Aplazan juicio por masacre tras desmayo de acusado

El juicio por la masacre de Curuguaty, que en 2012 provocó en Paraguay la muerte de 17 personas y la destitución del entonces presidente Fernando Lugo, fue aplazado al viernes después de que uno de los acusados, Rubén Villalba, sufriera un desmayo en la sala en la que se desarrollaba la sesión.

Villalba es el único de los once labriegos que están acusados por la muerte de los seis policías que permanece en prisión, al estar condenado por unos incidentes ocurridos durante una protesta campesina en 2008.

El acusado sufrió un desmayo y quedó en un estado de semi-inconsciencia, por lo que fue atendido por el médico de la Corte de Justicia, el doctor Zarza, quien dijo que se encontraba "en perfectas condiciones" después de ser atendido.

Pese a ello, el abogado de Villalba, Pablo Aguayo, expresó que su defendido presentaba un hematoma en el brazo y contracciones en las manos, que tenía muy pálidas.

Aguayo solicitó que se conformara una junta médica para examinar a Villalba, ante la sospecha de un posible envenenamiento, pero el pedido fue rechazado por el Tribunal.

Villalba, quien será reconocido por dos médicos de su confianza, está considerado como líder de la ocupación de las tierras que un grupo de campesinos tomó para reclamar que formasen parte de la reforma agraria estatal, y cuyo desalojo en junio de 2012 desembocó en la conocida como masacre de Curuguaty.

Se trata del único acusado por estos hechos que permanece en prisión por una causa anterior al caso Curuguaty, por la que fue juzgado en febrero de 2015 y condenado a siete años de prisión.

La sentencia fue muy criticada por la formación opositora Frente Guasú, al que pertenece el expresidente Lugo, y el Partido Liberal, que advirtieron de presuntas irregularidades en el proceso contra Villalba y de una supuesta persecución ideológica.

Recordaron además que, tras su arresto en 2012 por la masacre de Curuguaty, Villalba había permanecido 28 meses en prisión preventiva antes de ser condenado por el caso de 2008, y había protagonizado tres huelgas de hambre, la más larga de ellas de 58 días.

La masacre de Curuguaty en 2012 provocó la muerte de once campesinos y seis policías, en un tiroteo cuyo origen no ha sido esclarecido por la Fiscalía. Por las muertes, once campesinos están siendo juzgados en Asunción desde el pasado mes de julio.

 

París y Asunción apuestan reforzar relación bilateral

Los ministros de Exteriores de Francia y Paraguay, Jean-Marc Ayrault y Eladio Loizaga, respectivamente, mantienen hoy una reunión en París en la que van a examinar las principales cuestiones regionales y su cooperación bilateral.


Fuente: EFE

Un portavoz ministerial francés anunció que los dos ministros se van a centrar igualmente en las crisis internacionales y en el trabajo conjunto de los dos países, especialmente en el seno del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Ayrault y Loizaga “trabajarán en el refuerzo” de su “relación bilateral”, señaló el portavoz en su comunicado.

Francia, según la nota, desea dinamizar las relaciones bilaterales con el país latinoamericano, sobre todo en el ámbito universitario.

 

Cámara recibe pedido de desafuero de diputado liberal

La Cámara de Diputados dio entrada al pedido de desafuero del liberal Fernando Nicora, imputado por planillerismo. El documento que lleva la firma del juez Gustavo Amarilla fue girado a la Comisión de Asuntos Constitucionales, para su estudio. Junto al político azul están procesados 262 presuntos planilleros de Puertos.

Durante la sesión de este jueves se trató la solicitud enviada por el magistrado Amarilla. Una vez que la comisión dictamine, el tema deberá ser tratado por el pleno de la Cámara Baja.

El diputado liberal Fernando Nicora está imputado por el por el pago irregular a presuntos planilleros cuando era titular de Puertos. Según la Fiscalía, el legislador desviaba dinero de la institución para el pago a operadores políticos del PLRA.

A más de Nicora, la fiscal Nadine Portillo imputó a unas 262 personas, sospechadas de ser planilleras. El delito de lesión de confianza, que se atribuye al caso, tiene una expectativa de pena de hasta 10 años de cárcel.

 

No lo detuvieron en el IPS, estaba en Tacumbú

Finalmente, Juan Pablo Guapi Benítez, el “rey de los tortoleros”, no fue detenido este jueves en el predio del Instituto de Previsión Social (IPS). El director del penal de Tacumbú, Luis Barreto, aclaró que el hombre sigue recluido en la cárcel a su cargo.

Luis Barreto, director de Tacumbú, confirmó a radio Ñanduti que el “rey de los tortoleros”, Juan Pablo Guapi Benítez, se encuentra detenido en el calabozo de la penitenciaría de Tacumbú.

Esta mañana, los agentes policiales que participaron del enfrentamiento contra tres presuntos ladrones en el interior de la previsional, reportaron que uno de los tres malvivientes detenidos fue identificado como Guapi Benítez.

El hombre, quien fue condenado a 6 años de prisión en el año 2014, dijo llamarse Rodolfo Valentino Torales, sin embargo, la Policía sostuvo que se trataba del ciudadano que estaba tras las rejas en el pasado.

Consultado sobre su participación en el caso, el supuesto ladrón criticó que “están violando mis derechos, lo que están haciendo no está bien, está prohibido; esto está en la etapa investigativa”.

Al ser consultado sobre cuándo salió de prisión, atendiendo que se presumía que se trataba de Guapi, respondió que no hablaría del caso y pidió que la investigación quede a cargo de la Fiscalía.