Gotas de paz

Sábado de la vigesimoquinta semana del tiempo durante el año

393 -“Todos se admiraban de lo que Jesús hacía”. Lc 9, 43

Jesús tuvo muchos admiradores: algunos admiraban sus palabras; otros, sus milagros; otros, su libertad frente a la ley y a las autoridades; otros, su compasión para con los que sufren y otros, su determinación en abrazar la cruz. Sin dudas, el admirarlo ya es una gran cosa y creo que todos debemos sentir esta admiración por él, pero no basta solo esto. Es necesario dejarse convencer por él y decidirse a seguirlo. Lo que da sentido a nuestra vida no es el ser admiradores de Jesús –pues puedo admirarlo con los brazos cruzados– sino buscar hacer lo mismo que él hizo, esto es, vivir su propuesta. Decídete hoy a seguirlo de verdad. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Viernes de la vigesimoquinta semana del tiempo durante el año

392 -“El Hijo del hombre tiene que padecer mucho”.Lc 9, 22

Ciertamente, todos ya escuchamos la frase que dice “el salario del amor es el dolor”. Sabemos que el amor nos lleva a la plenitud, nos realiza profundamente, pero sabemos también que quien ama, acaba siempre pasando por experiencias dolorosas, y es justamente la capacidad de asumir el dolor la que demuestra la intensidad del amor. Con Jesús, amor que se hizo carne, no podía ser diferente. Nunca hubiéramos conocido la grandeza de su amor, sin el misterio de su pasión y muerte en la cruz, y Jesús sabía de esto. Sufrir, abrazar la cruz nunca es fácil, pero el amor le da sentido. Experiméntalo. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Jueves de la vigesimoquinta semana del tiempo durante el año

391 - “¿Quién es este de quien oigo tales cosas? Y Herodes deseaba ver a Jesús”. Lc 9, 9

Muchos desearon ver a Jesús. Algunos, por mera curiosidad como Herodes; otros, por interés en conseguir algo: comida, milagros, escuchar lindas palabras o tranquilizar su conciencia. También hubo algunos que querían verlo porque estaban buscando a Dios. En nuestros días, también sucede lo mismo. Descontando los curiosos y los interesados en algún beneficio, no son muchos los que buscan al Señor queriendo encontrar el verdadero sentido de la vida y estando dispuestos a entrar en un auténtico proceso de conversión. No nos olvidemos, Jesús no es un actor famoso ni un supermercado, sino una propuesta de vida. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Martes de la vigesimoquinta semana del tiempo durante el año

389 -“La madre de Jesús y sus hermanos fueron a verlo”.Lc 8, 19

Muchas veces hemos ya interpretado este evangelio desde el punto de vista de la importancia de vivir las enseñanzas de Jesús sin estar queriendo ventajas por parentesco o amistades. Sin embargo, queremos hoy, a partir de este evangelio, pensar en nuestra responsabilidad como familia de cuidar, visitar e interesarnos por nuestros parientes. Muchos están olvidándose de “ir a ver”, esto es, de ir al encuentro de sus parientes. La visita a los padres, a los hermanos, a otros cercanos es también obligación para nosotros. Los lazos familiares deben ser conservados. Nadie debe estar tranquilo si sabe que algún pariente lo necesita. Paz y bien.

 

Gotas de paz

San Mateo, apóstol: 21 de septiembre

511 -«Jesús vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado a la mesa de recaudación de impuestos y le dijo: “Sígueme”». Mt 9, 9

San Mateo es un icono de lo que la gracia y la misericordia de Dios puede hacer en una persona. Él era un gran pecador. Estaba sentado a la mesa de recaudación de impuestos, o sea, estaba acomodado en su vida de pecado, pero igual Jesús lo llamó y él respondió, tornándose apóstol de Cristo y, además, evangelista. Su predicación en aquellos tiempos hizo nacer comunidades; también las páginas del evangelio por él escritas vienen transformando la vida de muchas personas a lo largo de los siglos. Tal vez también nosotros estemos acomodados en nuestro pecado, y hoy Jesús nos llama. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Sábado de la vigesimocuarta semana del tiempo durante el año

384 - “A ustedes se les concede conocer los secretos del reino de Dios”. Lc 8, 10

El reino de Dios tiene sus secretos, que ciertamente no son comprendidos por todos. Para adentrarnos en ellos, debemos acercarnos a Jesús, quien nos reveló y continúa revelándonos el interior del corazón de Dios, su amor y su misericordia. Ciertamente, los que no pueden conocer los secretos del Reino, no es porque fueron rechazados por Dios, sino porque están distantes a causa de sus propios proyectos personales o porque están distraídos con cosas del mundo. Aprovechemos la oportunidad que Dios nos da; oportunidad de conocer su reino. Seamos tierra fértil, acojamos la semilla de la Palabra de Dios y produzcamos muchos frutos. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Viernes de la vigesimocuarta semana del tiempo durante el año

