente hablando, es en conseguir la excitación, no en el orgasmo.

“El orgasmo es la liberación de la tensión sexual que ocurre tanto en hombres como en mujeres y no solo tiene una dimensión corporal sino también una dimensión subjetiva y cada persona libera esas tensiones como mejor le parezca”, indica.

¿El tamaño importa? Es una de las tantas preguntas que tienen respuestas dispares sin embargo, González afirma que el tamaño del pene no guarda relación con la capacidad que tenga ese hombre de dar o de obtener placer. “El órgano más importante para obtener placer es el cerebro. Depende de cómo cada persona aprenda y vivencie su sexualidad para que el placer sea sano e integral”, puntualiza.

Infidelidad

En cuanto a la infidelidad en la pareja, González aclara que no necesariamente se debe a una insatisfacción sexual en la pareja. “Podría ser una de las razones, muchas personas tienen conductas de infidelidad, por la ausencia de la pareja por un viaje, por querer experimentar nuevas experiencias o simplemente porque se dio la oportunidad y decide aprovecharla”, agrega el profesional.

Además, existen casos en que la persona asume que la infidelidad no es tener un acto sexual con otra persona estando en pareja, sino enamorarse de otra persona más. “El concepto de infidelidad depende de cada pareja finalmente”, aclara.

Fantasías, fetiches y mitos

Debido a que cada pareja es un mundo y de cada par depende considerar qué es infidelidad, los deseos y fantasías son eso, aclara González y no necesariamente implica una exigencia para la pareja. “Es mucho más sano expresar lo que se quiere a callarse y simplemente asumir cosas por la pareja”, señala el sexólogo.

Entre otros, los tríos, los juguetes sexuales y otras ideas que rondan la cabeza deben resolverse de a dos. “En esencia, si la persona siente o piensa que no puede expresarse plenamente de manera sexual con su pareja, por temor; lo que debería cuestionarse no sólo es lo que le gusta en las relaciones sexuales, sino el objetivo de estar en una relación de pareja en donde no se siente en plenitud o en confianza suficiente de vivir su sexualidad”.

Por otro lado, muchas personas no hablan de lo que les gusta, porque no tienen las herramientas de comunicación asertiva para expresarse, ahí, lo recomendable sería entrenarse en esta habilidad, solo o en acompañamiento psicoterapéutico.

Entre los fetiches se encuentra la participación de los juguetes sexuales a la hora del momento íntimo y González indica que estos podrían ser vistos como una “ayuda extra” para conseguir placer durante las relaciones sexuales.

Cuidado, que si el uso de los juguetes sexuales se convierte en un medio exclusivo para obtener placer, entonces sí se podría hablar de algún trastorno sexual. “En cuanto al límite de tiempo de su uso, no existe tal, siempre y cuando, la persona tenga en claro que no sea el único medio para obtener placer y que en esencia lo considere como un elemento extra de la relación sexual”, puntualiza.

 

Desvelarse puede derivar en depresión, ansiedad y hasta diabetes

No dormir las horas adecuadas puede afectar el sistema inmunológico, cardiovascular, metabólico y neurológico, y llevar la depresión, ansiedad y hasta diabetes, alerta una especialista.


Fuente: EFE

La psiquiatra mexicana Margarita Reyes Zúñiga, adscrita a la Unidad de Medicina del Sueño del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), explicó hoy que dormir las horas adecuadas es tan importante como llevar una dieta equilibrada o efectuar actividad física.

"No dormir ocasiona que el organismo mantenga activado el sistema de alerta, por lo que hay un aumento en secreción de adrenalina que origina un incremento en la frecuencia cardiaca, sudoraciones, palpitaciones, dolor de cabeza, ansiedad, angustia e irritabilidad", dijo.

Otra consecuencia de la privación del sueño es el debilitamiento del sistema inmune por lo que se encuentra menos fortalecido para combatir infecciones.

