Pandemia del COVID tendrá un impacto "a largo plazo" en la salud mental

La pandemia de COVID-19 tendrá un impacto "a largo plazo" en la salud mental de las poblaciones, advirtieron el jueves la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los ministros europeos de Sanidad, con ocasión de una reunión de dos días en Atenas.


Fuente: AFP

“Desde la ansiedad vinculada con la transmisión del virus, el impacto psicológico de los confinamientos y del autoaislamiento, las consecuencias vinculadas al desempleo, las dificultades financieras hasta a la exclusión social, (...), todo el mundo se ve afectado de una manera u otra”, detallaron los ministros y la OMS en un comunicado.

La pandemia tendrá un “impacto a largo plazo y de gran alcance”, se inquietan. “Estamos hablando de un componente clave de nuestra salud, que requiere una acción ahora” de los gobiernos, instó el primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis a la apertura en Atenas de un foro de dos días sobre el impacto de la pandemia.

“Debemos hablar abiertamente del estigma que acompaña a la salud mental”, añadió.

Para Margaritis Schinas, vicepresidente de la Comisión Europea, “la pandemia de covid-19 ha exacerbado el enorme desafío de la salud mental (...) No hay excusa para retrasarse”.

La OMS considera que “no es sólo la contaminación o el miedo a la contaminación lo que ha afectado a la salud mental de la población”.

“El estrés causado por las desigualdades socioeconómicas y los efectos de la cuarentena, el confinamiento, el cierre de las escuelas y de los lugares de trabajo han tenido consecuencias enormes”, subrayan los ministros y la OMS en su comunicado conjunto. “La pandemia ha sacudido al mundo. Se han perdido más de 4 millones de vidas en todo el planeta, se han destruido ingresos, se han separado familias y comunidades, han quebrado empresas…”, recuerda el director de la OMS en Europa, el doctor Hans Kluge.

“La salud mental y el bienestar deben percibirse como derechos humanos fundamentales”, prosigue, pidiendo a los Estados que reconsideren el acceso a la atención.

Entre las recomendaciones de la OMS a los países europeos figuran el fortalecimiento de los servicios de salud mental en general, la mejora del acceso a la atención a través de la tecnología digital, el aumento de los servicios de apoyo psicológico en las escuelas, las universidades, en el lugar de trabajo y para las personas que trabajan en primera línea en la lucha contra el covid-19.

 

Cómo conservar y qué tipo de recetas se pueden preparar con la banana

Conservar la banana de manera adecuada ayudará a aprovechar mejor esta fruta, conocida por ser fuentes de potasio. A continuación, varias recetas de preparación fácil.

Los bananas ayudan a combatir el estreñimiento y son conocidas por ser fuentes de potasio, beneficioso para los músculos y es fuente de fructooligosacáridos dietéticos que contiene un efecto prebiótico para ayudar a disminuir los niveles de colesterol en sangre, mejorar la absorción de minerales y estimular el crecimiento de la microflora del intestino no patógena; es decir, la microflora intestinal buena.

También, contiene triptófano, el cual es precursor de la serotonina, que ayuda a prevenir la depresión, aporta al estado de ánimo y a relajar el cuerpo.

Generalmente, la banana se encuentra en venta en distintos puntos de maduración, y se adquieren de acuerdo al gusto de cada consumidor o al uso que se dará a la fruta.

Es interesante conocer cómo conservarla, a fin de que la fruta vaya madurando de a poco y sea aprovechada en el momento en el que quiera consumirla.

Se recomienda, para retrasar el proceso de oxidación, evitar separar la fruta del racimo; para su mejor conservación se recomienda envolver el racimo con papel film o papel aluminio.

A continuación, recetas sencillas y deliciosas para elaborar en casa

1- Helado de piña y banana

Aporte energético: 65 cal por porción de 60 g.

Rendimiento: 5 helados de 60 g por porción.

Ingredientes:

- Piña 250 g.

- Banana 150 g (uno grande).

- Agua potable 100 mL (1/2 vaso).

- Azúcar 20 g.

Preparación:

En una licuadora colocar las frutas peladas, ambas en trozos; el azúcar y el agua. Licuar bien. Una vez que la espuma baje, verter el preparado en los moldes para helado y congelar.

2- Torta de banana y canela

Aporte energético: 158 cal por porción de 60 g.

Rendimiento: 12 porciones de 60 g por unidad.

Ingredientes

- Banana 300 g (2 grandes).

- Harina leudante 250 g.

- Leche fluida 100 mL (1/2 taza).

- Azúcar 60 g.

- Huevo 50 g (1 unidad).

- Aceite 40 mL.

- Canela 5 g (1 cucharada).

- Vainilla 2 g (1 cucharadita de té).

Preparación

En una licuadora colocar las bananas peladas, el azúcar, el huevo, la leche, el aceite, la vainilla y la canela, luego licuar bien.

Posteriormente, verter el licuado en un recipiente para mezclar con harina cernida y mezclar. Seguidamente, poner la preparación en una budinera o una fuente previamente enmantecada y enharinada.

Por último, llevar al horno precalentado a unos 180ºC por 20 minutos aproximadamente, o hasta que se note cocido en ayuda de un palito o cuchillo limpio introducido en la masa.

 

Lo que no sabías que estabas haciendo mal en la cocina, según tecnóloga en alimentos

La tecnóloga en alimentos, Dalma González, dio una serie de recomendaciones para garantizar la buena conservación de lo que terminamos comiendo y evitar intoxicarnos o enfermarnos.

La tecnóloga Dalma González explicó en entrevista con radio Monumental que su profesión consiste en controlar la calidad y conservación de los alimentos, de modo a que no estén contaminados. “Son varios los daños que provoca consumir alimentos contaminados, como la intoxicación o varias enfermedades, y nuestro trabajo es garantizar el buen consumo”, precisó.

