Aerolíneas Argentinas suspende operaciones de sus aviones Boeing 737 Max 8

Debido al fatal accidente que sufrió el avión Boeing 737 Max 8 de la empresa Ethiopian Airlines , Aerolíneas Argentinas decidió suspender provisoriamente las operaciones de este tipo de aeronaves pese a nunca haber tenido ningún inconveniente.

Con el objetivo de garantizar los altos parámetros de seguridad que caracterizan a la firma, Aerolíneas Argentinas comunicó que desde hoy suspende temporalmente las operaciones comerciales de sus aviones Boeing 737 MAX 8.

La determinación está sujeta a los informes técnicos respecto al accidente ocurrido con este mismo tipo de avión pero de la empresa Ethiopian Airlines. Para llegar a esta conclusión se elaboró un análisis con la ANAC, autoridad regulatoria del sector aéreo en Argentina.

Los pasajeros que ya tenían boletos para los Boeing 737 serán reubicados en otros modelos y en caso de haya alguna reprogramación de horarios, recibirán la comunicación directa de los encargados de la empresa.

Los Boeing 737 Max 8 comenzaron a volar con Aerolíneas Argentinas desde noviembre del 2017. Desde allí se realizaron 7.550 viajes con total seguridad y eficiencia. De los 82 aviones que componen la flota solo cinco son de este modelo.

Por su parte, Ethiopian Airlines también informó que ha suspendido el uso del Boeing 737 MAX 8 luego de que uno de esos aviones se estrellara este domingo poco después de despegar.

Igualmente, Líneas Aéreas Gol confirmó anoche la suspensión a partir de hoy, de manera temporal, de los vuelos de sus aeronaves 737 Max 8.

 

Quema de “ayuda humanitaria”: New York Times revela videos y desliga a chavistas

Una serie de videos inéditos demostrarían que el incendio de camiones con ayuda humanitaria en Venezuela no fue responsabilidad del régimen de Nicolás Maduro sino de los propios manifestantes de la oposición luego de haber arrojado una bomba molotov, de acuerdo a una investigación del periódico The New York Times.


Fuente: The New York Times

Hace unas semanas, el gobierno de Nicolás Maduro fue duramente criticado por la oposición venezolana y la mayor parte de la comunidad internacional luego de haber impedido el ingreso de ayuda humanitaria desde Colombia hasta Venezuela.

Este hecho generó la molestia de miles de venezolanos que habían decidido salir a las calles para protestar y al mismo tiempo exigir el paso de los camiones que iban cargados de víveres, medicamentos e insumos varios.

Durante estas manifestaciones en la frontera entre ambos países, algunos de los vehículos que trasladaban el cargamento proveniente desde Cúcuta fueron consumidos por las llamas, todo ante la atenta mirada de militares y ciudadanos por igual.

El régimen de Maduro fue señalado como principal responsable de la polémica quema de camiones, esto atendiendo a que desde el propio gobierno venezolano habían manifestado su abierta oposición al ingreso de cualquier tipo de ayuda humanitaria en reiteradas ocasiones, además de que los propios uniformados que custudiaban el paso fronterizo habían impedido el traslado bloqueando los accesos.

Pese a ser la más creíble hasta el momento, aparentemente esta versión empezaría a perder fuerza a raíz de una publicación del periódico The New York Times, el cual accedió a una serie de filmaciones que podrían dar un giro brusco al incidente.

Los videos a los que tuvo acceso el medio norteamericano demuestran que, al parecer, fue la misma oposición quien accidentalmente prendió fuego a uno de los camiones con ayuda humanitaria. Las grabaciones permitieron hacer una reconstrucción de lo sucedido y dieron cuenta de que una bomba molotov lanzada por un manifestante en contra del gobierno de Maduro fue el causante más probable del incendio.

“En algún momento, una bomba casera hecha con una botella fue lanzada a las fuerzas de seguridad que bloqueaban un puente que conecta a Colombia y Venezuela para impedir que los camiones con la ayuda pudieran cruzar, pero el trapo usado para que estallara la mezcla del coctel se separó de la botella y, ya encendido, voló hacia el camión”, refiere la nota del NYT.

Unos segundos después de este episodio, la grabación muestra al mismo camión siendo consumido por las llamas, lo cual estaría demostrando que lo ocurrido no fue responsabilidad de los leales a Maduro.

Teniendo en cuenta las revelaciones realizadas por el prestigioso periódico neoyorquino, se puede colegir que el siniestro no fue provocado de manera intencional sino que fue producto de un accidente luego de que el manifestante haya arrojado la bomba casera.

El material periodístico también hace un recuento de algunos de los referentes que culpabilizaron al dictador venezolano por este incendio, entre ellos John Bolton, asesor de seguridad nacional de Donald Trump; Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta de Colombia; Marco Rubio, senador republicano por el estado de Florida; y el propio presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela (y autoproclamado “presidente encargado” del país), Juan Guaidó.

 

Ethiopian Airlines suspende el uso del Boeing 737 MAX 8 tras el accidente

Adís Abeba.- Ethiopian Airlines informó hoy de que ha suspendido el uso del Boeing 737 MAX 8 después de que uno de esos aviones se estrellara este domingo poco después de despegar de Adís Abeba con rumbo a Nairobi, lo que causó la muerte de 157 personas.


Fuente: EFE

En un comunicado, la compañía señaló que, tras el “trágico accidente”, ha optado por “dejar en tierra toda la flota” de Boeing 737 MAX 8 con efecto a partir de ayer, día 10 de marzo, “hasta nuevo aviso”.

