VIDEO | Un diputado le pide la mano a su pareja en plena sesión

El conservador liberal, Tim Wilson, le propuso matrimonio a su pareja, Ryan Patrick Bolge, quien se encontraba entre el público durante una sesión en el Parlamento.

En Australia, poco después de la presentación de un proyecto de ley para legalizar el matrimonio homosexual, el legislador australiano Tim Wilson aprovechó el momento para pedirle casamiento a su pareja:

“Queda solamente una cosa por hacer. Ryan Patrick Bolger, ¿quieres casarte conmigo?”, expresó Tim, de 37 años, con la voz entrecortada.

“Sí”, le respondió Bolger, su pareja desde hace nueve años, quien se encontraba en la galería del público.

“Fue un ‘sí’, un ‘sí’ rotundo”, declaró el presidente de la cámara, Rob Mitchell.

Tras más de 10 años de debates, los australianos se mostraron a favor del matrimonio gay en un 62% en una consulta popular:

“Es un momento inclusivo de reconocimiento y respeto”, comentó el primer ministro Malcolm Turnbull, cuando los representantes empezaban a debatir el texto.

Bolger y Wilson.

El ex primer ministro conservador Tony Abbott, una de las voces más importantes de la campaña del “No” en la consulta, declaró que ahora daría su apoyo al proyecto de ley.

 

Cura escocés hace un pedido a la comunidad: “Recen para que el príncipe George sea gay”

El sacerdote Kelvin Holdsworth impulsa una petición para que el heredero al trono sea homosexual y que, de esta manera, la Iglesia anglicana acepte el matrimonio igualitario. A sus 4 años, el pequeño George fue nombrado como el próximo “salvador” que ayude a impulsar la union entre personas del mismo sexo.

El reverendo Kelvin Holdsworth, rector de la catedral de Glasgow y figura prominente de la Iglesia Episcopal escocesa (que es parte de la comunidad anglicana), abrió una fuerte polémica al formular su propuesta en su blog.

El líder eclesiástico pide en esta Navidad que la comunicada rece de forma masiva para que el heredero al trono británico sea homosexual, pues asegura que es la única vía, y la más rápida, para que la comunidad cristiana de Reino Unido acepte el matrimonio gay.

“Una boda real podría resolver las cosas de manera notable fácilmente, aunque tendremos que esperar 25 años para que eso suceda, dada la edad del menor todavía. ¿Quién sabe si eso podría acelerar el proceso natural de las cosas por otros medios?”, explica el clérigo que siempre ha hablado abiertamente de su condición sexual y apoya firmemente a los LGTBI, grupo al que también pertenece.

Por otro lado, el sacerdote Gavin Ashenden, un clérigo de ideología conservadora y que estuvo a disposición de la reina durante cuatro años, estalló al enterarse de la propuesta: “Es una plegaria desagradable y desestabilizadora”, dijo Ashenden, sobre todo teniendo en cuenta que las expectativas son que Jorge reine un día y “produzca un heredero biológico con una mujer a la que ame”.

“Es el equivalente teológico de la maldición de un hada malvada en los cuentos”, añadió.

No obstante, el propio obispo de Buckingham, Alan Wilson, que respalda el matrimonio entre personas del mismo sexo y se declara liberal, no tiene claro qué ocurriría ni cómo actuaría la Casa Real en caso de que un miembro poderoso de las futuras generaciones fueran homosexuales.

Y así se lo hizo saber al diario británico The Times ésta semana: “En algún momento en el futuro, si un miembro de la familia real llegara a ser gay y deseara casarse, sería un enigma interesante”.

 

El príncipe Harry se casa en el 2018 con la actriz Meghan Markle

Este lunes la Casa Real británica anunció la boda del segundo hijo de Lady Di y nieto de la Reina Isabel II con la actriz conocida de la serie Suits. La unión entre ambos será en la primavera boreal del año que viene.

El príncipe Harry, de 33 años, se comprometió con su novia norteamericana, Meghan Markle, de 36, este lunes, tras un año y medio de estar saliendo como pareja.

La noticia lo anunció su padre, el príncipe Carlos, a través de un comunicado compartido en la cuenta oficial de Twitter del Palacio Clarence:

“La boda tendrá lugar en primavera de 2018. Se anunciarán más detalles sobre el día de la boda en su debido momento”, anunció Clarence House, el palacio del príncipe Carlos, sobre el enlace entre el quinto en la línea de sucesión al trono y la también activista.

El comunicado agrega que “Su Alteza real y la Srta. Markle se comprometieron a principios de este mes en Londres”.

Dice también que “el príncipe Harry le ha informado a Su Majestad la Reina y a otros miembros cercanos de su familia”, y que “ha recibido la bendición de los padres de la Srta. Markle”.

En tanto su hermano, el príncipe William, y su esposa Kate Middleton reaccionaron con un comunicado en que que se declaran “muy entusiasmados por Harry y Meghan”, y por “lo felices que están juntos”.

