Locales de call center y de comidas rápidas prefieren contratar jóvenes

Según la Dirección del Trabajo, los locales de call center y de comidas rápidas son los que prefieren jóvenes a la hora de seleccionar contratados. No obstante, hay varios programas que ayudan a conseguir empleos.

Alrededor de 7.000 personas trabajan actualmente en el sector de call center y unos 12.000 son empleados de empresas de comidas rápidas. Así también 9.000 están en las industrias manufactureras de autopartes.

Los contratados son en su mayoría jóvenes y pese a que estas áreas son las que más se caracterizan por buscar a esta franja, la Dirección del Trabajo ofrece varios proyectos para ayudar a la juventud en la meta de conseguir un trabajo.

En su sede principal ubicada sobre la Avda. Perú y Río de Janeiro, la institución ofrece orientación laboral sin costo de lunes a viernes de 7:00 a 15:00.

También existe un programa para Ninis, dirigido a los que no terminaron el colegio. Se los ingresa a una base de datos y se les consigue un trabajo en supermercados de la Capasu, bajo el compromiso de que terminen sus estudios.

A esto se suman las constantes ferias que se realizan a nivel país, entre ellas las denominadas Primer empleo, y empleo joven.

 

A un mes de la muerte de Renato, la familia reitera el pedido de justicia

Para recordar al pequeño Renato, a un mes de su pérdida, sus familiares invitan hoy a la misa en Las Teresas para las 19:00 para luego marchar hasta frente a la Urgencias del Migone donde llenarán de flores y reiterarán que el caso se esclarezca.

El 20 de agosto pasado, el niño Renato Rojas Talavera de 2 años ingresó a Urgencias del sanatorio Migone con un cuadro febril y cinco horas después murió. Desde entonces, su familia buscó respuestas y acciones que determinen la causa de muerte y la sanción de los responsables directos e indirectos.

Para recordar a Renato a un mes de su pérdida, sus familiares invitan hoy a la misa en Las Teresas para las 19:00 para luego marchar hasta frente a la Urgencias del Migone donde llenarán de flores.

Con mucho pesar, Carmen Rojas abuela paterna de Renato reiteró la desilusión por la falta de acciones concretas desde el Ministerio Público para el avance de la investigación de la muerte de su nieto.

Cuestionó que tratándose de un tema tan delicado por esclarecer, el fiscal a cargo, Oscar Delfino se haya tomado vacaciones. Debido a la situación, la familia solicitó audiencia y fueron recibidos por la Fiscal General del Estado, Sandra Quiñónez y a una semana de la reunión aguardan el cambio de fiscal, alternativa dada por Quiñónez.

“Nos prometió un cambio de fiscal y hasta ahora no tenemos, este es un caso cadente y nadie se quiere quemar, sabemos cómo es la justicia en nuestro país y lo que queremos es saber qué pasó con Renato, por qué murió”, afirmó Rojas.

“Todos sabemos qué pasó allí y nadie puede rebatir los vídeos, se ve la omisión de auxilio de los médicos que estaban en el lugar mientras la mamá pedía por favor que atiendan a mi nieto y solo se burlaron de ella y también que no tenían a mano los insumos para asistirle a tiempo”, agregó.

A un mes del fallecimiento, la junta médica aún no fue conformada e independientemente que esta determine la causa de muerte de Renato, Rojas insiste con que todo quedó en evidencia a través del circuito cerrado.

Por parte del sanatorio Migone, sus autoridades tanto como el representante legal, el abogado Ricardo Preda aguardan la conformación de la junta médica para determinar la causa de muerte del niño y afirmaron que los médicos y profesionales realizaron su trabajo en aquella situación.

El doctor Enrique Gahete, director médico del centro asistencial afirmó que contaban con todos los insumos necesarios y que se cumplió el protocolo de Urgencias. En conferencia de prensa, había señalado que por lo general, las personas que están alrededor no están informadas ni tienen conocimiento técnico sobre el procedimiento y esto se presta a confusiones. “Es un acto bastante complejo desde el punto de vista médico”,agregó con relación a la difusión del momento en que la abuela de Renato pide a gritos una sonda.

 

Disfrazados de policías montan barrera y asaltan: se llevan "fácilmente" G. 600 millones

Dos asaltantes atracaron a un conductor de camioneta y a su acompañante, que fueron obligados a entregar la suma de 600 millones de guaranies que llevaban para realizar transacciones comerciales.

Ocurrió a la altura del kilómetro 24 Minga Guazu, departamento de Alto Paraná. Los marginales montaron una falsa barrera policial en la que les obligaron a detener la marcha y a punta de armas de fuego fueron reducidos.

