Piden declarar el estado de emergencia en Florida tras repunte de covid-19

El preocupante repunte de casos de coronavirus en Florida (EE.UU.), que de acuerdo al último reporte oficial presenta una tasa de positividad del 15,1 %, ha llevado a algunos funcionarios electos a pedir al gobernador estatal, Ron DeSantis, que declare el estado de emergencia.


Fuente: EFE


La legisladora estatal Annette Taddeo remitió este martes una carta a DeSantis en la que le pidió que declare el estado de emergencia, que sería el segundo durante la pandemia de la covid-19, en vista de que las "hospitalizaciones relacionadas con la covid-19 aumentaron un 106 % en Florida durante las últimas 2 semanas".

"En este momento, nuestro estado está experimentando tasas de infección y hospitalización similares a las que ocurrieron en junio de 2020, cuando fuimos testigos de las tasas máximas de infección, intubaciones y muertes", señaló la legisladora estatal en su misiva.

DeSantis firmó en marzo del año pasado una declaratoria de emergencia a causa del avance de la covid-19, que luego extendió y mantuvo vigente hasta el 3 de mayo de este año, aunque no hay visos, por el momento, de una nueva declaración, según han dicho portavoces de su oficina al medio local Tallahassee Democrat.

Tampoco hay señales de una vuelta a los informes diarios sobre la incidencia del coronavirus en este estado, uno de los escasos en Estados Unidos en donde todos sus condados (67) se hallan en el nivel "alto" de transmisión comunitaria de la enfermedad, de acuerdo a los gubernamentales Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés).

Taddeo le pidió a DeSantis que retorne a los informes de incidencia diarios, que desde el pasado 7 de junio fueron reemplazados por reportes semanales, para así, dijo, "comprender completamente nuestra situación".

"No estamos viendo el alcance total de los casos de COVID-19 debido a datos incompletos", añadió la legisladora.

CIFRAS ALARMANTES

De acuerdo al último reporte oficial del Departamento de Salud de Florida, publicado el pasado viernes, en este estado se ha registrado la alarmante cifra de 73.199 nuevos contagios en la semana del 16 al 22 de julio, un aumento del 60 % respecto de la anterior (45.584 casos), más que ningún otro estado del país.

La tasa de positividad alcanzó el 15,1 %, con un promedio de 10.000 nuevos contagios diarios para un acumulado total de cerca de 2,5 millones de casos en el estado desde el inicio de la pandemia el 1 de marzo de 2020, según la agencia estatal.

Incluso, en el condado de Volusia, en el centro de Florida, la tasa de positividad llegó al 21,6 % y en el de Union, al norte, fue del 30 %.

Además, la pasada semana se contabilizaron 282 muertes por la covid-19 en Florida, un estado con solo el 48,5 % de su población vacunada completamente y con los hospitales en alerta máxima por el aumento del número de infectados hospitalizados.

La legisladora envió su carta el mismo día en que los CDC recomendarán que los estadounidenses completamente vacunados contra la covid-19 vuelvan a llevar mascarilla en interiores en la mayor parte del país.

La medida es un retroceso en relación con las recomendaciones de esta agencia del mes de mayo, cuando avanzaba a paso firme la vacunación e informaba a quienes habían recibido ya la pauta completa que podían ir sin mascarilla la mayor parte del tiempo, incluso en espacios interiores.

VACUNAS OBLIGATORIAS PARA SANITARIOS

El lunes, casi 60 grupos médicos y de salud, entre ellos la Asociación Médica Estadounidense, el Colegio Estadounidense de Médicos y la Academia Estadounidense de Pediatría, emitieron un declaración conjunta para pedir a todos los hospitales y centros de atención médica de EE.UU. que obliguen a sus empleados a vacunarse contra la covid-19.

En un comentario publicado en The American Journal of Medicine, el doctor Charles Hennekens, de la Facultad de Medicina de la Florida Atlantic University (FAU), dijo que en EE.UU. la covid-19 es "en gran parte una epidemia de personas no vacunadas" y resultaba alarmante que entre los trabajadores sanitarios no hayan altos niveles de vacunación.

"En la actualidad, en EE.UU. los trabajadores de la salud y el público en general deben ser muy conscientes de que estas vacunas brindan la mejor oportunidad para combatir el COVID-19. El rechazo de la vacuna por parte de los trabajadores de la salud plantea un 'atolladero ético'", resaltó Hennekens.

En momentos en que en Florida y EE.UU. la cifra de casos se dispara por las nuevas variantes como la delta, más contagiosa que las anteriores, y otras nuevas, el epidemiólogo de la Universidad del Sur de Florida Edwin Michael y su colega Ken Newcomb sugieren duplicar las cifras de vacunación.

Michael señaló que no se alcanzará la inmunidad colectiva hasta que la tasa de vacunación se ubique en al menos el 85 %.