383 - “Los doce acompañaban a Jesús juntamente con algunas mujeres”. Lc 8, 1-2

Esta frase nos revela algo muy importante: había también algunas señoras que eran seguidoras de Jesús y que lo apoyaban. Sin dudas, la historia de la salvación está muy marcada por muchas mujeres que fueron grandes colaboradoras de Dios. También nuestra Iglesia siempre fue sostenida por la dedicación de tantas santas. Pero, muchas veces, a causa del machismo, ellas se quedan relegadas a un plano inferior. Más allá de las ideologías que puedan estar de moda, es muy importante entender el plan de Dios para la redención integral del género humano y la misión que el Señor tiene reservada para las mujeres. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Nuestra Señora de los Dolores: 15 de septiembre

510 -“Junto a la cruz de Jesús, estaba su madre”.Jn 19, 25

La maternidad de María pasó por muchas pruebas, pero, sin dudas, la más difícil fue estar allí al pie de la cruz y ver a su hijo morir y ser aun traspasado. Ciertamente cada clavo, la corana de espinas, la hiel con vinagre, los desprecios e insultos dolían también en su corazón de madre. Y ella no se alejó, estuvo presente. Y allí asumió cuidar del discípulo amado, que somos todos los que queremos seguir los pasos de su Hijo. Es por eso que, aun hoy, ella no nos abandona en nuestros dolores y en nuestras cruces. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Lunes de la vigesimocuarta semana del tiempo durante el año

379 - “No soy digno de que entres en mi casa; basta que digas una palabra…”. Lc 7, 6-7

Cuántas veces estamos así: necesitamos de Dios, de su ayuda, de su favor, pero nos sentimos indignos de pedirle y también de que Él venga hasta nosotros. Como el centurión, pedimos que otros intercedan en nuestro favor y nos quedamos temerosos de que el Señor entre en nuestra vida quizás marcada por tantas debilidades y pecados. Pero, más allá de la realidad concreta de este hombre, Jesús valora su fe y, sin forzarle a nada, realiza el milagro que necesitaba. Aunque no seamos dignos de recibir el Señor en nuestra casa, no perdamos la esperanza, pues igual él puede salvarnos.Paz y bien.

 

Gotas de paz

Viernes de la vigesimoquinta semana del tiempo durante el año

392 -“El Hijo del hombre tiene que padecer mucho”.Lc 9, 22

Ciertamente, todos ya escuchamos la frase que dice “el salario del amor es el dolor”. Sabemos que el amor nos lleva a la plenitud, nos realiza profundamente, pero sabemos también que quien ama, acaba siempre pasando por experiencias dolorosas, y es justamente la capacidad de asumir el dolor la que demuestra la intensidad del amor. Con Jesús, amor que se hizo carne, no podía ser diferente. Nunca hubiéramos conocido la grandeza de su amor, sin el misterio de su pasión y muerte en la cruz, y Jesús sabía de esto. Sufrir, abrazar la cruz nunca es fácil, pero el amor le da sentido. Experiméntalo. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Jueves de la vigesimoquinta semana del tiempo durante el año

391 - “¿Quién es este de quien oigo tales cosas? Y Herodes deseaba ver a Jesús”. Lc 9, 9

Muchos desearon ver a Jesús. Algunos, por mera curiosidad como Herodes; otros, por interés en conseguir algo: comida, milagros, escuchar lindas palabras o tranquilizar su conciencia. También hubo algunos que querían verlo porque estaban buscando a Dios. En nuestros días, también sucede lo mismo. Descontando los curiosos y los interesados en algún beneficio, no son muchos los que buscan al Señor queriendo encontrar el verdadero sentido de la vida y estando dispuestos a entrar en un auténtico proceso de conversión. No nos olvidemos, Jesús no es un actor famoso ni un supermercado, sino una propuesta de vida. Paz y bien.

 

Gotas de paz

Martes de la vigesimoquinta semana del tiempo durante el año

389 -“La madre de Jesús y sus hermanos fueron a verlo”.Lc 8, 19

Muchas veces hemos ya interpretado este evangelio desde el punto de vista de la importancia de vivir las enseñanzas de Jesús sin estar queriendo ventajas por parentesco o amistades. Sin embargo, queremos hoy, a partir de este evangelio, pensar en nuestra responsabilidad como familia de cuidar, visitar e interesarnos por nuestros parientes. Muchos están olvidándose de “ir a ver”, esto es, de ir al encuentro de sus parientes. La visita a los padres, a los hermanos, a otros cercanos es también obligación para nosotros. Los lazos familiares deben ser conservados. Nadie debe estar tranquilo si sabe que algún pariente lo necesita. Paz y bien.

 

Gotas de paz

San Mateo, apóstol: 21 de septiembre

511 -«Jesús vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado a la mesa de recaudación de impuestos y le dijo: “Sígueme”». Mt 9, 9

San Mateo es un icono de lo que la gracia y la misericordia de Dios puede hacer en una persona. Él era un gran pecador. Estaba sentado a la mesa de recaudación de impuestos, o sea, estaba acomodado en su vida de pecado, pero igual Jesús lo llamó y él respondió, tornándose apóstol de Cristo y, además, evangelista. Su predicación en aquellos tiempos hizo nacer comunidades; también las páginas del evangelio por él escritas vienen transformando la vida de muchas personas a lo largo de los siglos. Tal vez también nosotros estemos acomodados en nuestro pecado, y hoy Jesús nos llama. Paz y bien.