Karol G y Daddy Yankee lideran la Semana de la Música Latina de Billboard

Miami. Karol G, Daddy Yankee y Nicky Jam serán los artistas que "encabezarán" la Semana de la Música Latina de Billboard, que se desarrollará en Miami Beach (EEUU) entre los días 20 y 24 de septiembre, informó este jueves la organización.


Fuente: EFE

Los artistas se sumarán a otros nombres latinos de la industria musical, como Anitta, Goyo, Kany García, Lunay, Myke Towers, Rauw Alejandro y Yotuel Romero, que a lo largo de esa semana participarán en diversos paneles y ofrecerán actuaciones en vivo.

Bajo el eslogan "El Sonido de la Música Latina", la Semana de la Música Latina de Billboard se desarrollará en el Faena Forum de Miami Beach y reunirá a los principales creadores y promotores, quienes analizarán el estado de la industria musical, además de realizar presentaciones "exclusivas", talleres y paneles, entre otros eventos.

En el marco de esa semana se entregarán los Premios Billboard de la Música Latina, una de las principales galas de la música en español y que se celebrará el 23 de septiembre en el Watsco Center, el cual forma parte de la Universidad de Miami.

Los Premios Billboard de la Música Latina reconocen los álbumes, canciones e intérpretes más populares en la música latina, según los resultados de ventas reales, "streaming", transmisiones radiales y redes sociales que proveen información a las listas semanales de Billboard durante un año, de acuerdo a los organizadores.

En la pasada edición, los artistas puertorriqueños Daddy Yankee y Bad Bunny fueron los principales ganadores, con siete premios cada uno.

 

"Dean, el inmoral": Realidad pura y erótica que transgrede estereotipos sociales

“Dean, el inmoral” descontractura la línea de lo apreciado habitualmente sobre las tablas en Paraguay. Con altas dosis de drama y erotismo, la obra teatral se adentra en la doble moral y su impacto en la sociedad, a través de la figura del fallecido actor norteamericano, James Dean.


Fuente: Aizar Arar (@AizarArar)

Deliciosa y apasionante, la sexualidad revitaliza al ser humano, le permite conocerse y crecer en experiencia. Su complejidad es tal que hasta hoy día sigue siendo objeto de estudio. Su naturaleza diversa es uno de los principales puntos débiles y fuertes de cada persona.

Esa diversidad, su poder e impacto mucho más allá de lo físico se plasman en “Dean, el inmoral”, obra teatral escrita originalmente por Arturo Fleitas y adaptada y dirigida por Fátima Fernández Mercado, que sigue la vida del fallecido actor de Hollywood, James Dean, empezando por su infancia hasta el día de su muerte, su fama y contrafama.

Con una coreografía atrapante y un ritmo casi malabarístico, la puesta que culminó recientemente su temporada en el espacio cultural alternativo asunceno Sala ‘La Correa’ (General Díaz entre Don Bosco y Hernandarias) engancha al arranque mismo de su primer momento en escena, obligando a no perder de vista a ‘Dean’ ni un solo segundo.

Y es que Dean hace un gran recorrido por aspectos fundamentales de su existencia terrenal, como su debut sexual, sus relaciones sentimentales, sus fracasos y aciertos. Los más memoriosos y cinéfilos saben que fue conocido no solo por su talento en el ámbito cinematográfico, sino por sus polémicas relaciones amorosas, románticas como tormentosas.

En “El inmoral”, el propio Dean es el encargado de relatar cómo se fue desarrollando cada etapa de su vida y cómo todo hecho y toda persona influyeron en sus decisiones y sus consecuencias.

La fugaz pero icónica estrella de cine de los años 50 es encarnada por Erik Gehre, quien con su juventud ya cuenta con vasta trayectoria dentro del arte escénico teatral y audiovisual.

Gehre pone cuerpo, sudor y alma en esta obra que sin duda alguna es el desafío más grande de su carrera. El actor deja al descubierto muchas cosas en ella, tanto en el terreno metafórico como en el sentido más literal, los cuales pueden resumirse simple y maravillosamente en su buena pasta para la actuación.

El trabajo investigativo y constructivo de Erik para su personaje queda plasmado, demostrando además su profesionalismo y compromiso con el teatro. Lo respaldan en escena Alfredo Chaves ‘Miliki’ y Mafe Mieres, interpretando cada uno a varios personajes que intervinieron distintos pasajes de la vida de Dean.

Sus padres, diversos amantes, directores de cine y hasta personas que tuvieron pequeños “roces” con el protagonista de “Al Este del Edén” resucitan en el arte de Cháves y Mieres, quien junto a Gehre hacen de guías a varios viajes. Con ellos viajamos al pasado, a Hollywood, a los vicios y a la doble moral.

Entre estos viajes se destaca el que hacemos hasta el erotismo, burdo, exótico y apasionante, que despierta los bajos instintos e invita a fantasear con lo desconocido y lo conocido. Aquel erotismo con el que disfrutamos el sabor de la vida y nos desafía a aventurarnos a seguir conociéndola.

Coreografías enérgicas muy bien sincronizadas y vestuario acorde completan el trabajo escénico. Se destaca la escenografía minimalista con una plataforma de metal que sirven de escaleras y otra circular con un farol de calle, la cual juega un papel doblemente vital en la narrativa.

Fátima Fernández Mercado se luce por su dirección, donde su visión romántica y contemporánea se traduce además en los textos. En este sentido, también se identifica “el toque” poético Miliki, sello que acostumbra impregnar su trabajo como actor, dramaturgo y director.

El único punto cuestionable es la duración. Hora y media es mucho para una obra teatral, que por más buena que sea, no puede competir factores propios genuinos o circunstanciales de cada espectador o espectadora.