 

El Vaticano abre el juicio contra el poderoso cardenal Angelo Becciu

El Tribunal del Vaticano abrió hoy por primera vez un juicio contra un cardenal, el italiano Angelo Becciu, hasta hace poco uno de los más poderosos de la Curia, por una serie de supuestas irregularidades financieras en la Secretaría de Estado de las que se declaró "inocente de toda acusación".


Fuente: EFE


"Obediente al papa que me ha enviado a juicio, siempre he sido obediente al papa, que me ha encargado muchas misiones en la vida y que ha querido que fuera procesado. Estoy sereno, con la conciencia tranquila", refirió el purpurado tras la vista.

El tribunal del Estado de la Ciudad del Vaticano celebró hoy la primera audiencia del juicio contra Becciu y otras nueve personas entre clérigos y laicos vinculados a la Secretaría de Estado, órgano de Gobierno, y financieros del ámbito internacional.

La próxima será en la mañana del 5 de octubre.

Entre la lista de delitos figuran la estafa, abuso de autoridad, malversación, corrupción, blanqueo de capitales o apropiación indebida. Becciu afronta los de abuso de poder y peculado.

En el centro de las investigaciones, iniciadas en 2019, está la compraventa de un edificio en un lujoso barrio londinense cuajada de presuntas irregularidades, así como la gestión del Óbolo de San Pedro, que invierte los donativos de los fieles en obras de caridad.

LA PRIMERA AUDIENCIA

Se trata de un proceso histórico por ser la primera vez que sienta en el banquillo del Vaticano a un cardenal, juzgado por jueces laicos, pues los hechos remontan a 2013, cuando él era sustituto de la Secretaría de Estado.

Becciu, de 73 años, fue uno de los dos imputados que acudieron a la vista, además del que fuera su secretario, Mauro Carlino: "Los jueces sabrán ver los hechos y espero que reconozcan mi inocencia", señaló el purpurado, con mascarilla y una simple sotana.

La audiencia, presidida por el juez Giuseppe Pignatone, duró siete horas, estuvo dedicada a limar detalles procesales y se celebró en una sala de los Museos Vaticanos más amplia que la del tribunal.

¿QUIÉN ES EL CARDENAL BECCIU?

Becciu (Pattada, Cerdeña,1948) era hasta el año pasado uno de los hombres más poderosos de la Curia, considerado el "número tres" dentro de los muros leoninos, hasta que en septiembre de 2020 fue defenestrado por Francisco por este caso.

Licenciado en Derecho Canónico, en los Ochenta accedió a la red diplomática de la Santa Sede trabajando en delegaciones de medio mundo, desde Sudán o Nueva Zelanda hasta Reino Unido o Francia.

Su ascenso se consolidó con Juan Pablo II (1978-2005), que le hizo arzobispo, y Benedicto XVI (2005-2013) le puso en 2011 en como sustituto en la poderosa Secretaría de Estado, principal ente de Gobierno del estado.

Francisco le creó cardenal en 2018 y le nombró prefecto para las Causas de los Santos. Un año más tarde, el nombre de aquel nuevo príncipe de la Iglesia acababa salpicado por estas irregularidades.

¿EL OCASO DE UN PURPURADO?

Era el principio de su ocaso. En la tarde-noche del 24 de septiembre de 2020, un comunicado oficial de tres líneas anunciaba su fin como prefecto y la retirada sus derechos del cardenalato, aunque no el título, lo que le cerraría la posibilidad de acudir a un cónclave.

El fiscal Gian Piero Milano ha visto "graves indicios" delictivos en una red compuesta por diez personas, entre estas Becciu. El resto, empezando por los más mediáticos, son el broker Gianluigi Torzi, y una espía de gustos caros, Cecilia Marogna, que tenía el supuesto encargo de crear una red diplomática paralela.

Los demás son monseñor Carlino, el banquero Enrico Crasso; el gestor Fabrizio Tirabassi, los expresidente y exdirector de la Autoridad de Información Financiera (AIF), René Brülhart y Tommaso Di Ruzza, respectivamente, el abogado Nicola Squillace y el contable que gestionaba las ofrendas e los fieles, Raffaele Mincione.

Becciu y Carlino, los únicos que acudieron hoy, serán juzgados en persona mientras que lo hará en contumacia y ante sus abogados Crasso, Di Ruzza, Marogna, Mincione, Squillace y Tirabassi. En el caso de Torzi, no puede asistir porque está detenido en Londres.

FRANCISCO Y LA TRANSPARENCIA

Francisco quiere que la Justicia llegue a todos y en abril firmó un "motu proprio" para acabar con el aforamiento de cardenales y obispos, permitiendo que fueran juzgados en tribunales ordinarios.

Asimismo, en un gesto por la transparencia, el pasado sábado el Vaticano hacía públicas por primera vez las cuentas del organismo de Administración del Patrimonio de la Santa Sede.

El papa ha instado a algunos de sus más estrechos colaborados a someterse a la justicia, como ocurrió con el cardenal George Pell, que volvió a Australia para responder en un juicio por pederastia del que finalmente fue absuelto en abril de 2020.

