Destrucción y hacinamiento: Covid-19 se multiplica en Gaza tras escalada

Antes de la reciente escalada bélica combatir la covid-19 ya era difícil en Gaza, en gran medida por el bloqueo israelí que dificulta el acceso de medicamentos, vacunas y test; pero la destrucción de hospitales y el hacinamiento entre los desplazados por la pérdida de sus viviendas tras once días de bombardeos, ha multiplicado la propagación del virus hasta un 30 %.

“Tras el final de la agresión aérea israelí el 21 de mayo, combatir la propagación del coronavirus en la Franja de Gaza se ha vuelto cada vez más difícil debido a una mayor escasez de instalaciones y equipamientos”, dice a Efe Ahmad Jenaina, director del departamento de medicina preventiva del Ministerio de Sanidad del enclave.

Si hasta hace algunas semanas esa escasez se debía, al menos en parte, a las dificultades fruto del bloqueo impuesto por Israel desde 2007, esta “mayor escasez” responde a la inmensa destrucción causada por el conflicto armado que tuvo lugar en las últimas semanas.

La consecuencias de esta escalada, que hasta ahora se medían sobre todo en cifras de muertos (al menos 255 en Gaza y 13 en Israel), de edificios destruidos y de pérdidas económicas millonarias, cuentan ya con un nuevo indicador: los contagios de coronavirus.

El ratio de infecciones en la Franja es de 5.200 por cada 100.000 habitantes, cuatro veces más que el de la India, uno de los países más afectados por la pandemia en estos momentos, según datos de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA).

El rastro de destrucción de la escalada bélica que terminó hace una semana añade munición a la casi permanente crisis sanitaria de la Franja, superpoblada -con más de dos millones de palestinos-, bloqueada desde hace 15 años por Israel, asediada por la covid-19 y amenazada por un nuevo repunte de contagios.

DESPLAZADOS Y HACINADOS

Según Jenaina, el aumento en la propagación del virus desde este conflicto ya alcanza el 30 % en comparación con los días previos al comienzo de los cohetes y los bombardeos, un incremento que se explica por la cantidad de personas desplazadas de sus hogares a causa de los ataques, que de acuerdo a cifras de la ONU ya superan los 70.000.

Muchas de ellas se trasladaron a casas de familiares tras sufrir daños en sus hogares o después de que edificios cercanos recibieran avisos de demolición, mientras que otras recibieron asilo en escuelas pertenecientes a la UNRWA, lo que ha elevado el hacinamiento en espacios cada vez más reducidos.

“Las familias desplazadas que acudían a las escuelas de UNRWA, permanecían allí sin ninguna medida de precaución que impida la propagación del coronavirus entre la gente”, explica Jenaina.

Otros expertos en el enclave mencionan que además del hacinamiento, la disminución de las pruebas durante la reciente escalada también contribuyó al aumento en los contagios.

“Desafortunadamente, muchos pacientes que sintieron síntomas de coronavirus tenían miedo de salir de sus hogares y venir a realizarse un PCR por temor a las bombas de los aviones de combate israelíes”, menciona a Efe Sanabil Abu Tawila, director del departamento de pandemias del Ministerio de Sanidad del enclave, que enfatiza que a pesar de los ataques “las clínicas y centros médicos de Sanidad permanecieron abiertos las 24 horas”.

Un portavoz del ministerio confirmó a Efe que estos ataques destruyeron 24 instituciones médicas en la Franja, mientras que otras resultaron gravemente dañadas.

LABORATORIO DESTRUIDO

Uno de los centros médicos dañados fue el Al Remal, que no solo alberga oficinas de Sanidad sino también el laboratorio central del enclave, que realiza las pruebas de coronavirus y suministra las vacunas de covid-19, además de proveer atención a embarazadas.

En base a esto, el ministerio pidió a la comunidad internacional más de 64 millones de dólares en equipos médicos, medicinas y máquinas para unidades de cuidados intensivos, algo que su portavoz describió como “necesidades urgentes”.

Tras el ingreso esta semana de un cargamento de más de 46.000 vacunas contra el coronavirus donadas por la Organización Mundial de la Salud, Gaza ha recibido hasta el momento casi 130.000 dosis y cuenta con alrededor de 39.000 personas vacunadas, menos del 2 % de sus habitantes.

Si bien el pico de contagios del pasado mes de abril -causado por la rápida propagación de la variante británica- había mermado en las últimas semanas, un aumento de casos producto de la reciente escalada podría condenar a la Franja a una nueva fuerte oleada de la pandemia, que agravaría aún más su endémica crisis humanitaria.

VIDEO| Graban un enorme remolino de fuego provocado por masivos incendios en Chile

El video muestra una columna de fuego de gran altura formándose rápidamente en la región de Ñuble.


Fuente: RT en español

En medio de la ola de masivos incendios forestales que afectan extensos territorios de distintas regiones del centro y sur de Chile, se producen extraños fenómenos naturales. Así, en la región de Ñuble apareció un impresionante remolino de fuego.

Las imágenes captadas, que se han hecho virales en las redes sociales, muestran una columna de fuego de gran altura formándose rápidamente en la localidad de El Carmen.

De acuerdo con la revista National Geografic, este fenómeno, que puede manifestarse como aire caliente circulando alrededor de las flamas o puede ser completamente de fuego, se produce “cuando una fuente de fuego es levantada por corrientes de aire secas y fuertes, formando un remolino ígneo y vertical”. Se señala que el fuego puede ser producido por gases de la flora local combinados con un intenso calor y aire seco, así como por fuentes que provengan de seres humanos.