“Dean, el inmoral” se sintetiza en una exquisita producción - encabezada por Julieta Benjamín para Cábala Teatro - que hace gala a la verdadera magia del teatro, su belleza y el amor puesto en todos los que forman parte de su construcción a pulso, principalmente en tiempos difíciles, donde ni siquiera una pandemia pudo con él.

Así también, insta a la reflexión acerca de los estereotipos establecidos por la sociedad desde hace años y las presiones que ejercen sobre los individuos, generando severos daños en los implicados y en terceros. Una realidad que de la que no está exenta nadie, ni siquiera las estrellas de Hollywood.

Puestas teatrales como esta, que cuestionen y reflexionen, que estimulen y enseñen, son necesarias en las tablas paraguayas, ya que constituyen una importante herramienta de análisis y crítica del lugar de dónde venimos, done vivimos y dónde vamos.

 

Con "El Impala" de Halley Mora, arranca edición 2021 del Ciclo de Teatro Nacional

La edición 2021 del Ciclo de Teatro Nacional inicia este jueves 22 de julio, a las 20:30 en Salón Teatro “SDB Carlos Heyn” de la Parroquia Santuario María Auxiliadora (Don Bosco y Humaitá -Asunción), con la obra “El Impala”, de Mario Halley Mora.

La obra clásica paraguaya, estrenada en 1960 en el Teatro Municipal “Ignacio A. Pane”, regresa De la mano del Elenco Artístico Anástasi con apoyo de la Fundación Mario Halley Mora, la puesta tendrá ocho funciones jueves, viernes, sábados y domingos hasta el 1 de agosto.

“El Impala” es una obra de comedia satírica que pretende instalar en el ojo crítico de la gente sobre la dualidad en la que vivimos, una sociedad de apariencias en la que varias familias buscan escalar peldaños en el aparato estatal sin que nada importe, a veces incluso, a costa del esfuerzo ajeno. Todo vale.

El Chevrolet Impala era un automóvil deportivo producido desde los años ’50, en pleno auge de la industria automotriz norteamericana, y Halley Mora lo utiliza como símbolo de la opulencia en la que varias familias asuncenas engrosaron sus bolsillos de manera vertiginosa en la época, perteneciendo a las claques políticas y sociales, a costa del prójimo.

Con picante humor, instala el debate sobre los valores que deben regir tanto en la política como en la vida misma. Un tema tan actual, que resultaba hasta obligatorio reflotar la obra para un nuevo público.

El elenco lo conforman Felipe Jara, Rafael Sandoval, Carlos Lezcano, Alejandro Cacavelos, Lidia López, Victoria Ávila, Emilio Ortellado, Jorge Flores, Letizia Torres, Ana Rolón, Amambay Narváez, Jazmín Maldonado, Elías Paredes, Karina Lucarelli Mathías Vera, Onix Fernández Marco Jara y Gamaliel Benítez.

La producción ejecutiva del Ciclo de Teatro Nacional es de Ronald Maluf con producción artística de Anástasi y José Santiago Mazó, quien se encarga además de la dirección escénica. La producción, escenografía, vestuario y maquillaje es de Antonella Roa para Altamira Producciones.

Las entradas anticipadas tienen un costo de Gs. 50.000 y se pueden adquirir contactando al WhatsApp (0983) 629.993. Los interesados deben enviar su nombre completo, número de Cédula y la cantidad de entradas

Se puede realizar transferencia bancaria al número de cuenta 1212102, Banco Atlas, Ronald Maluf, C.I. No 2009337; giros Tigo al (0983) 629.993, y en efectivo.

Para mayores datos, están disponibles las cuentas en redes sociales @ciclodeteatro y @elencoanastasi

.

 

Homenaje a Ramón del Río en concierto de la OSIC

“El niño prodigio y el emperador” es el cuarto concierto del año de La Orquesta Sinfónica del Congreso Nacional (OSIC), el cual tendrá lugar este jueves 22 de julio, a las 19:30 en la Casa Bicentenario del Teatro “Edda de los Ríos” (25 de Mayo 993 casi EE.UU de Asunción). El espectáculo será un homenaje al Maestro del Arte, Ramón del Río.

Bajo la dirección del maestro Diego Sánchez Haase, la OSIC incluirá una programa integrado por Cuarteto de cuerdas Op. 76 n. 3 (“del Emperador”) de Joseph Haydn (1782-1809) y la obra de un niño, Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791), con apenas 8 años, además del Aria de concierto “Va, dal furor portata”, que será interpretada por el tenor José Mongelós.

El cuarteto de cuerdas para la obra de Haydn está compuesto por Mauricio Jiménez, violín I; Natalia Fleitas, violín II; Víctor Aguilar, viola; y Laura Alvarenga, violoncello.

El acceso es gratuito con previo agendamiento a través del mail orquestasinfonicadelcongreso@gmail.com o al WhatsApp 0971277212. También se podrá ver en directo a través de la página de Facebook de la OSIC.

RAMÓN DEL RÍO

El homenaje de la OSIC es para Ramón del Río, extraordinario actor de teatro, cine y televisión, fallecido recientemente y que en el año 2013 fue honrado con la distinción Maestros del Arte, el máximo reconocimiento a creadores, gestores y trabajadores de la cultura que entrega el Congreso de la Nación, a través de su extensión cultural, el CCR Cabildo.

El histrión participó en obras como ‘Yo El Supremo’, ‘Hamaca Paraguaya’, ‘Mangoré, por amor al arte’; ‘Miramenometokéi’ y ‘Lectura según Justino’, entre muchísimas otras, dejando un importante legado tanto como artista como persona querida y de influencia sobre la sociedad, sobre todo del sector cultural.