Amistades peligrosas

Una fugaz visita del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan, a nuestro país fue suficiente para sellar la nueva amistad del Gobierno paraguayo con el mandatario de esa nación euroasiática, el mismo es denunciado permanentemente en diversos foros internacionales por las innumerables y profundas violaciones a los derechos humanos. Llaman poderosamente la atención el peligroso coqueteo del Gobierno nacional con gobiernos acusados de vinculación con el terrorismo internacional, y que no sobresalen por sus prácticas democráticas y de tradición pacifista.

La oposición turca y varias organizaciones internacionales que trabajan en defensa de los derechos humanos y la libertad de expresión califican a Erdogan como un déspota, un verdadero depredador de la libertad de expresión, por su política represiva.

Desde el 2016, tras un fallido intento de sectores sociales y políticos por liberarse del mandatario turco, la población de ese país vivió casi dos años bajo un estado de emergencia permanente. Solamente en ese periodo, al menos124 medios de comunicación fueron clausurados por decreto presidencial, más de 200 periodistas fueron interrogados y, de ellos, 125 fueron detenidos; decenas de periodistas fueron expulsados al exilio; 1.539 abogados fueron procesados, 580 fueron arrestados y 103 están condenados por intentar defender la independencia del Poder Judicial tras la declaración del estado de emergencia en Turquía.

Asimismo, Erdogan, en los dos últimos años por decreto destituyó a alrededor de 130.000 funcionarios –jueces, policías y militares–, sin que los afectados puedan apelar ante la Justicia. Según datos de Amnistía Internacional, unas 1.300 organizaciones no gubernamentales fueron clausuradas en Turquía mediante decretos. Además, miles de personas fueron arrestadas por sus supuestos vínculos con la sublevación del 2016.

Turquía también mantiene una estrecha relación con regímenes altamente cuestionados por sus prácticas dictatoriales y cercanas a movimientos terroristas, como es el caso de Nicolas Maduro en Venezuela y de Hasán Rohaní, en Irán, este último acusado de financiar directamente a grupos terroristas en la región. El mismo régimen otomano tiene antecedentes de colaboración a organizaciones terroristas, el director del Centro de Estudios Internacionales Estratégicos, Bulent Aliriza, con asiento en Washington, consultado por el New York Times, comentó que en su momento el Gobierno turco permitió el paso de armas y voluntarios a través de sus fronteras hacia Siria, los cuales se sumaron al grupo Estado Islámico (EI).

A más del acercamiento a Turquía, el actual mandatario paraguayo también le hizo un guiño al régimen de Irán y Palestina, al haber mudado la sede de la embajada paraguaya de Jerusalén a Tel Aviv, gesto que le costo el cese de las relaciones con Israel. Se suma el apoyo del Gobierno paraguayo al pacto con Irán sobre el tema nuclear, en mayo pasado, el presidente estadounidense Donald Trump anunció el retiro de su país de dicho pacto por considerar que no alcanzó los objetivos. Calificó de defectuoso el acuerdo y que no contribuye a la paz en medio oriente.

Irán está acusado de financiar los ataques armados que contra Israel ejecuta Palestina. Asimismo, Irán está sospechado de apoyar al terrorismo, e incluso está fuertemente sindicado de haber participado directamente en el atentado del 18 de julio de 1994 contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires, que ocasionó 85 muertes y más de 300 heridos. Según las investigaciones judiciales realizadas en la Argentina, el Gobierno de Irán está fuertemente comprometido en ese acto terrorista no solo como inspirador sino como instigador y financiador de esa terrible matanza, la mayor que se conoce en esta parte del mundo en un solo acto de terror.

Es importante advertir que estas relaciones peligrosas ponen en alerta a los aliados internacionales que tiene Paraguay en el concierto mundial, y el impacto de sus repercusiones pueden ser explosivas para la paz y el comercio de nuestro país.

 

Si no cambias, te cambian

En tiempos de revolución tecnológica -constante generadora de innovaciones- cabe a la perfección el axioma: si no cambias, te cambian. En los años 90 estalla la revolución tecnológica que hoy la sentimos con una fuerza apabullante, en estas últimas 19 décadas muchos sistemas, organizaciones, negocios y hasta instituciones que existieron o se crearon debieron desaparecer o adaptarse para seguir existiendo. La presencia de MUV, UBER y otras modalidades similares de negocios son el fruto de la revolución tecnológica, y la adaptación a las exigencias de estos nuevos tiempos es la mejor estrategia para seguir vigente.

