“¿Quién me llamará madre ahora?”, dice mujer que perdió a sus bebés en Gaza

Rania Abu Anza esconde su rostro lleno de lágrimas, devastada tras perder a sus bebés mellizos fallecidos en un bombardeo en Gaza, a unos metros de unos hombres que siguen buscando este domingo a sobrevivientes entre los escombros de su casa destrozada.

Esta mujer palestina contó que tuvo que someterse a múltiples tratamientos de fertilidad para lograr ser madre, un largo anhelo que terminó con la ofensiva israelí en la Franja de Gaza contra el movimiento islamista Hamás.

“¿Quién me llamará madre ahora? ¿Quién me llamará madre?”, dijo entre sollozos, abrazando a sus bebés sin vida. El rostro de uno de ellos aún estaba salpicado de sangre.

Según el Ministerio de Salud de Gaza, controlado por Hamás, Wisam y Naim, que no tenían ni seis meses, se encuentran entre las 14 personas muertas por un bombardeo en la noche del sábado en la ciudad de Rafah, en el sur de la Franja, imputado a Israel.

Todos los fallecidos forman parte de la familia Abu Anza. Se suman a los cerca de 30.400 muertos, en su mayoría mujeres y menores, que según el Ministerio de Salud de Gaza han perecido desde que Israel inició su operación militar contra Hamás.

Esa ofensiva fue lanzada en respuesta al ataque que milicianos islamistas llevaron a cabo el 7 de octubre en el sur de Israel, causando al menos 1.160 muertos, según un recuento de la AFP basado en cifras oficiales israelíes.

La AFP contactó con el ejército israelí pero este declinó hacer comentarios sobre el bombardeo en Rafah.

- “Todos eran niños” -

Mientras Rania Abu Anza esperaba para enterrar a su hijo y a su hija, tras ella, entre los restos de su casa, los hombres gritaban nombres de otros familiares con la esperanza de que siguieran con vida: “¡Yaser! ¡Ahmed! ¡Sajar!”.

Israel afirma que su campaña busca eliminar a los combatientes de Hamás, pero Shehda Abu Anza explicó que la casa pertenecía a su tío, y aseguró que allí solo había civiles.

“Estaban durmiendo a las 11H00 de la noche. Todos eran niños. Honestamente, no había ninguna presencia militar en la casa, solo civiles”, sostuvo.

“Ningún soldado, solo civiles”, recalcó.

Otro familiar, Arafat Abu Anza, condenó la falta de herramientas para sacar a posibles sobrevivientes.

“Había quince personas en la casa (...) Estoy limpiando la zona. Estamos intentando sacar a la gente, ver dónde están. Se han derrumbado cuatro pisos”, explicó.

Cerca de 1,5 millones de palestinos han buscado refugio en Rafah, procedentes de otros puntos de la Franja. Llegaron aquí huyendo de los combates, alentados por el ejército israelí, que les aconsejó desplazarse hacia el sur.

Ahora, temen una ofensiva terrestre israelí contra la localidad, que podría cobrarse muchas vidas.

Los mediadores en el conflicto están intentando lograr una tregua que permita, al menos temporalmente, interrumpir los combates durante el mes sagrado musulmán del ramadán, que empieza el 10 o el 11 de marzo, dependiendo del calendario lunar.

Un dirigente de alto rango de Hamás dijo a la AFP que el movimiento envió una delegación a El Cairo, y un medio estatal egipcio indicó que a la capital llegaron enviados de Estados Unidos y de Catar para participar en unas conversaciones este domingo.

Pero, para Rania Abu Anza, cualquier acuerdo de tregua llegará demasiado tarde.

Cuando le dijeron que sus pequeños habían muerto, Rania empezó a gritar: ‘¡Mis hijos, mis hijos!’”, relató. “Le pedí a los rescatistas que buscaran a mis niños entre los escombros. Los sacaron. Me dijeron: ‘Tus hijos están muertos’”.

Fuente: AFP.

Encuentran a joven nigeriana secuestrada hace diez años

El ejército nigeriano anunció este jueves que encontró a una de las 276 estudiantes secuestradas por la organización yihadista Boko Haram hace diez años en la pequeña localidad de Chibok, en el noreste de Nigeria.

Fuente: AFP

Lydia fue “rescatada junto a sus tres hijos” cerca de la ciudad de Ngoshe, en el estado de Borno, anunció el ejército en un comunicado, precisando que la joven está embarazada de cinco meses.

El secuestro, ocurrido el 14 de abril de 2014, provocó entonces la indignación internacional y desencadenó una campaña llamada “Bring back our girls” (“Traigan de vuelta a nuestras niñas”).

Cerca de 100 de las jóvenes siguen desaparecidas.

Puede interesar: Brasil se consolida como mayor productor de azúcar en el mundo

A lo largo de los años, el ejército rescató a varias de ellas, muchas de las cuales habían sido obligadas a casarse con sus captores yihadistas.

Los miembros de Boko Haram, ahora debilitados por las operaciones del ejército y las luchas internas con su facción rival Estado Islámico del África Oriental, siguen sin embargo perpetrando atentados en el norte de Nigeria, principalmente en zonas remotas.

La insurgencia yihadista en esa zona del país ha dejado más de 40.000 muertos y dos millones de desplazados desde 2009.

Los secuestros masivos siguen siendo una gran preocupación en Nigeria ante la proliferación de grupos criminales armados conocidos como “bandidos” que operan en las carreteras, en los hogares de las víctimas e incluso en las escuelas para obtener rescates.

Más de 1.680 alumnos fueron secuestrados en escuelas nigerianas entre 2014 y 2022, según la oenegé Save the Children.