En ese sentido fue dando algunos tips para evitar caer en errores que son muy habituales.

No se debe consumir el queso Paraguay que presenta agujeritos, porque eso significa que en el proceso hubo una mala manipulación y práctica de higiene, por lo que hay microorganismos en ese alimento, tales como los coliformes fecales. “El queso Paraguay es fresco, no es un queso que se dejó madurar”, indicó al momento de aclarar que esto no quiere decir que una persona morirá si consume, sino más bien podría afectarle de alguna u otra forma en la salud.

Cuando en una bolsa de pan, uno tiene moho, ya se debe tirar todo el paquete, porque aunque el resto parezca estar en óptimas condiciones, en realidad ya está contaminado. “El moho tiene como raíces que no podemos ver, la parte verde es lo que floreció nada más. No es sacar esa parte y seguir comiendo”, acotó.

Tampoco es ideal consumir el café recalentado, porque no está preparado para eso. Entonces, se debe preparar lo que se tomará en el momento. Las sobras de comidas sí se pueden recalentar, pero no se debe guardar en el horno, como es habitual, sino que deben estar refrigerados, pero siempre tapados con alguna bolsa o en un tupper. Los productos terminados deben estar en la parte más fría (arriba) de la heladera.

Respecto a la carne, por nada del mundo debe lavarse (ni la de pollo ni las de cerdo), porque al hacerlo baja su temperatura y allí se generan microrganismos no deseados. Además esparcen microgotas por todo el espacio que no alcanzamos a ver a simple vista, éstas transportan microorganismos, contaminando la bacha, azulejos, toda la superficie.

No recomienda descongelar la carne en un bol con agua porque allí “bailan los microorganismos”, sino más bien bajar la carne del freezer un día antes a la heladera o descongelar en el microondas.

A la hora de la cocción, debe estar bien cocida la carne, tiene que alcanzar 70 grados para arriba para poder matar a los microrganismos. Se puede consumir la carne rojiza del asado, pero por fuera debe estar bien cocida, de acuerdo con la tecnóloga en alimentos.

Para que no haya una contaminación cruzada, se deben separar los productos crudos de los cocidos y utilizar utensilios de cocina diferentes para manipular las carnes de los vegetales o en todo caso lavar los cubiertos y la tabla de picar cuando se va a cambiar de alimento.

No funciona la regla de los 5 segundos. La comida que cae al piso debe desecharse inmediatamente.

La esponja que se utiliza para lavar los cubiertos, debe cambiarse cada mes, “no hay que dejar que se quede toda shalai y negra”.

Por último recomendó no consumir agua del grifo y preferir las aguas minerales embotelladas.

 

El estrés hace que te salgan canas, pero el proceso se puede revertir

El estrés puede alterar el color de cabello, y por ende, acelerar la aparición de las canas. Hasta el momento se sigue realizando una investigación a fin de determinar la conexión del estrés psicológico y el cabello blanco.

De acuerdo a la publicación de BBC, un nuevo estudio de la Universidad de Columbia publicado en la revista eLife reveló que cuando se elimina la fuente de estrés, el cabello puede retomar su color habitual.

"Por décadas hemos tratado de entender la influencia del estrés en el proceso de la aparición de canas, y este es el primer estudio que demuestra una clara conexión entre el estrés psicológico y el cabello blanco", le explica a BBC Mundo Martin Picard, profesor de medicina del comportamiento del Vagellos College de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia, y coautor del estudio.

El equipo logró en parte demostrar la relación entre ambos desarrollando un método que les permitió estudiar el color de cada cabello en sumo detalle y cuantificar la pérdida de pigmentación.

El efecto de las vacaciones

Los investigadores analizaron cabellos individuales de varias partes del cuerpo de un grupo de 14 voluntarios de distintas edades, a quienes se les pidió que registraran en un diario sus niveles semanales de estrés.

Así, descubrieron que, entre los participantes más jóvenes, cuando desaparecía el estrés, el cabello recuperaba su color

Uno de los ejemplos más llamativos fue el de un hombre que recuperó el color de cinco de las hebras analizadas tras pasar dos semanas de vacaciones.

Picard aclara que el cambio de color no se produce una vez que el pelo está fuera del folículo piloso, sino cuando "está creciendo dentro de esta suerte de miniórgano que se encuentra bajo la piel".

De acuerdo al investigador, la pérdida de color se debe probablemente a cambios de la mitocondria, los orgánulos celulares que suministran la mayor parte de la energía para activar las reacciones bioquímicas de la célula.

"El estrés psicológico afecta los procesos energéticos en la mitocondria, y cuando la mitocondria no funciona bien, el cabello pierde pigmento", explica.

No siempre se revierte

Si bien en algunas instancias el cabello puede recuperar temporalmente el color, esto no sucede en todos los casos, sobre todo en personas que tienen el pelo canoso desde hace tiempo.

"Existe una suerte de umbral biológico y cuando el cabello está cerca de ese umbral, el estrés puede empujar al pelo por encima de este y volverlo blanco", explica el investigador.

"Cuando se elimina la fuente de estrés, el cabello puede regresar y recuperar su color oscuro", señala.

"Pero cuando hace décadas que el pelo ha superado el umbral, es muy poco probable que vuelva hacia atrás", agrega.

Esto significa que los beneficios de reducir el estrés no se van a reflejar necesariamente en todas las personas en un cambio de color en el cabello.

Picard asegura que el estudio abre el camino para indagar qué otros procesos vinculados al envejecimiento están influenciados por el estrés y cómo pueden revertirse.