Los asaltados están identificados como Paulo Raúl Noguera Arca y Diego Andrés Ríos, oriundos de la ciudad de Encarnación y empleados de la empresa Financiera H3, propietaria del dinero.

Tras detener el vehículo de las víctimas los maleante llevaron a estas a una zona rural, distante a 6 kilómetros de la falsa barrera.

Allí abordaron otro vehículo estacionado en el sitio, y en el que les estaban esperando cómplices prestos para la fuga.

El informe de los intervinientes consigna que los dos atracadores estaban vestidos con uniforme policial.

Financiera H3 está situada sobre Independencia Nacional y Tomñas Romero Pereira, de la capital de Itapúa. No se descarta que los delincuentes hayan recibido alguna información desde dentro de la empresa, posibilidad que està siendo chequeda por los investigadores.

 

Falta acercamiento de padres e hijos, resalta pedagogo: "No debe ser solo por deber o tarea"

La falta de acercamiento con los jóvenes -sobre todo entre padres e hijos- es un problema que se vive en la actualidad, a criterio de Luis Ramírez, pedagogo, orientador educacional y experto en temas educativos. El mismo sugiere como alternativa de solución la búsqueda de espacios de diálogo y la apuesta por una mayor comunicación entre ambas partes.

En entrevista con el programa “A Punto” emitido por el canal GEN, el licenciado Luis Ramírez analizó la realidad de los jóvenes de nuestra era, en coincidencia con la inminente celebración del Día de la Juventud.

Al respecto, recordó la ya conocida frase de “la juventud es la esperanza” para señalar la necesidad de interactuar con este sector de la población como forma de prepararlos para lo que venga más adelante. “Como convivimos hoy en esa interacción con los jóvenes es el futuro, como convivamos hoy con ellos van a reprisar después”.

Una de las características de la juventud paraguaya actual es que se trata de una juventud solitaria, según señaló. En tal sentido, sostiene que las falencias tienen que ver con la soledad en la que viven los jóvenes, hecho que también tiene relación con el uso excesivo del teléfono celular y el distanciamiento de los padres en la casa.

De igual manera, habló sobre la falta de espacios de interacción en la familia y el notable distanciamiento que se percibe actualmente. “Los chicos no tienen la costumbre de tener un diálogo constante con sus padres, de tener un entorno que hable con ellos y que se tome tiempo para discutir, darles criterio y darles valores. Viven muy solos para tomar inclusive decisiones muy importantes para ellos como por ejemplo levantarse para ir al colegio”, puntualizó.

Ramírez hizo énfasis en la diferencia que existe entre la crianza de antes, en la que los padres estaban muy al pendiente de las decisiones y elecciones de los hijos, y la de ahora, en donde se brinda más autonomía e independencia.

El ritmo de vida de hoy exige que ambos padres estén trabajando a un ritmo frenético para poder subsistir -indicó-, lo cual impide que los mismos puedan estar en el hogar durante prácticamente todo el día y no tengan oportunidad de compartir lo suficiente con sus hijos.

“La realidad de la cotidianeidad nos empuja a buscar otros espacios”, afirmó el pedagogo, quien sugiere que se trate de crear otros momentos de encuentro, como por ejemplo un desayuno compartido los fines de semana o alguna actividad en conjunto.

A su criterio, este es un momento difícil debido a que existe una transición “a un nuevo modo de estar y de ser” que muchos padres no están pudiendo entender, lo cual genera dificultad al momento de relacionarse con los jóvenes y haga que ellos sientan que están “creciendo en soledad”.

Uno de los principales inconvenientes que se perciben en la actualidad es que los adultos se acercan para hablar con los jóvenes solamente en virtud de los problemas o de los compromisos, señaló Ramírez. “Lo que nos conecta no puede ser solo el deber o la tarea, tiene que ser lo humano. Lo que nos conecta tiene que ser ese interés genuino por un joven, por mi hijo o hija, por lo que está viviendo o lo que está pasando”, acotó.

“A nosotros no nos enseñaron a ser padres en este mundo, aprendimos a ser papás en un mundo que ya no existe, un mundo de tremendo autoritarismo. Anteriormente con una mirada ya nos educaban”, manifestó el profesional al hablar sobre la brecha y la diferencia que existe.

Igualmente, afirmó que no se está enseñando a los jóvenes cuál es el sentido de la vida sino más bien a descubrir una vocación o seguir una profesión desprovista de este aspecto. Al respecto, indicó que la persona debería aprender a saber cómo quiere vivir cuando sea un profesional.

Ramírez sugiere reformular la Educación Media para incorporar otros elementos que activen “el sentido de la vida” de los jóvenes que están en la etapa de culminación de su formación secundaria, preparándolos para que “puedan vivir ahí el ejercicio del mundo que queremos”.