En relación con los problemas metabólicos, diabetes, hipertensión e hipercolesterolemia, la especialista mencionó que la privación de sueño ocasiona que nuestro apetito aumente y al ingerir mayor cantidad de alimentos, puede alterarse la glucosa en sangre y otros parámetros metabólicos.

Reyes Zúñiga explicó que las horas de sueño van cambiando de acuerdo con la edad, por ejemplo, los recién nacidos deben dormir 18 horas, los niños en edad preescolar entre 10 y 12 horas, mientras que los adolescentes ocho horas y los adultos por lo menos siete horas.

Concluyó que para evitar alteraciones en el ciclo del sueño en la población adulta se debe procurar acostarse y levantarse a la misma hora, no consumir café o alcohol en la noche, evitar el ejercicio tres horas antes de acostarse y merendar de forma ligera.

También es recomendable contar con un dormitorio cómodo, oscuro, tranquilo y que no esté demasiado cálido, ni muy frío.

 

Sobrevivir al cáncer de mama: el apoyo familiar, un proyecto de vida y el disfrute de la sexualidad son claves

La contención familiar y de la pareja, ponerse metas y disfrutar la sexualidad forman parte de los factores para que una mujer con diagnóstico de cáncer de mama transite una etapa más llevadera durante el tratamiento y supere la enfermedad.


Fuente: Patricia Cañete

Desde el diagnóstico de un cáncer de mama es importante que la mujer tenga un acompañamiento y orientación psicológica para iniciar un trayecto que la afecta de diferentes maneras así como a su entorno más cercano. El proceso puede ser más llevadero dependiendo de los recursos psíquicos personales que tenga cada una, y el apoyo que reciba de sus seres queridos, etapa por etapa.

Hoy en día el cáncer se cura y aunque aún se asocie con la muerte, el sufrimiento y el dolor, muchas mujeres lo superan y son inspiradoras para otras que pueden encontrarse en situaciones más difíciles, con menores recursos psíquicos como una dependencia emocional que les impide afrontar la realidad.

También existen mujeres que ante adversidades de la vida fueron logrando un afrontamiento positivo y un diagnóstico de cáncer lo toman y asumen como otra más y lo sobreviven, explicó a HOY Digital la psico-oncóloga Gladys Moreira que realiza acompañamientos en AMACMA y el INCAN.

La parte física y emocional son dos aristas importantes que atender mientras se atraviesa un tratamiento que muchas veces vulnera físicamente por los malestares y efectos adversos de la quimioterapia como la alopecia; una cirugía de mastectomía con la pérdida de una o dos mamas y la radioterapia, indicados en estos casos.

“Esa parte física es importante para las mujeres y no solo en las jóvenes, existen casos de pacientes con 60 años para arriba que igual hacen el duelo por la pérdida de una mama y ocurre también porque en el país, la mastectomía se sigue realizando en la mayoría de los casos de cáncer de mama y no se tiene acceso a una reconstrucción mamaria fácilmente”, agregó Moreira.

Explicó que la desestabilización que genera sí o sí también afecta a la familia inmediata; esposo, hijos, padres y hermanos porque una mujer con un diagnóstico es madre, esposa, hija, hermana y trabajadora que en muchos casos deja por un momento ese ámbito porque muchas no consiguen los permisos frecuentes en sus puestos, lamentó la profesional.

Y es cuando se inicia una espiral que puede ser difícil de transitar, porque la cuestión económica es muchas veces otro estrés sumado a la enfermedad, recordó la profesional y lamentó que muchas se ven obligadas a dejar sus puestos de trabajo porque no consiguen el apoyo suficiente del lugar de trabajo para los permisos necesarios.

El dejar de trabajar, los gastos que suman, el cuidado de los hijos y las ocupaciones habituales pueden ser una carga menor cuando la familia y la pareja están presentes.

“La familia juega un papel importante en esta etapa, esa familia contenedora, nutritiva, que apoya, que coopera en todos los quehaceres de la casa, que se ocupa de llevar a los chicos a la escuela, ocuparse de las casa, permite que estas mujeres estén más preparadas y mejorar porque tienen más recursos psíquicos para afrontar la enfermedad”, destacó.