 

Francia: un trabajador que no se haya vacunado podrá ser despedido

En Francia, cualquier trabajador que no se haya vacunado podrá ser despedido, indicó este martes la ministra de trabajo, después de una votación el domingo en el Parlamento sobre la extensión del documento que acredita la vacunación o un test negativo al covid-19 ("pase sanitario").


Fuente: AFP

"No hay que dar a entender a los trabajadores que no puede producirse un despido", declaró la ministra de Trabajo, Elisabeth Borne, después de una votación del Parlamento, que rechazó la posibilidad de que se pueda despedir a alguien por no cumplir con la obligación de vacunarse o por no contar con el pase sanitario.

"Nos movemos dentro del derecho común del Código de Trabajo", señaló Borne.

El domingo, los diputados franceses aprobaron la vacunación obligatoria para algunas profesiones (incluidos el personal sanitario) y la extensión del "pase sanitario", un día después de que se volvieran a celebrar manifestaciones contra estas medidas.

El texto prevé la obligación de presentar un "pase sanitario" (test negativo al covid-19, justificante de vacunación o un certificado de haber superado la enfermedad) en la mayoría de los establecimientos públicos (cafeterías, cines, trenes, aviones…). La medida también afecta a los trabajadores de esos lugares y debería entrar en vigor a principios de agosto.

Sin embargo, los parlamentarios rechazaron las sanciones inicialmente previstas para quienes no tengan el pase o no cumplan con la obligación de vacunarse, una decisión que, según la ministra de Trabajo, reducirá la protección de los empleados afectados.

"Deseábamos que la ley fijara de qué modo podría recurrirse al despido, afirmando sobre todo que ese despido no podría producirse antes de dos meses y que iría acompañado de las indemnizaciones para el empleado, el Senado eliminó esa disposición", explicó la ministra.

"Hay que ser claro, eso no quiere decir que no va a haber despidos, eso significa que está menos definido, que podrá producirse antes", añadió.

"El objetivo es, en primer lugar, convencer de la vacunación y facilitarla", puntualizó.

Según los especialistas, un despido por ese motivo, dictado en el marco del Código de Trabajo (que obliga al empleador a justificar un motivo de peso para hacerlo) no es obvio y será "probablemente marginal".

Aunque la legislación ya prevea una sanción vinculada al estatus médico del empleado, por "invalidez" o "ausencia repetida y prolongada que perturba el buen funcionamiento de la empresa", esta continúa siendo algo "muy específico y muy inusual", señaló Benoît Serre, vicepresidente delegado de la Asociación Nacional de Directores de Recursos Humanos.

 

EE.UU. recomendará a vacunados llevar mascarilla en interiores

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, en inglés) recomendarán este martes que los estadounidenses completamente vacunados contra el covid-19 vuelvan a llevar mascarilla en interiores en la mayor parte del país, según varios medios locales.


Fuente: EFE

El cambio en las directrices de los CDC, que se espera que se confirme durante una rueda de prensa a las 15.00 horas de la costa este estadounidense, responde al aumento de contagios en el país por la variante delta del covid-19, mucho más contagiosa.

A mediados de mayo, a medida que avanzaba la campaña de vacunación en Estados Unidos, los CDC recomendaron que quienes hubieran recibido ya la pauta completa podían ir ya sin mascarilla la mayor parte del tiempo, incluso en interiores.

Este martes, la agencia sanitaria cambiará esas directrices para indicar que las personas completamente vacunadas que se encuentren en zonas de Estados Unidos con índices altos o notables de contagios por covid-19 deberían volver a llevar mascarilla, según fuentes consultadas por la cadena CNN.

Casi dos tercios de los condados de Estados Unidos tienen índices altos o notables de transmisión del covid-19, de acuerdo con datos de los CDC.

El principal epidemiólogo de Estados Unidos, Anthony Fauci, reconoció el domingo que las autoridades sanitarias del país estaban "considerando activamente" cambiar la recomendación sobre las mascarillas ante el avance de la variante delta, que supone ya al menos el 83 % de los casos de covid-19 secuenciados en la nación.

El cambio previsto en las directrices federales no implicará un mandato a nivel nacional, puesto que las emitidas por los CDC siempre han sido recomendaciones, aunque influyen en las decisiones de las autoridades de cada estado y localidad del país.

A finales de junio, ante la expansión de la variante delta, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugirió que los vacunados deberían seguir llevando mascarilla, sobre todo si se encontraban en zonas con una gran incidencia de contagios, pero Estados Unidos mantuvo sus directrices.

En la última semana, los contagios han subido casi un 47 % en EE.UU. y los ingresos hospitalarios por la enfermedad han aumentado el 32 por ciento, mientras la vacunación sigue prácticamente estancada, con apenas el 57 % de los mayores de 12 años completamente vacunados, según los CDC.