El último balance del Servicio Nacional de Prevención de Emergencias (Senapred) detalló que el número de víctimas por el fuego forestal que arde en el país aumentó a 26 personas. La letalidad causada por las llamas ha sido calificada como la ola de incendios más mortífera de la última década en Chile.

Policía de élite era violador serial: las violaba, pegaba con látigo y encerraba sin comida

La justicia inglesa condenó a cadena perpetua, con más de 30 años de reclusión obligatoria, a un exagente londinense que cometió decenas de violaciones durante 17 años, en un nuevo escándalo que agrava la crisis de confianza en la policía británica.


Fuente: AFP

David Carrick, de 48 años, que trabajaba para una unidad especial de protección a parlamentarios y diplomáticos extranjeros, reconoció 24 cargos de violación a 12 mujeres entre 2003 y 2020, y otros tantos de agresiones y detención ilegal.

Pero algunos conciernen delitos múltiples, sumando casi medio centenar de violaciones.

“Se comportó usted como si fuera intocable”, “confiando en que ninguna víctima superase su vergüenza y su miedo para denunciarlo”, afirmó la jueza Bobbie Cheema-Grubb.

Lo condenó a 36 cadenas perpetuas y no podrá pedir la libertad condicional antes de cumplir 30 años y 239 días de reclusión, precisó, subrayando “una decadencia espectacular para un hombre encargado de defender la ley”.

Carrick, que escuchó la sentencia cabizbajo y con los ojos cerrados, utilizó su posición para ganarse la confianza de sus víctimas, a las que violó durante meses, en algunos casos años. 

Las llamaba “esclavas”, las controlaba financieramente y las aislaba de sus allegados. Las encerraba en un pequeño armario bajo las escaleras de su casa durante horas sin comida.

“Le gustaba humillarlas y se servía de su posición profesional para dejarles claro que era inútil buscar ayuda porque nadie las creería”, había declarado el inspector jefe de la policía Iain Moor.

Durante las vistas, la fiscalía hizo un desgarrador recuento de sus “sistemáticas” agresiones a unas mujeres que “ya no confían en la policía”.

A una la conoció en un bar en 2003, le garantizó que estaría segura con él, antes de ponerle una pistola en la cabeza y violarla repetidamente.

Otra, que conoció en una web de citas, describió a un “monstruo” borracho que la obligaba a realizar tareas domésticas desnuda.

Una tercera relató que le pegaba con un látigo, la silbaba como a un perro y la trataba como a un objeto que “le pertenecía y debía obedecerle”.

 

– Crisis de confianza –

 

Carrick, destituido del cuerpo, admitió “plena responsabilidad por lo que hizo”, afirmó su abogado, Alisdair Williamson. Pero según la jueza no expresó remordimientos.

Este caso provocó una nueva conmoción en el Reino Unido dos años después del asesinato de la ejecutiva londinense Sarah Everard, de 33 años, también a manos de un agente y mermó gravemente la confianza en la policía británica.

La subcomisaria de Scotland Yard, Barbara Gray, pidió “disculpas a las mujeres que sufrieron a manos de David Carrick” alabando su valentía al decidir testificar.

“Deberíamos haber detectado su comportamiento y, como no lo hicimos, perdimos oportunidades de apartarlo” del cuerpo a tiempo, agregó. El caso fue remitido al organismo de control interno para que investigue lo ocurrido.

Durante las vistas se supo que la policía londinense había tenido conocimiento de varias acusaciones de violación, violencia doméstica y acoso contra el agente, pese a lo cual no se le impusieron sanciones penales ni medidas disciplinarias hasta su detención en 2021 a raíz de una primera denuncia.

La otrora reputada Policía Metropolitana ha sufrido duras críticas en los últimos años sobre la conducta de sus agentes, especialmente desde el secuestro, violación y asesinato de Everard, en el sur de Londres en marzo de 2021 por Wayne Couzens, que también trabajaba en la brigada de protección diplomática.

Este caso, que estremeció al Reino Unido en pleno confinamiento contra el covid-19, puso de manifiesto que la jerarquía policial no había prestado atención a las múltiples señales de alarma sobre el comportamiento inquietante de Couzens.

Un informe publicado en noviembre puso de manifiesto las deficiencias en la selección y el control de los agentes de la policía londinense, entre quienes se denunciaron comportamientos misóginos y sexistas.

La crisis de confianza es tan grave que la directora de una destacada escuela londinense pidió a sus profesores advertir a las alumnas de que “no permitan a un policía solo acercarse en ningún momento”.

VIDEO| Rescatan a niño de 3 años que estuvo 22 horas entre los escombros tras los terremotos

Según los últimos reportes de las autoridades turcas, el número de muertos en el país aumentó a 3.381, mientras que los heridos ya son 20.426.

Efectivos de bomberos encontraron a un niño de tres años que llevaba 22 horas bajo los escombros de un edificio de la ciudad turca de Malatya, luego de los terremotos de magnitud 7,8 y 7,5 que azotaron este lunes a Turquía y Siria.

Tema relacionado: VIDEO| Mujer da a luz entre los escombros tras el devastador terremoto en Siria

En un video compartido en las redes sociales se puede ver el momento en que un rescatista saca al pequeño, llamado Miran, de los restos de una construcción de cinco pisos y lo besa, alegrándose de que esté vivo.

Los socorristas también hallaron en el mismo edificio en ruinas a un hombre de 26 años. Según medios locales, ambos fueron llevados a un hospital cercano y los esfuerzos por encontrar más sobrevivientes continúan.

Nota relacionada: Sube a casi 3.400 la cifra de muertos en Turquía por devastadores terremotos

En tanto, según los últimos reportes de la Autoridad de Gestión de Desastres y Emergencias de Turquía, el número de muertos en el país aumentó a 3.381, mientras que los heridos ya son 20.426.