Lunes 12 de Diciembre de 2016 | 13:45

La casualidad por la que nació el Gran Hotel del Paraguay
5177

El Gran Hotel del Paraguay transporta a la Asunción de antaño. El Gran Hotel del Paraguay transporta a la Asunción de antaño. Ver más fotos

Un diagnóstico médico que le dieron a un arquitecto alemán y lo obligó a venir a Sudamérica, desembocó en la apertura del Gran Hotel del Paraguay. Conozca la historia del emblemático lugar.

Un clima cálido y más benévolo era lo que necesitaba el arquitecto, escultor y padre de familia Guillermo Weiler, quien sabía que debía abandonar Alemania para preservar su salud.

En su búsqueda leyó en el diario que un ciudadano inglés deseaba abrir un gran aserradero en Sudamérica y logró contactar con él. Don Guillermo puso el barco y su nuevo socio comercial las maquinaria para emprender viaje a Sudamérica.

Primero llegaron a Rosario, Argentina donde ya no encontraron navegabilidad debido al bajo nivel del río, por lo que vendieron el medio de transporte en esa misma ciudad.

Luego de una breve estadía en el vecino país, el arquitecto Guillermo se enteró acerca de una tierra de buenas oportunidades llamada Paraguay.

Nuevamente decidió aventurarse y llegó hasta San Bernardino donde quedó pasmado con el precioso lago y todo su entorno natural , por lo que compró varios terrenos. Vivió en lo que después sería el hotel Santa Rita, hoy en día demolido.

Posteriormente, siguió con su espíritu emprendedor y en 1888 fundó el Hotel del Lago, actualmente el más antiguo del país y de la región. Con este inició la historia hotelera del país y los Weiler eran altamente conocidos.

GRAN HOTEL DEL PARAGUAY

En 1910, Enrique Weiler, hijo de don Guillermo, vino hasta Asunción para gerenciar el Hotel Cancha Sociedad, que se ubicaba en lo que hoy corresponde al Gran Hotel del Paraguay, que en época del Mariscal López se conocía como Villa Egusquiza.

El territorio se extendía desde la Avda. España hasta la Avda. Mariscal López y desde la Avda. Perú hasta la Avda. Kubistschek. En este espacio, Enrique Weiler encontró una construcción que databa de tiempos de la colonia, por lo cual, decidió conservar esa estructura.

Bajo su administración, el sitio funcionaba como un complejo recreativo que contaba con salones de baile, teatro y un hipódromo para carreras de caballos, una pista de patinaje, una cantina y otras instalaciones campestres que convocaban a la burguesía de la época, quienes acudían en tranvías a mulitas.

Luego de este tiempo, don Enrique decidió comprar el hotel y optimizar tanto la infraestructura como los servicios, tras lo cual pasó a ser el más importante de la época, adonde acudían políticos y grandes personalidades de todos los ámbitos.

ASUNCIÓN DE ANTAÑO

Actualmente el Gran Hotel del Paraguay se destaca por el buen estado de conservación, la delicadeza y la ornamentación de los salones a disposición del público.

El emblemático sitio transporta a sus visitantes a la Asunción de antaño y por fortuna hasta hoy sigue siendo manejado por la familia pionera en el sector de hotelería.

 
 
 
De que se habla hoy
Hoy en las redes
twitter hoy
facebook hoy