“Aunque no sabemos todavía la causa del accidente, tuvimos que decidir dejar en tierra esta flota en particular como medida de seguridad extra”, agregó Ethiopian Airlines, la mayor aerolínea de África.

Según la web de rastreo de vuelos flightradar24, la aerolínea de bandera etíope dispone actualmente de cuatro de esas aeronaves, sin contar el aparato siniestrado este domingo.

La aerolínea anunció la decisión después de que La Administración de Aviación Civil de China (CAAC) ordenara hoy a las líneas aéreas de ese país la suspensión del uso del Boeing 737 MAX 8 tras el accidente de Ethiopian Airlines.

Un total de 157 personas de más de treinta nacionalidades que iban a bordo fallecieron este domingo en el accidente del avión de Ethiopian Airlines, que se estrelló poco después de despegar de Adís Abeba con rumbo a Nairobi.

Según la aerolínea, el piloto avisó a la torre de control del aeropuerto internacional de la capital etíope de que estaba teniendo “dificultades” y obtuvo autorización para regresar al aeródromo, instantes antes de que se perdiera la señal del aparato.

Las dudas sobre la seguridad del Boeing 737 MAX 8 han surgido después de que en octubre pasado otro avión de ese tipo de la compañía Lion Air se hundiera en el mar de Java doce minutos después de despegar de Yakarta, causando la muerte de 189 personas.

Según una de las cajas negras de la aeronave, el accidente se debió a fallos en el sistema automático, algo que se había repetido en los últimos cuatro vuelos y que la compañía aseguró haber solventado.

Ethiopian Airlines es la mayor aerolínea de África, con numerosos vuelos internacionales y con una muy buena reputación de seguridad aérea.

El último accidente registrado de esta compañía sucedió el 25 de enero de 2010, cuando un Boeing 737-800 cayó en el mar Mediterráneo, poco después de haber iniciado su viaje desde Beirut a Adís Abeba, lo que provocó la muerte de 90 personas

 

Caracas, la capital sumida en calamidades tras tres días de apagón

Caracas, 10 mar (EFE).- La falla eléctrica que apagó los servicios en casi toda Venezuela desde la tarde del jueves ha trastocado aún más la vida de los caraqueños que este domingo, por tercer día, se las ingenian para cumplir tareas tan sencillas como comer, hidratarse, asearse o comunicarse.


Fuente: Héctor Pereira / EFE

El afán por mantenerse comunicado o al menos intentarlo ha hecho que cada vez más personas se agrupen en puntos específicos de autopistas o avenidas donde parece haber mejor suerte a la hora de cazar conexión a internet o concretar una llamada telefónica, aunque sea por unos pocos segundos.

En el este de la capital venezolana cientos se han instalado hoy a las afueras de las oficinas de las compañías telefónicas y, unos con más éxito que otros, han podido enterarse de algunas informaciones a través de las redes sociales o han dado cuenta de su estado a familiares y amigos en el extranjero.

Estos puntos mantienen concurrencia a toda hora desde que comenzó el corte eléctrico, que el Gobierno de Nicolás Maduro achaca a Estados Unidos, incluso en la noche, cuando la ciudad, una de las más peligrosas del mundo, se sume en completa oscuridad.

Cuando la urgencia es alimentarse, las opciones aunque limitadas son variadas y escoger entre una y otra dependerá del dinero del que se disponga y hasta de la zona en la que se encuentre.

Al menos una decena de restaurantes en Caracas han mantenido sus puertas abiertas, pues cuentan con plantas eléctricas, y han recibido a cientos de comensales que, en medio de la severa crisis económica, son la excepción que puede costearse estos lugares, la mayoría de los cuales solo acepta pagos en monedas extranjeras.

También algunos supermercados siguen operativos, aunque a media máquina, por lo que las filas de personas a sus afueras que son habituales debido a la escasez de alimentos que registra el país, ahora son más largas y sedientas de productos como hielo, carbón, veladoras y agua potable.

Precisamente este último ítem es uno de los más buscados en la apagada Caracas, y aunque el suministro está regulado desde hace años en comunidades que reciben agua corriente solo uno o dos días por semana, luego del apagón prácticamente todas las tuberías están secas por lo que la necesidad es mayor.

Ante ese panorama, cientos se han lanzado, a pie o a bordo de vehículos, a los chorros que caen desde sitios como el cerro el Ávila, que bordea todo el norte de la ciudad, para cargar bidones o los recipientes que cada uno es capaz de llevar a cuestas.

Entretanto, la tarea de moverse de un lado a otro va volviéndose más difícil conforme pasan las horas y persiste el apagón pues las gasolineras han ido cerrando y los conductores cazan cualquier punto de venta para recargar sus vehículos, aunque para ello necesiten permanecer horas en cola.

El transporte público, que según los transportistas está paralizado en casi 80 % por falta de repuestos en toda Venezuela, prácticamente desapareció en las últimas 72 horas lo que ha hecho que este fin de semana más que cualquier otro las vías de Caracas luzcan desérticas.

Como en islas individuales o grupales, los caraqueños resisten todas estas calamidades sin certezas sobre una eventual reconexión del servicio ni sobre las causas del apagón, ni sobre los daños que este ha causado en sus comunidades y en el país.

Los rumores y las versiones catastróficas que circulan boca a boca se multiplican cada hora y solo exacerban la angustia de los millones de caraqueños que, en su mayoría, no tienen forma de confirmar esas informaciones.

Para el resto del país, el del jueves es solo un episodio más en el historial de apagones que comenzó en 2009 y que solo ha ido recrudeciéndose hasta llegar al actual, el más prolongado y de mayor alcance.