Estos son tiempos de valentía, de aprender, persistir, y crecer. Los cambios que generan las innovaciones no surten efecto en beneficio de las personas si el entorno no acompaña el cambio. Los Gobiernos, en todos sus niveles, son parte importante para gestionar y acompañar el cumplimiento de dichos cambios.

El argentino Andrés Oppenheimer hace unos años atrás publicaba el ensayo “Crear o Morir”, en el mismo puntualiza que la innovación es la esperanza de América Latina para superar la brecha que nuestros países presentan en el lanzamiento de nuevos productos y servicios, y el mejoramiento de procesos, frente a países industrializados. Propone a la sociedad y a los Gobiernos cinco grandes claves para impulsar la innovación: impulsar una cultura de la innovación, reorientar la educación a ese fin, modificar las leyes que la inhiben, estimular la inversión en innovación, y por último, globalizarla.

El debate abierto sobre la existencia de MUV y en cualquier momento de UBER, exige a la sociedad paraguaya, a las autoridades nacionales y municipales asumir el reto del cambio, a los taxistas el reto de innovarse para persistir y crecer. La “cacería” municipal a los conductores vinculados a MUV es un retorno a la Edad Media, a las verdades absolutas, a la cacería de brujas, y a la negación del cambio y la innovación.

Las autoridades deben iniciar el análisis necesario para adecuar la legislación a las necesidades ciudadanas, tomando en consideración todas las precauciones para que los usuarios reciban un servicio digno, y que los prestadores del servicio cumplan con todas las normas vigentes.

Vivimos en una época de cambios, que el debate sobre el servicio de transporte de pasajeros sea el inicio para otros, donde se requiera que la innovación baje en el país y nos lleve a una mejor calidad de vida.

 

El Gobierno de la gente amiga

Los últimos nombramientos del Ejecutivo para favorecer a su asadero, a la tuitera de la campaña electoral o al amigo fiestero de un amigo, colocándolos en cargos técnicos, pero en nada relacionados con sus meritorias “habilidades” constituyen el retorno al pasado, donde el antivalor era la regla del éxito. En las últimas décadas los mandatarios con sus luces y sus sombras procuraron que la gente acceda al Estado por sus méritos antes que por el “amiguismo”.

Un modelo meritocrático es un principio de gobernanza que promueve a las mejores personas según sus méritos y no según su origen social o la amistad individual de cada persona con el gobernante. La meritocracia proporciona mayor eficiencia que otros sistemas jerárquicos, puesto que las distinciones no se hacen por sexo o raza ni por riqueza o posición social, ni por factores biológicos o culturales. El mérito del esfuerzo individual -conocimientos, aptitud, esfuerzo, valores, etc.- se entiende como un criterio más justo que otros para la distribución de los premios y las ventajas sociales asociadas.

Una de las agendas claras del actual Ejecutivo es el pago de favores político-electorales, sin embargo, los últimos nombramientos para retribuir a sus operadores resultan ofensivos y un claro mensaje a la ciudadanía que el “mérito” de ser amigo de alguien en el poder es suficiente para beneficiarse con un alto salario del Estado.

El diario La Nación publicó primero sobre la radióloga Nieve Soledad Melgarejo, quien se hace llamar “Solcito”, con oficio principal de tuitera y hurrera del oficialismo, presume de la protección que tiene burlándose de la cotizada consultoría de “Asistencia y Apoyo para la Ejecución de Obras”, que utilizaron para ubicarla en el primer anillo de Arnoldo Wiens, ministro de Obras Públicas y Comunicaciones. “Solcito” les cuesta mensualmente a los contribuyentes más de 12 millones de guaraníes.

Luego se informó que un conocido hurrero y activista político del departamento de Guairá, Félix Carlos Ramón Careaga Roa, fue contratado por Petropar como asesor de gerencia para cumplir funciones en la planta de Troche. El afortunado no cuenta con título universitario y su mayor mérito para ser premiado con el cargo sería su amistad con el senador añetetista Rodolfo Friedmann y su esposa, la exmodelo Marly Figueredo. “Felixcito”, como lo conocen en la ciudad de Villarrica, es cono¬cido por compartir mucho con amigos y frecuentar bares, lugares nocturnos, y por haber sido destituido de la Defensoría del Pueblo de Villarrica, por sus constantes faltas, además de elaborar documentos falsos para su beneficio, según confirmó el defensor del Pueblo, Miguel Ángel Godoy.