Lea también: Conmoción en Uruguay por la violación y asesinato de una estudiante de 24 años

En marzo, más de 130 niños fueron secuestrados en su escuela por hombres armados en el estado de Kaduna, en el noroeste, siendo este uno de los mayores secuestros de los últimos años en Nigeria.

El ejército nigeriano declaró que todos los alumnos habían sido rescatados unas semanas después en el estado vecino de Zamfara.

Brasil se consolida como mayor productor de azúcar en el mundo

La producción de azúcar en Brasil, apoyada en una zafra sin precedentes y precios mundiales favorables, alcanzó un nivel histórico en la temporada 2023-2024, consolidando al país como el mayor productor mundial, según cifras oficiales divulgadas este jueves.

La producción ascendió a 45,7 millones de toneladas, un alza del 24%, anunció la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab) en su último informe.

Brasil, el mayor exportador mundial de azúcar, también alcanzó un récord de ventas al exterior entre abril de 2023 y marzo de 2024, con 35,2 millones de toneladas, 26,8% más respecto de la zafra anterior.

Además del aumento de los precios mundiales, Conab señaló que el país suramericano se benefició de una “disminución de los envíos de productores importantes como India y Pakistán, que han sufrido problemas climáticos”.

El gigante agrícola cosechó 713,2 millones de toneladas de caña de azúcar durante esta temporada (+16,8%).

El resultado de la zafra refleja además el aumento de la productividad en las principales regiones productoras, impulsado tanto por las inversiones en el sector para renovar las plantaciones como por condiciones climáticas favorables, particularmente en el estado de Sao Paulo (sureste), explicó la empresa pública vinculada al Ministerio de Agricultura.

La productividad alcanzó los 85.580 kilos por hectárea, un 16,2% más que en la cosecha anterior.

Ante los atractivos precios mundiales del azúcar, los productores brasileños prefirieron la producción de la materia prima frente a la de etanol (producido a partir de caña de azúcar), que aún así aumentó un 12%, hasta los 29.700 millones de litros.

Después de alcanzar en septiembre pasado su nivel más alto desde 2010, los precios mundiales del azúcar, calculados por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), han vuelto a caer, sobre todo en vista de las perspectivas de una cosecha abundante en Brasil.

En marzo, “la magnitud de las exportaciones de Brasil también afectó los precios mundiales del azúcar”. Pero “los continuos temores sobre la cosecha” en el país sudamericano, “que sufrió una sequía prolongada”, finalmente “limitaron la caída”, indicó la FAO en su informe mensual sobre los precios de los alimentos de principios de abril.

Conmoción en Uruguay por la violación y asesinato de una estudiante de 24 años

Bárbara Prieto fue interceptada cuando se dirigía al Instituto de Formación Docente de Rivera.

Bárbara Prieto, una joven uruguaya de 24 años a la que le faltaban dos materias para recibirse de maestra, salió el martes por la mañana a clase y nunca regresó. Su violación y asesinato han levantado la indignación en Rivera, la ciudad al norte de Uruguay donde tuvo lugar el crimen.

El hermano de la joven presentó la denuncia ante la Policía ese mismo día a las 19 horas, alegando que su hermana no pasaba tanto tiempo ausente sin comunicarse, y los hechos se precipitaron.

Los agentes identificaron las cámaras que había en el camino que habitualmente tomaba la estudiante hacia el Instituto de Formación Docente y en una quedó grabado el momento en el que un joven en bicicleta se acercaba a la ella por detrás, forcejeaba y se la llevaba a un descampado, de donde salió ya solo, informa Montevideo Portal.

Al rastrear la zona, cercana al antiguo centro comercial Melancia, encontraron las pertenencias y los documentos de Prieto, un poco más allá, se encontraba su cuerpo, semidesnudo y con evidentes signos de violencia.

Detenido y en prisión preventiva

Su asesino fue encontrado rápidamente, esa misma noche. Se trata de un joven de apenas 20 años que antes de ser capturado había intentado vender el celular de su víctima.

El detenido, identificado como Anderson Isaías Sosa Escotto, fue imputado este miércoles por el delito de homicidio muy especialmente agravado por haberse cometido con graves sevicias, recoge el mismo medio local.

La fiscal Alejandra Domínguez dispuso la prisión preventiva para Sosa por 180 días por un crimen cometido con “excesiva crueldad”. La estudiante sufrió una agresión sexual y recibió varias heridas cortopunzantes antes de ser asesinada. La fiscal también informó de que la víctima no conocía al asesino.

El delito de feminicidio agravado conlleva una pena de entre 15 y 30 años de cárcel, a lo que se puede agregar otros 15 de medidas limitativas.

Rivera expresa su repulsa

El miércoles la ciudad de Rivera se echó a la calle para manifestar su repulsa por el brutal asesinato.

En la marcha participó el pastor de la comunidad cristiana a la que Prieto asistía, Nelson da Rosa. “Amaba cantar, amaba la música y realmente era muy buena en lo que hacía y muy amiga. Todos hemos sentido mucho, mucho, mucho. Ha sido una pérdida muy grande para nosotros”, señaló en declaraciones recogidas por Subrayado.

También acudió a la muestra de duelo la directora del Instituto de Formación Docente de Rivera, Silvia Brasil, que la definió como “una alumna muy dulce, muy alegre, siempre sonriente, muy educada”.

Por su parte, la Asociación de Maestros de Rivera emitió un comunicado expresando su “dolor e indignación” por el femicidio, pidiendo justicia y que se aborde “de modo serio y permanente este mal social”, según recoge Teledoce.