Contar con un sistema de creencias de espiritualidad, no solo de religión, sino darle un sentido a la vida ayuda aún más a la situación.

Es importante que la mujer con cáncer y en pleno tratamiento también disfrute de su sexualidad, de la intimidad con la pareja y que esta se sensibilice y la acompañe en el proceso de adaptación en su condición.

“Muchas mujeres creen que a partir de un cáncer ya no podrán tener relaciones sexuales y abandonan ese aspecto pero con el cáncer de mama no hay problema sino todo lo contrario, durante el tratamiento siempre les digo que tienen que tener relaciones sexuales porque si hay orgasmos eso genera adrenalina, emociones positivas y refuerzan el sistema inmunológico, y saber eso les alivia. En mi indicación siempre les agrego ‘hacer el amor al menos dos veces por semana’”, señaló la profesional.

Con esta práctica junto a la pareja se crea un ambiente de sensibilidad que permite dejar las inseguridades, los complejos y forma parte de la etapa de aceptación.

Etapas y miedos

El desarrollo de un espíritu de afrontamiento positivo antes que buscar enfrentar a la enfermedad es lo que sugiere Moreira porque afrontar es ponerse frente a la situación de una manera serena, tranquila en reemplazo de un estado de angustia, nerviosismo permanente que conlleva a una exacerbación de los síntomas físicos como el dolor que aumenta, los efectos colaterales de la quimioterapia son más agresivos y gana la preocupación.

“Esto es temporal, el cáncer se cura, es algo que se puede superar y volver a ser la madre, hija, esposa que se fue”, alentó.

Desde el diagnóstico, la mujer atraviesa un proceso con etapas; primero la de negación en el que posiblemente no busque apoyo psicológico; la segunda es la de ira, enojo, rabia, el porqué es una manifestación hostil en el ambiente y es el momento que la familia también debe entender como un periodo psicológico de adaptación.

La tercera etapa es la de negociación y la mujer se pone metas y luego viene la de depresión no como patología sino como una reacción camino a la aceptación de la enfermedad y esta produce tristeza y por último, la aceptación.

Moreira señala que una mujer no debe compararse con otras con el mismo diagnóstico, porque cada una vive una historia diferente y que la familia tampoco genere el sentimiento de minusvalía sino de acompañamiento, conociendo sus limitaciones. “El equilibrio es importante, a la mujer se le debe dejar ser, que trabaje, que tenga actividades y siempre acompañarla”, indicó.

El después de la sobreviviente

Existen muchas sobrevivientes al cáncer gracias a la ciencia, la educación y la información con lo que se llega a un diagnóstico temprano. Y el después es otra etapa en la que toca seguir con un proyecto que se pudo haber abandonado tras el diagnóstico, y retormar las actividades diarias y no revictimizarse.

Lo importante es seguir el proyecto vital siempre con la familia, volver al trabajo, o muchas ven la posibilidad de ser madres porque la maternidad también se debe trabajar porque existen mujeres que recibieron la noticia de un cáncer cuando estaban proyectándose en la vida.

“El cáncer es como un tsunami y al superarlo toca reconstruir la casa, cuando todo pasa uno vuelve a levantarse y eso implica fortalecer el autoestima, trabajar en la imagen no solo por la estética porque esa mujer tiene una casa hermosa, porque la mujer es un hogar hermoso por reconstruir”.

Las mujeres que estén en busca de un apoyo y orientación pueden encontrarlo en AMACMA los miércoles de 8:00 a 12:00 horas previo turno que pueden solicitarlo en la organización. También en el INCAN, IPS, el Hospital Nacional y el San Pablo donde tienen sus áreas de oncología.

“Les invitamos a las mujeres a que asistan, que busquen ayuda, orientación que no dejen que la angustia y la depresión les gane porque cuanto más tiempo dejan pasar puede ser más difícil de afrontar”, puntualizó Moreira.

Edición de Vídeo: Antonella Eguren