Días atrás también se divulgó sobre el asadero, Osvaldo Benegas López, de la seccional N° 37 del barrio Nazareth de Asunción, quien ahora forma parte del directorio Cañas Paraguayas Sociedad Anónima (Capasa), específicamente como síndico, con un salario por arriba de los 16 millones de guaraníes y con categoría de funcionario permanente. Su mérito puede verse en las redes sociales, donde a más de ofertar el servicio de asado se muestra en fotografías con importantes referentes del movimiento colorado Añetete, comenzando por el mandatario; el senador Juan Afara; el actual titular del Congreso, Silvio Ovelar; y con el concejal Julio Ullón, jefe de gabinete del actual gobierno, entre otros.

Ahora surge otra favorecida “especialista” en lanzar vítores, y pedir aplausos, es una autodeclarada “hurrera” oficialista, Minerva Agüero Dalio. Ese ofi¬cio también le sirvió para ingresar al Ministerio de Obras Públicas, con el mismo mecanismo de “Solcito”, a través de esta consultoría exclusiva para altos técnicos universitarios. En medio de su oficio de operadora, a Minerva Agüero le tocó ser estrella de un spot publicitario, por cierto, muy promocionado por el jefe de Gabinete, Julio Ullón Brizuela.

El discurso de la transparencia con el que arrancó el Gobierno se esfumó en 100 días de gestión. Así va el “Paraguay de la gente”, rindiendo tributo al amiguismo como valor para ingresar en los puestos públicos.

 

Contratación de tuitera ofende a las mujeres profesionales

La contratación en el Ministerio de Obras Públicas (MOPC) de Nieve Soledad Melgarejo, una de las “hurreras” y tuiteras más visibles del gobierno abdista, se constituye en una afrenta para las mujeres capacitadas y especializadas en carreras específicas. “Solcito”, como la conocen en el entorno presidencial, es una técnica en radiología que por obra y gracia del pago de favores político-electorales pasó a ser asesora vip “altamente técnica” para la ejecución de grandes construcciones viales en el país.

Soledad Melgarejo -amiga de Marly Figueredo, la esposa del senador que no fue electo ni proclamado Rodolfo Friedmann- renunció a su puesto en el Ministerio de Salud Pública a fines de octubre pasado. Apenas terminó la campaña política de Mario Abdo, “Solcito” consiguió su contrato con Ingeniería y Consultoría SA (IDOM), firma contratada por el MOPC para el “Servicio de Asistencia y Apoyo para la Ejecución de Obras”, así logró instalarse en el círculo del primer anillo de la administración Wiens.

Paraguay cuenta con ingenieras y arquitectas gradúas y especializadas en universidades nacionales e internacionales, al parecer para el gobierno de Mario Abdo la capacitación especializada no es suficiente por eso privilegia “hurreras” y tuiteras antes que, a mujeres egresadas de carreras específicas, para gestionar trabajos técnicos y especiales como los que demandan la ingeniería civil.

Se rumora que “Solcito” consiguió en el MOPC, como “alta técnica vial”, un salario de 12 millones de guaraníes, en Salud Pública su sueldo de radióloga era de G. 3.456.000. La firma IDOM debe asistir al Ministerio de Obras Publicas en las obras del viceministerio, sobre proyectos estratégicos (IPE) y en la asistencia para las expropiaciones de franjas de dominio, por donde pasarán las rutas, en estas tareas, ¿cuál será el papel que jugará la radióloga Soledad Melgarejo?

La contratación de “Solcito” es una falta de respeto a la mujer y su potencial de ser profesionales respetadas, el gobierno de Mario Abdo está en los inicios de su gestión, hasta ahora sin hoja de ruta, con débil liderazgo, gobernando sin poder, secuestrado por el pago de favores político-electorales, como el caso de “Solcito”, otra “cerecita” que se suma a los lastres del Poder Ejecutivo. El Gobierno debe respetar a las mujeres que se esforzaron para profesionalizarse en los rubros de vialidad y construcción, ellas merecen estar allí.