Isabel II de Inglaterra y su marido Felipe de Edimburgo están “encantados” con la próxima boda de su nieto Enrique, informó el palacio de Buckingham. “La reina y el duque de Edimburgo están encantados por la pareja y les desean toda la felicidad”, según afirma el comunicado en Twitter.

Con esta boda, Markle se convertirá en la primera miembro mestiza de la Casa Real británica, y vivirá, junto con el príncipe, en la residencia de Nottingham Cottage, en Kensington Palace.

La reacción de los padres de la novia, en tanto, fue plasmada en un comunicado recogido por Kensington:

“Estamos increíblemente felices por Meghan y Harry. Nuestra hija siempre ha sido una persona dada y amable. Ver su unión con Harry, que comparte las mismas virtudes, es fuente de gran felicidad para nosotros como padres”, manifestaron Thomas Markle y Doria Ragland.

Agregan sus deseos de una “vida feliz” y comparten su “entusiasmo por el futuro que les espera juntos”.

Hace un año se conoció su relación con el príncipe y se oficializó una semana después con un comunicado en el que la Casa Real expresaba su descontento por “el sexismo” y “el racismo” contra la actriz en las redes sociales, y el “acoso” por parte de la prensa.

Con esta boda, Markle, quién se divorció en 2013 del productor de cine Trevor Engelson, se convertirá en la primera miembro mestiza de la Casa Real británica.

 

Dos latas de gaseosa pueden derivar en diabetes y problemas cardíacos

Un estudio científico publicado recientemente, y que sintetizó decenas de investigaciones sobre el efecto nocivo de las bebidas azucaradas, concluyó que dos latas de gaseosas a la semana contribuyen a incrementar el riesgo de padecer diabetes, enfermedades del corazón y derrame cerebral.


Fuente: Daily Mail

Una publicación realizada por el periódico británico Daily Mail señala que solo dos latas de refresco a la semana son suficientes para aumentar el riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

La nota periodística, que cita como fuente una investigación publicada en el Journal of the Endocrine Society, también sugiere que beber solo una lata de gaseosa de 12 onzas (354 ml) puede elevar la presión arterial, ya que contiene 14 gramos más de azúcar que la dosis diaria recomendada.

Los hallazgos revelan que entre los factores de riesgo de las gaseosas se encuentran el aumento de peso, altos niveles de grasas en la sangre (triglicéridos), presión arterial elevada, azúcar en la sangre alta y niveles de “buen” colesterol reducidos.

Otro aspecto que detalla la nota es que, pese al conocimiento que se tiene sobre los altos niveles de bebidas azucaradas como responsables de la obesidad y las enfermedades crónicas, se ha visto un considerable aumento en el consumo de refrescos entre todos los grupos de edad en todo el mundo.

Las investigaciones realizadas sobre este tema han encontrado más evidencia de que solo una pequeña cantidad de gaseosa por semana conduce al riesgo de padecer el llamado “síndrome metabólico”, denominación que recibe el conjunto de condiciones que aumentan las posibilidades de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes.

Según el Daily Mail, los investigadores se enfocaron en las tendencias generales ya que algunos estudios recientes llegaron a conclusiones neutrales o negativas. Sin embargo, la mayoría de los datos muestran evidencia suficiente para demostrar un fuerte vínculo entre los refrescos, el aumento de peso y el posible riesgo de síndrome metabólico.

El autor principal del estudio, profesor Faadiel Essop de la Universidad de Stellenbosch en Sudáfrica, manifestó lo siguiente: “El aumento de la prevalencia de trastornos cardiometabólicos está fuertemente relacionado con una mayor urbanización y la adopción de estilos de vida perjudiciales que incluyen comportamiento sedentario, tabaquismo y pobres preferencias dietéticas”.

Algunos de los hallazgos revelaron que el consumo regular de bebidas azucaradas puede afectar los niveles de insulina que contribuyen al desarrollo del síndrome metabólico y la diabetes tipo 2.

El estudio fue capaz de demostrar que las personas que consumieron bebidas azucaradas durante un lapso de 10 semanas mostraron una disminución del 17% en la sensibilidad a la insulina. También hay evidencia de que beber refrescos con frecuencia está relacionado con la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares.

Una lata de Coca-Cola (la marca de gaseosa más consumida en el mundo) de 354 ml. contiene 149 calorías y 39 gramos de azúcar, mientras que la dosis diaria de azúcar que un adulto promedio debería ingerir es de 25 gramos. Es decir, que el consumo de una lata de esa bebida constituye el 156 % de la norma recomendada.

Pese a que la mayoría de las personas cree que puede evitar riesgos tomando refrescos dietéticos (comercializados comúnmente con la denominación “zero” o “diet”) que no contienen ni gramos de azúcar ni calorías, otros estudios han demostrado que de igual forma implican riesgos similares a los de los refrescos normales. Se debe tener en cuenta que las gaseosas dietéticas usan edulcorantes artificiales y, a diferencia de su nombre, tienen la misma probabilidad de provocar obesidad que las bebidas endulzadas regularmente.

Quienes beben refresco dietético tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar diabetes, enfermedades del corazón o sufrir un derrame cerebral, señala la nota del periódico británico.