Los atletas de élite pueden volver a los entrenamientos

La Secretaría Nacional de Deportes oficializó el protocolo para la vuelta al entrenamiento de los atletas de alto rendimiento, quienes podrán contar con acompañamiento de sus entrenadores.

El pasado 4 de mayo fue emitida la Resolución 402/2020 por la cual se habilita, a los atletas de alto rendimiento, para la práctica individual de la modalidad deportiva en la que se hallan inscriptos, habilitando además a sus entrenadores a asistirlos, todo conforme a las normativas y protocolos sanitarios vigentes.

El documento publicado por la SND fue realizado siguiendo las consideraciones del Decreto N° 3576 así como las atenciones para la Fase 1 del Plan de Levantamiento Gradual de Aislamiento Preventivo General (Cuarentena Inteligente).

Así mismo, dispuso que los espacios habilitados, en esta Fase el Parque Olímpico Paraguayo y el Centro Acuático Nacional, contarán con la autorización del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social.

Según el protocolo compartido por la SND, la Primera Fase habilita los deportes individuales al aire libre con atletas de alto rendimiento; desarrollando entrenamientos en pequeños grupos (hasta 6 deportistas como máximo), con medidas de higiene, desinfección y distanciamiento físico. Estos entrenamientos serán principalmente en el Parque Olímpico y el Centro Acuático Nacional (CAN).

En la primera fase, las disciplinas cuyos atletas podrán reiniciar sus entrenamientos en el Comité Olímpico Paraguayo son el Atletismo, Tenis, Golf y Ciclismo; mientras que en el Centro Acuático Nacional podrán hacerlo los nadadores.

Para pasar de la fase 1 a la fase 2, primeramente, el Gobierno Nacional hará una evaluación de las condiciones epidemiológicas relacionadas al COVID-19; en el ámbito deportivo requiere del total cumplimiento de los protocolos por parte de los deportistas y el personal de apoyo, así como de la evaluación e informe de la situación a la fecha.

La Resolución con el listado de atletas y el protocolo puede descargarse del siguiente link: Resolución SND 402/2020

 

De la tragedia hacia una esperanza

La fundación Franjeada firmó contrato de formación con varios juveniles en la fecha. Entre ellos se encuentran Jeremías Reyes y Néstor Alonzo, quienes hace unos meses sobrevivieron a un percance automovilístico con derivación fatal.

La Fundación Franjeada plasmó su compromiso con Alan Cano, Leandro Galeano, Angel Martínez, Alan Vargas, Aaron Páez, Lucas Verza, Carlos Uran, Matías Almeida, Jeremías Reyes y Néstor Alonzo.

Y un momento emotivo se vivió con Jeremías Reyes y Néstor Alonzo. Ambos continúan en recuperación después de acusar graves heridas en aquel accidente de octubre del año pasado. Esa mañana, sobre la Ruta 1, perdieron la vida el padre de Jeremías y Javier Alexander Yegros, compañero suyo en la Sub 14.

Fuentes cercanas a la Fundación Franjeada indicaron a HOY Deportes que el club continuará asistiendo a los chicos en pro de garantizar su total recuperación, tanto física como psicológica y el acompañamiento correspondiente a sus familias.

Según el informe policial, el percance se originó como consecuencia de un desperfecto de un camión, tipo tumba, el cual perdió una de sus ruedas tras pasar por un bache y terminó impactando contra el vehículo de las víctimas.

 

La ayuda financiera llega primero a los clubes de Luque

Los jugadores de General Díaz y Sportivo Luqueño son los primeros beneficiados con la ayuda que acerca la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF), mediante el fondo Evolución de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

​La APF comunicó hoy que los conjuntos de la urbe azul y oro son los primeros en recibir el dinero por haber cumplido con los requisitos (documentación-cuenta bancaria).

Bajo esta premisa, a cada club de la Primera División del fútbol paraguayo le corresponde un saldo de 300 millones de guaraníes para uso exclusivo de pago de salarios. El dinero no pasa por las instancias administrativas de las instituciones, sino va de forma directa a las cuentas de los atletas.

Este auxilio financiero nace del programa Evolución de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) y prevé un segundo desembolso que afectará también a los jugadores del ascenso (Intermedia, Primera B y C).

 
Etiquetas:
apf
 

La eterna condena de Barbosa, el "arquero maldito" de Brasil

A Moacir Barbosa Nascimento le acompañó hasta el fin de sus días una pena: la de haber sido el arquero vencido el día del 'Maracanazo'.

Y hoy, viernes, cuando se cumplen 20 años, 1 mes y 1 día de su muerte ocurrida el 7 de abril de 2000, no hay dudas de que ante el silencio de los brasileños su paso por la selección Canarinha y el Vasco da Gama quedó irremediablemente condenado al ostracismo.

Los títulos regionales, nacionales e internacionales conquistados con el Vasco da Gama en las décadas de 40 y de 50 y los cuatro torneos ganados como titular con la selección no quedaron en la memoria de los brasileños.

Para todos, todavía 20 años después de su muerte y para muchos que ni lo llegaron a ver entre los tres palos, Barbosa será el "arquero maldito" de Brasil, un estigma que cargó durante 50 años.

Hay quienes dicen que persiste aún después de su muerte en la ciudad paulista de Praia Grande cuando tenía 79 años.

El gol que no pudo evitar del también fallecido ariete uruguayo Alcides Ghiggia, en el minuto 79 de la final del Mundial, cuando Brasil y Uruguay empataban 1-1 el 18 de julio de 1950, manchó la carrera de Barbosa.

Ghiggia remató raso al palo que cubría el cancerbero, el derecho, pero el balón le pasó por debajo del cuerpo y enmudeció a los 199.854 espectadores en el estadio Maracaná.

El 'Maracanazo', apoteósico para los uruguayos y lapidario para los brasileños, cumplirá en julio siete décadas como una de las grandes tragedias deportivas de Brasil.

Según los periódicos de la época, que tuvieron que correr para corregir el titular que ya tenían impreso en primera página de "¡Brasil, campeón mundial!, muchas personas se suicidaron y otras literalmente enloquecieron por la inesperada derrota en la final ante Uruguay.

Desde aquel 18 de julio de 1950 creció el mito de que Barbosa atraía la mala suerte.

Se llegó a conjeturar que en 1993, cuando tenía 72 años, pasó la vergüenza de ser desautorizado su ingreso en la concentración de Brasil que se alistaba para enfrentar a Uruguay en el Maracaná en crucial partido de las eliminatorias del Mundial de Estados Unidos.

El portazo que, al parecer, recibió de uno de los directivos de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), del que nunca reveló su nombre, ocurrió cuando intentaba saludar al entonces guardameta Claudio Taffarel.

En un programa de televisión, un año antes de su muerte por una hemorragia cerebral Barbosa dijo la frase que bien podría haber sido su epitafio. "La máxima pena para un crimen en Brasil es de 30 años. Yo pago por aquél gol hace 50", lamentó.

Ni los elogios de su verdugo, Alcides Ghiggia, quien lo calificó como "uno de los mejores porteros del mundo", lo redimieron de culpa en el gol.

Nacido el 27 de marzo de 1921 en Campinas, interior del estado de Sao Paulo, Barbosa nunca se cansó de pedir la paz, casi que a manera de perdón, que le fue negada en vida.

"Sólo seré absuelto por la justicia divina, porque por la de los hombres sé que seré un eterno condenado", solía repetir Barbosa a quien le preguntaba por aquel gol.